iOrbix
Email
Password
Timeline
1-10 of 180
Alastair ᵏⁱⁿᵍ ᵒᶠ ᵗʰᵉ ᵛᵒⁱᵈ has new friends.
Axel Aries D'Carnette Add as Friend
Gender: Male
1 month ago · ·
3 months ago · ·
Alastair ᵏⁱⁿᵍ ᵒᶠ ᵗʰᵉ ᵛᵒⁱᵈ has just replied in the topic Boda Real: Ceremonia de coronación.
Indra de Ordilon Rey de Iscandar
Y llegó el gran día. Máximo, el Rey de Iscandar, le había pedido matrimonio hace un tiempo atrás. Mentiría si dijera que no estaba nervioso, casarse significaba algo más importante de lo que había dimensionado, ya que no solo lo unía legalmente a una persona, sino que, en su caso, lo volvía rey. Como hijo de la Emperatriz de Eirween ya sabía lo que cumplir con un puesto real significaba, pero era completamente diferente el haber sido un muchacho caprichoso y adinerado, con la desfachatez de hacer lo que se le plantaba en gana, a ser adulto rey, lleno de responsabilidades para las que no estaba seguro de estar listo. Suspiró. No era momento de pensar en ello, había asuntos más importantes... Verse bien era uno de ellos.

Con el cuello bien estirado y las manos abiertas, Indra Schwarzer se dejaba atender. Sus uñas habían sido perfectamente limadas y pulidas, su cabello no podía lucir más sedoso, era una cascada de plata líquida. Si alguna vez tuvo alguna mínima imperfección en el rostro, ya había sido cubierta por finos polvos de maquillar. Su vestuario era impecable, de un inmaculado blanco, reflejando la falsa pureza que deseaba aparentar. Su prometido usaría su traje militar, él por su parte vestía un traje de novio "convencional", si se le podía llamar así a la finísima tela de oro blanco que ceñía su cuerpo.

El palacio de Iscandar estaba impecable, la pulcritud y el estilo militar le daban un toque poderoso y en cierto modo un tanto intimidante, dejando reflejar la fuerza de la milicia de Iscandar.
Los portales mágicos llevarían a los invitados, mediante las coordenadas indicadas en las invitaciones, directamente al palacio. Cada asiento tenía su nombre en brillantes letras doradas y estaban separados en dos grandes secciones como es usual, según si asistían de parte del Almirante o del Wurm.

Indra ya estaba listo, al menos en apariencia, pues su mente no parecía preparada para aquello. Volvió a suspirar y se quedó de pie en su habitación, mirándose al espejo. No deseaba presentarse tan pronto, tenía el carácter de una chiquilla histérica en ese tipo de cosas, así que prefería hacerse esperar y llegar al último para causar nerviosismo.
3 months ago · · · Reply »
Indra de Ordilon Rey de Iscandar · 3 months ago
Un reloj de oro sobre su escritorio marcó la hora... Ya eran las 2:15 PM, quince minutos de retraso, más los cinco minutos que probablemente tardaría en llegar al palacio de Iscandar, le parecían un tiempo prudente, tampoco es que quisiera matar a Máximo de nervios al no verle llegar. Así que sin más, acabó de acomodarse unas piedras preciosas en el cabello y se puso la última pieza de su traje: una túnica larga, de aspecto vaporoso, bastante similar al vestido de una novia. Su reflejo en el espejo, con el maquillaje y los adornos en el cabello, le hizo recordar a su hermana Lena... Sí, lucía bastante femenino, como una aparición, etéreo y andrógino. Sonrió, suspiró una última vez y salió.

Un carruaje de cuento de hadas estaba esperándolo. Blanco, tirado por seres alados de un blanco radiante, mismo que hacía juego con su ropa y su cabello. Se iba preguntando quiénes asistirían, había enviado la invitación a su familia, pero lo cierto era que no sabía si se presentarían o no... La última vez que había visto a los wurm cara a cara (a excepción de Sigrid, a quien, por razones obvias no invitó), había sido antes de la muerte de Adam. No podía negar que su pecho se sentía un tanto oprimido de pensar en verlos de nuevo... A Siegfried, a Lena, a su tío, a su madre, a Adler y a Astrid... ¿Llegarían? Estuvo a punto de morderse el labio por los nervios, más alcanzó a controlarse, no quería arruinar el brillo rosa pálido que se había puesto.

El carruaje llegó a las afueras del palacio y de este asomaron unos tacones de cristal. El wurm de la envidia se bajó, luciendo aproximadamente diez centímetros más alto. La puerta del palacio se abrió de par en par, por arte de magia, y la figura sobrenatural de Indra quedó pausada ahí, con el sol dándole a su espalda y un hechizo de pétalos de rosa blanca (falsos, ya que el usar flores reales sería una ofensa para su rey) cayendo sobre él, haciéndolo lucir como una aparición. Su momento de brillar había llegado, estaba tan concentrado en su imagen y en la impresión que quería dar, que no notó que su futuro esposo no había llegado. Con el rostro altivo y mirando a la nada, avanzó mitigando el latir de su ansioso corazón con el "tac, tac, tac" de sus tacones tras su caminar de modelo.

[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/03/54/60/82/Indra-Schwarzer-RK6VKFk0e-b.jpg]

No fue hasta que estuvo en la mitad del pasillo del palacio, con ambas hileras de asientos a sus costados, que advirtió que Máximo no estaba ahí. La expresión de asombro e indignación fue imposible de ocultar. [c=#006633]"[i]¡¿Es que acaso osará llegar después que yo?!"[/c][/i], pensó, con sus puños apretados, girando el rostro de un lado a otro, buscándolo con histeria poco contenida. Y en efecto, el folkeano se presentaría más tarde aún. Contuvo un grito de furia, transformándolo en una espléndida y falsa sonrisa. [c=#006633][i]"Dignidad ante todo, que no se tone la ira, hoy es tu día, siempre digno..."[/i][/c]. Alzó una mano y saludó a los presentes, deseando que la tierra se lo tragara. Ya tendría tiempo para reclamar a Máximo.
Caminó donde su familia... Sí habían llegado, al menos algunos. Le dolió no ver a Adler ahí, aunque sabía que lo más probable es que no hubiera recibido el mensaje. La ausencia de su hija -pobre ignorante de su fatídico destino- no le extrañó, sabía que no aprobaba su unión, aunque no podía evitar sentir cierto desconcierto.

[c=#006633]-Vinieron...[/c] -¿Siempre se había sentido así verlos, o es que tantos años de tenerlos lejos le habían ablandado el corazón? Tomó la mano de cada uno, prometiéndose después regalarles un abrazo, cuando se pudiera quitar la fina túnica. Tenía tanto que contarles, habían pasado tantas cosas... Y seguramente ellos también tendrían mucho de qué hablar. Notó entre su familia a una nueva integrante, una chica de otra raza (menos mal no era humana), bastante guapa, quien se presentó como la pareja de su tío Alastair. Estaba por darle la bienvenida, cuando un alboroto se escuchó atrás... Conocía ese ruido, era el de las Valkyries. [c=#006633]-¡¿Eh?! [/c]-Exclamó, corriendo hacia la entrada para poder ver el espectáculo más de cerca.

Le fue difícil identificar sus propios sentimientos; por un lado estaba ofendido por el retraso de su amado, por otro, lo odiaba con todo su ser por robarle el espectáculo, ya que sin duda su entrada era mil veces más espectacular... Pero a la vez, verlo y oírlo actuar le dibujaron una sonrisa genuina y tonta en los labios. Lo amaba. Y tras el amor a veces la envidia parecía pequeña. Saludó a distancia a su prometido y esperó ansioso a que terminara. Si hace unas horas tuvo miedo, eso ya era pasado, quería unir su vida para siempre a la de él. Se preguntaba si su madre o alguno de sus familiares se ofrecería a llevarlo al "altar".
· Translate ·
Lɪᴀɴɴᴇᴛᴛᴇ Vᴀʟᴄʀᴏss · 3 months ago
[code][center]La invitación de la boda había llegado previamente a sus manos, invitación que le trajo una gran nostalgia, una aglomeración de sentimientos al recordar a su querido hijo en su nacimiento, la primera vez que lo tuvo en brazos y como este fue creciendo con el paso del tiempo. Recordaba a cada uno de sus hijos corriendo por el jardín, haciendo travesuras y metiéndose en problemas, pero su enfoque estaba siempre en Indra, quien solía a veces estar aislado de sus hermanos, ya sea por el pecado que le tocó cargar, la envidia. Recordaba esa cara de molestia al ver a los demás, pero la mirada tierna que le profesaba cada vez que ella se acercaba y acariciaba su cabeza. Indra para ella era un niño especial que le faltaba crecer tanto porque su propia envidia era lo que le retraía en su aprendizaje.

Las lágrimas rodaron por las enrojecidas mejillas de la emperatriz al ahora saber que uno de sus hijos finalmente se casaría, era la primera boda de una de sus crías que presenciaría y eso le hacía inmensamente feliz. Dejó la invitación cerca de su pecho, ligeramente arrugada entre sus manos, mientras sonreía de par en par.

[c=#8C8C8C]― Mi bebé... Finalmente ha llegado el día de tu unión. [/c]

Cerró sus ojos, derramando las últimas lágrimas, hasta desvanecerse en el viento, trasportándose hacia su habitación, donde se prepararía para el gran día.

[sep]

Las horas fueron cruciales, era el día, el momento en que su hijo y su querido amigo Max finalmente unían sus vidas y no solo esto, si no que se fortalecía una alianza entre el reino de Máximo y el Imperio de Eirween, algo que le tenía totalmente fascinada.

Su cama estaba tapizada de trajes y vestidos que no se decidía a usar, pensaba cuál era el más acorde para el momento, quería verse elegante, pero a la vez sabía que debía portar su suit de combate y armadura, tal y como era la tradición de los nobles guerreros.

[c=#8C8C8C]― ¿Cuál piensas que es mejor, Nymeria?[/c]

Preguntó a su AI, la cual solo la miraba con atención y bajaba la vista hacia un vestido en específico.

[c=#8C8C8C]― ¡NO! No me gusta ese... ¡Ahhh...! No me he puesto vestido desde... ¡Desde que era emperatriz del 3er imperio! [/c]

Se miraba en el espejo y finalmente, después de un largo rato decidió cual era el vestido acorde para la ocasión. Un precioso vestido color blanco en corte sirena, que llevaba por adorno un chal de tonalidad celeste muy claro y transparente, en el cual tenía adornos en forma de estrella que colgaban por el mismo. Sobre su cabeza una especie de corona hecha de cristales de energía que estaban hechos por si misma y tallados por sus manos. Altos zapatos color blanco que iban acorde con el vestido y un maquillaje natural, resaltando un poco más la belleza y juventud que poseía la emperatriz. Su cabello esta vez lo llevaba suelto como era de costumbre, pero esta vez, portando un par de curlys en un par de mechones del frente de su cabello.

[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/03/55/42/83/Liannette-Schwarzer-vCPExcP6j-b.jpg]

Bajó las escaleras de su castillo, encontrándose en la entrada de este con su querido acompañante, Melde. Aquel noble caballero que logró cautivar el corazón de la emperatriz y se había ganado un lugar en su vida. Su sonrisa de par en par no se borraba y la emoción se reflejaba en ese par de pómulos enrojecidos que mostraba a su tan galante acompañante. Con sus brazos rodeó el brazo contrario de este y en una estela de luz se fue trasportando al lugar del acontecimiento: El gran palacio de Iscandar.

Una vez que arribaron el lugar, Liannette buscó con la mirada a alguno de sus conocidos, principalmente a su familia, viendo a lo lejos a Alastair, su pareja, Lena y finalmente a su querido hijo Indra. Sin soltar a Melde, caminó hasta su familia y antes que nada, hizo un ademán con la cabeza para todos estos.

[c=#8C8C8C]― Alastair, hijos míos. Mujer de Alastair. ―[/c] A esta última la miró fijamente, con el entrecejo fruncido, pues aún no se disponía a aceptar la relación de su mellizo con ella y mucho menos le pareció prudente la presencia de alguien que no era tomada de la familia o aprobada por ella, más luego vio a su mellizo y aligeró su entrecejo, liberando un suspiro. Ya habían cruzado tantas palabras y trataba de entenderlo y aceptar las decisiones que había tomado, así que al final, volvió a ver a Lucette e hizo nuevamente un ademán con la cabeza para ella, como disculpas por su comportamiento.

[c=#8C8C8C]― Familia, aprovechando esta maravillosa unión... Quiero presentarles también a Melde Amras, mi novio. ― [/c]Observó por un segundo de reojo al peliazul y esbozó una gran sonrisa. ―[c=#8C8C8C] Me tomé el atrevimiento de traerlo porque para mi es importante que los conozca y le conozcan. ―[/c] Luego de mencionar aquello, pasó a soltar el brazo de su pareja y tomó el brazo de su hijo Indra. [c=#8C8C8C]― Y bien... ¿A qué hora comenzará la ceremonia y la coronación? Y por supuesto... Mi bebé, tu madre ha de entregarte en el altar. [/c]

Admiraba lo guapo y lo bien que se veía su hijo con ese atuendo que portaba, aún y a pesar de darle unos toques ligeramente femeninos. Eso era algo que nunca le molestó y por el contrario, le parecía algo normal.[/center][/code]
· Translate ·
The Blue Guardian · 3 months ago
Había pasado algún tiempo desde que llegó a la extraña tierra de Eirween, adaptarse no había sido una tarea fácil pues aún había demasiadas cosas que no comprendía, costumbres, tradiciones, entre otras; sin embargo, no difería mucho al mundo humano de donde venía. Había sido amablemente recibido por parte de la emperatriz Liannette, ofreciéndole un espacio para quedarse en su castillo y en su corazón.

Aquella mañana, desde muy temprano, antes que la luz de día llegara, el joven de cabellera azul se había levantado para tener una sesión de meditación para al menos tratar de mantener al margen aquella entidad que había, hace mucho, arrastrado a su cuerpo. Era cierto que a veces resultaba problemática, sin embargo, ha sabido tratar con este ser y en contadas ocasiones llegar a un acuerdo.

Así había pasado el resto de la mañana, de rodillas en el centro de aquella habitación, sus manos permanecían sobre su regazo, su vista se ocultaba tras sus parpados cerrados y sus sentidos se habían agudizado en gran medida que su olfato se había llenado de la esencia que producía aquel té que algún sirviente llevaba hasta la habitación, té negro; pudo escuchar incluso aquella indecisión de la emperatriz con su sirviente en elegir un vestido para aquella ocasión especial.
[center][i][c=#0073E5]
“Oh cierto, la boda…”[/c][/i] [/center]

Pensó mientras abría lentamente sus parpados, había que prepararse para dicho evento. Con gran tranquilidad éste se dirigió al baño de aquella habitación para tomar una ducha de agua fría que, por un instante no pudo evitar que pensamientos discordia e incomodidad de llegasen a su mente al tratarse de un evento familiar del cual no conocía lo suficiente. Mantuvo la calma, tomó aquel recipiente de agua y la vertió sobre su cuerpo dejar que el aquel líquido se llevase toda duda.

Un rato después, esperaba al pie de las escaleras del castillo a su bella acompañante, aunque sabía que, como mujer, le tomaría cierto tiempo decidir por las prendas adecuadas para dicho evento. Por su parte, había elegido un elegante conjunto en azabache que combinaba algunas tendencias: un pantalón recto, ligeramente ajustado; camisa negra con cuello croto, con un jabot victoriano (corbata) dividido en tres niveles, donde el de en medio era azul; adornado con el broche de una rosa azulada. El saco, por su parte podía ser considerado como un largo abrigo, cuyos bordes se adornaban con hilos dorado; en la región cercana a los puños sobre sus mangas, se distinguía una cinta azulada, también adornada con un par de líneas marcadas de hilo dorado en paralelo. La solapa se distinguía por llevar el mismo tono de azul que en los puños, adornada con el hilo dorado; al igual que el cuello que, era mas alto, logrando alcanzar su barbilla. Además, un pedazo de tela circular sobre los hombros, daba la apariencia de una capa corta. Y el repisar, se extendía hasta sus pantorrillas con una abertura central en la parte trasera que partía desde la altura del cinturón.

[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/03/55/51/40/T-B-G-3IvZhOxXS-b.jpg][/center]

Toda duda había sido erradicada de su mente, se mantenía totalmente relajado, solo quedaba disfrutar. No pudo evitar dibujar una sonrisa al ver su reloj de bolsillo de oro que, sin duda alguna había comenzado a cronometrar el tiempo que le tomaría a la emperatriz bajar lista para encaminarse al lugar de la boda. Afortunadamente, llevaban buen tiempo por lo que regresó el reloj a su bolsillo en su pantalón.

No tuvo que esperar demasiado cuando finalmente la bella dama hizo su aparición en la cima de la escalera. Al mirarle no pudo contener su asombro por lo radiante que su pareja lucía en aquel vestido, su rostro se tiñó en rojo mientras ella bajaba. Pudo controlar todo impulso de idiotez y sorpresa que, cuando finalmente llegó a la planta baja, le recibió extendiendo su mano izquierda la cual era cubierta por un guante negro, al igual que la contraria; en un caballeroso gesto, donde inmediatamente ofreció el mismo brazo para llevarla. Su sonrisa no tardó en surgir al sentir el abrazo contrario.

Llegaron del mismo modo en que aquella luz los transportó, con ella abrazando su siniestra y, tan pronto como llegaron al lugar de la ceremonia, pronto comenzaron las relaciones públicas y con ello diversos sentires, desde tensión, el cual Melde no tardó en notar cuando mencionó a una de las parejas de los hijos de su querida acompañante; hasta la alegría que ella tenía al ver al resto de su familia. Respondió con naturalidad al escuchar la presentación de la emperatriz hacia su familia [i][c=#0073E5]– Saludos, es un placer conocerlos y una dicha ver la unión de dos vidas que se aman. –[/c][/i] Dijo con una suave sonrisa y con gran tranquilidad inclinando su cabeza ligeramente hacia adelante, mientras llevó su diestra hasta su pecho en una reducida forma de reverenciar al saludar.

Por su parte observó en silencio aquella dulce escena de su pareja al alejarse de él, para asistir y consentir a uno de los novios que, claramente era hijo de ella.
· Translate ·
Log In to Comment
Alastair ᵏⁱⁿᵍ ᵒᶠ ᵗʰᵉ ᵛᵒⁱᵈ has just joined the forum Echoes of the Universe.
Foro destinado a rolear en distintos planetas, galaxias, universos, realidades y planos existenciales.
3 months ago · ·
Alastair ᵏⁱⁿᵍ ᵒᶠ ᵗʰᵉ ᵛᵒⁱᵈ has just answered an Anonymous Question.
Roleas batalla?
"Pues en antaño roleé muchísimo batalla, ahora casi que lo hago para historias."
3 months ago · · · View All »
3 months ago · · · Give a Ratee »
Alastair ᵏⁱⁿᵍ ᵒᶠ ᵗʰᵉ ᵛᵒⁱᵈ is tagged on this photo.
— ¿Mmm-mm? ¿Qué quieres Carnerita?
3 months ago · ·
3 months ago · ·
Alastair ᵏⁱⁿᵍ ᵒᶠ ᵗʰᵉ ᵛᵒⁱᵈ gave a gift (Scarf) to Lucette Aries D'Carnette.
ú/ú Mi amora, volví. (?)
3 months ago · · · Give a Gift »
3 months ago · ·
1-10 of 180
Alastair ᵏⁱⁿᵍ ᵒᶠ ᵗʰᵉ ᵛᵒⁱᵈ | Timeline | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.