iOrbix
Email
Password
Comments
 
Send Comment
31-40 of 1038
 
+w+..... +miraba la tele perdidamente mientras abrazaba su peluche + +u+
 
 
+va corriendo y regresaba con su mameluco de ewok puesto+ ouo ... +tambien trae su peluche de chewbacca con el+ ouo
 
 
ouo ...+ comenzar a hacer un fuerte con las cobijas y cojines+ owo
 
 
owo/ + llega con sus dvd de star wars para verlos con ella+ ouo
 
 
owo /
 
 
Ayato abrió los párpados , tomó asiento sobre la cama y dirigió su mirada a la mujer.

— Esta es. Es un penthouse para una persona. Compartiremos cama — dijo mientras le guiñaba un ojo.

Echó ojo alrededor de la alcoba y se percató de una enorme pantalla de televisión. Se levantó, tomó el control, la encendió y puso el canal de noticias. Obviamente casi todo el contenido estaba en inglés, pero no había problema para él.

— Parece que mañana será un día lluvioso. Es algo que tiene de verdad muy loco este lugar del mundo, nunca saber cuándo de un clima soleado cambia a lluvioso a menos que mires los pronósticos.

Después de unos minutos cambio a un canal para adultos. — Jo, Jo, Jo. Deberíamos practicar estás cosas, se ven divertidas — comentó en un claro tono coqueto.
 
 
Tomó dos gaseosas, cerró la nevera y caminó en dirección a la mujer. — Aquí tienes .
Entregó la bebida y retrocedió unos pasos para tomar asiento sobre el sofá. Destapó la bebida y posteriormente dió un largo sorbo.
— Pierda cuidado, llegaremos aproximadamente en 45 minutos — dijo después de mirar su reloj de pulsera.

El viaje fue suave, sin complicaciones. Una vez llegó cerca de la pista de aterrizaje, el copiloto dió instrucciones para aterrizar.
Todo salió como lo planeado y en menos de que se dieran cuenta ya estaba fuera del jet con las maletas en manos.

Ayato hizo una llamada y en breves minutos un taxi pasó por ellos a una pista de aterrizaje privada donde estaban esperando. Todo estaba listo para iniciar el recorrido rumbo al hotel donde se hospedarían.

Era medio día cuando hubieron llegado al hotel, se trataba de uno de esos gigantescos y lujosos hoteles cerca del centro de la ciudad, con una vista espectacular en la cúspide del edificio.
Se hallaban fuera del taxi, frente a las puertas del edificio, cuando un botones se aproximó con un carrito para subir las maletas.

— Nos toca muy arriba, espero no tema a las alturas — dijo mientras sonreía.

Ambos entraron al hotel, mientras el botones los guiaba al ascensor.
Subieron hasta el penúltimo piso, tan yo que se podía ver casi toda la ciudad, al menos esa era la sensación que brindaba.

Dentro de la habitación se dirigió a la recámara y dejó sus maletas junto al ropero. Había una cama king size, contaba con sala, comedor, cocina, un baño, balcón tipo terraza y piscina, tenía todo lo que pudieran necesitar.

— Sé que no estaremos mucho tiempo aquí, pero que sea lo más cómodo posible. — terminó de decir y se echó de espaldas sobre la acolchonada cama extendiendo los brazos de lado a lado.
 
 
— Deberás acostumbrarte, hasta que no tengamos más personal en la mansión, no podré dejarte a cargo como ama de llaves; sería muy solitario.

El jet comenzó a moverse, el piloto dió especificaciones para tener un buen despegue y el viaje inició.

Ya en el aire las cosas eran más calmas. Ayato se dirigió al frigobar y sacó una soda — ¿Algo de beber?
 
 
─ Ya no estarás sola ─ sonrió sin importar que ella no pudiera verle.

Tras pasar unos minutos el taxi se adentró a lo que parecía una base militar, en dirección a un hangar.

─ Por favor, hangar 18 ─ dio la orden al chófer para que este se dirigiera al lugar. Cada Hangar tenía un número en grande en la puerta metálica.

En breves instantes llegaron al solicitado y se bajaron el vehículo. Ayato pagó al
hombre, quien se retiró después de ello.
Las enormes puertas metálicas del lugar estaban abiertas y un jet privado de color blanco se encontraba varado dentro.
Un par de hombres vestidos de piloto esperaban junto al avión, quienes apenas se percataron de la presencia del chico y su acompañante fueron a recibirles.

─ Hola. Ya estamos listos, podemos marcharnos ─ dijo sonriente el muchacho. Uno de los hombres le ayudó con el equipaje a él y el otro a la mujer.
Antes de abordar, el chico cedió el paso a la dama y después subió desviando la mirada para evitar ver la retaguardia femenina por simple respeto.

Una vez dentro, era hermoso, bastante lujoso, muebles cómodos de piel café, incluso contaba con wi-fi y un frigobar del cuál podían tomar cualquier tipo de bebida. Las ventanas tenían cortinas de color rojo vino al igual que una pequeña mesita en medio que se podía asegurar al piso alfombrado.

─ ¿Qué te parece, Natsuki? Será un viaje bastante cómodo ─ dijo sonriente mientras tomaba asiento en un asiento largo y acolchonado.
 
 
Le dirigió la mirada — Sí, por ello estoy consiguiendo personal para cuidar la mansión. Apenas vuelvo de un viaje, casi a los tres días tengo que estar en otro, es complicado en ocasiones.— elevó los hombros con resignación.

A decir verdad, se suponía que su hermano Laito debía estar al pendiente de las finanzas, pero solía estar más en antros y fiestas nocturnas que trabajando. De todos modos Ayato se hacía cargo de los negocios internacionales.
 
31-40 of 1038
Natsuki Leing | Comments (Page 4) | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.