iOrbix
Email
Password
Comments
 
Send Comment
11-18 of 18
 
Ooc: Gracias por aceptarme. Espero llevarnos bien y tener un ameno rol juntos.
 
 
[quote][med]- No te preocupes, hermano . . . Haré sin duda que el tuyo grite más fuerte, ya que morirá de último después de ver lo que hago.
[/med][/quote]
Acotó aquella voz fuerte y arrogante que venía de la voz de un niño, ese niño salió de detrás de Satanachia, mostrando una sonrisa amplia que ahora dejaba ver sus dientes filosos y monstruosos, en ese momento sus ojos brillaron en carmesí y justo detrás de Satanachia comenzó a transformarse, de hecho más lentamente de lo normal para que aquellos hombres divisaran el horror en detalle de como los brazos de aquel "niño" se alargaba, se notaban los huesos crujir y torcerse, los músculos hincharse y las garras estirarse mostrando como se salían de la piel bajo las uñas de sus falanges.

El torso se torcía y doblaba de modo bizarro, notándose como la ropa de aquel pequeño se convertía en añicos al volverse su torso mucho más largo y musculoso mientras las alas negras y sombrías brotaban de debajo de su piel. Mucho de aquello era un show ilusorio horrible, un espectáculo, si bien esa forma que tomó no era más que una forma que pudo adaptar gracias al ser uno con la sombra, pero nada perdía con horrorizar a esos ignorantes incautos al dejarles ver como último aliento y maravilla la presencia de un Duque del averno.

Y así por supuesto, esos temblores involuntarios se hicieron presentes en los cuerpos de aquellos pecadores, sus rodillas se sacudían como abanicos, mientras se observaban las manchas de sus orines extenderse en sus pantalones porque sus mentes pequeñas y subdesarrolladas no entendían lo que estaba sucediendo, y fue entonces que los ojos carmesí tan fogosos y sedientos de sangre se fijaban en los de su presa, los dedos del diablo se ondearon con suavidad cuando repentinamente una de sus espadas se hizo presente, era una de sus armas favoritas, ya que estaba hecha de sombras . . .

[med][quote]- Te sedo el acto final, Satanachia, yo he de divertirme con el entremés. [/quote][/med]

Y de ese modo en cuestión de un segundo, como una nube de sombras se desvaneció y reapareció frente al hombre que era suyo para reclamar, los ojos de este se desorbitaron, no pudieron entender lo que sucedía, pues el shock había causado que sus nervios se apagaran antes de darse cuente que dicha espada le había cortado de modo vertical, justo en la mitad, no era solo su cuerpo el que se dividía en perfectas piezas iguales, cual corte de carnicero, si no que también su alma era separada en dos piezas, mientras las sombras de dicha espada que se movieron de modo hambriento, devoraron hasta la última esencia de este, notándose como si la espada estuviese viva, brotaba sonidos y quejidos de almas espectrales.

[med][quote] - Puedo decir libremente que mis ansias de matarle rápido han hecho de este hombre el más suertudo entre los dos. ¿No es así Satanachia? [/quote][/med]

[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/67/83/88/Astaroth---Contra-Mundi-1aR2uWBZv-b.jpg][/center]
 
 
[code] ¡Bebé! — La fémina corrió hasya su hermano mientras lo llamaba con ese tierno y empalagoso mote; apenas lo tuvo cerca se lanzó a abrazarlo por el cuello, teniendo que pararse de puntillas para lograr tal acción. — Te extrañé.
 
 
Había despertado no hace mucho tiempo, la traición de Baal no se hizo esperar en aquellos tiempos cuando se disputaban los tronos y presidencia para ganar el favor de Luzbel, pero aquellos tiempos habían quedado sin duda atrás, ahora que Astaroth había tenido milenios para pensar en su próximo propósito. En esa era las cosas eran distintas, la modernidad, los deseos perversos y puercos de una corrupta humanidad, y el camino inevitable hacia la auto destrucción había hecho que encontrar a sus "hermanos de sangre" no fuese tan fácil o predecible, pero nuevamente, Astaroth había tenido la oportunidad de meditar en su siguiente destino.

Por ende, se encontraba esa noche en un trono negro, hecho de huesos y un barníz oscuro de ámbar, notándose como frente a él, se encontraban un par de malhechores, ya habían asaltado a una mujer, se habían encargado de quitarle la dignidad en todas sus formas y colores. La misma yacía en un callejón con sus ropas rasgadas, lastimada y llorando, pero sobre todo, con un enorme deseo de sangre...

Era fácil tentar a los humanos, realizar contratos, alimentarse, se había vuelto una rutina, y si bien cada contrato o condición era distinta, definitivamente había preferido moverse a destinos mayores y más ambiciosos, pero el deseo de sangre de esa mujer era fuerte, y por ende cuando este brotó decidió manifestar su voz en la mente de ella.

[center][med]— ¿Lo deseas? —[/med][/center]

Susurró la voz del diablo llamado Astaroth en el oído de la mujer, sabiendo claramente que llegaría a su subconsciente, y por ende esta con odio y rencor susurró.

[center][med]— Sí. —[/med]
[/center]

Y entonces aquel juego había comenzado, su forma, o una de tantas se materializó frente a la chica en forma de un niño, llevaba corbatín, pantalones cortos, y un chaleco, pero era bastante pálido su rostro, sus ojos parecían color miel, pero siendo vistos en detalle eran amarillos y profundos, y así tenía una sonrisa maliciosa sobre su rostro.

[center][med]— Cumpliré tu deseo. —[/med]
[/center]

Así soltando una suave carcajada, comenzó a correr hacia los matones y acotó con calma.

[center][med]— Señores creo que se les olvidó esto ¡Haha! —[/med]
[/center]

Así que con un billete de bastante alta denominación que el niño había robado del botín de los dos criminales comenzó a correr en otra dirección, ya con anterioridad había sentido la esencia de su colega. Los dos matones, enojados de que un niño hubiese robado de ellos comenzaron a perseguirle, entre calles, callejones y oscuras esquinas de aquella escena nocturna, y por ende fue allí que la esencia de Astaroth se hizo presente para el otro demonio. El niño observó a los ojos del hermoso diablo, y susurró.

[center][med]— ¿Qué tal un regalo viejo colega? He pasado mucho tiempo dormido como para pasar la oportunidad de saciar la sed de sangre que emanáis con tanta facilidad. —[/med]
[/center]

Y entonces cayendo en la trama del niño, que realmente era Astaroth, el demonio se puso al lado de Satanachia en modo de infante, notándose como lentamente comenzaba a mutar como una sombra, pasando de esa forma a una alta y esbelta, enormes alas negras y cuernos altos, rojos ojos como rubíes y dientes afilados.

[center][med]— ¿Deseáis jugar con ambos o... será que puedo divertirme con uno de estos "pecadores" de la ira y la lujuria? —[/med]
[/center]
 
 
Un olor peculiar llegó a su nariz esa noche, era intenso y le causaba escozor a en las fosas nasales como un claro indicador de que algo – o alguien – oscuro estaba cerca. Así era como Haniel y el resto de los serafínes identificaban una posible amenaza, tenían el sentido del olfato más desarrollado, cuales perros de caza; con rápidez se levantó del sillón que ocupaba como cama en aquél departamento viejo y salió por una de las ventanas, utilizando su inhumana velocidad para no perder al blanco. No había nada, absolutamente nada, como el viento frío golpeándole el rostro al serafín mientras corría. Adoraba la sensación a libertad que la acción de correr en sí le provocaba, había encontrado en la misión que le habían designado un modo de huir de las órdenes de Dios en el cielo y, aunque nunca lo admitiría en voz alta, una liberación espiritual enorme pues ya no tenía que fingir todo el tiempo que hacer lo que le mandaban era lo correcto. En la tierra existían tantas posibilidades que creía podía encontrar sentido a su existencia y responder varias de las preguntas que arriba no se hacían por miedo a lo que el creador o el resto de los ángeles pensara.

Sus cabellos plateados ondeaban al compás de la corriente, a la par de su gabardina negra que ya se encontraba algo desgastada por el constante uso pero que Haniel se negaba a tirar por puro valor sentimental al haber sido su primer prenda adquirida por él mismo en la tierra. Pronto llegó hasta un laberinto de callejones que tuvo que sortear para continuar su búsqueda, para su suerte el velo nocturno lo mantenía oculto de las pocas personas que seguían caminando fuera por lo que no reparó en moverse libremente y al ritmo deseado. Así fue como llegó a su destino: un pub con marquesinas de neón y música electrónica a un volumen demasiado alto para sus oídos humanos.

Sopesó la idea de entrar por la puerta principal o escalar hasta el techo y descender sin ser visto pero al final decidió que caminar por la entrada era una opción más válida pues realmente nadie lo conocía y solía poder mezclarse bien entre las personas debido a que tenía pinta de veinteañero y además trataba bien a todo el que lo saludara. Sin hacer mucho esfuerzo se hizo de un círculo de amigos que permanecían parados en la fila, todos le ofrecieron se quedara con ellos y poco rato después entraron al mismo tiempo; la música era tan alta que el serafín tuvo que taparse ambas orejas con las manos en un intento por salvar su sentido del oído, estaba tan concentrado en admirar el lugar que, ¡bum!, recordó de pronto lo que hacía ahí debido a que el olor a azufre se iba haciendo cada vez más grande.

Miró hacía la derecha y luego a la izquierda pero estaba a reventar y eso le impedía identificar el cuerpo del demonio, tendría que esperar a que saliera a alardear de sí mismo o se dejara ver, los demonios adoraban sobresalir entre la multitud.
 
 
[quote][med][i]Oh, amigo mío, después de tanto tiempo de morar por las penumbras debo decir, pocas veces creo en que existan coincidencias. [/i][/med][/quote]
 
 
[quote][med]Es un gozo verdadero notar, que no soy el único de mi clase que se ha dignado a asomarse a este plano tan lleno de alimento para nosotros. [/med][/quote]

[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/67/53/07/Astaroth---Contra-Mundi-kx42rRkFs-b.jpg]
 
11-18 of 18
Sαтαηαcнια Ɗαємσηιυм ᴳʳᵉᵃᵗ ᴳᵉᶰᵉʳᵃˡ ᵒᶠ ᴴᵉˡˡ | Comments (Page 2) | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.