iOrbix
Email
Password
Comments
 
Send Comment
11-20 of 36
 
— Fuimos testigos de una enorme bestia que destrozaba animales con sus patas y comía las vísceras que encontraba entre los restos. ¡Es cierto lo que le digo, señorita Urd! En mis viajes jamás vi tal cosa.

— ¿Y dónde se encuentra?

— En el bosque al sur de la montaña de tres pocos… ¡Espera! No me digas que iras a buscarla.

— Claro, sería peligroso si llegara a algún pueblo.


Las botas de piel que le habían sido confeccionadas a la fémina se hundían en la capa de nieve que cubría lo que en primavera era una tierra verde y hermosa; no llevaba consigo más que una capa para el frío, su cuchilla escondida bajo una muñequera y un saco con dos pedazos de pan junto con una bolsa de agua. Quizá se había confiado pero ese [i]algo[/i] en su interior le advertía que no tardaría mucho en encontrar a la bestia descrita por Bjørn, el comerciante del pueblo donde se hospedaba Urd. Aquello, más que ser un simple acto de buena fe de su parte, era una acción egoísta que había nacido tras el recuerdo de su propio pueblo reducido a cenizas por culpa de un hechicero poderoso. Ella estaba totalmente en contra de permitirle a los más fuertes hacerse con los débiles como les viniera en gana, y aunque la misión auto impuesta le quitaba tiempo para concretar su venganza, la verdad era que lo valía. No iba a dejar pasar la oportunidad de mejorarle la vida a alguna chiquilla tonta y feliz con su gente, similar a ella en sus días antes de ser adoptada.

No podía verse casi nada alrededor y en más de una ocasión se tuvo que detener para asegurarse de que no había pasado por ahí antes. Las huellas que iba dejando ciertamente ayudaban un poco a su orientación aunque debido a la fuerte corriente de aire estas se desvanecían con un poco de rápidez. Para suerte de la chica se escuchó un ruido no muy lejos de ahí, si se apresuraba quizá volvería a tiempo para asegurar un plato de estofado caliente antes de que este se agotara - había que admitirlo, Astrid era buena cocinera -, así que comenzó a trotar en dirección al sonido, calentando su cuerpo un poco para entrar en batalla.

El aire tibio salía por su boca en forma de humo cada vez que exhalaba, era difícil mantener el paso rápido cuando respirar en esas condiciones climáticas quemaba un poco la nariz, aún así - acostumbrada al dolor - siguió trotando hasta aumentar poco a poco el ritmo y empezar a correr. Cuando estuvo lo suficientemente cerca se aseguró de cubrir su figura tras los árboles, pasando de uno a otro tronco con sigilo ya que deseaba evitar un combate aparatoso y tardado; fue entonces cuando pudo ver de cerca una figura masculina, ¿sería él aquel monstruo del que hablaban? Sus años fuera del reino le habían advertido que nada era lo que parecía, así que no tenía por qué confiarse.

Mordisqueo su inferior como signo de ansiedad ante la duda. ¿Qué debía hacer? Fue entonces cuando un gruñido extraño, ronco y algo aterrador se hizo presente a la lejanía. Urd saltó de inmediato en ese rumbo, con la duda del hombre ahí despejada en su mente
Ni siquiera le preocupó que él fuera capaz de verla, ella temía por él poblado cercano que - esperaba fuera simple casualidad - se encontraba también en esa dirección.
 
 
Papá ~
 
 
No me andes amenazando, mendigo esponjoso >:c
 
 
|| Probando, probando. (?)
 
 
R/Off: Gracias, si me lo permite, me gustaría dar los honores al primer turno.

R/On:

[c=#7300E5]*La fría noche pronto abre paso mediante el hermoso y rojizo atardecer, los últimos rayos se asoman entre el lejano horizonte penetrando con sus tenues rayos en los adentros de un tranquilo y hermoso bosque, alumbrado por el brillo que logra penetrarse entre las copas de los árboles. Aquella era una noche silenciosa enmedio de aquel estrecho y tranquilo sendero lleno de paz para los viajeros y comerciantes que se trasladan de un pueblo a otro, con el fin de cumplir sus propósitos u objetivos en esta vida llena de sorpresivas jugarretas. Sin embargo, lo que nadie puede sospechar, es el hecho de ser el infortunado que caiga ante el mortífero filo del corto sable poseído por una jovencita de nombre Rera, una chica de tan sólo 15 años de edad, de ego agresivo y arrogante, enloquecida por el afán de asesinar y degollar a quien se interponga en su camino. ¿Culpable o inocente?, ¿bueno o malo?, ¡eso no es de gran importancia para ella!, el único fin es obtener un resultado sin importar el método.*

*Y mediante su tranquilo andar, la jovencita se entretiene fijando su peligrosa y fría mirada alrededor suyo, a pesar de dar la dulce apariencia de una chica común y corriente, de aptitud ágil y una extrema fuerza sobrehumana, no se daba a basto para continuar asesinando en compañía del fornido lobo siberiano, cual presume un hermoso pelaje y colmillos perlados que se asoman entre las fauces. No obstante, en ese preciso instante, el feroz lobo gruñó mostrando sus mortíferos colmillos, causando que la chica desvíe con levedad sus inexpresivos orbes escarlatas.*
[/c]
- Shikuru, ... ¿una basura más que deshacerse?.
[c=#7300E5]
*Cuestionó en murmuro embozando una simple mueca de alegría y maldad sobre la comisura de sus labios. Durante ese pequeño transcurso del tiempo, Rera había llegado justo a las cercanías de la próxima provincia, o al menos, eso aparenta ser gracias a las estructuras de cada edificación propias del poblado. Tras un corto tiempo, el camino de Rera y Shikuru pronto cambiaría de un destino a otro, pues según se cuenta que, son extrañas las jugadas de los poderes del tiempo, las cuales suelen mejorar o empeorar la situación de cada ser viviente en éste plano.*[/c]
 
 
R/Off: Muchas gracias por agregar, será un placer realizar una interesante historia con usted.
 
 
[c=#802D80][b]*El aprieta con suavidad aquella mano de aquel joven*[/b] espero lo mismo joven, puede llamarme egbert y usted como se llama joven?[/c]
 
 
[c=#802D80]Espero que asi sea jove, es gusto [b]*le extiende su mano hacia el*[/b][/c]
 
 
[c=#802D80]Buenas Tardes se le da las gracias por aceptar la amistad mía espero nos llevemos bien[/c]
 
 
Out: no te preocupes...aquí te lo dejo.

In: <<un chico de 20 años con ojos azulinos oscuros y con cabello grises esta caminando en la calle>>
<<en su cabello se encuentra un mechon de color azulino cual casi siempre cubra su ojo izquierdo,sus ropas son normales aun si se trata de un príncipe.Lo que contiene: una camiseta blanca con algunas linieas azul claro de mangas cortas y sobre esa camiseta lleva una camisa de un color oscuro tambien con mangas cortas y un collar cual se encuentra acostado sobre su pecho.
<<tiene una cintura de color marron claro cual se encontraba un poco mas baja de sus caderas y un pantalon de color negro y una cadena cual esta colcando sobre su pierna izquierda>>
 
11-20 of 36
Roy Okasaki | Comments (Page 2) | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.