iOrbix
iOrbix will be Migrating to Similar Worlds
Similar Worlds
Email
Password
Comments
You don't have permission to comment on this profile.
11-20 of 573
 
[b]Provinvia de Kaga, Japón-año 1488[/b]

Desesperación y ruina, un páramo desolado que se cierne sobre la angustia de aquellos cuerpos aún moribundos; aguardando el descanso sobre la inseguridad que le trae a sus mentes recuerdos de una vida vacía y sin recompensas. Por fin la batalla ha culminado, el escenario aunque da fría imagen de aquella masacre, no se detiene en dar luz y respiro a las esperanzas por un tiempo mejor para las nuevas generaciones. Luego de vivir una época de oscuridad interminable, la provincia de Kaga, abrumada por el yugo de un gobernador sumido en la demencia, poseído por espíritus milenarios que buscan con fervor hacerse con el dominio total del Japón antiguo; vuelven a ver esa tenue luz que les guía a nuevos tiempos, un paso más a una nueva reconstrucción, sueños innumerables llenos de sonrisas y abrazos sin la necesidad de volver a derramar lágrimas
[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/04/44/20/79/z--cWHE12bDs-b.jpg][/center]
ni sangre.
─[i][c=#660000] ¡Por fin, ha terminado!...[/c][/i] ─ la voz de su capitán, de momento rompe con el silencio en aquel valle; sus palabras llenas de orgullo por todos los caídos, y su admiración por los que aún se mantienen en pie, luego de dar ese paso, dejando atrás sus vidas y su miedo para enfrentar a las legiones de la oscuridad con un mismo objetivo en mente, paz y vida plena para sus familias.
─ [i][c=#660000]Mi tiempo aquí ha culminado... es tiempo de volver con mi amo... ¡Yasutaka san...es tu turno de aquí en adelante!... te harás cargo de guiar a estas personas[/c][/i] ─ su altiva presencia, aquella que con solo mirarle inspira confianza y valor a cada uno de los presentes, es viva prueba del poder que consigue alcanzar un capitán de clase élite.
Dispersando la oscuridad de aquel ocaso, solo con el brillo afilado de su arma, mostrando dotes de un verdadero artista en cada movimiento y cada corte, llegando a ser preciso y letal con cada estocada, siendo pilar y soporte para muchos pues para él, la perfección no es más que una simple cualidad. Sin embargo era tiempo de volver, y dar premisas a su amo, no pasaría mucho antes que el portal de regreso se abriera; a escasos metros de él, un vórtice de energía pura atraviesa el firmamento hasta tocar el árido terreno por lo que no demora en guardar su espada, y acercarse. Rápidamente la figura del varón empieza a desvanecerse tras una estela de miles y miles de pétalos...

[b]En la ciudadela. Tiempo neutral.[/b]

... El viaje de distorsión espacio temporal, era capaz de materializar un objeto de una época a otra casi de manera instantánea, en este caso es Saniwa quien invoca la presencia de su guerrero para traerlo hasta el templo en el centro de la ciudadela. Transportar una sola espada requiere increíble concentración y un enorme cantidad de poder, siendo los Saniwa, los únicos capaces de realizar esta acción incluso con hasta cuatro escuadrones juntos.

─ [c=#0073E5][i]Bienvenido a casa Izuminokami san!...[/i][/c] ─ las palabras de su joven ama, no se hacen esperar, sentada sobre su altar, se le podía ver sosteniendo entre sus manos un rosario budista, inundada de una alegría inmensa por el regreso con bien de uno de sus capitanes.

─ [c=#660000][i]Saniwa sama!... [/i][/c]─ dijo el samurái, acercándose para colocar su espada delante de ella a modo de ofrenda, antes de reverenciarla.
─[c=#0073E5][i] Konnosuke me ha revelado el informe completo de tu batalla, veo que fue un éxito y me alegra mucho que estés ileso, no me gusta cuando esos demonios lastiman a mis bellas espadas...[/i][/c] ─

─ [i][c=#660000]Asi es Saniwa, tal y como lo pediste, los aldeanos fueron capaces de erradicar la tiranía causada por la fuerza retrograda... ahora su época vuelve a la normalidad...[/c][/i]─
─[c=#0073E5][i] Gracias Izuminokami san, una vez más has demostrado porque te nombré capitán del escuadrón dos, y me alegra tenerte de vuelta, pero... [/i][/c]─ los ojos de felicidad de aquella doncella, atenuaron de inmediato incertidumbre y tristeza, algo no estaba bien.
─ [c=#660000][i]¿Saniwa sama, está todo bien?... [/i][/c]─ pregunto con preocupación al notar aquella expresión reflejada sobre el rostro de su maestro.
─[i][c=#0073E5] ... justo ahora tengo que enviarte lejos una vez más mi querida espada; los enemigos se movilizan y todos los demás escuadrones ya se preparan para ocupar sus lugares en las distintas épocas donde el ejército de fuerzas retrogradas ya avistan un enfrentamiento con los mortales ... tu eres el único al que puedo confiarle esta misión[/c][/i] ─

[b]...[/b]
 
 
a mi tambien me gusta la trama :I
 
 
[code]Su pequeña tripa estaba rugiendo cual animal salvaje, había sido elevado que movió sus pequeñas patas de un lado a otro; en suelo firme - o mejor dicho en la madera de aquella mesa - prosiguió a olfatear el corte de carne humeante su aguda nariz percibía el agradable aroma que sus fosas nasales terminaban totalmente invadidas, la baba escurrió por el extremo inferior de forma graciosa resbalándose hasta la madera dejando un pequeño lago de saliva.

Estaba inquieto por tomar un pedazo que, con mucho cuidado acerco ambas patas delanteras abriendo el hocico daba un pequeño mordisco corto el borde de aquel filete, un humo salió por su nariz la carne herviente se impregnaba con todo en su paladar; sin vergüenza, devoro a pequeños trozos pero veloces una gran parte de bistec que poco a poco había desaparecido, atragantándose; fue directo al plato con el liquido vital usando su lengua para beber el contenido, su tripa estaría satisfecha.

— [c=#E50000]Mi...Mina-mi...[/c] — Apenas esbozo, aun tenía dificultades para entablar una conversación fluida esto debido a la poca energía que le quedaba en su pequeño cuerpo; la razón de su transformación era desconocida, sus recuerdos estaba rotos y ese vacio se apoderaba de su pequeño corazón aunque a simple vista conservó una calma inminente muy por dentro todas esas emociones le daban de lleno. —[c=#E50000] Y-Yo Red... ser... ¿Ser? ... N-No saber... Yo darte... ¡G-Gr-Gracias!. [/c]— Inclino la cabeza al frente topando la cabeza contra el mueble de forma muy graciosa.

Escuchar la parte del baño, no sabía si era signo de alegría o algún mal; pero lo estaba ayudando ¿No? dejo esas dudas sacudiendo su cabeza no parecía tener alguna intención malévola, podía decirlo con olfatearla un poco el ambiente no era lúgubre como lo estaba en el parque. — [c=#E50000]¡B-Baño! Red necesitar... Baño.[/c] — Era una curiosa criatura como si de un niño se tratará, a diferencia de su forma "real" toda estima de violencia había desaparecido.[/code]
 
 
[code] Todo el entorno a su alrededor era extraño más que acojedor, sin embargo estaba más fresco libre de la húmeda y fría tierra callejera por lo menos su cuerpo se había secado gracias a la ayuda de esa extraña figura el calor emergía pero con una lentitud frustrante. Miro a ambos lados con sus patas firmes en el resbaladizo mármol del suelo, sus cuernos diminutos sobre salían de su cabeza y sus alas se habían retraído contra su espalda aún si ella no era una 'mala' entidad no podía permanecer con la guardia abajo.


Aún permanecía aturdido luego de la sacudida o tal vez un efecto por llevar tiempo sin probar un bocado. Le costaba descifrar lo que está entidad estaba diciendo cuando por fin se quedó solo al son de unos minutos un aroma delicioso invadió sus fosas nasales que sus oscuros ojos se abrieron, su nariz no le estaba engañando aquello que se estaba cocinando le daba recuerdos vagos e inalcanzables; por su hocico la salivación fue un presagio de hambruna. De forma lenta y con mucho cuidado se deslizó por el marco del sueño chocando sus garras el resbaladizo pasaje le jugaba malos momentos, cayendo, tropezando o deslizándose por el pasillo fue que se abrió paso hasta el origen del alimento.


Vislumbró a la figura frente a una máquina que desprendía fuego, se agazapo entre el marco de la puerta y el pasillo listo para huir si era necesario pero el hambre feroz hizo a su tripa chillar del hambre; había sido descubierto por aquel ente pero también se percató de la nula intención agresiva por parte de aquella figura, muy lentamente entro a la cocina arrastrando su pequeña cola manifestó su primer comunicado moviendo apenas su pequeño hocico. — Carne... Carne... — Fue su primer diálogo con este ente, si detallaban más sus rasgos había un par de cicatrices, falta de escamas y suciedad en casi todo su cuerpo pero lo más difícil de digerir eran esos ojos vacíos tan profundos como el abismo mismo. [/code]
 
 
[code][center]August, 12 / 3:20 pm[/center][/code]
[code]Su pasado es un misterio que incluso él olvido. El último flashback en sus memorias presentes fue la figura borrosa quien aclamaba plegarias de salvación para aquel que había perdido la voluntad; Red había sido encontrado en Rusia y posteriormente [b]“revivido”[/b] por el gobierno japonés, adiestrado como una máquina de combate con el único fin de servir a la nación [b]Asiática[/b]. No hace mucho alguien le había salvado de su miseria, sin embargo, sin recuerdos era imposible para él sobrevivir en la soledad.

Su cuerpo había sufrido severos cambios físicos y psicológicos, vago y continúo vagando en un intento por cobrar lo perdido o por llenar el vacío anclado en su estómago. Varios días en ayuna, sin dormir habían hecho que el hombre que alguna vez fue tomo una forma más… dócil, un pequeño mamífero con alas excavando su espalda vagando por los parques buscando alimento apenas podía orientarse y para colmo de sus males la lluvia estaba cayendo a cantaros empapando todo su pequeño cuerpo de una forma peligrosa, quedo entumido con las extremidades retraídas y en un momento dado una figura extraña lo había tomado en brazos.

Estaba débil como para oponerse el movimiento estrepitoso agitaba su cuerpo mareándolo que se quedó tieso entre los brazos de aquella entidad extraña, su vista se tornó borrosa como un muñeco de felpa se dejó llevar a donde fuera que el destino quería. El tiempo dejo de importar, pero lentamente logró sentir el cobijo y la calidez de algún entorno; una toalla secando sus extremidades puliendo el brillo que este irradiaba, más consciente se levantó con ambas patas firmes en el suelo encorvándose gruño ante esa entidad con una clara advertencia de lo peligroso que podía llegar a ser. —[c=#E50000] ¡Tssss![/c] — Tembloroso aun observo la peculiaridad de esta y ese aroma tan extraño irradiando por todos lados.[/code]

[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/04/20/70/00/R--oHr8aYfcJ-b.jpg]
 
 
[code][b]Sexo desnudos en el mar... Que te de cena... ¿Eres realmente caprichosa, no es así? ~ [/b]

-Sus palabras fueron acompañadas por una pícara carcajada, pues la idea no sonaba nada mal ni tampoco estaba muy lejos de lo que pensaba hacer en los próximos días, mas no era eral plan en el momento. Si sucedía pues, bienvenido era también. Para "reprender" la osadía de la sugerencia de su pareja, se atrevió a regalarle una suave palmada sobre el trasero, pues le era fácil hacerlo por la manera en que le cargaba, encontrándola bastante ligera por la diferencia de estatura entre los dos.

La textura de la blanca arena sobre sus pies, la agradable vista de los cielos tornasolados con el atardecer que poco a poco tomaba lugar, donde el océano serviría como la manta bajo la cual el sol iría ocultándose en los próximos minutos, ya que cuando de esos dos se trataba, el tiempo parecía volar y para él, era un cambio total comparado a lo que ha vivido por toda su vida. Un cambio más que bienvenido. La refrescante brisa marina los acariciaba, y el sonido de las olas, el dulce cantar del calmado mar los acompañaba, era como una dedicatoria de aquel isolado lugar para la pareja.-

[b]Tal vez te conceda el deseo, sin embargo ahora... ¿Qué te parecería si te digo que no tengo la menor idea a dónde vamos? No lo pensé cuando decidí secuestrarte.[/b]

-Su voz parecía ocultar algo, mientras sus pasos los guiaban cerca de las aguas, mas no lo suficiente como para que las olas los alcanzaran. Habían algunos pedazos de madera seca abandonada, gracias a Dios no mojada, lo que le regaló una brillante idea, literalmente. Deteniéndose, suavemente colocó de pie a su prometida frente a él una vez más, regalándole un beso sobre los labios, efímero, mas no falto de amor.-

[b]Parece que la naturaleza nos ha regalado nuestro destino. Sí, no estamos muy lejos, pero creo que será divertido...
[/b]
-Entonces, separándose de su mujer, se dedicó a juntar los pedazos de madera que encontró, formando una especie de pequeño montículo ante el cual se hincó de cuclillas. Tomando un trozo muy parecido a una delgada rama entre ambas manos, comenzó a frotarlo de manera que haría rápida fricción entre la punta de este y uno de los trozos de madera. Esto provocó algo de humo, ante o cual soplaba, tratando de elevar la temperatura del punto donde existía ese roce madera con madera, tratando de hacer al fuego despertar.-

[b]Vamos, coopera... Maldición. Coopera... [/b]

-Se le notó algo frustrado mientras lo hacía, sin embargo era un gesto sincero en su humanidad, mas era una molestia temporal por tratar de cumplir con un capricho, no producto de la ira. Siguió esforzándose, hasta que una pequeña llama cobró vida, lo que le hizo cambiar de expresión en un instante. Soplando varias veces con fuerza y picando la madera con su ramita, poco a poco esta comenzó a encenderse en llamas, preparando así una fogata justo a tiempo, pues el sol estaba cercano a esconderse detrás del horizonte.-

[b]¡Sí! Pensé no lo lo lograría. Maldita madera rebelde, se parece a ti. La ventaja que tienes es que... Me encanta que seas así... [/b]

-Emocionado gritó, dejándose caer sentado frente a la fogata, apoyando las manos sobre la arena y levantando la mirada hacia el cielo con una sonrisa tenue dibujando su rostro.-

[image=https://d3rr2gvhjw0wwy.cloudfront.net/uploads/activity_galleries/284503/2000x2000-0-70-134f4f9b5b7cfccd4f08ea1f3a22206e.jpg]

[/code]
 
 
[code][b]Sé lo que intentas hacer… Llevar a tu presa hacia la oscuridad para poder atacar en el momento oportuno. Me pregunto si este hombre caerá ante la trampa.[/b]

-Una vez entraron a la habitación se había dispuesto a ordenar algunas cosas, pues habiendo colocado las maletas sobre la cama, las habría abierto para colocar en el armario las múltiples prendas, tanto suyas como las de su prometida en el perchero, mirándole de reojo con una sonrisa llena de juego y despreocupo tras sus propias palabras. Dejando su tarea a medias, se dio vuelta para así acercarse a la pelirrosa.

Sus manos tomaron las mejillas de esta con sumo cuidado, con delicadeza y el notorio amor que tenía para con ella en todo tacto que compartían, robando un beso de los dulces labios contrarios que no hacía más que dejar en evidencia esto por igual. Con la mirada puesta sobre ella, el dorso de sus falanges diestros recorrió con dulzura la mejilla contraria, llevando un mechón de cabello furtivo tras la oreja de ella.-

[b]Tu plan malévolo suena bien. Tal vez las estrellas me distraigan lo suficiente como para que puedas morderme… O quién sabe, tal vez te muerda yo a ti. ~
[/b]
-Con eso último, sus ademanes cambiaron pues parecía estallar con energía de un momento a otro. Riendo con total paz y gozo, sus brazos la envolvieron de los muslos y la cargaron sin preocupación alguna en el mundo, llevándosela al hombro como si la secuestrase, dirigiéndose al deck al cual apuntaba la amplia puerta de cristal de aquella habitación la cual abrió al deslizarla el pie para poder salir. Había una bonita mesita de terraza, dos sillas y una sombrilla que tal vez los protegería del sol a la mañana siguiente, mas siendo la noche la que se avecinaba servía poco propósito.

Bajando un juego de escaleras de madera que descendían hacia la playa, sus pies jugaron uno con el otro para despojarse de su calzado, y así descalzo caminar sobre la arena. Tal vez, y sólo tal vez, era la pelirrosa la víctima de su propia sugerencia. ¿O no? A él le daba totalmente igual. La felicidad que sentía junto a ella era tal, una que no sentía en mucho tiempo, que habiendo recién llegado sólo se dedicaba a disfrutar de la idónea compañía de su mujer.-

[b]El que se distrae pierde. ~[/b]
[/code]
 
 
Buenas tardes gracias por aprobar mi solicitud espero podamos ser amigos
 
11-20 of 573
Mɪɴᴀᴍɪ Ღ Mᴏᴍᴏᴋᴀsʜɪ | Comments (Page 2) | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.