iOrbix
iOrbix will be Migrating to Similar Worlds
Similar Worlds
Email
Password
Comments
 
Send Comment
1-6 of 6
1
 
Espero podamos llevar un agradable rol ¿usted por donde suele rolear?
 
 
[i]Había marchado a paso raudo, lo que menos quería era causar un encuentro que fuese a desestabilizar todos y cada uno de sus cimientos, no ahora. Razón por la que tuvo que empujar incluso a dos o tres personas en su avanzar, era como si sus pasos pesaran más de la cuenta, tenía ahora furia acumulada, una férrea necesidad de soltar todo aquello que en sólo segundos por verla volvió.

Se odió de una forma avasalladora, por claudicar, por haber tenido la intención de contactar con ella ¿por qué? Tenía que liberar esas emociones, y que mejor que en lo que actualmente seguía siendo su trabajo, aquel nido de peleas clandestinas donde molerse a golpes era su constante. Acabaría con todo aquello que en su camino se cruzase, sin duda.

Pero el destino le tenía un camino distinto, aún riéndose en su cara de su ya confirmada desgracia.

[center]"¡Elyas!"[/center]

Escuchó y frenó, no por si mismo, fue un algo en el interior que no le dejó avanzar más, quedándose con la mirada perdida en un punto distante e indefinido, eso por segundos que parecieron una eternidad, era ella, era su voz, la siguió escuchando sin girarse, pasando saliva con espesor y empuñando las manos con fuerza a fin de retener todo aquello acumulado.

[center]"Creo que fue… Una confusión" [/center]

Tensó la quijada y cerró su único ojo con la finalidad de hallar la respuesta en ese caos interno ¿qué debía hacer? ¿dejarla ir sin más y dejarla creer que se había confundido? ¿qué?... Fue apremiante la sensación de asfixia en el pecho, pero finalmente cedió al impulso, girándose para encontrarse con ella. No hubo contacto con su mirada, pues ella mantenía los ojos cerrados, quedó inmóvil hasta sujetar la mano ajena en un acto reflejo, esa que ella usaba para consolar su pecho— [b]Soy yo [/b]—dijo tan sólo, la gente pasaba por el costado de ambos, ajenos a lo que ahí estaba sucediendo, así que tomó la determinación de llevarla consigo, valiéndose del agarre a su mano para sacarla del flujo de gente con tal de llevarla al callejón continuo, donde la mantuvo sujeta, guiándola a la pared sin fuerza desmedida en si, mas sería notorio el esfuerzo que hacía por no hacer uso de ésta— [b]¿Por qué volviste? [/b]—el tono de por si grave se tornó forzado, eclipsándola bajo la sombra de su altura sobre ella, mirándola con tal frialdad que sería evidente el estrago que aquel encuentro le causó. [/i]
 
 
[i]¿Meses? ¿Años?... El tiempo había pasado, primero lento, como si cada día fuese un tortuoso reto, entre memorias y trazos de un pasado que se disipaba al viento, que se perdía en hórridas sombras donde sólo un rostro quedaba al final, un rostro que se esfumaba como si un cristal se quebrara ante sus ojos.

No hubo un adiós ni últimas palabras, todo pereció y se consumió como si nunca hubiese sucedido, como si esa parte de su vida sólo fuese un parpadeo. Desde aquel día todo se volcó en una furia avasalladora, no ajena a él, quien de límites no conocía, pero que bien aprendió a tenerlos cuando se trataba de ella.

La vida no fue tan diferente a partir de ese momento, su usual trabajo seguía siendo el mismo: Molerse a golpes era su alivio, su único punto de fuga para apaciguarse, además de ser algo en lo que no requería ser amable ni andar con tientos.
Sin embargo había cambiado de residencia, todo con la finalidad de no encontrarse con los sitios que le recordasen a lo sucedido. Pero el destino era tan caprichoso que se vio orillado a volver.
Apenas habían pasado un par de días, no habían muchas novedades, incluso el establecimiento donde solía comprar las malteadas para ella, seguía igual, sólo un poco más amplio ahora. Aún estaban sus enormes cristales que dejaban ver todo desde afuera, incluso vio la mesa donde solía estar ahora vacía, pudo confirmarlo conforme acortó distancias al cruzar la calle, no era su intención ir ahí, pero quedaba de camino a donde en realidad se dirigía, el club donde más tarde trabajaría.

Pero todo dio un vuelco que le hizo frenarse de golpe, ocasionando que un sujeto chocase con él, reclamándole éste enseguida, a lo que una simple mirada del más alto hizo advertir de un mal final si seguía molestando, así que el sujeto terminó por seguir su camino a regañadientes. Elyas en cambio permaneció ahí frente a uno de los cristales y por primera vez en mucho tiempo sintió que sus cimientos se volvían endebles al ver la espalda de quien nunca pensó volver a ver, no era sólo verla, su presencia era obvia, la sentía como si fuese la primera vez que se topó con ella ¿era verdad o sólo producto de su imaginación?...
No iba a dejar que el tiempo le diese respuesta, él mismo fue a la entrada del establecimiento para entrar sin más, solía llamar la atención por su parche y altura, nada que le fuese importante ya, mucho menos cuando emprendió camino hacia aquella mujer, en cada paso las memorias se volvían lucidas y una vorágine de emociones le asaltaban, había furia retenida, porque no hubo un adiós, no hubo nada que explicase su desaparición, pero también estaba aquello que a ella le unió, emoción y sentir que no se apagó, quedó alojado en un recoveco aislado.

Estiró su mano para tocarle el hombro, pero no llegó a hacerlo, de hecho se detuvo en seco y retrajo los dedos hasta empuñar la mano con fuerza, haciendo tronar sus nudillos. Pudo decir algo, pudo llamarla, pero se giró ¿por qué buscaría respuestas de algo tan obvio? Si ella se había ido era porque no hallaba razón para quedarse, eso había asumido en la tortura de sus días más oscuros. Así que apenas y rozó sus cabellos cuando había estirado la mano, volviéndose para marcharse por donde había llegado; no iba a fastidiarla, es más, haría lo posible por no pasar por es sitio una vez más.[/i]
 
 
¿Dorita?
 
 
Hola, muchas gracias por aceptarme. Espero logremos una amena amistad a futuro. )
 
1-6 of 6
1
Dᴏʀɪ ﻬ | Comments | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.