iOrbix
Email
Password
Comments
You don't have permission to comment on this profile.
1-10 of 44
 
I loved you.
I really did.
 
 
Feliz Día papacito. [?] Digo, Feliz Día del Padre, rey de los mil hijos.
 
 
Μου λείπεις
 
 
Cuando Zeus le veia de esa forma Hades sentía que se derretía. Esa faceta tan dulce del rey de los dioses era una que solo el podía ver. Su corazón latía desbocado, Zeus siempre le ponía nervioso. Sujetó bien a los dos gatitos en su pecho, uno en cada mano. Cerró los ojos y sonrió. Se sentía cómodo en esa posición, no quería moverse de ahí.

— Yo a ti, rey bobo. —
 
 
Hades sujeto con cuidado al gatito mientras se echaba en las piernas de Zeus. Recargado sobre de el siguió agitando un poco al diminuto animal, enternecido con sus maullidos. Estiro un dedo para acariciar la carita del gato, dónde se volvía más oscuro su pelaje. Le sonrió al gatito.

— Anker me gusta para el peludito. Este se llamará... Enid. Solo si estás de acuerdo. — Le miró hacia arriba. Sus ojos relucian. Le gustaba estar de esa forma con Zeus.
 
 
Hades observo a Zeus con atención. El alcance de los poderes del rey de los dioses le sorprendía siempre. Queriendo que ambos gatitos estén bien retiro de las manos de Zeus el gato y le dió el otro. Entonces le señaló, indicando que le haga lo mismo que al otro.

— No he pensado. Bueno, si, pero no obtuve nada bueno. Los nombres que pensé eran trágicos o muy malos. Incluso aburridos. Soy malo con esto. — Sonríe de lado mientras juega con las orejitas del pequeño gatito. — ¿Nos los quedamos? Serán tus gatitos del Olimpo ahora. ¿Qué dices?
 
 
Se sentó junto con Zeus, sosteniendo a uno de los pequeños gatos en su mano. Lo agarro de su pequeño cuerpo, escuchándolo maullar. Sonrió. Le gustaban los felinos, eran adorables y graciosos.

— Los encontré en una bolsa. — Le explicó, esperando que comprendiera. Comenzaba a sentirse culpable. No sabía sobre cuidados de animales, mucho menos de cachorritos. — ¿Su madre? No lo sé... No la busque. Solo los encontré y no pude dejarlos ahí. Podemos ... ¿Darles leche y comida para gatos? No lo sé. Lo siento.
 
 
Escucho los fuertes pero firmes pasos de Zeus. Estaba en la ducha. Contuvo la imagen que se creaba en su mente, pues no era momento de ponerse caliente. En cuanto vio a Zeus fue a él y le abrazo. Repartió besos en su mejilla.

— Buenos días. O noches. Yo también te extrañé como no tienes idea, rey responsable. ¿Día pesado? — Preguntó aunque ya conocía la respuesta. Le tomo del brazo y lo acerco a las cobijas donde estaban los dos gatitos caminando un poco. Tenía una sonrisa enorme en la cara, los pequeños maullidos de los animalitos apenas se escuchaban. — Me robe dos gatitos de mundo humano.
 
 
Zeus tenía asuntos por atender ese día, por lo que Hades tenía el día libre. Con la guerra encima le quedaba poco tiempo libre para relajarse y todavía menos a Zeus. Así que fue al plano mortal, para preparar una pequeña sorpresa para Zeus. Estuvo un rato ahí, buscando lo que necesitaba y haciendo lo que debía. Cuando sintió que era tiempo, se preparó. Sin embargo se decidió dar una pequeña caminata antes por dónde estaba.

Recorrió el pequeño poblado al borde del bosque, disfrutando de los colores verdes del pasto dónde se había metido. Entonces sintió a su pie chocar suavemente contra algo. Confundido bajo la vista y vio una bolsa negra. Pensaría que era basura si no detectará la vibración baja tan característica del inframundo. Gruñó. Había algo muerto ahí adentro. Se agachó, abrió la bolsa y adentro vio varios pequeños cuerpecitos. Eran pequeños gatos. Sintió coraje. ¿Como podían los mortales ser tan crueles? Esas criaturas tenían meses apenas. Estaba por hacer un berrinche del enojo, hasta que escucho un diminuto maullido. Regreso la vista a la bolsa. Adentro se removia uno de los gatitos. ¡Estaba vivo! Así que checo a los demás. Creyó fracasar en su misión de rescate hasta que noto un tenue latido cardíaco en otro de los gatitos. Saco con cuidado a los dos pequeños de la bolsa y los guardo en las bolsas de sus chaqueta de cuero, para darles calor. Entonces, sin más por esperar se transportó al Olimpo.

Llego a la habitación de Zeus, dónde ahora también dormía el. Acomodo un par de cobijas y saco a los gatitos. No sabía que darles de comer aún. Pero les sirvió agua en un recipiente.

— ¡Zeus! Te traje una sorpresa cariño. Ven. — Llamó al rey de dioses, esperando que estuviera en el baño o cerca de la habitación.

[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/03/64/44/96/Hades--gKbKvG1tH-b.jpg]
[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/03/64/44/98/Hades--fycYfbWZI-b.jpg]
 
 
— Tienes deberes de rey que cumplir, más ahora que hemos perdido el Inframundo. Aún así a veces tengo el deseo egoísta se robarte todo para mí. — Se quedó callado al escuchar su petición pero sonrió de lado. — Contaré las veces que lo pidas. Si, la respuesta siempre será si.
 
1-10 of 44
Ƶєυѕ ᴷᶤᶰᵍ ᵒᶠ ᵗʰᵉ ᵍᵒᵈˢ | Comments | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.