iOrbix
Email
Password
Comments
 
Send Comment
1-10 of 20
 
[code]La mujer ya casi estaba montada en su caballo cuando las pisadas se hicieron aún más fuertes. — [c=#006600][b]Arriba, Levi, ¡Sube tan alto como puedas! [/b][/c]— Su escapatoria perfecta eran los caballos y ahora se había esfumado. Por mucho que fueran veteranos, escapar a caballo de una horda de titanes era suicidio, más si estaban en un lugar tan cerrado como aquel bosque. La teniente sabía que no dañarían a los caballos, no era su instinto atacarlos. Rápidamente, se quitó el pequeño broche que sujetaba su capa a sus hombros, lo clavó en la silla del caballo y dejó la pistola con una bengala verde sobre él, enganchada para que no cayera. El caballo partió a todo galope justo a tiempo, fue todo demasiado preciso: un titan se lanzó sobre ella justo cuando su gancho salía hacía un árbol cercano. — [c=#006600][b]¡Woow! ¡Que cerca estuviste, ¿eh?![/b] [/c]—Pese a la situación, la mujer sonrió y esquivó lo mejor que pudo a los titanes que se habían juntado a su al rededor para intentar devorarla. Subió también lo más alto que pudo, dejando bastante abajo a aquellos que querían devorarla. Sin más, se dejó caer contra el tronco de su árbol, soltando un largo suspiro. — [c=#006600]Hey, Levi, ven acá.[/c] —Le hizo señas a su colega para que se acercara al árbol. Suponía que ya se imaginaba la situación en la que estaban, sin caballos, con un tumulto de titanes queriendo devorarlos y al parecer, dos enemigos potencialmente peligrosos — [c=#006600][b]Solo tenemos que esperar la noche. Quizás se calmen un poco... [/b][/c]—Le hizo una señal con las manos, difícil de interpretar si no conocías a la mujer, supondría que para el Ackerman sería fácil de leer: Caballos. Los demás caballos aún deberían de estar ahí. Había mandado el suyo como señuelo, quizás lograra llegar a la muralla y decir así, sus compañeros sabrían de quién era el broche, mandarían una comitiva de rescate y acabarían de vuelta. Lo más probable, es que no llegara, que lo interceptaran y buscaran que demonios habían mandado en aquel caballo; nada en particular. Cualquiera que fuera la situación de aquello, les daría el tiempo suficiente para recuperarse y planear algo mejor que esconderse en las copas de los árboles. [/code]
 
 
[code]— [b][c=#006600]¡Levi![/c][/b] —No necesitaba verlo para saber que algo había ido mal, aún así como acto reflejo cuando el capitán dejó inconclusa su frase, Hanji se giró de inmediato para ver como caía. Si bien ambos llevaban años en la Legión de Reconocimiento, era cierto que nunca había podido dominar del todo sus impulsos cuando se trataba del Ackerman. De inmediato, su atención se enfocó en Levi, saliendo al instante a su encuentro. También había visto los cadáveres, no había más por hacer, se ganaría probablemente unos cuantos días encerrada como castigo, aunque en ese momento no le preocupaba tanto su futuro.

— [b][c=#006600]¿Qué mierda ha sido eso?[/c][/b] — Había visto lo que parecía ser la sombra de un titan, pero Levi estaba literalmente en el lado opuesto, no había forma de que él haya sido atacado por el mismo titan. Hange estaba unos metros más abajo que el capitan. No era miedo lo que sentía, realmente hacía mucho que no sentía temor hacia los titanes, pero su lógica empezaba a actuar y llegaba a la conclusión obvia: Aquellos que hicieron eso eran humanos cambiantes. ¿El colosal y el acorazado estaban ahí? No parecía que fueran ellos, no se veía la masa gigante del Titan Colosal por ningún lado y de ser el acorazado, habría sido difícil de esconderse también . Entonces, había más humanos infiltrados, más humanos que quería perjudicar a la humanidad. El cerebro de Hange siempre que intentaba desenmarañar aquellos acertijos terminaba exhausto y ella de muy mal humor. — [b][c=#006600]Larguémonos, Levi. Más alto.
[/c][/b]
Quizás tampoco lo expresaría en voz alta, pero no quería arriesgar a su compañero ni un minuto más. Aunque haya sido una situación por completo extraordinaria a ella, la verdad es que no se podía permitir exponerlo más, no solo por la pérdida tan grande que representa perder al solado más fuerte de la humanidad, también por el desgaste emocional y el dolor que sentiría si algo llegaba a ocurrirle al Ackerman por su culpa. No estaba dispuesta a permitir que le faltara en algún momento, no se hacía a esa idea. Se notaba la preocupación en la mujer, aunque estuviera acostumbrada a aquello, siempre que enfrentaba a titanes cambiantes, las cosas se ponían difíciles, ni en sus peores sueños pensaría que algo así llegaría a pasar.

Su caballo estaba más adelante, se había quedando pastando junto con el otro equino que había salido corriendo con su jinete a medio comer encima. El cadáver ya no estaba, ya no tendrían que deshacerse de él. No era momento para ponerle mucho atención a la pequeña decepción que sintió al saber que ya no regresaría abrazada al Ackerman en su mismo caballo. Sus sentidos estaban más agudizados, tratando de encontrar los patrones de una emboscada antes de que ocurriese. ¿Por qué no salían de su escondite? Con los soldados sí que tenían que haberlo hecho, alguien debió de haberlos visto. Si tenían planeado asesinarlos ahí, ¿que más daba que se escondieran de ellos? Estaba a punto de tomar su caballo, tenía demasiadas preguntas en la cabeza ya, pero no sabía realmente cuantas de ellas eran correctas. — [b][c=#336600]Ellos saben quienes somos...[/c][/b] —En efecto, iba absorta en la teoría que su cabeza iba formulando, cuando escuchó el rugido de un animal. O esa parecía. La piel se erizó por completo cuando se vio transportada por sus recuerdos al día en que casi capturan a la titan femenina. Era el mismo bramido. ¿Estaba ahí de nuevo Annie? No tardó en tres segundos en sentir el retumbar del suelo. Ya se acercaban. [/code]
 
 
[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/34/98/38/Cham-Cham--LZBZCaKiL-b.jpg]
[/center][c=#2D8056]*El veloz movimiento rotatorio del boomerang pronto llegó a manos de su juvenil dueña que le sujetó con firmeza atrapandolo en el aire como si fuese un juguete. Tanto Cham Cham como el sargento Levi quedaron a escasos metros de distancia y entre las frondosas e inalcanzables ramas de los árboles vecinos.-

*Al permanecer más cerca del azabache, Cham Cham escaneó el físico del guerrero, viendo esa vestimenta que trae consigo, y sobretodo, el equipo tridimensional que le hacen maniobrar. Sabía que no podía confiar en primer instancia, pero a como se daban los aires de aquella trágica historia, ambos no tienen otra opción que trabajar en equipo en una especie de intercambio de planes y estrategias de ataque. La exótica adolescente, cuya Juventud, cuán palpable es a simple vista se puede apreciar como aquellos muchachos que entran a la legión, y al parecer, del lugar del que ella proviene también se les entrena desde muy temprana edad. La juvenil guerrera, entrecerró sus ojos por breves instantes cuando el retumbar del piso y del tronco del árbol se cimbraron por aquel jadeante titán que intenta alcanzar al joven Levi.- [/c] - Madre tierra, Tonantzin, no perdones a éstos seres, engullen y matan sin razón, solemnes somos aquellos que servimos a la vida y desdichados son quienes matan por gusto sin respeto a otros seres. [c=#2D8056]-Dijo en prosa, lanzando nuevamente el largo boomerang que descansa sobre su desprotegido y esbelto hombro, por supuesto que aquel arma arcaica no era tan poderosa como un equipo tridimensional, pero si muy eficaz, silencioso y discreto para atacar desde otros ángulos sin advertir al enemigo de una herida grave o muerte trágica, misma que logró con acertar en la nuca del titán, mismo que cayó al piso y comenzó a desintegrarse bajo una nube de espeso vapor.- [/c]

- ¿Ahh? ¡Paku Paku! [c=#2D8056]-Llamó al pequeño mono qué pronto llegó al llamado de su querida dueña, colocándo sus largos brazos alrededor de la muchacha.-[/c] - ¡Esto no puede ser! Ese titán... Esa cosa ... Está desapareciendo, se ha esfumado, ¿Qué clase de cosas son estas criaturas? [c=#2D8056]-La joven estaba sorprendida, pues su mayor prueba de que era capaz de enfrentarse al peligro y ser una guerrera de elite se estaba esfumado. Entretanto, el arma regresó a ella como es costumbre, y ahora su vista estaba enfocada de nuevo en el azabache.--[/c] - ¿Enemigo o aliado? [center]
[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/33/79/99/Oliver-Ryuujin-sfuH0sJSj-b.jpg]
[/center]
-[c=#2D8056]-Le preguntó, quedando ahora ellos dos en un sitio plagado por titanes, donde quizá podrían haber soldados de la Legión siendo masacrados, engullido o apenas y sobreviviendo en una línea delgada entre la vida y la muerte. Si ambos querían salir de ahí, debían confiar plenamente en sus instintos.-[/c]
 
 
[code]Hange confiaba plenamente en los soldados que había elegido para aquella captura, realmente no esperaba bajas, se suponía que simplemente atraerían a uno, máximo dos titanes a las murallas. En primer lugar, se le hacía demasiado extraño que llegaran tan lejos sin una sola señal de humo. De inmediato, cargó su bengala y disparó una estela de humo rojo. La orden para ello había sido clara, ¿no era así? Una bengala roja era retirada inmediata, no arriesgaría a sus hombres por una batalla que bien se podía evitar. Y aún así, con todo aquella precaución, un caballo con medio jinete devorado había pasado junto a ellos tan solo hacía unos segundos.

Hange estaba más abajo que él, su cerebro trabajaba en entender como podían haber sufrido una emboscada tan repentina, que ni siquiera habían podido lanzar sus bengalas, ¿O era que no las habían visto por el bosque? Ella había estado atenta a ver alguna señal, pero los cascos de los caballos se habían dejado de escuchar desde antes. Era demasiado, la ausencia de gritos, la ausencia del sonido de la muerte, parecía que algo no terminaba de chocar en aquello. Ella no desenvainó sus cuchillas, mantuvo la mirada fija en el caballo que ya casi había desaparecido de su vista.

— [b][c=#006600]Levi, saquemos a los demás de aquí y regresemos, si no es necesario, no hagas contacto [/c][/b]—No le daba buena pinta para nada el mover de aquellos árboles, había dos posibilidades: Se trataba de uno titan de más de 15 metros o bien, un titan que había aprendido a pasarse entre los árboles. Cualquiera que fuera, suponía un dolor de cabeza para ambos.

Sus ganchos se dispararon y de inmediato, su cuerpo salió en dirección al mover de los árboles, de ahí había venido el cabello, ahí estarían sus compañeros. Necesitaba a ese punto, entender que había sido lo que había fallado y comprobar que por lo menos, la mayoría estuviera bien. Y entonces, sintió al sensación de que alguien le observaba, aunque a los pocos segundos comprendió que ya llevaba vario rato sintiendo la mirada encima. De reojo observó a su compañero, para saber si era él quien le observaba, pero no tenía sentido que desde el caballo fuera su mirada. Alguien o "algo" la estaba acechando. Entre los árboles, al otro lado de donde las aves habían volado, una figura humanoide se movía en la misma dirección que ellos, aunque parecía andar a cuatro patas. [/code]
 
 
[code]Quizás no lo admitía aún, lo más probable es que no lo haría nunca, pero le gustaba la confianza que tenía el azabache. Siempre daba por sentado que la misión sería completada y estarían de regreso, pese a que el pronóstico siempre iba en su contra. Pese a los insultos y las peleas, había una confianza bien cimentada entre ellos, así que no había protestas ni conflictos cuando se trataba de cumplir su trabajo.

Era una verdadera pena que la humanidad se perdieran de aquellos días a caballo, que no pudieran recorrer como la tropa de exploración a su antojo el territorio que le fue arrebatado años antes a causa de los titanes. Apenas entraron al bosque, hubo algo que a Hange le saltó. Los cascos de los caballos ya se habían dejado de escuchar y aunque al principio al entrar al bosque era normal por el cambio de suelo, tampoco es que se escuchara sonido alguno además de su propio equino.

—[b][c=#006600] Levi, a los árboles [/c][/b]—Ya le parecía demasiado extraño que nadie se hubiera topado con un titan, mucho menos que nadie hubiera lanzado la bengala de que ya habían entrado al bosque. No había problema en que dejaran el caballo, al final siempre se estaba más seguro ahí, pero complicaba la misión de no entrar en contacto con el enemigo. Esperó avanzar un poco más, hasta que se fue acercando el sonido de un trote; venía hacia ellos, no sería algo de extrañar, pero el equipo no estaba autorizado para retroceder sin sus ordenes. Al divisar de pronto al equino, supo que de verdad algo no estaba bien, pues pasó con medio jinete sentado, sin la parte superior del tronco. —[b][c=#006600]¿Qué demonios pasó?[/c] [/b][/code]
 
 
[code]— [b][c=#006600]¡¿NANI?! ¡Pero te acabo de decir que apenas una semana tomé un baño![/c] [/b]—Para la líder de escuadrón, en realidad, un "baño" era simplemente irse a refrescar a algún río cercano. Nada comparado con la refriega que le ponía el Ackerman cuando de verdad la obligaba a bañarse. Como si fuera un cliché malo y no estuvieran arriesgando sus vidas por un capricho de la castaña, Hange se tomó la libertad de rodear la cadera de su compañero con sus brazos e incluso, recargó la cabeza contra su hombro, teniendo que agacharse un poco para poder hacerlo.

Sus subordinados ya tenían instrucciones de como debían de proceder, se había tomado el tiempo de explicarles con lujo de detalles que debían hacer. Por supuesto que a Levi le tomaría solo un par de minutos entender el plan. —[b][c=#006600]Los atraeremos a la muralla, solo necesitamos uno, pero si se da la oportunidad, pueden ser hasta tres [/c][/b]—Incluso sonaba seria y es que quien había convivido con la castaña, conocía sus repentino cambios de humor y la seriedad con la que tomaba sus experimentos. — [b][c=#006600]Lo mejor es que no entremos en contacto con ellos, evitar el ataque[/c] [/b]— Y aunque era una misión "sencilla", puesto que en efecto, debían evitar el contacto por completo, no podía asegurar que no hubiera bajas, aún cuando fueran solo cinco soldados los elegidos para aquello.

Si bien, había pronosticado que se encontrarían con algún titan antes de llegar a los primeros grupos de árboles, empezó a notar que se acercaban cada vez más al inicio del bosque y aún no veía el humo rojo que indicaba la parecencia de alguna amenaza. Actuar dentro del bosque tampoco era lo más indicado. La pequeña avanzada ya estaba en sus posiciones en el campo, desplegados para abarcar el mayor número de terreno sin exponerse a un ataque en solitario. [/code]
 
 
[i][c=#000066]¡Gracias! Espero que nos llevemos bien. (?)[/c][/i]
 
 
Rol/Off: Gracias. ^^

Rol/On:

[c=#2D8056]*Densos árboles adornan el largo mar de abombadas y verdes copas que forman aquel espeso bosque de grandes árboles, cuya altura son dignos de admirarse. En Semanas anteriores, Cham Cham había escuchado acerca de seres gigantescos que gustan de comer carne humana y solían rondar por los suburbios más profundos de aquella vegetación. Para comprobar su valentía y ser merecedora de un tíltulo como "Guerrera de élite", Cham Cham debía adentrarse en aquellos lares poco explorados por los guerreros águila de su pueblo, pues la muerte ronda por ahí y pocos han vivido para comentarlo.-

*Armada de valor e incertidumbre, acepta el desafío, pues los más jóvenes de aquel pueblo siempre habían salido victoriosos de su enfrentamiento con un enemigo, consiguiendo también, un prisionero de guerra que era ofrecido a los dioses. Tras cuatro años de arduo y difícil entrenamiento, tomó su única arma que posee: Un boomerang blindado con piedra de obsidiana y partículas de oro tallado para un mayor ataque y resistencia. Y así, junto a su querida mascota, un pequeño mono de nombre Paku Paku, se adentró en una misión en la que ella misma duda siquiera salir con vida. Sin embargo, no volteó atrás cuando dejó a su querido pueblo sin siquiera voltear su mirada, pues debía dejar de ser una niña y era el momento para convertirse en una mujer de verdad. A sus dieciséis años, estaba convencida que debía poseer honor para su familia y para ella misma, no obstante, después de cuatro horas de camino, un siniestro ruido y el tambalear del piso se hizo presente, es ahora cuando vió aquellos titanes merodeando, dirigiéndose en horda hacia un punto en específico: Murallas, grandes y fuertes murallas que lanzan toda clase de ataques para atenuar su acercamiento.-[/c] - ¡Paku Paku, Paku Paku! ¿Puedes ver éso?[c=#2D8056] -Dijo completamente anonadada y sorprendida, las leyendas eran ciertas, y esos seres iban en la búsqueda de un bien en común: Carne humana, un dato muy importante que la chica no iba dejar escapar.- [/c]- Cham Cham debe llevar uno vivo o muerto, ésa es la ley.[c=#2D8056] -Mencionó empuñando su largo boomerang, y después lo lanzó con todas sus fuerzas, por obvias razones, el mecanismo rotatorio del artefacto lograba asestar a uno que otro titán, más no le estaba causando la muerte total, pero si un daño colateral.-

*El artefacto habiendo cumplido su cometido de cortar y mutilar regresó hacia la chica, sujetándolo con firmeza. Cham Cham frunció su entrecejo, pues sabía que no iba a ser tarea fácil, estaba a punto de hacerles frente "cuerpo a cuerpo" cuando la presencia de un galopar se escuchó a las cercanías: guerreros, ... guerreros montados en una especie de venados más fuertes y altos -"¿Qué serán?"- se preguntó a ella misma manteniéndose alejada por un momento del enfrentamiento de esos guerreros y los titanes.-[/c] - El dicho era cierto, el enemigo de tu enemigo, ... es tu amigo.
[center]
[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/94/57/78/Cham-Cham--V87gC0Hn5-b.jpg][/center]

[c=#2D8056]-Reflexionó al instante, especialmente cuando aquellos titanes comenzaban a cobrarse vida tras vida.- [/c] ¡NO, Cham Cham no puede permitir ésto![c=#2D8056] -GRitó a la par que lanzó desde su alta ubicación aquel boomerang, está vez logrando cortar manos, piernas y cuellos a cada titán mediante el uso del boomerang de mecanismo giratorio. De cierta manera, estaba ayudando a ése escuadrón de la Legión del Reconocimiento, pero ¿ellos harán lo mismo por ella?- [/c]
 
 
[c=#80562D][i] Por supuesto, aunque dado el caso no sabría como empezar. Podemos hacer algo casual tomandote la palabra.

Muchos saludos![/i][/c]
 
 
[i][c=#000066]¡Juvia agradece por agregar![/c][/i]
 
1-10 of 20
Levi Ackerman | Comments | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.