iOrbix
Email
Password
Comments
You don't have permission to comment on this profile.
1-10 of 34
 
El suave golpeteo de la lluvia inundó entonces tal escena, una que reclamaba cercanía, contacto y tibieza pese a la férrea personalidad que los ahí presentes seguían esgrimiendo. No era sencillo; ese cúmulo de sentires eran cada vez más fuertes y revueltos, como un mar intempestivo incapaz de conocer calmas, resignado a los albores. Respiró entonces con cierta dificultad; El aliento se le escapaba cuando ella brindaba alguna caricia o daba el mínimo roce.

— Yo solo quiero entrenar y mejorar, beber cuando se pueda y enfrentar a los mejores espadachines que el mar tenga para ofrecer. Extendió sus manos suavemente, entonces, levantando aquel abrigo para volver a colocarlo sobre los hombros de Tashigi, dejando que sus amplias palmas permanecieran ahí, sobre ella, en cercanía y de frente.

— Eso es todo lo que quiero hacer, pero, cuando estás tan cerca, todo lo que quiero es compartir eso contigo. Quizá el alcohol había creado una pequeña muesca en él; quizá todas las emociones de estos últimos instantes ahora eran demasiadas como para mantenerlo estable.

— No quiero que mueras en el mar, y no puedo evitar que luches tus propias batallas, así que solo puedo pedirte que seas más fuerte, que no dejes que te asesinen, que me permitas protegerte aunque sea de este modo, aunque no lo necesites.
 
 
No me arreste, tengo un gato que cuidar! No puedo dejarlo solo! por favoor señorita justicia! (??
 
 
Yo no fui! Fue mi gemela Sandy! -Revolcándose cual poseída en su intento de huir.-(?)
 
 
Jadeaba suave, pesado, aquellos labios devoraban su cuello, la hacían desfallecer, se estremecía por cada mordida, por cada beso y por cada caricia, que de forma maestra, la Marín le proporcionaba.

Sus manos se deshicieron del ajusto pantalón, lo que la obligó a separarse unos segundos de ella y bajar su cuerpo para ayudar a Tashigi y liberarla del estorboso pantalón que en ese momento fue lanzado por la navegante hacia un lado.

Se hincó ante ella, le besó los muslos, le acariciaba las perfectas y blancas piernas. Repartía besos y daba suaves mordidas dejando, de forma dispersa, la marca de sus dientes.

[c=#E57300]━ Sube la pierna, Tashi~ [/c]

Alzó la vista de forma pícara y guio la pierna izquierda de la Marín, flexionándola un poco, lo suficiente para dejarla descansar sobre el hombro derecho de la navegante. Una vez que tuvo ante su mirada aquella excitante vista, no dudó en volver a besar y morder la piel de la capitana, acercando sus labios cada vez más hacia la entrepierna, donde se detuvo y le mordió, como si quisiera dejar una marca eterna. Lamió la mordida, y decidida, acercó su rostro por completo a la intimidad de Tashigi, inhaló su excitante aroma y, aún por sobre la diminuta tela interior, comenzó a besarle, moviendo su rostro de izquierda a derecha para provocar con suaves roces la excitación de la mujer que lograba desesperarla de aquella forma.

[c=#E57300]━ Eres preciosa[/c]

Comentó en un susurro y sin previo aviso, recorrió la ya húmeda tela y su lengua se paseó en toda la suave y rosada extensión de sus labios bajos. Se hundía entre ellos y después los recorría con la punta de su lengua hasta llegar al pequeño botón escondido que comenzar a estimularlo con pequeños besos y suaves mordidas.
 
 
-esposada- Arrestada por qué!? TENGO DERECHOS! (?)
 
 
Una vez que sus manos probaron la libertad bajaron para colocarse ansiosas sobre los perfectos glúteos de la Marin, los presionó con fuerza, se hizo de ellos, los acarició, y de forma juguetona abofeteó a la par para después tomarlos entre sus manos y estrujarlos con fuerza.

La maestría con la que Tashigi se apoderaba de su pecho le robaron suaves gemidos; guiada por la lujuria giró sus cuerpos para poder ser la navegante quien la aprisionara contra la pared. Le besó con ansiedad, demandando una nueva guerra interior al mismo tiempo que sus manos acariciaban las caderas de la joven Capitana.


[c=#E57300]— Nadie vendrá ¿Cierto? [/c]


Cuestionaba entre cortados besos para buscar desabrochar el botón del pantalón ajeno y comenzar a tirar de el para desvestirle poco a poco.
 
 
[c=#E57300]━ Hazlo~
[/c]
Demandó al percatarse de las intenciones de la Marin. ¿Cómo negarse a ella? imposible. Volvió a devorar los labios de la joven capitana, mezclaba su lengua con la ajena, en una batalla que amenazaba con ganar, era exquisita, simplemente exquisita. Empujó su cuerpo contra ella comprimiendo sus senos con los ajenos, aun sin separarse de sus labios, la navegante alzó su pierna para frotar la entrepierna de su vigía.

[c=#E57300]━ Tashigi...
[/c]
Jadeó su nombre, bajó los labios al blanco y delicioso cuello de la joven de cabellos oscuros, aún aprisionadas sus manos, se sentía con la libertad de devorarle el cuello. Lo besaba, lo mordía, lo marcaba como su propiedad, dejando moteadas marcas en todo el arco.
 
 
[c=#E57300]━ ¿Joyas? ¿Quién dijo que busco joyas? Vine por ti Tashigi-chan, sin duda, tu eres mi One Piece.
[/c]
Aprovechó el descuido de la marin, tan concentrada en desabrocar sus pantalones, que sin dudarlo la navegante se lanzó contra el rostro de ella, unió su frente a la ajena y sonrió suavemente.

[c=#E57300]━ Por verte me entregaría las veces que sean necesarias.
[/c]
Cerró los ojos en cuanto unió sus labios a los ajenos, los degustó a placer, los besó suave, lento en un principio, le mordió los labios, succionó, y volvió a besar, esta vez más demandante. Lo sabía, en cuanto ella estaba cerca su juicio del que tanto se jactaba quedaba anulado, lo desechaba, y todo, por esos hermosos ojos.
 
 
Sus ojos se deleitaron la imagen frente a ella, el dolor en sus muñecas comenzaba a valer cada segundo.

[c=#E57300]━ Si Mahoma no va a la montaña, la montaña debe venir a Mahoma.
[/c]
Una juguetona sonrisa se apoderó de sus labios, la mirada avellana recorrió sin descaro alguno el curvilíneo cuerpo de la Marin.

Si, había sido arriesgado, pero en cuanto se enteró que en aquella isla estaban los marines del G-8 no tuvo más opción, dejarse capturar para poder estar cerca de "ella" era lo más loco y cuerdo que se le había ocurrido. Sabía además, que en cuanto la Capitana se enterara de su captura, iría hacia ella.

La indicación sus nakamas había sido clara, de no regresar a la mañana siguiente, podían comenzar la búsqueda, y eso implicaba, como era sabido, que Luffy pondría la isla de cabeza con tal de encontrarla.

[c=#E57300]━ Además, tu y yo sabemos que mi estancia aquí no durará mucho. Es muy fácil entrar a las celdas, si fueses una mejor Marin sabes de sobra que custodiarme en tu propio camarote sería lo más ideal.
[/c]
Sus palabras se mantenían en clave, por si acaso alguien más les estuviera escuchando.
 
 
Yo le amo más mi dulce capitana.
 
1-10 of 34
Tashigi たし ぎ | Comments | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.