iOrbix
Email
Password
Comments
You don't have permission to comment on this profile.
1-10 of 16
 
*le cambia Vestigios del Vacío por dulces* owo
 
 
*arrastraba el carrito con ruedas hacia el para cambiarle piezas de mod legendarias por legos*owo /)
 
 
+hacia ruiitos incomprensibles arrastrano el arco + o0o
 
 
le muestra lo nuevo que saco de la chatarra + owo .... + era un arco Rakta Cernos+
 
 
+le pegaba calcomanias de llamas para aumentar su poer+ o0o
 
 
La pelirosa se quedó quieta al escuchar a Ordis decir que expulsaba veneno por los ojos. Limpió con cuidado sus lagrimas y las observó detenidamente, no supo porque pero comenzó a reír de manera imparable. Era bastante tierno el desconocimiento de aquellos seres sobre la humanidad. Nunca se habían cruzado con un humano y eso los hacia bastante graciosos y tiernos. Trató de calmarse y respirar profundamente para dejar de llorar y pensar mejor las cosas.

Su corazón se sintió más cálido y no porque la fogata ardiera más, sino por aquella muestra de empatía que el operador había tenido con ella, cerrando sus ojos al sentir esas reconfortantes palmaditas en su cabeza. Exhaló un suspiro y tembló levemente al escuchar que podían venderla por su carne, entonces se levantó y agitó sus manos en forma de negación a esa idea tan cruel.

— Señor Ordis, me atrevo a decir que su crueldad es máxima. No me vendan por favor, puedo ser muy productiva para ustedes. Puedo enseñarles modales, no pueden ir por la vida queriendo vender personas o esas cosas tan feas. Hay una cosa que se llama empatía y puedo enseñarles. Además puedo ser una buena compañía. Señor operador. — Se dirigió a él y sonrió ampliamente. — ¿No se aburre siempre de estar sólo con Ordis? Parece que es un poco amargado... — susurró como si no pudiese escucharle el cefalón. — Le hace falta otro tipo de compañía, se lo aseguro. —
 
 
 
Quién diría que por casualidades de la vida, un mínimo fragmento de lo que la separaba de otra línea temporal y espacio, justamente fuese a formarse en mitad de su apartamento. Este hecho a cualquiera conseguiría ponerle los pelos de punta, y con razón, era inevitable no temer por el plan de algo superior a su ser.

Así fugazmente pensó cuando una grieta resquebrajó la atmósfera de su cocina, justo encima de la mesa donde ella comía. De un sobresalto se arrojó al suelo casi de cabeza, arrastrándose por las baldosas sin despegar la mirada del evento. El pensamiento cayó como un milagro del cielo, ignorando peligrosamente lo que le acechaba para correr -a trompicones- hasta su habitación y tomar la Glock de debajo de la almohada -cosa que siempre se llevaba a la cama en las noches que imaginaba demasiado.-

—¿Qu-Qué cojones?— Juró en ruso, sin saberlo. El cañón no dejó de apuntar a la abertura entreabierta, en una pose de la que se nutría a lo que haría un policía en esa situación.
 
 
La pelirosa no daba crédito a lo que escuchaba, era claro que no era ningún tipo de broma, cuando Ordis terminó el relato Luka comenzó a llorar desesperada y se abrazó al brazo del operador llenandolo de lágrimas.

- ¡Ordis es tam cruel! ¡Yo no soy una mascota, ni soy una homicida, yo solo quieto a mi mamá! - Gritaba inconsolablemente mojando al operador.

- ¡Lleveme a mi casa, por favor ! - El llanto se había convertido en un sollozo mientras observaba las llamas de la fogata. - ¿Qué le pasó a la humanidad? -
 
 
La pelirosa subía poco a poco la colina, siguiendo por detras al operador y a Ordis en aquella caminata; poco a poco comenzaba a sentir que el pánico la invadía al no saber que lugar ese ni como iba a regresar a su casa. Seguramente los aliens la abdujeron y ahora estaba en otro planeta. No lo sabia y llevó ambas manos a su cabeza agitandola de un lado a otro, como si con esa acción pudiera despertar de un mal sueño. Apenas fue audible la voz de Ordis.

- Del 2019. Pero no es como si esta fuera la tierra y yo hubiera viajado al futuro, ¿verdad? Hahahaha, eso sería de locos. ¿De quién fue la idea de la broma? ¿Miku?, ¿Kaito?, ¿Len? Vamos ya, que me estoy asustando.- Observó el refugio e ingresó, si era una broma de alguno de sus amigos se las haría pagar muy caro. - ¿Refugio de qué? - Sí, era muy preguntona. Apresuró el paso para no rezagarse y rápidamente alcanzó a aquel ser llamado 'operador'.
 
1-10 of 16
Cʜʀᴏᴍᴀ Pʀɪᴍᴇ | Comments | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.