iOrbix
Email
Password
Comments
 
Send Comment
1-10 of 108
 
[quote]
*siendo entregado un pergamino con el sello real*
[image=https://i.ibb.co/RcGJqcL/3175096.jpg] [/quote]
Puede llevar acompañante si gusta
Foro Avalón
https://iorbix.com/forum?fid=5308795351768&name=%E2%99%95-%E2%99%9A-K%C9%AA%C9%B4%C9%A2%E1%B4%85%E
 
 
[center] [c=#04B4AE]Me equivoque, no debí decirte señor, sino [b]NENA[/b]; Hahahahaha. [/c] [/center]

Le amarra un lazo rosado en su cabello antes de huir lejos. (?)
 
 
[med][center]Stanger[/center][/med]
[sep]

—No es una buena idea que bajes al pueblo esta noche, Mercy.

La voz de su más fiel consejero resonó por las paredes del pasillo que dirigía a la salida; Mercy había creído que sería capaz de escapar de sus regaños si se apresuraba a irse, empero, el alquimista sabía leerla y ya se esperaba aquel intento de huida. El motivo por el que se “suponía” que tenía que mantener resguardo en sus aposentos, era nada más y nada menos que el mismo por el que su frenesí (hambre) se vería más afectado: La Luna Sangrienta. El eclipse lunar le daba a los vampiros un aumento en todas sus capacidades y aunque en antaño esa oportunidad se utilizaba para pelear entre clanes, en la actualidad el tratado de paz impedía eso, volviendo la ocasión una simple celebración. Nadie sabía el motivo por el que eran bendecidos por la Luna, ergo, no fue de extrañar que las leyendas e inscripciones más viejas de los vampiros se refirieran al astro como “Madre”.

—Sé manejarme perfectamente, gracias.

Mercy ni siquiera esperó respuesta de su consejero; en un abrir y cerrar de ojos se transformó en bruma y recorrió un par de kilómetros – mucho mayor longitud de la que habría podido recorrer en una noche normal – ya que quería ir a ver la celebración que los humanos hacían en nombre de la gente a la que consideraban realeza, también conocida como “Clan Băutor” desde las sombras. Sí, ellas que habitaban los enormes castillos de Transilvania se habían vuelto una leyenda, pese a que se creyera que ya nadie vivía ahí ni manejaba un reino per se. Poco sabían los vivos de su condición de ganado; controlado desde la oscuridad y usado para alimentarse de la sangre que todas las generaciones pudieran ofrecer. De vez en vez se elegía a algún humano sobresaliente para ser convertido y servir a las Băutor… Era una lástima que esa práctica se hubiera dejado de hacer tras la traición del neófito más reciente.

Las luces eran centellantes y el aroma a sangre atrapaba. Encapuchada, la fémina caminó entre la multitud con el fin de esconderse y evitar que notaran sus ojos enrojecidos y su piel pálida; el tratado del círculo vampírico decía claramente que los humanos no podían ni debían saber de la existencia de los vampiros, con el fin de seguir ejerciendo un control secreto sobre ellos y evitar el pánico. Si Mercy desacataba las reglas que ella misma ayudó a hacer estaría en problemas y pondría a su ganado en aprietos también.

“Una visita rápida, un poco de emoción y de vuelta a casa.”

Para su sorpresa, el destino jugó en su contra y le impidió seguir el hilo de sus pensamientos merced a una presencia que le hacía sentir amenaza. ¿Qué era eso? Malechi, October, Badru y el resto de los líderes de clanes tenían que anunciar su visita por medio de cartas antes de pisar territorio ajeno, además, Mercy conocía su esencia a la perfección. ¿Podía ser un nómada? Eran cada vez más comunes en el mundo los vampiros que vagaban por cuenta propia, pero no en Rumania, no sin que ella se enterara. La no-viva se dejó llevar por el tumulto que bailaba y cantaba, desapareciendo después en una esquina que daba directo a un callejón. Sus sentidos le decían que él o ella estaba cada vez más cerca, por lo que entreabrió los labios, mostrando levemente los colmillos, y se encaminó entre calles pequeñas y callejones hasta el encuentro de aquel que había desobedecido las reglas.

Su consejero iba a ser castigado en cuanto volviera, se suponía que era su trabajo prever esas situaciones.
 
 
— No es diferente, es igual... Incluso, mucho peor. Yo soy la madre, soy la que debe aprobar quien es buena para mi bebé y quien no. Y nietos adoptivos... Solo espero que sean mucho más fuertes que tus hermanos, y ahí digo mucho. La pondré a prueba, si no derrota a uno de mis allegados, entonces perecerá y le cortaré la cabeza. ¿Entendido?
 
 
— ¿Sí? ¿Así justo como tú me pediste permiso para tener novia o una hija adoptiva? Nosotros no adoptamos hijos, nosotros los tenemos. Los adoptivos, si no son tan fuertes como nosotros, no nos sirven.
 
 
— Ya tiene tiempo, bebé. Pero como no fuiste a la boda de Indra, no lo conociste. Hasta Lena lo conoció {?}
 
 
[center][image=https://i.imgur.com/bxNomhF.png]

[med]TE ESPERAMOS[/med]https://iorbix.com/forum?fid=5308795240123&name=Echoes-of-the-Universe[/center]
 
 
[i] Seguía mirando, de vez en cuando, el papel de la quest que había tomado del tablero. Lo hacía con la vaga esperanza de que, mediante algún poder divino o una voluntad externa, las palabras allí escritas cambiaran por algo más sencillo para su nivel. Y no es que no fuera realmente capaz de ello, el potencial que Zafira tenía estaba dormido la mayoría del tiempo por 'seguridad' derivada de su temor propio de querer controlar sus poderes hasta en el mínimo momento pero, quizá, dejar de controlarlos podía ser lo único que le ayudara a mejorarlos. Suspiró hondo, arrugó el papel en el puño derecho y se pasó el brazo izquierdo cerca de los ojos donde retiró las lágrimas tras ayudarse con la manga de su camisa. Tomó aire con fuerza y lo dejó salir, estaba tratando de calmarse mas, aquel esfuerzo, se volvería en vano tras escuchar la voz que le llamaba con la misma pregunta que ella se hacía una y otra vez.

Giró un poco la cabeza para enfocar a la persona que se trataba, de reojo ubicó la figura, creyó haberle visto antes por algunos instantes pero, no logró reconocerle a tiempo por lo que terminó girando el cuerpo con total cuidado. Allí sus ojos amatista buscaron elevarse para que las miradas de ambos pudieran encontrarse. En su rostro, podía verse la evidencia de un berrinche con los ojos aún brillantes y los labios temblorosos. Asintió entonces con pequeñas pausas entre cada movimiento y bajó su mirada ante la irremediable vergüenza.

— S-Sí... Sí la he leído varias veces. Sé que será peligroso, también difícil pero... —Tomó aire con fuerza y lo soltó de la misma manera, casi con desesperación para contener esas emociones encontradas que afloraban rápidamente en ella. Pasó la lengua por sus propios labios, para mantenerlos hidratados y lidiar contra la te sequedad que su garganta comenzaba a experimentar. Carraspeó un par de veces antes de apartar su mirada para recuperar algo de fuerza en su tono, quizá si le explicaba la situación, no existiría problema alguno ¿verdad?— Era la única quest que aún estaba en el tablero, necesito cumplir esta actividad para... Cubrir los puntos de una actividad en la academia de hechicería que pertenezco.

Tras su explicación, volvió a presionar el papel de la quest con su puño derecho en un acto que buscó infundirle el ánimo y el valor que necesitaba para afrontar la situación. Volvió a mirarlo, tras levantar la cabeza y mostró, por primera vez, determinación.

— Sé que es difícil, pero lo haré. Sé que puedo hacerlo pero... —Su voz se fue mimetizando, disminuyendo el volumen e incluso esa determinación férrea se disolvió con cada una de sus palabras.— Acaso... ¿Quería esta quest? La tomé porque era la única que quedaba en el tablero, sé que debí elegir algo aún más sencillo, pero era ya la última. Si quieres tomarla, está bien, supongo que puede surgir alguna otra por allí y podrás darle una solución más rápida. Lo mío solamente son puntos, lo tuyo quizá... Sea más por la recompensa.—Levantó los hombros y extendió el papel con cuidado tras haberle quitado algunas de las arrugas que le hiciera. Sin embargo, al mismo tiempo se mostraba renuente de querer soltarlo, sabía que podía lograr aquella misión y, de hacerlo, probablemente no sólo obtendría muchos puntos, sino que también, quizá, tendría el reconocimiento de sus compañeros al menos por una ocasión.[/i]
 
 
- inserte.suaves movimientos que al unirse crean una bella danza mas por la emocion que le inunda- shiii~
 
 
Os quiero mucho papa...pero...revisa los mensajes.
 
1-10 of 108
Siegfried Valcross | Comments | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.