iOrbix
Email
Password
Comments
You don't have permission to comment on this profile.
1-5 of 5
1
 
[c=#56802D]Supo que su curiosidad había cruzado el límite cuando el silencio entre los dos se había alzado como una muralla. [i]"¿Estás bien?"[/i], habría querido preguntarle, pues parecía estar teniendo dificultad para terminar de ingerir aquel trocito de fruta que se había llevado a la boca cuando la pregunta le había sido lanzada.

Era bochornoso... Merlín era uno de los pocos amigos que Morgana tenía dentro del castillo, uno real; y allí estaba ella arruinándolo todo con intrincadas interrogantes inoportunas y sin sentido. ¡Quién sabe qué pensaría de ella!

Su mirada inquieta se centraba en el juego que sus propias manos iban recreando con la misma inquietud; con torpeza sus finos dedos se trenzaban unos con otros como si eso le permitiera hallar el valor para volver a hablar, para ofrecer una disculpa. De nada serviría alargar el momento mucho más, había sido un error tocar un tema tan sensible para muchos y lo que menos quería ella era verse ridícula ante los ojos del joven sirviente. Tenía que remediarlo.

Con renovada determinación su mirada había vuelto a erguirse en busca de aquellos ojos azules que no tardó en hallar: para su sorpresa Merlín le devolvía la mirada...

—[i][b]Yo... [/b][/i]—Había comenzado con un tímido balbuceo que fue silenciado de inmediato por las palabras del moreno. No se lo había esperado. En el momento en el que el silencio se había hecho presente, Morgana había sepultado cualquier esperanza posible de recibir une réplica, una opinión de su parte.

Una vez más, había estado equivocada...[/c]

[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/42/20/39/Morgana-Le-Fay-LWwjHUCoi-b.gif][/center]

[c=#56802D]Lo había escuchado con cuidado. Sus palabras eran cálidas, gentiles, llenas de una sabiduría impropia para alguien de su edad. Tenía razón, él la tenía y ella no podría estar más de acuerdo.

—[b][i]Tal vez un día las personas puedan ver que la magia puede ser una fuerza del bien.[/i][/b] —Combinó. Esta vez el verde de sus ojos relucía con aquel brillo que parecía haber perdido hace tiempo. Era increíble, casi milagroso lo que un poco de entendimiento podía hacerle a las personas. Por primera vez en mucho tiempo había vuelto a sentir esa calidez en el pecho que impulsa a ser mejor, a reinventarse, a vivir...— [b][i]¡Espera, Merlín! [/i][/b]—Le detuvo. ¿Se marchaba ya? Una parte de ella habría querido pedirle que se quede; pero era un sentimiento egoísta y lo sabía. Sintió el calor subir por sus mejillas, estaba segura que -aun cuando fuera leve-, el color había enmarcado bastante su rostro, al menos lo suficiente como para ser percibido en la cercanía— [i][b]¿Te veré luego?[/b][/i] —Se decidió a decir. Un atrevido [i]"Quédate"[/i], se le quedaría por siempre atorado en las ganas.[/c]

[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/42/44/41/Morgana-Le-Fay-AYqzeUWEC-b.gif][/center]
 
 
[c=#56802D]Trató de ocultar en vano la sonrisa que inesperadamente había acudido a sus labios. Ver a Merlín tan sereno, tan casual, le había provocado una punzada de ternura. A él no le importaban las apariencias, el estatus social; ninguna de esas banalidades parecían ser relevantes para él. Verlo allí de pie comiendo una fruta como si el mundo fuese así de fácil, como si las preocupaciones no existieran y, más importante aún, como si ella fuera su igual, le había devuelto el valor para formular aquella pregunta que llevaba tiempo rondando por su mente. Así fue como, sin demasiados miramientos, lanzó la interrogante con premura y curiosidad renovada:

—[b]¿Crees que las personas deberían morir sólo por tener magia? [/b]—La profundidad de su mirada se había vuelto aún más insondable, como si tratara de obtener de él la respuesta mucho antes de que sus labios la pronunciaran.

¿Estaba siendo atrevida? ¿Había cruzado la raya? Ella realmente necesitaba saber. Necesitaba la opinión de Merlín.[/c]

[center][image=http://68.media.tumblr.com/98f0c072c30bf2b4fd9e1183b02cea4e/tumblr_nj1fdvo4Vi1tyzf2do5_1280.gif][/center]
 
 
¡Muchas gracias, Merlin! Llevémonos bien~
 
 
[c=#336600]Su expresión cambió vertiginosamente, la sonrisa que tan naturalmente había iluminado su rostro de un momento a otro se había desvanecido. La transparencia de sus emociones eran tan evidentes como su temor a hablar de "ese" asunto.
Sin quererlo su mirada había caído junto con sus ánimos; le resultaba imposible mantener la mirada expectante de Merlín fija en ella.

—Sí... —Su voz no fue más que un fino balbuceo, presa de miedos inconfesables— Gracias, Merlín. —Y allí estaba de nuevo aquella sonrisa cálida y genuina; ¿cómo no agradecerle? El moreno parecía ser el único que intentaba ver a través de ella, el único que hacía el esfuerzo real por liberarla de sus temores.[/c]

[center][image=https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/originals/a8/b6/48/a8b6487564806d2a8b2ac6efcf9476d1.gif][/center]

[c=#336600]Jugó con sus dedos por debajo de la manga de seda de su vestido; parecía sopesar algo, una duda profusa que duró lo mismo que el pequeño intervalo silencioso que la separó de sus próximas palabras:

—¿Puedo preguntarte algo? —Su mirada volvió a buscarlo, impaciente, preocupada...[/c]
 
 
[c=#336600]—Podría decirse que ha pasado tiempo, Merlín. —El rostro de la muchacha se iluminó lleno de una jovialidad casi infantil al oír su nombre en boca de su amigo, aquel sirviente del joven príncipe de Camelot[/c]

[center][image=https://media.giphy.com/media/NE4AsnNfIwz7y/giphy.gif]
[/center]
 
1-5 of 5
1
Merlin Emrys | Comments | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.