iOrbix
Email
Password
Comments
You don't have permission to comment on this profile.
1-10 of 185
 
[c=#E50000]//Esta bien, hablemos por inbox hermanito. Hagamoslo cuando te conectes, te espero ♡[/c]
 
 
—[b]Exactamente mi señor, es esa la razón por la que no ha podido asistir su majestad. No le es grato aparecer a los demás planetas sin haberlo consultado previamente y, nosotros principalmente nos encargamos de la tarea cuya se le hace “embarazosa”. [/b]

—[b]Y así solicitar una audiencia con el líder[/b] —. Terminó el enorme y barbón elfo. Los tres atisbaron la llegada de los generales -que aún no conocían- pero no enfocaron su mirada en ellos más de cinco segundos. Siempre les parecía innecesario escudriñar a personas que no buscaban. Aunque la atención estaba puesta en el rey, su presentación fue general.

—[b]Mi nombre es Armahtar soy la traductora oficial del reino. Espero no le sea incómodo, pero he desplazado una magia que nos está permitiendo en estos instantes comunicarnos. [/b]—Se llevó los dedos al puente donde descansaba el antifaz y lo ajustó como acto reflejo al no traer sus gafas, era evidente que éste no podía deslizarse por la nariz.

—[b]Soy Nólakwen[/b] —, Se presentó el albino con una reverencia al igual que la elfo. —[b]Consejero real.[/b]
—[b]Y mi nombre es Sénthalion[/b] —. Dijo a secas con una reverencia. Aunque tenía un comportamiento socarrón y la mayoría de veces se encontraba airado; se mostraba diplomático en asuntos en los que se tenía que conciliar.
Levantó el rostro irguiéndose nuevamente el imponente y moreno hombre: bien podían notarse sus dos metros de estatura.

—[b]Somos miembros de la guardia real de Zemlja, ubicado a 2,5 años luz de este reino. En el planeta Émeraude. [/b]— Añadió la encantadora mujer.

[i]"O ¿estoy siendo claramente observado por ella en algún lugar?"[/i]
—[b]No se equivoque nuestra creadora no es omnipresente [/b]—. Esclareció el albino interrumpiendo; pasó sus manos en la parte trasera de su espalda optando una postura más relajada.

—[b]¿Qué día nos concederá una audiencia, su majestad Sinbad?[/b] —Continúo la mujer después de la pausa. —[b]Es de suma importancia para nosotros; por tal ponemos a disposición de su tiempo.
[/b]
 
 
La respuesta de aquel joven de actitud alegre y amable aunque con cierto aire de intriga como misterio le hizo entonces dar una vista hacia la embarcacion que probablemente este cerca de donde estaban ambos sujetos; habria mucha gente y entonces la razon de ello era lo que comentaba. Para este errante , estar en un ambiente sumamente cargado de magia le estaba dejando casi atonito, era como sentirse nuevamente en aquella academia o logia de magos.. ha pasado mucho tiempo ello le haria perder por segundos para luego y moviendo su cabeza sus ojos de diferente matiz a las de un humano normal le observan, si desea aprender sobre este lugar seria mejor seguirle la corriente a aquel joven quiza, si es de confianza podria decirle quien realmente es

-Solo soy un viajero que, ha llegado a estas tierras con una busqueda en si. aunque, ir al coliseo seria buena idea tambien, Soy Fabien Jacques Sardothien-

le expres una sonrisa leve, aunque tambien amable. tal como aquella contraparte quiza podia sentir su aura no era agresiva , ni mucho menos de desconfianza. es la de alguien quien desea conocer, conocer este nuevo mundo donde esta en este momento. su armadura podria verse un poco aunque claro aquel manto cubria recelosamente esos detalles
 
 
Los tres, embelesados por el paisaje que les obsequiaba el reino de Sindria yacían mudos. Apenas sus labios se despegaban en un profundo "wow".

—[b]¡Eh! Pues no se ve nada mal, podría ser beneficioso para Zemlja externar la invitación a una alianza. Ese vejestorio tenía razón después de todo[/b] —bufó, Sénthalion. Quien pico espuela de su deegron para acelerar el ritmo de su movimiento y empezar a acortar distancia entre la edificación y él. Los otros dos elfos le siguieron el ritmo.

Maravillados seguían recorriendo el lugar con la mirada; les encantaba cuando su reina los escogía para ese tipo de tareas. Además de divertido les parecía interesante recorrer los confines de la galaxia.

No pasó mucho tiempo cuando despertaron instantáneamente del trance en el que estaban sumergidos al atisbar un fulgor cegador a la lejanía. Ocluyeron los párpados hasta que su mirada se acostumbró a la silueta; la cuál comenzó a tomar forma en la imponente figura de un hombre. Subieron la guardia que habían descuidado al dejarse llevar por la exploración, dejando en segundo plano el verdadero fin por el que estaban ahí, ahora ya estaban enfocados en su misión.

—[b]Viene hacia nosotros[/b] —puntualizó Nólakwen. Pero no hicieron ademán de sacar alguna arma o si quiera de presentar amenaza. Mantuvieron los tres el ritmo constante hasta que en un punto intermedio se tuvieron que detener debido a la presencia del rey. No obstante, pese a la ornamentación y la extravagancia del atavío no se vieron vislumbrados. Bien podía ser el gobernante de esa nación o no.


Los animales sumisos ocultaron el rostro en el agua, dejando solo ver el cuerpo escamoso y abrillantado.
Escucharon los tres la bienvenida pero el idioma era diferente al suyo.
Armahtar se encargó de traducir las primeras líneas. Al menos, antes de que hiciera uso de su habilidad; la cual consistía en conectar la comunicación, creando una especie de lengua universal entre ellos y que, pudiesen conversar. Ciertamente nadie se percataba de esa habilidad tan "banal"; la gente siempre creía que cualquiera podía entenderlos. Aunque no era así en muchas ocasiones, de no ser por el poder mágico con el que los envolvía la elfo de cabellera oscura su comunicación sería nula.
Esa era su función como traductora. Rompiendo la dificultad que el idioma presentaba.
Los ojos verdes que yacían detrás de la mascara antifaz de oro se enfocaron en el hombre "[i]Es poderoso[/i]" se dijo así misma la elfo.

—[b]Mi señor, lamentamos la interrupción a su reinado[/b] —Se disculpó con una reverencia la mujer. —[b]Nuestra reina nos ha enviado con el fin de crear un lazo con el rey de esta nación.[/b]

—[b]A su alteza le interesa una reunión con usted... Rey Sinbad.[/b] —Eso último lo dijo con seguridad absoluta que incluso podría sobresaltar a sus mismos compañeros, pero ya se conocían por cientos de años. El poder del elfo consistía en la lectura de mentes, aunque algo le preocupaba desde que llegaron ahí y era el hecho de no poder sumergirse en la mente "presente" del rey. Solamente fragmentos le permitieron reconocer que el hombre era el gobernante. No sería la primera vez que algo así le ocurría, no se asustaba. La galaxia era enorme, era evidente que alguien podía contrarrestar incluso la telepatía de Nólakwen.
 
 
[c=#2D802D](Oye, hermanito. ¿Cómo has estado?. Hace tiempo que no sé nada de tí.[/c]
 
 
Tawny quien se le concedió la atribución del elemento tierra, desde su creación. Habilidades extraordinarias desde los inicios como levitación, fuerza y teletransportación capaz de alcanzar lo inmensurable.

No solo a ella, sino también sus hermanas [i]las elementales[/i], las cuáles tenían como vocación la creación de diferentes planetas, así como proveerlos de los elementos que ahora existen. Fuego, Viento, Tierra y Agua fueron las primeras en coexistir desde infantes hasta alcanzar una edad aparente a los veintisiete, después, la longevidad las poseyó hasta la actualidad. Posteriormente, se dio el nacimiento de las portadoras de la Oscuridad y la Luz, sin embargo, al existir un yin – yang atrajo consigo la negatividad y el mal uso de los elementos de las creadoras no se hizo esperar.
Ellas tenían que “castigar” mediante la escasez o la sobrepoblación a los planetas que creían que aquello sería sempiterno, su misión era ser vigías en toda la galaxia y transportarse hacía el mundo en conflicto para solucionarlo.

Por tal, para acortar esos años luz de distancia, se les concedió la habilidad de teletransportarse de manera instantánea mediante portales capaces de rasgar la dimensión y el espacio para reaparecer en otro. Tawny había concentrado gran poder de su energía [i]mana[/i] dentro de su cetro dorado así que, con éste lograba teletransportar a terceras personas.

Estaban listos los tres elfos que partirían hacia la ciudad de Sindria, todos estaban montados en un Deegron[b]'[/b] listos para ser sumergidos en agua -de ser necesario- se adaptaban increíblemente a los distintos climas.

—[b]Mi señora[/b] —pronunciaron en coro las tres entidades. Ataviadas con un jubón verde, cota de malla y una capa blanca que ondeaba hasta sus gemelos con el blasón del reino de Zemlja de broche. Tenían ceñido a la cintura una espada (cada uno) y un carcaj junto con su arco. Las botas de cuero negras les llegaban hasta las rodillas.

La joven asintió y con el cetro precisó energía para abrir un portal; la realidad misma parecía rasgarse como papel dejando entre ver la galaxia.
Frunció el ceño —[c=#60BF60]Hay magia ahí. [/c] —Musitó a los demás. No era la primera vez que sucedía, por tal cortó como si de una simple hoja otoñal se tratase —[c=#60BF60]Deben tener cuidado, ahora que ingresen podrán tratarlos como amenaza. Si algo sucede, llámenme y los traeré de vuelta, no nos arriesgaremos. [/c]

—[b]Mi reina, antes de tomar esa decisión debería usted entablar contacto posterior a la guardia[/b] —sugirió el troll.

—[c=#60BF60]De ninguna manera [/c]—atajó —[c=#60BF60]No negociaremos con gente que no es capaz de recibir a sus invitados con descortesía. [/c]

—[b]Usted está irrumpiendo [/b] —respondió el troll, todos aguantaron las ganas de reír y estaban estupefactos por ver la reacción de la reina. Ésta solo chasqueó la lengua y se puso roja de vergüenza.

—[c=#60BF60]Llámenme si me necesitan. [/c] —Dijo antes de darles la espalda.

Entonces los tres elfos ingresaron por la grieta que los llevaría a Sindria, apareciendo en el agua al ras del horizonte.

—[b]Genial. ¡Agua! Me mojé las bragas.[/b]
—[b]Oh[/b] —silbó Sénthalion— [b]muy bonito lugar.[/b]
—[b]Sindria[/b] —respondió Nólakwen mientras los tres vislumbraron su nueva misión al frente.
[sep]

[b]'[/b] = https://iorbix.com/photo?id=5308794952932&photo=2448027&name=T%E1%B4%80%E1%B4%A1%C9%B4%CA%8F-%E0%A7%A1
 
 
El contacto que ocurrió entre aquel joven monarca con este viajero lo haría moverse un poco aunque también y gracias a ello mostraría un poco más sus atuendos, debajo de esos mantos que claramente habían recibido el contacto de diversas geografías se aprecia una armadura salida de un cuento de caballeros y dragones. Los relieves o diseño de aquel traje protector eran extraños aunque claro también emanaría aquella magia mencionada , esta armadura sería una muestra aún más del misterio que envuelve a este sujeto quien guiado por su misión le llevaría extrañamente hasta este lugar, es el destino que siempre pone eventos inexplicables inclusive para aquellos quienes dicen tener un control de lo que pase en las líneas del tiempo.

Por unos segundos estaría abrumado de la magia que rodea a aquel joven, para así reaccionar rápidamente y extender su mano para ayudarle elevarse en caso de que no lo haya hecho antes, su respuesta si hizo esperar

-Soy yo quien lamenta haberme cruzado en su camino. Por un momento no me di cuenta de mis pasos los cuales me han traído a este lugar.por cierto ¿Cuál es el nombre de este reino?..puedo sentir mucha magia a su alrededor-

Exclama con total naturalidad, algo inusual en él, quien siempre se ha caracterizado por ser cauto a la hora de entablar dialogo con la primera persona que se encuentre con él. Pero, de alguna forma si el destino le trajo a su encuentro es por alguna razón. Es como si la misma magia le diera la facilidad de decir su misión y el objetivo en este plano.
Algo que también seria de relevancia mencionar era que, aquellos ojos similares a los de un can le observaban, en su cintura cuelga una espada cubierta por un protector de cuero recién elaborado, tras ello tras lo que le ha mencionado una sonrisa amable se dibujaría en sus labios espera poder tener una idea de donde se encuentra y así poder iniciar su misión.
 
 
—[c=#2D802D]¿Un rey? [/c] —enarcó una ceja, de pronto el interés latente se vio reflejado en el rostro de la peliverde, por su puesto lo notó su consejero real esa era su intención. El señor y troll anciano que respondía al nombre de Hopps.

—[b]Así es mi señora. Han pasado muchísimos años desde que no ha forjado una relación con otra nación y que mejor que un rey para hacerlo. Debemos fortalecernos en todo tipo y tengo entendido que en ese país la tecnología ha avanzado en poco tiempo, es decir, su rey es bastante ingenioso. [/b]

Escuchó atenta la propuesta, muy intrigante, a decir verdad. Al igual que su guardia, que, como siempre, estaban presentes en esas reuniones tan importantes de la nación. Uno de ellos, el más imponente y de complexión rígida irrumpió con su gutural voz mientras se desternillaba en la silla.

—[b]Es una excelente idea, tal vez consigas marido finalmente, enana —río por lo alto, algunos elfos lo acompañaron salvo aquellos que no perdonaban la insolencia con la que solía dirigirse Sénthalion a la reina y creadora de su planeta. Si bien, la jovencita jamás lo tomaba personal y gustaba de esa confianza, los demás no podían pasarla por alto y enseguida le lanzaron dos lanzas que pasaron muy por cerca de su barba. El hombre de piel morena cesó las risas. [/b]

La piel nívea de la reina se tornó en un color carmín.
—[c=#2D802D]No hay momentos para tales cosas, la alianza sería meramente con fines comerciales. Ninguno de ése tipo[/c] —añadió trastabillando.

—[b]Tú deberías conseguir un cerebro, pedazo de simio[/b] —. Le dijo una elfo de cabellera ónix llamada Armahtar. Todos coincidieron y rieron en coro.
—[b]Basta ¡Por dios! [/b] —Calló el troll. El anciano llevó sus pesados párpados hacia la elemental nuevamente. —[b]Si usted acepta podríamos mandar a tres elfos de la guardia real a ese planeta, el lugar se llama Sindria. [/b]
—[c=#2D802D]Está bien, lo haremos. Si es con el motivo de avanzar. Le vendría bien a Zemlja. Quiero que vaya Sénthalion, Nólakwen y Armahtar. [/c]
—[b]Mi señora[/b] —protesto el elfo albino que respondía al nombre de Nólakwen. —[b]Quedará indefensa sin mi poder, no me gusta la idea de alejarme de usted. [/b]
—[b]¿Insinúas que no podemos cuidarla? [/b] —protestó en bufido el comandante.
—[b]No dije eso Roone pero… —Su mirada incolora la posó en la joven; su “madre”. —[b]Majestad yo…[/b]
—[b]Cierra el asqueroso pico, imagina como me siento yo. Parece que la enana quiere desquitarse por lo que le dije. ¿Eh? [/b] —gruñó Sénthalion. —[b]No se preocupe su “majestad” [/b] —dijo sarcástico —[b]que lo convenceré de casarse…[/b]

—[c=#2D802D]Hazlo Nólakwen[/c] —cortó Tawny. —[c=#2D802D]Es una orden para los tres. Concedan una reunión con el rey de Sindria, y hagan de la alianza una realidad[/c]—sentenció. Retirándose de la sala.
Al siguiente día se abriría el portal que los conduciría hacia ese lugar.
 
 
[c=#006600]//Si puedes ser un mirón ^^. Alguien del público pero si no quieres participar o no puedes, esta bien hermanito n.n[/c]
 
 
*le deja un cargamento de chelas frías *
 
1-10 of 185
Shindobaddo ᵏᶨᵑᶢ | Comments | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.