iOrbix
Email
Password
Comments
 
Send Comment
1-10 of 23
 
en verdad que llevo días buscándote....no para nada en especial....solo quería saber que estuvieses bien, y bueno, que sigues vivo
 
 
*La joven lycan salio del territorio de sus padres luego de la boda en direccion a las tierras de su amigo canino, estaba algo aburrida no habia hecho mucho ultimamente por lo que solo se puse su mochila algo de jabon y un producto para lavar su cabello, comida no necesitaba pues era una cazadora nata aunque no lo pareciera y para dormir el hueco de algun arbol o una cueva le bastaban. Si era la hija menos civilizada de los Barrow pero asi era feliz*

Um... mi olfato es lo que llaman gps... pero supongo que debi aprender a leer un mapa...

[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/64/40/36/Aysu-Barrow-IGHTyRlTT-b.jpg]
 
 
Con gusto mi señor, es un honor tener a alguien del reino de Ozymandias como visitante.
 
 
[center][c=#0073E5][b]R. Off:[/b][/c]
Descuide ;)! Es libre de iniciar cuando guste. Si desea conversar por cualquier duda con el personaje no hay ningún problema, también si se trata de idear alguna trama.[/center]
 
 
[code][c=#1A1A1A]Taciturno, el amanecer pulcro que se aproximaba a la Tierra abrazaba con fervor los suelos mortales, al horizonte, los apolos carmesíes inundaban con claridad cada recoveco, exterminado a su paso cualquier rastro de tenue oscuridad. La casas de madera que adornaban el prado se mantenían a la sombra del padre cielo, detallando sobre el césped el dibujo claro de sus opacas siluetas; el ritmo en la ciudad comenzaba a avivarse, miles de vendedores ambulantes remataban unos contra los otros por el pago diario que sustentaba a sus senos familiares.
El imponente y siempre fiero arconte de Escorpio se dispuso a abandonar la acrópolis sagrada que le servía de morada, ¿su fin?, satisfacer las necesidades básicas que su fisionomía le exigía; alimentación. Con un largo suspiro y desgane completo en su caminar, se dispuso a abandonar la arquitectura ornamentada de la ojos de lechuza, descendiendo uno a uno los peldaños que conectaban desde el octavo templo, hasta la salida gloriosa del Santuario. Sus vestimentas en aquella ocasión pasaban a ser completamente desapercibidas, pescador y playera de manta cubriendo su estructura, sandalias estilo gladiador, propias de su país natal y, sobre su cuello, una bufanda carmesí, tan larga como lo era el cuerpo del antiguo, ¿para qué demonios vestiría la armadura si su fin meramente era el de alimentarse con la exquisitez de la comida servida en Rodorio?, bufó.
El recodo que sus pies mantuvieron sigilosos tras adentrarse y abandonar cada casa antecesora a la suya, se volvió casi obsoleto al encontrar las mismas completamente vacías, ¿en dónde diablos se habían metido el resto de sus compañeros?, no le tomó mayor importancia, si a ellos no les molestaba dejar los templos vulnerables a cuestas de lo que podría pasar, ¿por qué él debía estresarse por ello?, no divagues, Kardia, pensó. Paso a paso, su primer objetivo había sido logrado, después de un lapso de tiempo no mayor a una hora, gracias a la ausencia del resto de los Santos, él atravesó el sendero de Atenea, estirando su cuerpo cada vez que podía hacerlo; el calor carcomía hasta la más pequeña célula de su ser, pero trató de ignorar el hecho recurrente que no dejaba de aquejarlo cada vez que se presentaba la oportunidad. [/c][/code] [i][code][c=#BF6060]—¿Qué podré comer hoy, un muffin de yogurth con harina de almendras?, quizá brochetas de res. . .¡Por Zeus, no lo sé!—[/c][/code][/i] [code][c=#1A1A1A]Masculló para sí mismo, permitiendo que sus palabras se perdieran en la nada, su mente iba completamente concentrada en su alimentación, ¿el camino a su destino se vería irrumpido por algún acontecimiento inesperado y notoriamente fuera de su alcance?, la verdad es que en la vida de Kardia, todo podía pasar. [/c][/code]
 
 
[c=#2D802D]*Sus orbes se abrieron repentinamente al instante que la deidad acaricia sus labios con sutileza. Su verdosa mirada estaba fija en él al escuchar sus palabras, ¿qué desea aquella entidad?, bueno ella no puede juzgar porque los dioses siempre saben lo que hacen y el nivel de sus conocimientos rebasan la inteligencia promedio de un ser en la tierra, por no decir que, un mortal como ella.*[/c]

- De acuerdo, Ñya. ¿A dónde necesita ir?[c=#2D802D] -Preguntó, luego volvió a corregir su pregunta, profundizando más.- [/c]Ñya, bueno ... Cham Cham podrá llevarlo a cualquier sitio de ésta selva que ha sido mi hogar desde mi nacimiento hasta la existencia de mis antecesores. Le resguardaré de los posibles peligros que viven en la zona, la selva es un lugar muy hermoso, pero no recomendado para viajar solo si no se conoce en su totalidad. De cualquier manera, debemos pedirle permiso a la Madre Selva de entrar en sus dominios, sólo así podremos ir más tranquilos y buscar lo que Anubis "icniuhtli" (amigo) necesita.
[c=#2D802D]
*Entonces, miraría a sus alrededores fijando su atención en una zona en particular de la selva, escuchándose el ruido de las aves y toda especie de animales que residen en ella, era estremecedor, hermoso y muy en particular, un lugar bastante bello, rodeado de tupidos árboles, flora y fauna de diferente especie, tamaño y grandes dotes en su extravagante fisionomía, un total paraíso.*[/c]

- Tlaltecuhtli, Diosa Madre y señora de la Tierra, a ti pido permiso para entrar a los dominios sagrados de nuestra cultura, ¡Oh, benevolente mujer, quién da su vida por nosotros y los demás dioses!, por favor ésta humilde guerrera jaguar promete sobre su corazón no dañar ésta tierra, solo buscará lo que es necesario para mi pueblo y el bien de todo ser vivo.[c=#2D802D] -Dijo la muchacha después de haber realizado una especie de reverencia, guardando silencio por algunos momentos, luego respondió.-[/c] Listo, podemos entrar. Existe una gran posibilidad de encontrarnos con el dios Tezcatlipoca, quién protege a todo guerrero y hechicero, justo en las riquezas y en la pobreza, a menudo aparece en forma de jaguar.

[c=#2D802D]*Explicaba la joven Cham Cham de aquellos dioses que viven y son venerados por la joven y su pueblo. Cham Cham caminó como si fuese un felino, adentrándose en los dominios sagrados y sin mencionar otra cosa.-[/c]
[center]
[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/34/74/40/Cham-Cham--jcrmmjQ7t-b.jpg][/center]
 
 
Off: Buenas tardes, gra ias por aceptar mi solicitud de amistad. Realmente espero llevar un interesante rol juntos.
 
 
R. Off: Hola, muchas gracias por haber aceptado mi invitación. Te gustaría llevar un rol?
 
 
[code][center]R.Out:[/center][/code] [center][code] Que así sea. ~ ¿Desea que comencemos con el inicio de la historia? De ser así, dejaré a su disposición y elección quién iniciará con la trama. [/code][/center]
 
 
[code]No recordaba desde cuando pero él siempre había estado ahí. Incluso tanto como su hermano. Anubis era como un ángel protector que daba felicidad a la pequeña Ume. Era alguien bueno, amable y curioso por las pequeñas cosas de la vida pero también era egocéntrico, destructivo y testarudo, Ume creía conocerlo perfectamente, cada expresión, cada gesto era como el lago más calmo y como el peor huracán. Ella simplemente lo aceptaba e incluso se había acostumbrado a su humor, aunque aveces fuera como dos personas diferentes para ella solo era su mejor amigo.

Como por acto de magia él siempre aparecía en los momentos más difíciles y justo ahora ocurría uno de estos. Ella era consciente de aquello, que él aparecería si ella lo pensaba, aunque la mayoría de las veces lo llamaba de forma inconsciente esta era única ocasión en la que realmente gritaba al cielo por su presencia.

—[c=#BF6060]Ayúdame...te necesito.[/c]—

Lloraba la ojivioleta mientras estaba escondida en un árbol hueco después de que sus compañeras de clase la engañaran mientras estaban de excursión dándole malas indicaciones que habían logrado que se perdiera en el profundo y oscuro bosque. [/code]
[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/36/30/89/U-K-Q9IPGScWT-b.jpg][/center]
 
1-10 of 23
N A N A Y A 七夜 志貴 | Comments | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.