iOrbix
Email
Password
Comments
 
Send Comment
1-10 of 34
 
[c=#E50073][i]Sus viajes habían llegado a un fin, o quizá sólo el retiro de una de las más poderosas guardianas pero era claro para una de ellas que algún día esa guardiana volvería a casa junto a ellas, nadie sabía cuándo ni dónde pero era seguro que el destino tenía algo preparado para ellas.

La noche era como cualquier otra, “Planeta Tierra” donde las guardianes yacen sin ocultarse de la sociedad haciéndose pasar por estudiantes comunes en una preparatoria ubicada en un lugar que ella jamás conoció... básicamente por qué tampoco llegó a poner atención en clases de geografía ni historia, su mente siempre estuvo en los peligros que habían ahí en el universo y que algún día tarde o temprano ese mal las acecharía colocándolas en una situación riesgosa ¿era eso lo que la estrella prima quería para sus feligresas?

Su horario escolar había culminado, era verano, cada una iba a separarse y quizá sólo el deber las uniría en un caso de emergencia hasta entonces no se volverían a ver, pero, las estrellas tenían preparada una sorpresa para la joven que lideraba al grupo, la primer guardiana y guía del resto. Sin previo aviso Jinx buscaría interceptar a Lux, ella bajaba del espacio aún con su uniforme pero parecía desgastado, como si hubiera tenido que cruzar un cúmulo de asteroides y todos casi la hubieran impactado además a juzgar por su semblante parecía haber salido apenas con vida de algún combate gotas de sangre impregnadas en su uniforme y mugre en su rostro. Al tocar el suelo se ocultó tras una pared viendo sólo de re ojo a Luxana quien vestía como una civil estudiante.[/i][/c]

[c=#E50073]— Lux... — Carraspeó, le era difícil hasta tomar aire — [/c]

[c=#E50073][i]Se quedó ahí de pie, no era seguro interceptarla en un lugar tan público, “Ellos” podían seguir buscándola sólo seguiría sus pasos hasta encontrar el momento adecuado [/i][/c]
 
 
Lux! Perdón por mi ausencia, he vuelto y te extrañe mucho. Tengo Miles de historias por contarte <3
 
 
Claro, puede empezar.
 
 
[c=#802D80]Hola.[/c]

[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/30/57/85/A-----47qhGUyzM-b.gif][/center]
 
 
[b][i]–Lo que para la mente era incapaz de creer, ante los ojos del vastayo fue algo sumamente espectacular. Con ligero asombro sería partícipe de aquel mágico evento que hasta el momento no le rendía explicación alguna; durante toda su vida aprendió a ver la magia de una forma más libre, pero aquella mujer ahora de un aspecto más "tosco" (para él) era capaz de reducir todo ese poder en un objeto tan corriente. El quimérico sabía que otras razas, en especial la humana, habían hecho de la magia un arma para sus caprichos, pero sería la primera vez en que lo presenciaba. No tardó para entonces en reaccionar ante la mención de su atuendo y bajo un suspiro, sostendría el extremo de su enorme capa la cual se adornaba de doradas plumas, para cubrirse con parte de ésta al tiempo en que su avistada cola emplumada de rojo propició azotes al aire como muestra de su indignación.–
[/i][/b]
Nosotros ya no les tememos más. Que sean libres, y por qué no, afortunados de presenciar mi majestuosidad.

[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/29/93/58/Rakan-Vastayan-c5GPWzDpP-b.jpg]

[b][i]–Levantaría de un elegante movimiento a su llamativa capa, y de ello, le bastaría un segundo de su despiste para que el vastayo consiguiera hacer aparecer una especie de "amuleto" sobre su diestra. Muy similar a una pequeña piedra y con un extraño tallado, brillaba como el oro en posesión del varón, quien lanzó hacia los cielos del objeto para rápidamente atraparlo de nuevo en su caída, empuñándolo con una sonrisa.–
[/i][/b]
¡No puedo esperar! Necesito conocer ese lugar . . . y de paso llevarme algunos dulces.
 
 
No sé qué tanto habrá cambiado Demacia desde entonces. Creo que te omitieron muchas de las guerras en las que tu nación participó, y mi especie se vio involucrada.

[i][b]–Apartaría sus manos, pues tampoco deseaba asustarla. Su mirada, sin embargo, yacía atenta a la movilización de su bastón. Se había interesado tanto por tan peculiar brillo en dicha arma que no iba a dudar en insistir, aunque esto le pudiera tomar bastante tiempo. Decidiría, entonces y como mejor opción al momento, retomar el tema inicial; sus miembros inferiores, alargados y muy semejantes a los de un ave, darían un par de pisadas más hasta reubicarse frente a la fémina. Observándola de nuevo y con algo de intriga.–
[/b][/i]
Mejor llévame hacia donde están los chocolates. Xayah no parece querer acompañarme esta vez.
 
1-10 of 34
Lᴜx ˡᵃᵈʸ ᵒᶠ ˡᵘᵐᶦⁿᵒˢᶦᵗʸ | Comments | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.