iOrbix
iOrbix will be Migrating to Similar Worlds
Similar Worlds
Email
Password
Comments
 
Send Comment
1-10 of 30
 
[code][c=#60BF8F]- No concebía como es que el lograba ser tan encantador, tranquilo y dulce en todo momento... La palabra ideal podría ser "Maduro" algo que ella sentía que carecía, sin embargo, lo poseía dado a si situación, que le había tocado madurar a tan corta edad... Lo cual le había pasado de la misma manera a Mamoru, entonces, al fin se sentía comprendida y complementada y no sólo eso, ya no se sentía sola en el mundo... Sus amigas eran un pilar importante para ella, pero además de eso, el aspecto amoroso siempre había causado ilusión en la solitaria castaña, por ello es que antes había sido tan enamoradiza ¿Y qué adolescente no lo era? pero posiblemente ella lo era más.
Cada tacto realizado por tu suave y a la vez fuerte mano grande y masculina le hacía delirar,hervir por completo, caer en un hechizo del cual difícilmente podría salir, su cuerpo temblaba nuevamente ante lo agradable y lo bien que la hacías sentir, algo en su interior comenzaba a nacer y no estaba del todo segura de qué se trataba, pero era obvio que tú eras el causante de todo... Le encantaba, pero en cierta medida sentía que debía aprender más.

[b]C-Claro que lo entiendo, quizá suene un poco apresurado e inusual, pero quisiera estar contigo todo el tiempo... hasta la eternidad... Encantada dejaría que entrases y salieses de mi apartamento a tu gusto... es decir... No me siento sola en el mundo como me sentía antes... ahora siento que nos tenemos el uno al otro para apoyarnos en los momentos difíciles y darnos mucho amor. [/b]

Realizó un pequeño preámbulo para lo siguiente que iba a decir, lo cual le parecía sumamente importante, pues era algo que le inquietaba desde hace tiempo, pero no se había atrevido a decirlo, pues consideraba que era delicado, sin embargo debía tratarse ya. Se acomodó un poco más e incluso se reincorporó de manera en que tomó asiento en aquella cama, mientras observaba desde la ventana de aquella habitación las luces de la hermosa y modernista ciudad de tokio.-

[b]... Mamoru-kun... ¿Qué hay con Usagi chan?... ¿Está bien qué tú y yo seamos novios?... Es decir, ella | Se refiere a Usagi. | te quería o te quiere... y considero un poco desleal hacerle esto... Pero es algo que no pude controlar, desde que te vi con ese traje y tu antifaz me enamoré de ti... y más ahora que he tenido el placer de conocerte de cerca... eres perfecto, lo que cualquier chica podría deseas... Me siento en un predicamento... [/b]

-En el fondo quería escuchar que Mamoru le dijese que todo estaría bien, que no habría problema alguno, sería lo ideal, pero también tenía en cuenta que muchas veces lo que deseaba no era lo que en realidad sucedía... Vaya que lo sabía, con tantas decepciones amorosas que había tenido en el pasado- [/c][/code]
 
 
[code][c=#60BF60][b]Y-Yo te amo a ti Mamoru-kun. . . Si ambos lo deseamos entonces estaremos juntos hasta el fin de los tiempos, desafiando incluso a la muerte misma. [/b]

-La dermis de todo su cuerpo se estremecía cuando sentía la presión del cuerpo ajeno sobre el propio, a sí mismo temblaba de nerviosismo, si nunca antes había experimentado un beso, una cita o algo más con un hombre, ese momento tan íntimo le hacía sentir algo inusual en su mente juvenil e inocente, pero bravía y valiente, la agitación de su corazón inflamaba su pecho constamente para poder aspirar la mayor cantidad de aire posible y poder recuperar la estabilidad de su mente y cuerpo qué se habían ido de viaje a la hermosa cosmovisión qué Mamoru producía en sí.
Poco tiempo tomó para qué emergiera del colapso, para que sus labios comenzaran a moverse a voluntad propia comenzando a rosar primero de manera suave, pero progresivamente más intensa y fuertemente a los ajenos, tratando de imprimir en cada uno de sus movimientos el sentimiento intrínseco que provenía desde lo más profundo de su pecho. Sus labios abrieron paso a la lengua ajena, abriéndose para así recibirlo con la propia y comenzar a contoneara encima, intensa y marcada. El calor se generaba casi tan espontánea como una explosión, y hacía que el cuerpo de la chica comenzara a sudar, y con el traía un suave aroma proveniente de su ph corporal y del perfume que se había puesto ese día especialmente para el.
Apenas tuvo la voluntad suficiente para poder terminar con ese beso, desviando su rostro hacia la derecha y al separarse un pequeño hilo de saliva los interconectaría. Con un suave rocío carmesí en sus mejillas manifestaba su ternura y timidez, además de su mirada esmeralda que con un fulgurante brillo se posaba sutilmente sobre la ajena, como no queriendo.-

[b]M-Me siento un poco nerviosa... Nunca he estado tan cerca de alguien de mi sexo contrario... E-Es nuevo para mi, te ha de parecer absurdo... al ser mayor, todo un aspirante a Doctor. . . ¿Verdad?[/b]

-Suspiró como si ello le ayudara a encontrar la valentía, sin embargo su mirada nuevamente la colocó a un lado a acompañada de una tenue risilla que reafirmaba sus palabras en cuanto al nerviosismo.-

[b]Espero no resulte ser aburrido para ti... estar con una chiquilla como yo.[/b][/c][/code]
 
 
[code][c=#2D8056]-Sintió la firmeza de su pecho bajo de sí misma así como tus manos iban subiendo de manera delicada hasta sus hombros lo cual causaba un pequeño estremecimiento en su frágil pero sensitivo cuerpo, hasta que tu mano se detuvo en su mejilla que estaba sutilmente sonrojada por los actos previos que habías realizado, te apreciaba y observaba cada gesto qué expresabas, como tus ojos iban resplandeciendo como la vía láctea en sus primeros momentos de vida, pero tú eras aún más brillante y hermoso, esa admiración por la cual se vio sosegada, se detuvo únicamente para poder escuchar las palabras emanadas de tus dulces labios que dejaban al aire una incógnita que de manera irremediable provocó qué quedará una duda pasajera que con el tiempo se resolvería, lo que no pudo predecir fue como impulsivamente te colocaste sobre ella para así apresar la de manera cariñosa e incluso un poco posesiva pero que a su vez le hacía sentir en extremo querida

[b]¿Soy yo?[/b]

-Preguntó como si no diera crédito a lo que sus oídos escuchaban le resultaba difícil creer que podía ser el mayor anhelo en una persona y más si se trataba de alguien como tú, tan perfecto tan ilustre tan pulcro tan sereno, el sólo escucharte le hacía llenar su cuerpo de un sentimiento indescriptible pero sumamente agradable. Al ver cómo lentamente bajabas tu cabeza para acercarte más hacia ella dejaba descansar sus párpados para así enceguecer su visión y poder sentir el repentino tirón que ejercías sobre sus labios el cual era agradable y placentero para ella. Cuando creyó que era el momento de abrir sus ojos su mentón y la parte final de su fino rostro, fueron consentidas por tus labios al grado de provocar ligeros espasmos. No pensaba quedarse atrás por lo que acercó rostro hasta tu cuello y comenzó a propinar tenues caricias con ayuda de sus labios para después arremeter con su tibia lengua humedeciendo aquella zona y después colmarla de rápidos y seguidos besos, mientras sus manos nuevamente te rodeaban y se mantenían sobre su espalda, para de nuevo acariciarla, como si quisiera mimar en cada momento todas las partes de tu cuerpo, como si quisiera incluso poder tocar tu alma para así mimarla, hacer que la misma se sintiera amada en todo momento. Porqué para ella, tanto exterior, como interior, eres la persona que más amaba.-

[b]Y-Yo. . . Te deseo a ti, pero. . . También deseo estar a tu lado por la eternidad. . . Claro, si tu me lo permitieras. [/b]

- Se encargó de elevar su boca hasta tu oído para poder murmurar aquellas palabras y que viajaran directamente hacia tus sentidos, hasta tu cabeza y corazón, para que pudieras comprender la magnitud de las cosas que habías creado en ella, como cuan jardinero que planta semillas, las riega y ve crecer a sus hermosas flores, y no sólo eso, que toma el fruto de sus árboles, para poderlos disfrutar sólo para él.- [/c][/code]
 
 
[code][c=#2D8056]- Fue en ese momento cuando te separaste, no por mucho y comenzaste a dar suaves pasos en reversa para así guiarla hasta aquella enorme cama king size, en dónde tu quedases recostado en la misma, ella por su parte quedaría encima de ti, todo mientras el beso fluía entre ambos y sus lenguas se paseaban en la boca correspondiente, así como se acariciaban mutuamente, mientras sus labios aún sostenían esas dulces caricias entre ellos, la joven se sorprendió un poco ante la manera que el tenía de conducirla con sus actos, en realidad, esas eran las cosas que hacían el obviar la edad de cada uno. Después recibir el delicado tirón en su labio inferior, ella decidió hacer algo parecido, por lo cual tomó el tuyo y comenzó no sólo a morderlo, sino a otorgarle suaves succiones, lo cual haría que aquel quedase húmedo de su dulce y transparente saliva, al cabo de varios segundos decidía liberarlo para así abrir ambos parpados con lentitud y fijar sus grandes y redondas iris y mirarte de manera distinta a como lo hacía antes, parecía hacerlo con cierto deseo, además de tener entre sus labios un delicado y hermoso trazo curvo que expresaba estar feliz, ascendió entonces su mano derecha, con la cual se dedicó a acariciar sus lacios y sedosos cabellos azabache, que incluso uno de tus tantos mechones estorbaba la visión de tu precioso rostro, así que ella decidía apartarlo con su mano derecha, mientras acariciaba tu mejilla en el acto.-

[b]M-Mamoru… Me gustas demasiado… Tanto que siento que mi pecho va explotar en cualquier momento. [/b]

-Ahora cerró sus parpados, mientras colocaba de nueva cuenta su mano derecha sobre aquella espalda, junto con la izquierda y se dedicaba a acariciar la suave tela de su camiseta, así como la piel que se resguardaba bajo lo misma, sus dedos se movían con lentitud para después quedarse en tu espalda baja.-

[b]Dime tu mayor deseo. . . ~[/b][/c][/code]
 
 
[code][c=#2D8056]-Conforme las manecillas del reloj avanzaban a cada segundo, Makoto sentía como que el tiempo pasaba lenta y parsimoniosamente, anhelando que así se sintiera por siempre cuando se encontraba a tu lado. El beso adquiría una mayor profundidad y sagacidad, lo cual era bastante placentero y nuevo. como cada cosa que le hacías sentir, que le mostrabas en su limitado mundo adolescente. Al sentir aquella sensación, húmeda pero suave sus labios, se estremeció un poco, no sabía con exactitud qué debía hacer, así que se dejó guiar por su cuerpo, por su instinto, así que dejó salir con cierta lentitud y timidez aquel musculo para encontrarse con el ajeno por varios segundos y así comenzar a moverse de arriba hacia abajo e incluso enredarse con el tuyo hasta dónde le fuese posible, el contacto se ejercía de manera oculta dentro de sus bocas, al tiempo que sus labios seguían acariciándose con premura y emoción, más aún cuando su cuerpo fue presionado sobre el gélido cristal, como si fuera privada de un posible escape, aunque era todo lo contrario a lo que realmente deseaba, no alejarse ni un centímetro. En ese momento, la visión que tenía de ti había cambiado, ella ahora te veía como un hombre, como su novio, y no como el extraño e impersonal enmascarado que luchaba como su aliado... Eras su amor, la persona que hacía que ella se comportara como una sumisa criatura, que deseaba ser protegida por ti, tu lograbas eso y nadie más, ante otros ojos, sería la bravía y enérgica mujer que incluso tenía unos rasgos masculinos que llegaban a atemorizar a los ignorantes, aún así lograbas externar una parte oculta pero sincera de su ser, la parte femenina, débil y romántica que tenía, que claro, sólo tu podrías ver, al ser su novio, esa persona tan especial para ella.

Necesitó un respiro, porqué ese beso había robado todo el aliento que hasta el momento poseía y no sólo eso, incluso había robado su propio voluntad, de no ser por lo primero, ella podría haber seguido besadote por toda la eternidad, como si el elexir que se hallare en tus labios fuese esencial para que su vida continuase, pero no pudo, así que se separó lentamente, al menos de tus labios, pero no lo suficiente como para que estos dejaran de tocarse entre sí, sus parpados se abrieron apenas un poco, lo cual denotó sus largas y espesas pestañas castañas, que resguardaban aquellos ojos verdes que aún se posaban sobre tus labios, sintiendo como su los propios hubieren sido cubiertos por un delicado rocio, producto del contacto que habían tenido con anterioridad. -

[b]M-Mamoru. . . Eso ha sido. . . No tengo palabras para describirlo. . . Eres magnifico en todo lo que haces. [/b]

- Dijo ciertamente asombrada, mientras tu cuerpo opacaba pero resguardaba el propio, cuyas formas femeninas eran prominentes y bastante notorias, no sólo a la vista, sino al rose que ambos cuerpos tenían, produciendo una calidez que sería única de la cohesión en la que ambos participaban, la cual sería única e irrepetible.-

[b]M-Me haces sentir diferente. . . Extraña, pero en el buen sentido. . . Como si algo en mi hubiese despertado. . . Me pregunto que podría ser. [/b][/c][/code]
 
 
[code][c=#2D802D][b]S-Será muy bonito poder estar tanto tiempo juntos. . . a solas, en nuestros primeros días de novios. [/b]

- En su mente comenzó a imaginar todas las cosas que podrían hacer juntos, así como los lindos detalles que ella podría tener para ti. Pudo percatarse en cómo estabas a punto de reír nerviosamente, entendería el porqué estarías así, pero en ningún momento le fue concebible la idea en su cabeza ¿Cómo un chico adulto podría ponerse nervioso por una situación así? A ella le resultó increíble, porqué no esperó jamás causar una reacción así en ti, es decir, ella era una simple chica de secundaría y tú tan encantador, seguro de ti mismo, tan principezco, aún así, fue completamente adorable descubrirlo, así como halagador. Tanto que le endulzó la boca e hizo rebosar su corazón de alegría. Su mano derecha se enroscaba con la ajena mientras el decidía por fin avanzar por aquel pasillo.*

[b]Sí, es verdad, ese se solucionará en el momento... Aunque, seguramente algo que tengas en tu armario me quedará. [/b]

- Admitió con cierta vergüenza, ya que el sólo hecho de imaginar que usaría algo de el, le emocionaba, tanto que sus adorables mejillas comenzaban a vislumbrar aquel tono bastante familiar en ella al compartir tiempo contigo, conforme iban avanzando se daba cuenta que se encaminaban hacia la habitación de Mamoru, al llegar, pudo notar como la misma era tan pulcra y sobria, como el resto de su apartamento, cuando este cerró la puerta, ella se tomó la libertad de caminar hacia el ventanal, para después recorrer ligeramente las cortinas, claro, sin soltar tu mano. Debido a la gran altura del edificio pudo admirar una hermosa vista de Tokio, la cual en ese momento estaba en su anochecer, además de la hermosas luces artificiales que la adornaban. -

[b]Que bonita vista tienes desde aquí amor. . .[/b]

*Después de ello giró sobre su propio eje para poder abrazarlo, juntando a su vez, sus frentes una con la otra, así como sus narices sostenían un tierno contacto, entrecerró sus ojos con suavidad y movió su rostro de izquierda a derecha para ejercer un besito esquimal, sus ojos se habían cerrado, para así, comenzar a rose entre sus labios y los tuyos, comenzándolos a abrir y a cerrar, mientras su embriagante aliento sabor a menta se colaba entre tu boca, al ir aumentando la velocidad de su respiración, lo cual también era notorio en su amplio y sumamente atractivo pecho femenino.*

[/c][/code]
 
 
[code][c=#2D802D]- Cuando sintió tu nariz tan cerca de de su frente, de manera casi espontánea e inmediata cerró sus parpados y río por breves segundos, pues aquel tacto entre ambos le causaba alegría, pero, empezó a escuchar tu propuesta mientras posabas la mano en su mejilla y curiosamente comenzaba a caminar en reversa, abrió sus ojos para poder ver el camino y reía nuevamente al notar como la guiabas por un camino que parecías conocer, pero aún así lo tomó con fuerza de la mano, por si ocurría algo, no cayeras y ella pudiera sostenerte.*

[b]¿Ahá. . . ?[/b]

* Cuando se detuvieron el inicio del pasillo y éste terminó de hacer su propuesta, la joven se quedó silenciosa y pensativa por unos minutos ¿Realmente estaría bien que ella se quedara con el en su apartamento?. . . Ante esa pregunta, sus piernas comenzaron a temblar con cierta suavidad, sus frentes unidas una con la otra, aquellas estelas de mar fijas sobre las propias, no podía resistir la vergüenza, por lo cual volvió a ocultarse trás sus parpados, como si con ésto fuera posible ocultarse completamente de el, aquel rubor en que sus mejillas se había formulado con anterioridad, se volvió más extenso y visible, más evidente ante ti, si no había tenido novio antes y no había estado en la casa de uno, mucho menos había pasado la noche con uno. . . mordió su labio inferior por varios segundos y su mirada se abrió para posarse sobre el suelo. En ese momento, recordó por la soledad que habían pasado ambos, en el vacío que constantemente sentía en su propia cama y en su propio hogar ¿Por qué se negaría la oportunidad se sentirse al fin acompañada, de sentirse en casa? Y no sería con cualquier persona, sino con el, con su amado Mamoru, decidió dejar los estigmas a un lado y seguir a su instinto y sobretodo a los deseos primarios. Ahora miró hacia aquella habitación de reojo y después regresó su mirada sobre ti.-

[b]S-Sí. . . me pare buena idea, después de todo, mañana es sabado. . . Y no tengo deberes en el colegio, ni tú en la universidad. [/b]

- Sonrío débilmente, no porqué no le causara emoción aquel momento, sino porqué estaba demás de nerviosa y tímida, ello se notaba exteriormente, a pesar de a veces parecer tan segura e impulsiva, era aún una delicada damisela, insegura e inocente, que no había vivido muchas cosas en la vida.-

[b]A-Aunque no he venido preparada. . . ¡E-Es decir! no traigo pijama ni ropa para el día siguiente.[/b]

- De inmediato se corregía a sí misma con aquello de 'no he venido preparada' y es que primerameramente no se refería a la ropa, sino a la situación en general, pero claro que era algo que quería experimentar y vivir, dormir a un lado con la persona que tanto amas, la persona más preciada en este mundo, literalmente.- [/c][/code]

[center][image=http://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/01/96/76/19/Makoto-Kino--j84NBSc0y-b.gif][/center]
 
 
[code][c=#2D8056]- Cuando se percató cómo realizabas cada movimiento con maestría, sintió que en un inicio te había subestimado un poco, y era verdad, a cada rato salían a flote todas las virtudes que te rodeaban como la hermosa luna a la tierra, así que llegó un momento en qué, simplemente te dejó libre en tu accionar, porqué sabía que eras capaz de realizar las tareas que continuaba, entonces, subió un poco sus manos por tus brazos y las dejó ahí, mientras colocaba su frente de lado recargada sobre tu espalda, al cerrar sus parpados con tranquilidad mientras sus ojos se cerraban suavemente para poder escuchar atenta los latidos de tu corazón, los cuales estaban más rápidos de lo normal, deslizó sus manos hacia tus caderas y así te rodeó con cierta posesividad y enérgicamente, lo cual hacía que su fémino y curvilíneo cuerpo se apegara cada vez más al tuyo, jamás se llegó a imaginar que la cocina se volvería un momento tan íntimo y enriquecedor para ambos. Disfruto del silencio, pero también disfrutó cuando éste terminó al oír tu voz remontarse por encima de éste, para romperlo y finalizarlo, además con unas palabras dignas de un poeta urbano, que le provocaban el vibrar de su ser.

[b]¿Sabes?. . . Yo también quiero ser merecedora de tu amor, pero sobretodo de ti, completamente. . . Muchas chicas darían lo que fuera por estar contigo, es decir. . . eres perfecto en todos los sentidos y yo bueno. . . Quizá soy una simple preparatoriana sin estilo, en comparación con muchas universitarias con clase, pero daré todo de mi y haré hasta lo imposible por hacerte feliz y claro, por merecerte. [/b]

- Fue en ese momento en que sus cuerpos se confrontaron nuevamente para lograr verse a los ojos, como si fuera la primera vez, y sintió como sus manos fueron tomadas por las ajenas para sostenerlas con cierta delicadeza, pero a su vez con la firmeza de un caballero como tu lo serías. Las puntas de sus respingadas narices hicieron contacto suave, por lo cual la mujer devenía aquel beso, pero no el estirón que éste de manera un tanto atrevida y traviesa ejercía sobre su labio inferior, para ese momento sus cortinas se encontraban cerradas para recibir y dar aquel beso que devenía con tanta desesperación, acto seguido sus labios se juntaron con los ajenos, quiso corresponder pillería y ella misma dejó emerger su lengua por unos segundos para rosar los labios ajenos coqueta e insinuante para después esconderla nuevamente y dejar un pequeño y último beso tronado sobre aquellos labios y separarse, para así fijar sus estelas oculares en las ajenas, expresando amor, mientras sus labios nuevamente sonreían con su presencia, con sus besos, con su tacto, con todo de el.-

[b]Sólo resta meterlo al frigorífico por un hora y dejar enfriar la mermelada, para ponerla encima~ Aunque parece que ya habías hecho antes, eres tan inteligente en todo Mamoru-kun. . . Me encantas. [/b]

-Tomó aquel molde y lo llevó dentro de aquel lugar frío para después cerrar la puerta del mismo y nuevamente ir con su amado y tomarle de la mano.-

[b]En lo que esperamos, podemos hacer cosas juntos. . . Cosas de novios. . . O incluso terminar lo que hemos dejado inconcluso. . . ¿Qué dices amor mio? [/b]

[center][image=http://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/01/94/78/28/Makoto-Kino--q5gz74KQM-b.gif][/center]
- Al proponersete así sus mejillas lentamente fueron creando una veta rojiza encima de sus pómulos, y no sería para menor, después de lo recién dicho, era algo bastante coqueto e insinuante, detrás de aquella toda intensidad y energía en la batalla y en su personalidad, había una apasionante mujer, cuyos sentimientos se rebosaban y desbordaban a cada momento por ti, era una amante ejemplar y en extremo dedicada, porqué siempre te pondría a ti por encima de ella.-[/c][/code]
 
 
[code][c=#2D8056]- El sólo hecho de sentir como tus manos recorrían el contorno de su esbelto y firme cuerpo le hacía estremecerse de pies a cabeza y no sólo eso, aquel eco llegaba hasta su misma alma, la cual bailaba de alegría en ese momento, qué difícil era contener todo lo que su cuerpo le ordenaba, saltar, reír a carcajadas e incluso irse encima de tu cuerpo para poder abrazarte más fuerte, tan fuerte que quizá te obligaría a caer al suelo, pero, tú estabas reaccionando de manera tan tranquila y templada, aunque con tan sólo estar cerca de ti y poder tocar tu piel, sentía las vibraciones contenidas de la mismas, la alegría que fluía dentro de ti. Sabía entonces, que era un sentimiento compartido, mutuo, que poco a poco florecía con mayor esplendor dentro de ellos, como el hermoso cristal de plata, siempre había sabido que conforme el amor o la falta de el, giraba el mundo, que era muy importante, pero hasta ahora lo entendía, pues lo experimentaba en carne propia, el poder que éste tenía era magnifico, inspiracional e increíble. Con ese par de besos en sus mano dejaría que te retirabas, con la promesa y esperanza de que habría más, porqué una vez que se vivía, se volvía adicta a la cercanía, a tu simple presencia. No hizo más que sonreír con la mayor de los anhelos, mientras dejaba salir un pequeño suspiro para poder liberar un poco a su ahogado pecho.-

[b]No necesitas hacer eso para que esté orgullosa de ti. ¿Sabes? Siempre lo estoy. [/b]

- Las fresas que el había limpiado y triturado, las colocó en un cazuela junto con una porción de agua, azúcar y fécula de maíz a fuego alto, en un inicio, mientras removía circularmente con una cuchara con el fin de integrar todo en una sola sustancia, hasta homogeneizarla, la misma comenzaba a calentarse y expedir burbujas en ese momento bajó el fuego para ser bajo hasta que en unos 10 minutos aquella mezcla había espesado, teniendo apariencia rojiza, el olor era indescriptiblemente dulce, así, terminada esa labor apagó la flama y al escuchar como había terminado también la tuya se acercó a ti por detrás, llevando un molde especial para pay, lo colocaba frente a ti, rociandole un poco de aceite en spray, para después tomar tus manos y llevarlas al bowl con aquella especie de masa.-

[b]¡Muy bien~! Ahora mi amor, con estas manos, vas tomar un poco de masa, para irla acomodando y aplanarla sobre el molde para hacer una base de galleta. ~[/b]

*Hablaba cerca de tu oído, casi susurrandote en el mismo, cariñosa, mientras mantenía aquella amable sonrisa, mientras que, con sus manos iba guiando las tuyas para hacer cada paso.* [/c][/code]
 
 
[code][c=#2D8056]- Pensaba que todo seguiría normal hasta el momento, que ambos continuarían cocinando con la velocidad y el tiempo en que lo habían hecho, pero algo sumamente importante rompió con toda aquella predisposición que la peli castaña tenía, dos palabras fueron suficientes para volcar su mundo, para ponerlo al revés, pero en un buen sentido, al inicio pensó que estaba en una clase de ilusión o sueño, su cuerpo se paralizaba completamente, sus parpados se abrieron tanto que la esclerótica de sus ojos fue un poco más visible de lo normal, pero sus hermosas iris verdosas se posaron en ti, expresando sorpresa, el rubor en sus mejillas se hizo extensivo a tal grado que invadió todo su rostro, por un momento el aliento se esfumó de su cuerpo, la impresión la había dejado completamente inmóvil ϟ ¿Es verdad lo qué estoy escuchando? ϟ Sólo sus padres le habían expresado tales palabras, nadie más y era natural a su corta edad, aunque muchas de sus compañeras ya tenían pareja y salían en citas, hasta cierto punto, ella se había considerado ajena a ese mundo, aunque claro, siempre había esperado con tanta añoranza el momento en que tuviera su primer novio, aunque muchos muchos chicos hubiesen pasado de ella, había guardado la esperanza, aunque ésta rindió frutos con la persona más inesperada de todas, aquel apuesto caballero de cabellos oscuros como la misma noche, cuyos ojos azules reflejaban la inmensidad y profundidad de su hermosa alma, sin poder darse cuenta sus ojos comenzaban a llover y aquellas cálidas gotas rodaban con sigilo sobre sus mejillas, llevó su mano derecha hacia una de las mismas, retiró con gentileza parte de aquellas lagrimas para observar como sus dedos estaban humedecidos, de nueva cuenta colocó su mirada en la tuya y frunció sus cejas para después abrazarte de manera fuerte e inesperada.-

[b]M-Mamoru-kun. . . Yo te amo a ti. . . Gracias por estar conmigo y darme tanta felicidad. . . [/b]

- Su voz se volvió quebradiza y era natural puesto que orbes oculares no dejaban de brotar lagrimas de emoción y de felicidad, sus brazos fueron envolviéndole de manera tal que se acoplaba completamente al cuerpo ajeno, como si ambos hubiera nacido el uno para el otro, sus almas se mimetizaban con sus confesiones, con el íntimo abrazo y con las lagrimas que le habías hecho derramar al provocarle desmesurada felicidad que no había podido contener en su cuerpo, de tal manera que, llorando de una manera sincera había terminado por expresar todo lo que sentía adentro.-

[b]Quisiera que estuviéramos siempre juntos. . . Ser tu compañera en todo momento, ser tu escudo y tu mi espada, para ambos poder combatir toda clase de adversidades que se nos ponga en frente, pero también ser felices después de hacer luchado tanto, construir nuestro propio reino en dónde ambos seamos tan felices como lo somos ahora. [/b]

- Lentamente fue separando su cuerpo del tuyo, tomó tus delineados pómulos, para atribuirles tiernas caricias y nuevamente acercarse y besar sus labios, cuando lo hizo por primera vez, dijo que habrían muchas más veces, y lo cumplió, unió sus labios con los ajenos, para así mantenerlos por varios segundos al frotar sus suaves pieles, para después separarse.-

[b]E-Está bien. . . . Yo. . . También seguiré. [/b]

[center][image=http://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/01/94/41/10/Makoto-Kino--nkVgXMdOL-b.gif][/center][/c][/code]
 
1-10 of 30
Mamoru Chiba | Comments | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.