iOrbix
Email
Password
Comments
You don't have permission to comment on this profile.
1-10 of 105
 
[c=#2D8056]*Con delicadeza acomodaba su exótica indumentaria, cubriendo su femenil pecho y retirando todo rastro de sus enemigos. Lentamente se giró en un sólo eje para voltear a ver al joven Sakata sin retirar la posición de ofensiva ante un posible enemigo.*[/c] - Guerrero de tierras lejanas, si eres enemigo deberás presentarte y empuñar tu espada porque Cham cham, la guerrera jaguar de élite, guardiana de los Bosques de la Diosa Tlaltecuhtli y del Templo de la Luna, te desafía a un duelo justo. [c=#2D8056]-Dijo analizando con rapidez al joven samurai que había denotado su presencia enmedio de aquella carnicería que por defensa propia desató.- [/c]Sin embargo, si tu postura es el de un aliado, podremos serlo. No perteneces a éstas tierras, tampoco eres hostil ¿qué buscas por aquí? [c=#2D8056]-Cuestionó al joven Sakata, mostrándose de frente y por completo.-

*Efectivamente, era bellísima, exótica y única, una máquina de asesinar si se le provoca, más una hermosa aliada, cuán dulce, transparente y suave como la lluvia. Aún así permaneció firme, presumiendo las costumbres de su pueblo natal, uno de sangre guerrera y honorable.- [/c]
[center]
[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/73/13/80/Cham-Cham--zjmDX2qjp-b.jpg][/center]
 
 
[c=#608FBF]*Efectivamente, el rayo lunar es atenuado por grises, densas y oscuras nubes que bombardearon el cielo con una serie de truenos y relámpagos. El alma serena de la noche se esfumó tornándose ahora como el de una historia de terror, era verdad que las manifestaciones de la madre naturaleza no atemorizan a la niña, pero si el hecho de hablar todo acerca de la escuela.-*[/c]-¿Me llevarás devuelta? [c=#608FBF]-Tragó saliva con nerviosismo, luego aclaró.-[/c] Podemos ir a la escuela hoy en la noche, sé dónde esconde ésa arma, yo misma solía ponerla en su casillero personal cuando me lo pedía. Seguramente la tendrá con ella, pero es cuestión de ver dónde la tiene ahora y así terminar con su vida, una bala en la cabeza. [c=#608FBF]-Afirmó en una peligrosa sugerencia en torno al riesgo y sin medir el peligro, era claro que estaba decidida hacerlo sin importar nada. ¿Venganza? probablemente.*

*La lluvia había comenzado a caer e inundar con sus pesadas las calles que rodean la cómoda casona del samurai. Para entonces, la pequeñita ya había tomado la confianza suficiente con el joven cómo para acercársele, subir junto a él en el cómodo sofá y permanecer a su lado, especialmente en los brazos, una combinación enternecedora: Un samurai protegiendo entre brazos a una pequeña.-[/c]
 
 
Off: claro, pero por favor hagamos roll por mensaje privado, si?
 
 
Hola?
 
 
+Escucho a alguien acercarse y saludarme, así veo que poco a poco se acerca un albino samurái+
 
 
[c=#608FBF]*Guardó silencio en ése apenado apogeo de su reciente "accidente", desvió su vista con cierta culpa y pena por tan mal momento e incluso el hecho de tomar las holgadas prendas del samurai sin un permiso previo. Sin embargo, el joven príncipe mostró ésa dulce mueca y el afable gesto de auxiliarla, motivándola a responder.*[/c] - Lo siento, tuve que hacerlo.[c=#608FBF] -Dijo en modo de disculpa por aquellas molestias que había estado causando desde que sus caminos se cruzaron.-

*Aún con la pena en su mente siguió al joven Sakata hasta el lavadero para aprender la maniobra de lavar las prendas con agua y jabón neutro, aunque el joven prefirió tomarse un momento de descanso para reflexionar todo lo sucedido.*

*Eve entonces pensó que ciertamente habían muchas cosas que debe aprender, entre ellas, más labores domésticas, porque si desea quedarse junto al samurai debe atribuir a toda regla del hogar, actividades y demás acatamientos que se rigen en un lugar.*[/c]- Si lo deseas, puedo ayudarte mientras descansas. [c=#608FBF]- Menciono mientras veía con preocupación al joven Sakata, sin poseer alguna palabra que amerise lo que él había vivido con la mórbida mujer, aunque ciertamente eso significa que él podrá creer todo lo que se cuenta de aquella escuela, y por supuesto, de la horrible mujer, cuyos crímenes son incalculables, entre ellos el homicidio. Tal vez, y sólo tal vez, pensaría ella podría tomar ése mismo camino para realizar toda especie de venganza, acto y una forma de salvarse de cualquiera que se le acerque.-[/c]
 
 
[c=#2D8056]*Tiempo ha transcurrido desde que abandonó su tribu para adentrarse a los oscuros dominios de la salvaje selva,reserva natural de gran belleza y hogar de diversas especies que merodean por doquier. Para entonces, Cham cham buscaba sin cesar al duende que ha robado el valioso artefacto de su tribu. Efectivamente, las malas lenguas jamás se equivocan cuando narran las terribles anécdotas de ésos alrededores, cuyos lares hablan por sí mismas por tornarse cada vez más espeluznantes. Sin embargo, no había retorno, Cham Cham se había adentrado a los prohibidos suburbios, trepando árboles y deslizándose por sus ramas entre las frondosas copas, pero venga que la descuidada joven se topó con una trampa.*[/c]

- ¡Paku, Paku!, ¿ves al duende cerca?[c=#2D8056] -preguntó al simio que recorre el camino de ramas y hojas junto a la joven.-[/c] ¡Ñya, Paku, tenemos que encontrar el artefacto sagrado de la tribu!

[c=#2D8056]*Buscaba y buscaba con su vista, pero entonces, el simio chillaría con un tono que solo un animal, o en su defecto, Cham Cham sólo entiende, porque el simio de nombre "Paku Paku" olfateó la cercanía del muchacho, señalando con su velluda y pequeña mano de mono. La joven peliverde entendió la señal, pero fue poco tiempo para que se acercara lo suficiente a la trampa, ahora que caminó sobre una rama, ésta tronó y una enorme red atrapó a la chica dejándola colgada y confundida. De pronto se escucharon risillas burlonas y malintencionadas, sin duda eran seres elementales y muy hostiles que viven en el bosque, los arbustos se mecían con brusquedad y salieron de éstos seres amorfos con orejas puntiagudas y máscaras que cubren sus rostros.* [/c]- ¡Ñyam, Ñyam, dejenme! [c=#2D8056]-Dijo la joven, pero entonces, aquella red aprisionó a la muchacha colocándola en una posición embarazosa, justo para ser torturada, posteriormente ofrecida en un sacrificio humano. [/c]- ¡KYAAAAAAAA! [center]
[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/52/30/24/Cham-Cham--F82NXSLhr-b.jpg][/center]
[c=#2D8056]*La felina y suave cola abombada de la joven se erizó al igual que su alborotada cabellera cuando sus manos y pies estaban sujetos. De pronto, una de las figurillas se acercó a Cham Cham y le arrancó la parte delantera de su indumentaria dejando al descubierto su esbelto y femenil pecho.-[/c]
[center]
[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/34/08/17/Cham-Cham--dKRQH3iaA-b.jpg][/center]
- ¡ÑYA, ÑYA! [c=#2D8056]-Gritó molesta y arrugando el entrecejo-[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/45/91/41/Cham-Cham--RL7REAwBA-b.jpg][/center]
*Sus afiladas garras salieron a flote de esos gauntlets, actuando como aquel salvaje cazador de ésos preciosos bosques, laderas y zonas selváticas: El jaguar, el único felino enorme que es capaz de hacer frente a cualquier enemigo, un asechador de las sombras y de las tierras impregnadas de belleza natural ofrecida por los Dioses. Cham Cham había logrado romper con sus ataduras, poco después, se abalanzó en contra de sus captores sin ofrecer la mínima piedad. Rasgando largas tiras de piel con sus mortíferas garras, lanzando grandes y ágiles ataques de patadas, golpes, y por supuesto, el largo boomerang de madera finamente tallada y muy resistente, capaz de romper cualquier material y herir con precisión. Todos aquellos que osaron por tomarle de sorpresa, salieron despavoridos en diversas direcciones, incluyendo al camino que el joven Sakata tomó desde un principio. Entretanto, Cham Cham había quedado en soledad, justamente enmedio de ésa carnicería humana, viendo de soslayo los cuerpos malheridos, sin vida o las extremidades mutiladas que garantizó con el ataque del boomerang hasta denotar que alguien más se aproxima; enemigo o no enemigo, debía indagar antes de alzar el arma y atacar.-[/c] - Gran Quetzalcóatl, ¿qué está pasando aquí? éstos hombres son de una tribu vecina, ahora han atacado por ésta misteriosa fuerza que asola las Tierras de nuestra querida Diosa Tlaltecuhtli. Paku paku, alguien viene. [c=#2D8056]-Dijo sin mover un músculo mientras acomodaría poco a poco sus exóticas prendas para cubrir su femenil pecho, mientras el pequeño mono se posicionó al lado suyo cuidando de ella a toca costa.-[/c]
 
 
[c=#608FBF]*Sus pequeñas manos se aferraron a las indumentarias del samurai, no se separó ni un instante del joven Sakata aún cuando la mujer disparó el arma y la detonación del disparo fue abrumadora.*

*Indudablemente el joven es un príncipe muy valiente, tan alto, apuesto y muy varonil, además de ser todo un caballero perdonándole la vida a la desdichada mujer que había tentado en contra de él. Éso pensaría Eve mientras camina a toda prisa a un costado del joven que le sujeta con fuerza en la mano, alejándola de la bulliciosa y morbosa multitud que se conglomeró en el escenario.* [/c]- Mi príncipe ... [c=#608FBF]-Dijo con voz cortada, habiéndose notado que estaba humedecida de sus ropas, y vaya que no era para menos, la sensación de peligro había causado el efecto menos deseado: la pérdida de esfínteres. Era un terrible y desmedido miedo que sentía en ella en su pecho, buscando siempre la manera de esconder la mirada enjugada de lágrimas tras ésa rizada cabellera.-

*Cuando llegaron aquel , Eve soltó la mano del muchacho y se dirigió tan rápido como pudo al cuarto de baño demorando por largos minutos. Momentos más tarde, la pequeña abrió la puerta con la debida discreción, llevando entre sus manos la muda que traía en un principio completamente humedecida y habiéndose colocado encima una holgada prenda que le pertenece al joven Sakata. Indudablemente había tenido la iniciativa de asearse y cambiarse de indumentarias por algo limpio y fresco dirigiéndose ahora al respectivo lugar de la casa para lavar sus desgastadas prendas de escuela, siempre callada y con la enorme pena que pesa en su mente por la situación que se desató hace unos momentos en plena vía pública.*[/c]
 
1-10 of 105
ꜱᴀᴋᴀᴛᴀ ɢɪɴᴛᴏᴋɪ | Comments | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.