iOrbix
Email
Password
Comments
You don't have permission to comment on this profile.
1-10 of 14
 
Es todo para usted, princesa, es un tiramisú de chocolate con un toque de vainilla y galleta. -El cocinero en jefe le explico que por etiqueta, siempre debía explicar brevemente cómo es que los postres estaban preparados, no tenía idea que tal vez se debía a la princesa.

En toda la explicación no alzó la vista, estaba demasiado nervioso, pero se dio cuenta que la princesa hacía su presentación y él, hecho un manojo de balbuseos, hizo otra reverencia.- E-encantado, p-princesa. Soy M-Matthew, el nu-nuevo repostero. -Estaba haciendo su mejor esfuerzo, pero entre emoción y el nerviosismo de cometer un error, no podía evitar tartamudear, no estaba acostumbrado a las cosas refinadas ni a las reglas de etiqueta.-
 
 
Estar emocionado era decir poco, ¿cómo podría explicar lo que sentía? ¡Estaba en palacio! No fue otro que el mismísimo rey Estéfano quien lo había llamado, al inicio creyó que tal vez había ofendido a sus majestades cuando llevó ante ellos un par de pasteles en agradecimiento por su amabilidad con el pueblo el otro día, no se consideraba aún un buen cocinero y tal vez el sabor no fue agradable... Todo lo contrario. Estaba ahí porque los postres encantaron en todo el palacio y deseaban que trabajase allí.

No saltó de alegría ante su majestad porque sería vergonzoso, aunque la sonrisa de oreja a oreja que tenía nadie la pudo borrar. Sus actividades iniciaban de inmediato y, a pesar de que estaría bajo la supervisión del chef principal, los postres nadie los tocaría salvo él. ¡Los sueño sí se cumplen! Un simple repostero convertido en repostero real.

Aunque durante todo el día solo se dedicó a familiarizarse con el resto de la servidumbre, por la tarde le aseguraron que conocería al resto de la familiar real; a la reina y la princesa Aurora a quien, por petición de su padre, debía cocinar un postre especial. Se puso un poco nervioso, sin embargo, todo su ímpetu se lo llevaría el tiramisú que decidió preparar.

No quiso admitirlo, pero su nerviosismo aumentó cuando anunciaron la hora de la comida y pudo observar, a lo lejos, como llegaban los reyes acompañados de su hija. Tragó en seco, espero la señal de su superior para colocar los postres, ansioso. Cuando fue momento de hacerlo, ni si quiera alzó la vista, temía tropezar y echarlo a perder. - Princesa, el rey ha pedido que cocinara algo especial para usted, espero sea de su agrado.

[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/03/20/85/56/Mat-Muller-240Vaic7e-b.jpg]
 
 
[c=#2D802D]-[i]¿Que hermoso?. Aaaam... Sí, supongo que soy muy hermosa, depende de quién me mire[/i]. -Comentó, la ave blanca tras el susurro de la joven rubia. Por su telepatía, se percata que es... una princesa pero ella no sabe de su destino y la maldición que se le avecina tras cumplir los 17 años.

-[i]No es un sueño, es realidad... Tan realidad que tú estás aquí parada enfrente a mí y que se produjiera este encuentro. [/i]-Diría aquel ave que es una mujer transformada pero proveniente de un futuro distante. No sabia porque habia llegado a este lugar por medio de un cristal cósmico que salvaguarda toda la creación. El gran ave del porte de un humano, continua mirando a la princesa que cree y vive cómo una campesina, cuyo corazón se mantiene puro e intacto.[/c]
 
 
[c=#E50000]*Fénix Blanca, estaba atrapada aquí en esta era del pasado; en la época medieval para ser precisos pero pronto escucha un hermoso canto, tan melodioso que le eriza la piel y que simplemente, decide hacer especial para no asustar a quién fuese la dueña de tan hermosa voz. Podía sentir que aquella esencia tan pura, noble y libre que le recuerda su pasado cuando era una jovencita temerosa, tímida pero sumamente peligrosa por sus dones, sus poderes pero gracias a su profesor, aprendió a controlarlo y usarlos para el bien; mas ahora que un ente vivía en su interior, un ser proveniente del cosmos, el espacio exterior compartiendo mente, poderes, recuerdos y esencia para ser UNA.

La Avatar esbosa una dulce sonrisa que adopta una buena forma, la de una hermosa ave blanca cuál blanca cómo la nieve. Posa sus patas sobre una roca mientras canta un dulce y melodioso canto cuál ave es. Ese canto no sólo era hermoso sino que trae paz, armonia, tranquilidad que está el alma más triste, acongojada y sufriente, dejaría de estar. Esperaría que ese joven llegaría a su encuentro y que a traves de ella, pudiera saber donde se encuentra exactamente.*[/c]

[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/95/02/93/Silfide-Fenix-Blanca-Jean-Sitaara-7WFLnzbYk-b.jpg]
 
 
[c=#006600]*En un distante e hinóspito lugar de Alemania, que está alejado de toda civilización, sumida en la más absoluta soledad y del clima templado de aquel bosque. Se encuentra una silueta femenina desembuleando por el lugar.

Los ojos de aquella dama son verdes, su vestimenta consta de un leopardo blanco con un gran emblema con la forma de un ave de color dorado mientras desde el cuello hasta arriba del pecho es de color negro, sobre sus caderas lleva un cinturón dorado con un gran lazo que cae desde su izquierdo. En la parte de abajo del atiendo, sus piernas están cubiertas con botas largas doradas que llegan hasta la mitad del muslo.
No contenta con su peculiar traje, la fémina porta unos guantes largos dorados que cubren sus manos y la mitad del brazo. Su larga y llamativa cabellera pelirroja cae sobre su espalda mientras se mece por el viento.
De su propio cuerpo emerge una especie de una gran aura hecha de fuego y energía de color blanco con la forma de un gran ave gigantezca cómo si el mismo fuego flameará por sí mísmo mientras un leve, suave, susurrante canto de ave resuena en el lugar, sintiendo cómo una gran calidez de paz, armonía y tranquilidad tan grande cómo si nada malo pasaría jamás, cómo si todo el dolor se extinguiera para siempre, sanando todas las heridas del alma y el corazón, purificandolo en cierta manera...

Por la tez clara, su estatura de un 1.68 m, por su peculiar traje revela que aquella fémina se trata de la superheroína mutante omega, Jean Grey, avatar de la Fuerza Fénix, un ser cósmico poderoso de fuego. Ahora ambas han llegado a ser UNA siendo Fénix Blanca de la Corona, un ser totalmente purificado de todo mal desde que gracias a otras telépatas que le mostraron los sentimientos de amistad y amor provenientes de su familia y amigos, para dedicarse a ser la Guardiana de la Creación y del poderoso Cristal M'Kraan, morando en "La Sala Blanca Caliente", el centro de toda Creación.

Ahora... Fénix Blanca ha regresado a la Tierra, el lugar de origen de su avatar para poder recuperar "algo" de su vida pasada aunque sólo fuera un periodo de largo tiempo ya que estar en plena soledad en la Sala Blanca o en el mismo espacio exterior, hace que tal vez... pierda los recuerdos de su pasado y deje de ser Jean, sabia que tenia sus obligaciones cómo Guardiana pero tener contacto al menos con otro ser, le haría bien y de paso, ayudaría a esto a aliviar los dolores de su alma, corazón y quizás, hasta mejorar sus poderes o su propia vida, después de todo, ella es Fénix Blanca y para ella nada tiene limites... Ella no volvería a ser Fénix Oscura, aquel ser corrompido que era capaz de destruirlo todo a su paso con el mero pensamientos, ya no... prometió que no volvería a lastimar a nadie a menos que matar a una sola amenaza significará salvar a miles de seres inocentes..

Aquella mujer usa sus habilidades telepaticas y omnipresentes, buscando índicios de vida inteligente, si alguién ser necesitase de su ayuda, ella iría en su rescate o brindarle ayuda inmediatamente.*[/c]
 
 
Te parece bien si vamos al castillo de Bestia y preparamos pasteles?
 
 
[center][c=#666600][i][code]Pues de nada, soy un ente bondadozo por eso te tengo en cuenta. [/code][/i][/c][/center]
 
1-10 of 14
Aᴜʀᴏʀᴀ ༝ | Comments | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.