iOrbix
Email
Password
Comments
You don't have permission to comment on this profile.
1-10 of 129
 
R/Off: Muchas gracias por el agrego.
 
 
[center][c=#80562D][i]Buenas Noches Señorita, como se encuentra? a pasado tiempo espero podamos volver hablar[/i][/c]
[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/28/73/86/-a---caA2h7c1w-b.gif][/center]
 
 
Volvió a bajar por el contorno de su fino rostro con el dorso de los dedos de su mano izquierda, suavemente hasta llegar a su mentón donde se detuvo con delicadeza para escuchar lo que estaba diciendo. No tardó en comprender sus dudas, sería una mentira decir que él mismo no había pensado en ello, que el concepto no había cruzado su mente al menos una vez desde el momento en que se dio cuenta de que se perdía dentro de la esmeralda mirada de la menor. Cerró los ojos con calma, asintiendo con la cabeza para dejar a entender que sí había escuchado cada una de sus palabras, tratando de organizar en su mente la resolución que había tomado en unas palabras que lo explicaran con claridad.

[c=#E50000]-Mi nombre... es Chiba Mamoru.-[/c] Dijo lentamente, su grave voz articulando cada sílaba con la claridad de un orador antes de abrir los ojos lentamente, enfocando la mirada directamente en los iris contrarios. Movió la mano derecha sin dejar de sostener la ajena de forma que la reposara contra la cama a tal costado de la dispersa cabellera femenina. [c=#E50000]-Y tu nombre es Kino Makoto, ¿entiendes?-[/c] Continuó, una sutil sonrisa cruzando sus labios antes de que empezara a bajar la mano izquierda por el costado de su cuello, acariciando su piel con las yemas de los dedos con suavidad y delineando el contorno de su hombro, a su paso ocasionalmente jalando la tira derecha de su blusa y dejándola un tanto caída, mientras seguía con lentitud para recorrer el largo de su brazo, deteniéndose en su muñeca.

Tomando su muñeca la levantó y con cuidado la posó sobre la cama de modo que ella tuviera ambos brazos a cada lado de su cabeza, pero no levantó las manos, quedando en una posición en la que parecía mantenerla quieta en su sitio para que le prestara toda su atención. [c=#E50000]-Soy Chiba Mamoru, estudiante de medicina y aspirante a cirujano, re-encarnación del príncipe Endymion y protector de la Tierra. Pero primero y por encima de todo, mi nombre es Chiba Mamoru.-[/c] Dijo con firmeza, apenas cerrando un poco las manos alrededor de los puntos que sostenía de ella como efecto de su determinación al decir esas palabras. [c=#E50000]-No pienso dejar de lado mis responsabilidades y seguiré protegiendo la Tierra. Pero "Endymion" sólo es el nombre que tuve en mi vida pasada. El que comparta recuerdos con él no significa que esté dispuesto a dejar de lado todo lo que viví en esta vida. Mi futuro lo escribo yo...-[/c]

Relajó por completo el agarre de sus manos y fue descendiendo con ellas por los brazos femeninos, recorriendo su piel apenas rozando su superficie y bajando por sus extremidades hasta llegar debajo de sus hombros. Sin detenerse, mientras hablaba sus grandes manos delinearon la curvilínea cintura de la menor con suavidad hasta llegar a su cadera, donde los dedos pulgares se adentraron debajo del borde inferior de su blusa. No podía negarlo, a pesar de que sus palabras salían firmes y seguras al ser pronunciadas, su cabeza era un embrollo de sensaciones que intentaba controlar. [c=#E50000]-Y en la historia de Chiba Mamoru quiero que Kino Makoto esté a su lado hasta el final. Y es algo que el resto tiene que respetar.-[/c] Concluyó con mayor calma, inclinándose sobre ella lentamente hasta que sus labios rozaran la piel de su mentón, moviendo la cabeza para rozar el contorno de su quijada lentamente y respirando con profundidad para que sus bocanadas de aire caliente bañaran la piel ajena, todo mientras sus dedos pulgares empezaron a moverse de arriba hacia abajo trazando amplios arcos sobre la piel de su estómago a cada costado por debajo de la blusa.
 
 
La delicada piel de su abdomen había quedado accesible a la vista, al tacto de sus manos, y debajo de los dedos de su izquierda podía sentir la dulce superficie cubriendo esa tonificada anatomía, en un contraste cautivador para sus sentidos. Elevó la cabeza ligeramente al sentir la separación, moviendo los labios para recoger esa cristalina gota de saliva estirada hasta formar tan frágil hilo. Intentó verla a los ojos, pero debido a sus movimientos sólo pudo prestar atención a sus gestos faciales, a la tersa piel bañada en un tono carmesí que le brindaba una apariencia adorable y al aroma que en esos momentos estaba seguro de poder reemplazar como su oxígeno para toda la vida. La escuchó con atención, y una pequeña sonrisa se formó en sus labios, no una de diversión a costa de ella sino que de pura comprensión, aunque ello no evitara que una muy sutil risa vibrara en su pecho al escuchar la manera en la que se había descrito a si misma.

[c=#E50000]-"Chiquilla"... nunca habría pensado en usar esa palabra para referirme a ti, no a menos que la usara con mucho cariño.-[/c] Comentó con la risa todavía asomando en el tono de su voz. Levantó la mano derecha sin dejar de sostener la ajena para llevarla a su propio rostro, girando la muñeca para que el dorso de la mano femenina hiciera contacto con su rostro, cerrando los ojos lentamente y elevando su cuerpo un poco más mientras disfrutaba de esa suave sensación. [c=#E50000]-Mi Mako-chan...-[/c] Susurró con suavidad, su cabeza ligeramente ladeada hacia la mano ajena de forma que sus labios rozaron su piel al hablar y su respiración diera directamente contra ella. Los dedos índice y medio de su mano izquierda trazaron una línea justo por el centro de su abdomen, las yemas de los dedos apenas rozando su piel hasta llegar a su ombligo, momento en el que se separaron de ella para apoyar la palma en la cama a un costado de su fina cintura.

Abrió los ojos con la misma lentitud con la que los había cerrado y guió su mirada directamente hacia el rostro de su novia, un gesto amable en sus facciones y una sonrisa tranquila. [c=#E50000]-Tú eres tú, Mako-chan. Y yo soy yo. No importa las etiquetas que podamos recibir por parte del mundo, la sociedad, otras personas o cualquier manera posible. Tú y yo somos quienes somos y yo sólo te veo a ti. Una fantástica mujer que no hace más que ganarse mi adoración segundo tras segundo.-[/c] Dijo con suavidad, moviendo el dedo pulgar de su mano derecha para acariciar el costado de la mano ajena mientras hablaba. Levantó la mano izquierda y la llevó hasta el rostro de la menor, para acariciar con el dorso de sus dedos el contorno derecho de su fino rostro desde la barbilla hasta el lóbulo de la oreja. [c=#E50000]-Estoy contigo, y soy feliz. No pienso empujarte por algo para lo que no te sientas preparada; lo que yo quiero es caminar a tu lado a través de toda experiencia, juntos. ¿Entiendes, mi princesa?-[/c] Preguntó con suavidad, la sinceridad casi palpable en cada palabra que pronunciaba, pues era feliz sólo mientras ella lo fuera y estaba dispuesto a esperar el tiempo que fuera necesario hasta que ella se sintiera preparada para él.
 
 
Saludos
 
 
¡Hola Lita!
 
 
[center][code]—Tal vez hubiera sido demasiado pedir la ayuda de Makoto-chan para eso, era la mejor repostera, pero sin duda alguna la mas fantasiosa del grupo. Sonrió al verla tan entusiasmada con respecto a la "historia de amor" que ella se había imaginado, siempre se preguntó con que tipo de filtro veía ella la realidad para que todo le pareciese completamente romántico y tan fácil de lograr, sin duda alguna valoraba muchísimo a la castaña por su inocencia.—

[c=#0073E5]¡Está bien!
¿Que te parece quedar en la estación del tren?
Podremos ir a comprar los materiales para lo que vas a enseñarme a hacer..~

[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/01/97/44/33/A--M-TXBvmXQzC-b.jpg][/c][/code][/center]
 
 
Era una sensación difícil de describir, todo aquello se movía por su ser a una velocidad que su mente hacía el esfuerzo posible para registrarlo como era debido. En su pecho el corazón latía a alta velocidad, con un calor que parecía ser capaz de derretir cualquier invierno al mismo tiempo de ser lo más cómodo que podría estar sintiendo; su piel ardía ahí por donde recibía el tacto de esas delicadas manos, como si pudiera dejar su huella incluso por encima de la camisa que llevaba puesta. Un leve estremecimiento le recorrió la espina dorsal al notar sus besos, el suave roce de sus labios y la humedad de su saliva que pronto se posaba sobre su cuello.

Al escuchar sus palabras no sólo fue su suave voz lo que le hizo temblar, tampoco el calor de su aliento haciendo cosquillas sobre la piel de su oído, sino que el significado de lo dicho y el sentimiento que alimentaba en su interior aquella intensidad impensable, ese amor cada vez más fuerte que profesaba por la hermosa mujer debajo suyo. Se elevó muy lentamente, sin separar los labios de la piel de su novia para que estos rozaran la fina línea de su quijada hasta que estuviera por encima de ella y pudiera buscar su bella mirada. [c=#E50000]-Mako-chan... yo soy y seré el hombre más feliz de todos si es así.-[/c] Susurró suavemente mientras levantaba la mano derecha para llevarla por encima de su propio hombro de modo que le tomara a ella de la izquierda y entrelazara los dedos entre ambos como el símbolo de un lazo tan firme como el agarre de su mano. [c=#E50000]-Te amo, y quiero estar a tu lado más allá del tiempo mismo, quiero estar contigo en toda forma y sentido... y vivir absolutamente todo lo que valga la pena vivir a tu lado y de nadie más.-[/c]

Sus palabras sinceras fluyeron desde lo más profundo de su alma, desde el punto en el que las entidades conocidas como Mamoru y Endymion no eran más que dos lados de una moneda e ignoraban cualquier discordancia que en su pasado pudo tener. Entonces se dejó caer con suavidad sobre ella, presionando un poco ese esbelto y tonificado cuerpo con el propio contra la cama mientras que ladeaba la cabeza para poder encajar con los labios ajenos, sin reprimir ni un poco el ardiente deseo que corría por sus venas al invadir su boca con la lengua en una apasionada danza por beber de esa adorada esencia suya. Por mero instinto natural todo su cuerpo se movió en ese momento con fluidos movimientos, sus piernas acomodándose en la cama de una manera en la que terminaba por separar las ajenas para terminar entre ellas; su mano izquierda buscó el borde inferior de la blusa que ella llevaba puesta y adentró su tacto por debajo de la prenda, moviendo los dedos para con las yemas acariciar con suaves círculos la piel de su cintura al subir lentamente, revelando su cuerpo poco a poco al ir arrugando hacia arriba dicha prenda.
 
 
Su cuerpo era ligero, estar de aquella manera no era para nada incómodo y gracias a la gravedad podía sentir de manera mucho más detallada su anatomía. Delicadas curvas de una juvenil y tonificada firmeza corporal se hacían obvias estando debajo de ella, de una manera que le dejaba sin aliento y aumentaba el ritmo de los latidos en su corazón. Posó ambas manos sobre la espalda ajena, a ambos costados de su cintura delineando su curvilínea silueta en una lenta caricia hasta tener las manos puestas sobre sus hombros. Deslizó la diestra sobre ella para subir con suavidad sobre su cuello hasta detenerse acunando su mejilla izquierda.

Con los ojos entreabiertos pudo ver con lujo de detalle ese hermoso rostro femenino, hipnotizado por el tono de su piel en los pómulos, el movimiento de sus brillantes y carnosos labios y la luz que parecía emerger de sus grandes ojos verdes. Esas delicadas manos debajo suyo se sintieron realmente vívidas, casi como si no hubiera una tela que separara el tacto de sus dedos con su piel. Ladeó el rostro y aguantó la respiración por un momento, sintiendo su cabeza demasiado ligera de tanto respirar ese aroma embriagante que era ella misma. Cuando volvió a respirar con un profundo suspiro pasó las manos lentamente por encima de ella hasta volver a tomarla por la cintura. [c=#E50000]-Mi mayor deseo...-[/c] Musitó suavemente, por su cabeza volando miles de pensamientos distintos, la voluntad intrincada de un protector nato que existe para cuidar del planeta Tierra apenas ocupando espacio en su cabeza para ser todo reemplazado en ese momento por una sola imagen.

Apoyó su pie izquierdo en la cama y de un impulso con todo el cuerpo giró sobre sí mismo sin soltar el cuerpo ajeno para de un solo movimiento terminar sobre ella en la cama, moviendo rápidamente los brazos para apoyar los codos a ambos lados de la cabeza de su novia para mantenerse elevado a muy poca distancia de ella. [c=#E50000]-Eres tú.-[/c] Concluyó en un apasionado susurro, descendiendo levemente el cuerpo sobre ella e inclinando la cabeza para capturar su labio inferior con los dientes en una corta mordida ya que tras el pequeño acto sus labios pasaron a dejar un delicado rastro de besos sobre la piel de su barbilla, ladeando la cabeza para poder seguir dejando las tenues marcas de su tacto sobre costado izquierdo de su quijada en la unión con su fino cuello, ambas manos pasando a posarse sobre sus hombros para descender por su cuerpo lentamente, enmarcando su cintura hasta llegar a sostenerla por las caderas con firmeza.
 
1-10 of 129
Mᴀᴋᴏᴛᴏ Kɪɴᴏ Ϟ ˢᵃᶦˡᵒʳ ᴶᵘᵖᶦᵗᵉʳ | Comments | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.