iOrbix
iOrbix will be Migrating to Similar Worlds
Similar Worlds
Email
Password
Comments
You don't have permission to comment on this profile.
1-10 of 567
 
Por instantes se vio rodeado de enemigos, aquel escenario pronto se volvería un campo de batalla y el tiempo del mismo no apunta a ser nada favorable para el samurai. Emociones mezcladas entre sí una con la otra, por un breve instante nublan su juicio, pero esta convencido que ese no será el obstáculo que detenga su avance; no seria la primera vez que sus adversarios lo superan en numero y armamento. Mientras piensa en una solución para este inconveniente, analiza el entorno o al menos lo que sus ojos alcanzan a ver.

─ [c=#660000][i]¡¡Demonios Konnosuke!! … de todos los lugares donde podías fijar un portal, escogiste el peor de todos[/i][/c] ─ dijo con claro tono de molestia, desplegando una vez mas el panel de información para mirar un mapa del perímetro y su posición; antes de efectuar alguna acción, cúal podría ser una de sus mejores opciones para salir sin verse envuelto en una batalla innecesaria contra el enemigo...

─[c=#660000][i] No tengo otra opción mas que pelear... si consigo abrirme paso hacia el ala este, podré usar los ductos de ventilación y bajar hasta la ciudad, me será mas fácil mezclarme con los civiles mientras reúno algo mas de información sobre esta época y el objetivo principal... [/i][/c]─ su improvisado plan en ese momento parecía ser su única y mejor opción, no se dio tiempo a sí mismo para detenerse a analizar los errores que podrían estropear su huida. solo pensó en que debía hacerlo.
Cuando estuvo a punto de salir, una misteriosa figura, aterriza a sus espaldas. Instintivamente lleva su mano hasta tocar el mango de su katana, sin voltear a verle; entiende mejor que nadie que esa no es la mejor posición para cometer el mínimo error.
Siendo ingenuo al verse en el lado desfavorable de la balanza, bajó la guardia y dando un profundo suspiro, eleva ambas manos como seña de rendición, dándose inmediatamente la vuelta, para encontrarse de frente con aquella intimidante mirada; por un instante todo parecía atenuarse, la algarabía a su alrededor pasa a segundo plano pues parece que ha encontrado a alguien que quizás pueda dar respuesta a sus preguntas ¿pero cómo estar seguro de que cooperara? ¿acaso solo se trata de una treta? Los azules ojos del varón son similares en frialdad, y no denotan expresión alguna, solo ese brillo intenso que poseen los asesinos.
Escucha atento cada palabra, incluso llego a notar la presencia de alguien mas entre ellos, pero no le dio importancia al hecho debido a que, no parecía ser una amenza.

─ [c=#660000][i]¿Porque debería confiar en ti?... [/i][/c]─

[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/03/04/67/12/z--RQWBl58fB-b.jpg][/center]
 
 
[b]Tiempo presente. Primer turno[/b]

La incertidumbre de un habito común, mezclada en sincronía con esa intensa emoción, aspectos que dentro de su cuerpo solamente actúan como supresores, aquellas cadenas que le cohíben de desatar pensamientos propios o acciones de libre albedrio, conmutando, para hacer de el capitán un guerrero eficaz y centrado únicamente en su objetivo, destrozar a sus enemigos.
Konnosuke, es el guía del escuadrón dos en cada misión, un ente milenario con un aspecto algo adorable, pero con cualidades muy diversas e interesantes; él es quien almacena toda la información de cada misión, detalles de cada miembro del equipo, ademas de ser quien recibe de manera directa las ordenes de Saniwa.
─ [c=#E50073][i]¿Estas listo Kane San?...[/i][/c] ─
Una de las indicaciones descritas por su amo, fue cambiar de atuendo para pasar desapercibido al momento de llegar a su destino, era un poco extraño utilizar un uniforme distinto al habitual.
[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/04/44/29/93/z--mxK3YH02G-b.jpg][/center]
─[i][c=#660000] Ya estoy listo Konnosuke... Hagamos esto...[/c][/i] ─ Ese elegante tono de voz que siempre impera por sobre todas su cualidades se materializa en seguridad y confianza, aun sin importarle a donde lo lleve su destino.
Dando un paso dentro del portal, instantáneamente pétalos de cerezo envuelven su físico para transportarlo hasta su nuevo escenario...

[b]Siglo XIX. En tiempo alterno. (actual)[/b]
[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/04/44/30/23/z--rkYm574Ji-b.jpg][/center]
Divisar aquel panorama fue algo increíble, sus azules ojos ahora atrapan el destello de luz perdido en ese horizonte tan distinto al recordado, aquel sitio era algo muy parecido a lo habitual, sin embargo sus estructuras metálicas hasta el propio aire parecía estar en contra del capitán. Asfixiante así sentía su entorno, pero era tolerable, encontrarse en medio de aquel espacio abierto lo deja vulnerable, pero mientras se hace la idea e intenta sobrellevar las condiciones adversas que pasan factura a su cuerpo, una especie de alarma se activa, hecho que no le da tiempo de reaccionar, mas que para correr en busca de refugio.
No tomó mucho tiempo para que algunas tropas de soldados iniciaran la búsqueda del intruso. Izuminokami consigue ocultarse tras una especie de barricada, formada por cajas de enorme tamaño dentro de lo que parece ser un hangar de carga; sobre la plataforma se pueden escuchar los paso al unisono de las tropas desplegando su perímetro de búsqueda.
─ [i][c=#660000]será solo cuestión de tiempo antes de que me descubran... veamos cuales son las ordenes de Saniwa[/c][/i] ─ desde la palma de su mano un pequeño broche con la cresta del grupo samurai revela una especie de holograma donde esta detallada la información del sitio, mapas y lo mas importante, los objetivos de la misión; tan rápido como puede revisa dicha información en busca de alguna pista para iniciar su movimiento, siendo un nombre el aspecto resaltado dentro todos los detalles...
─ [i][c=#660000]Alexander Wolff Dietric... [/c][/i]─
 
 
─ [c=#660000][i]Ya veo... entonces es eso ¿A que época ire Saniwa? Acaso vendrán Kunihiro, Tombokiri, Yaguen...[/i][/c]─
─ [i][c=#0073E5]No!!... tu escuadrón no irá contigo en esta ocasión Izuminokami, al lugar donde vas estarás muy lejos de mi alcance... enviar solo a uno de mis guerreros es un reto... allí mi protección será completamente nula[/c][/i] ─ aunque le cuesta salir del asombro, nunca deja entre dicho nada, suele aceptar cada reto como una forma para mejorar sus habilidades y superar el nivel de cualquiera.
─[c=#660000][i] ... comprendo... pero no debe preocuparse Saniwa sama, lo haré!...[/i][/c]─
La preocupación y agonía de la dama era evidente, pero entiende lo importante de cumplir esta misión, aún cuando se trata de sacrificar a uno de sus mejores guerreros.
─[c=#0073E5][i] Konnosuke te dará los detalles de tu misión y abrirá el portal para transportarte hasta allí... ve Izuminokami, y demuestra de lo que eres capaz... yo pediré a los dioses por tu seguridad y estaré esperando tu regreso mi bella espada...[/i][/c] ─
─ [c=#660000][i]... Volveré maestro, no tenga dudas de ello, en mi reside el espíritu de mi nuevo portador y sobre mis hombros descansa el orgullo del Shinsengumi..[/i][/c]. ─

Es entonces que luego de despedirse, retoma su posición dentro del recinto sagrado de los dioses, para ir hasta el área de los portales, con un solo objetivo en mente. Esta nueva misión lo llevará a adentrarse en un mundo totalmente distinto al conocido, un sitio donde la realidad de lo que se conoce, no parece coincidir con nada...
[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/04/44/21/01/z--CX3YVY1qX-b.jpg][/center]
 
 
[b]Provinvia de Kaga, Japón-año 1488[/b]

Desesperación y ruina, un páramo desolado que se cierne sobre la angustia de aquellos cuerpos aún moribundos; aguardando el descanso sobre la inseguridad que le trae a sus mentes recuerdos de una vida vacía y sin recompensas. Por fin la batalla ha culminado, el escenario aunque da fría imagen de aquella masacre, no se detiene en dar luz y respiro a las esperanzas por un tiempo mejor para las nuevas generaciones. Luego de vivir una época de oscuridad interminable, la provincia de Kaga, abrumada por el yugo de un gobernador sumido en la demencia, poseído por espíritus milenarios que buscan con fervor hacerse con el dominio total del Japón antiguo; vuelven a ver esa tenue luz que les guía a nuevos tiempos, un paso más a una nueva reconstrucción, sueños innumerables llenos de sonrisas y abrazos sin la necesidad de volver a derramar lágrimas
[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/04/44/20/79/z--cWHE12bDs-b.jpg][/center]
ni sangre.
─[i][c=#660000] ¡Por fin, ha terminado!...[/c][/i] ─ la voz de su capitán, de momento rompe con el silencio en aquel valle; sus palabras llenas de orgullo por todos los caídos, y su admiración por los que aún se mantienen en pie, luego de dar ese paso, dejando atrás sus vidas y su miedo para enfrentar a las legiones de la oscuridad con un mismo objetivo en mente, paz y vida plena para sus familias.
─ [i][c=#660000]Mi tiempo aquí ha culminado... es tiempo de volver con mi amo... ¡Yasutaka san...es tu turno de aquí en adelante!... te harás cargo de guiar a estas personas[/c][/i] ─ su altiva presencia, aquella que con solo mirarle inspira confianza y valor a cada uno de los presentes, es viva prueba del poder que consigue alcanzar un capitán de clase élite.
Dispersando la oscuridad de aquel ocaso, solo con el brillo afilado de su arma, mostrando dotes de un verdadero artista en cada movimiento y cada corte, llegando a ser preciso y letal con cada estocada, siendo pilar y soporte para muchos pues para él, la perfección no es más que una simple cualidad. Sin embargo era tiempo de volver, y dar premisas a su amo, no pasaría mucho antes que el portal de regreso se abriera; a escasos metros de él, un vórtice de energía pura atraviesa el firmamento hasta tocar el árido terreno por lo que no demora en guardar su espada, y acercarse. Rápidamente la figura del varón empieza a desvanecerse tras una estela de miles y miles de pétalos...

[b]En la ciudadela. Tiempo neutral.[/b]

... El viaje de distorsión espacio temporal, era capaz de materializar un objeto de una época a otra casi de manera instantánea, en este caso es Saniwa quien invoca la presencia de su guerrero para traerlo hasta el templo en el centro de la ciudadela. Transportar una sola espada requiere increíble concentración y un enorme cantidad de poder, siendo los Saniwa, los únicos capaces de realizar esta acción incluso con hasta cuatro escuadrones juntos.

─ [c=#0073E5][i]Bienvenido a casa Izuminokami san!...[/i][/c] ─ las palabras de su joven ama, no se hacen esperar, sentada sobre su altar, se le podía ver sosteniendo entre sus manos un rosario budista, inundada de una alegría inmensa por el regreso con bien de uno de sus capitanes.

─ [c=#660000][i]Saniwa sama!... [/i][/c]─ dijo el samurái, acercándose para colocar su espada delante de ella a modo de ofrenda, antes de reverenciarla.
─[c=#0073E5][i] Konnosuke me ha revelado el informe completo de tu batalla, veo que fue un éxito y me alegra mucho que estés ileso, no me gusta cuando esos demonios lastiman a mis bellas espadas...[/i][/c] ─

─ [i][c=#660000]Asi es Saniwa, tal y como lo pediste, los aldeanos fueron capaces de erradicar la tiranía causada por la fuerza retrograda... ahora su época vuelve a la normalidad...[/c][/i]─
─[c=#0073E5][i] Gracias Izuminokami san, una vez más has demostrado porque te nombré capitán del escuadrón dos, y me alegra tenerte de vuelta, pero... [/i][/c]─ los ojos de felicidad de aquella doncella, atenuaron de inmediato incertidumbre y tristeza, algo no estaba bien.
─ [c=#660000][i]¿Saniwa sama, está todo bien?... [/i][/c]─ pregunto con preocupación al notar aquella expresión reflejada sobre el rostro de su maestro.
─[i][c=#0073E5] ... justo ahora tengo que enviarte lejos una vez más mi querida espada; los enemigos se movilizan y todos los demás escuadrones ya se preparan para ocupar sus lugares en las distintas épocas donde el ejército de fuerzas retrogradas ya avistan un enfrentamiento con los mortales ... tu eres el único al que puedo confiarle esta misión[/c][/i] ─

[b]...[/b]
 
 
a mi tambien me gusta la trama :I
 
 
Aww coshita linda
 
 
Te quiero waifu rosa
 
 
[code]Su pequeña tripa estaba rugiendo cual animal salvaje, había sido elevado que movió sus pequeñas patas de un lado a otro; en suelo firme - o mejor dicho en la madera de aquella mesa - prosiguió a olfatear el corte de carne humeante su aguda nariz percibía el agradable aroma que sus fosas nasales terminaban totalmente invadidas, la baba escurrió por el extremo inferior de forma graciosa resbalándose hasta la madera dejando un pequeño lago de saliva.

Estaba inquieto por tomar un pedazo que, con mucho cuidado acerco ambas patas delanteras abriendo el hocico daba un pequeño mordisco corto el borde de aquel filete, un humo salió por su nariz la carne herviente se impregnaba con todo en su paladar; sin vergüenza, devoro a pequeños trozos pero veloces una gran parte de bistec que poco a poco había desaparecido, atragantándose; fue directo al plato con el liquido vital usando su lengua para beber el contenido, su tripa estaría satisfecha.

— [c=#E50000]Mi...Mina-mi...[/c] — Apenas esbozo, aun tenía dificultades para entablar una conversación fluida esto debido a la poca energía que le quedaba en su pequeño cuerpo; la razón de su transformación era desconocida, sus recuerdos estaba rotos y ese vacio se apoderaba de su pequeño corazón aunque a simple vista conservó una calma inminente muy por dentro todas esas emociones le daban de lleno. —[c=#E50000] Y-Yo Red... ser... ¿Ser? ... N-No saber... Yo darte... ¡G-Gr-Gracias!. [/c]— Inclino la cabeza al frente topando la cabeza contra el mueble de forma muy graciosa.

Escuchar la parte del baño, no sabía si era signo de alegría o algún mal; pero lo estaba ayudando ¿No? dejo esas dudas sacudiendo su cabeza no parecía tener alguna intención malévola, podía decirlo con olfatearla un poco el ambiente no era lúgubre como lo estaba en el parque. — [c=#E50000]¡B-Baño! Red necesitar... Baño.[/c] — Era una curiosa criatura como si de un niño se tratará, a diferencia de su forma "real" toda estima de violencia había desaparecido.[/code]
 
 
[code] Todo el entorno a su alrededor era extraño más que acojedor, sin embargo estaba más fresco libre de la húmeda y fría tierra callejera por lo menos su cuerpo se había secado gracias a la ayuda de esa extraña figura el calor emergía pero con una lentitud frustrante. Miro a ambos lados con sus patas firmes en el resbaladizo mármol del suelo, sus cuernos diminutos sobre salían de su cabeza y sus alas se habían retraído contra su espalda aún si ella no era una 'mala' entidad no podía permanecer con la guardia abajo.


Aún permanecía aturdido luego de la sacudida o tal vez un efecto por llevar tiempo sin probar un bocado. Le costaba descifrar lo que está entidad estaba diciendo cuando por fin se quedó solo al son de unos minutos un aroma delicioso invadió sus fosas nasales que sus oscuros ojos se abrieron, su nariz no le estaba engañando aquello que se estaba cocinando le daba recuerdos vagos e inalcanzables; por su hocico la salivación fue un presagio de hambruna. De forma lenta y con mucho cuidado se deslizó por el marco del sueño chocando sus garras el resbaladizo pasaje le jugaba malos momentos, cayendo, tropezando o deslizándose por el pasillo fue que se abrió paso hasta el origen del alimento.


Vislumbró a la figura frente a una máquina que desprendía fuego, se agazapo entre el marco de la puerta y el pasillo listo para huir si era necesario pero el hambre feroz hizo a su tripa chillar del hambre; había sido descubierto por aquel ente pero también se percató de la nula intención agresiva por parte de aquella figura, muy lentamente entro a la cocina arrastrando su pequeña cola manifestó su primer comunicado moviendo apenas su pequeño hocico. — Carne... Carne... — Fue su primer diálogo con este ente, si detallaban más sus rasgos había un par de cicatrices, falta de escamas y suciedad en casi todo su cuerpo pero lo más difícil de digerir eran esos ojos vacíos tan profundos como el abismo mismo. [/code]
 
1-10 of 567
Mɪɴᴀᴍɪ Ღ Mᴏᴍᴏᴋᴀsʜɪ | Comments | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.