iOrbix
Email
Password
Comments
You don't have permission to comment on this profile.
1-10 of 498
 
Ok, esta bien
n_n ^.^
 
 
Puede que si, puede que no
luces peligroso .
 
 
Por ahora todo bien, gracias
 
 
Hola
¿Que tal ?
 
 
De nada guapo
 
 
[i][c=#80802D]¿Morir por defender lo indefendible, por intentar prevenir lo inevitable? Vaya... [/c] -Fue una voz masculina la que hizo eco en aquel extraño y apartado lugar, una voz arrogante, con aires de superioridad y llena de confianza la que se podía escuchar por todas partes. El manto nocturno se apoderaba de los cielos, con protestas de los astros en forma de estrellas, luciérnagas rebeldes acompañadas por la luna, enorme, radiante, imponente al resistirse a las tinieblas, brindando con su luz visibilidad entre las sombras, permitiendo así que el entorno no se perdiese para siempre.

Construcciones de piedra descuidadas, con fracturas y algunas acompañadas de escombros eran testamento de lo que alguna vez fue el progreso del hombre en aquella citadel abandonada por el tiempo. El corazón de esta parecía estar marcado por una plaza circular, 200m de diámetro, prácticamente vacía, suelo desquebrantado por los bloques que cedieron ante la erosión y la naturaleza, ya que pasto y pequeñas plantas silvestres encontraron la manera de crecer entre la más estrecha de las grietas. Ciertamente era un lugar apartado, mas era donde el dueño de aquella voz encontró lo que buscaba: ese extraño sujeto que, por alguna razón, buscaba entrometerse en su camino.

No fue mucho lo que tardó en que, en medio del centro de aquella metrópoli se hiciera sentir la terrible, siniestra presencia, el origen de esas palabras que fácilmente se escucharon por doquier. Como nacido del vacío, nacido de la nada fue un aparente portal el que se manifestó, como si una sombra se erigiese, sombra de la cual la silueta de un hombre emergió, acto tras el cual, dicha puerta fantástica murió. Era un sujeto de 1.70m, piel caucásica y dorados cabellos, erizados y algo desordenados, del mismo tono que su macabra mirada, írises de oro que mostraban la maldad que habitaba en él. Vestía ropas negras a justadas al cuerpo, difícilmente visibles por la armadura de metal oscuro que le recubría los hombros, brazos, torso y piernas, altamente resistente y aún así le permitía fácil y natural movimiento. Incrustada en el pecho tenía lo que se notaba como una gema, esférica, que emitía un aura tenebrosa, maligna, un aura que causaría terror en la más valiente de las almas, un aura idéntica a la de él. De sus hombros caía una larga capa negra, así como con la mano diestra empuñaba una larga espada, mandoble de metal negro como su armadura, 1.5m de largo. Forjada a manera de Falchion, estaba decorada con grabados dorados a manera de llamas que parecían envolver las once gemas púrpuras, similares a la de su armadura, que decoraban a lo largo la misma.-

[c=#80802D]De verdad que hay seres estúpidos que ansían la muerte. Muy bien, "Hellstorm", sal de una buena vez. [/c]

-Esa era la voz, esas eran las palabras de quien era un tirano, de quien era un rey, de quien era la más grande amenaza para la humanidad. Eran las palabras del Dark Bring Master. No se encontraba allí para clamar victoria, para llenar su orgullo. Se había manifestado para enviar un mensaje, para enseñar una lección a quien sería su "oponente" o víctima más bien, ente que planeaba encontrar en dicho lugar.-[/i]
 
 
-niega con la cabeza terminando el platillo-
No, estoy satisfecha, muchas gracias Rick.
-sonríe mirándolo-
¿Usted desea algo más?
 
 
Me ha gustado mucho.
-dijo antes de comer un poco más-
-bebe un poco de vino-
Además la compañía es muy agradable.
 
 
No te preocupes...
-ríe ligeramente-
A mi también se me ha olvidado pedirla.
 
 
¿De verdad?, entonces sí que eres saludable.
-ríe ligeramente-
Provecho para ti también Rick.
-sonríe dulcemente y comienza a comer-
Creo que deberíamos pedir algo de vino... a menos que no te guste.
 
1-10 of 498
Rick Hellstorm | Comments | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.