iOrbix
Email
Password
Comments
 
Send Comment
1-7 of 7
1
 
¡RODOLFOOOOOOOOOOOOOOO! (?)//
 
 
[center][i][c=#80562D]Buenas Noches Señorita, como se encuentra? a pasado tiempo espero podamos volver hablar[/c][/i]
[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/28/73/86/-a---caA2h7c1w-b.gif][/center]
 
 
Un suspiro se escapó de entre los labios de aquella chica, cuyos cabellos platinados se movían con el viento de media tarde, se encontraba sentada en una de las mesas exteriores de un renombrado café romano, observando sin mirar en realidad un punto incierto, se notaba la frustración en su gesto, en su ceño fruncido y en la libreta que tenía frente a ella, sobre la cual lucían algunos trazos de un intento de boceto, que después descartó con sendos rayones de su lápiz. Llevaba ya dos semanas con un bloqueo artístico demasiado marcado, ningún diseño que hacía le gustaba como para llevarlo del papel a la realidad y todas la semi ideas que tenía se quedaban inconclusas, odiaba esos lapsus en los que su creatividad le jugaba en contra, pero hacía tiempo no tenía a nadie a quien llamar "su musa".

Y es que, aunque fuese algo malo, su inspiración dependía de esas personas "hermosas", aquellas que le provocaban el deseo de ataviar sus cuerpos con preciosas telas y atuendos que ensalzaran su belleza, sin ellos, sus diseños no salían de lo convencional, prendas que sólo servían para el negocio de modas que llevaba, pero no para satisfacer sus deseos personales [c=#608FBF]-Ya no puedo más con esto...-[/c] Determinó con un gesto de sufrimiento mientras se dejaba caer de cara en la mesa, con las orejas zorrunas agachadas, denotando su desanimo [c=#6060BF]-No he sacado nada lindo en mucho tiempo... ¿Será que ya no sirvo para esto? Mi amada Venus me ha abandonado ya-[/c]

Decía con aires fatídicos, pues en cada crisis siempre le emanaba el dramatismo característico de todo buen artista, otro suspiro se fugó de su boca. Fue entonces que algo le llamó la atención, un bonito color claro, que resultó ser el cabello de alguien, su atención se fijó enseguida en aquella persona que paseaba por las calles de aquella ciudad italiana, denotando con claridad que no se trataba de alguien del lugar, más no era su condición de turista lo que captaba la mirada de Traviatta, sino su apariencia en si, ese lindo cabello largo, su figura delgada y su rostro, esa chica era simplemente divina y casi como por arte de magia, evocó en la modista una y mil ideas para vestuarios, accesorios y aditamentos, los ojos de la kitsune brillaron con emoción y cual rayo guardó sus cosas, dejó el dinero de su cuenta en la mesa y salió disparada, dispuesta a seguirle.

[i][c=#608FBF]"Tengo que conocerla"[/c][/i] Pensaba mientras se abría paso entre la gente ¡que de repente era demasiada! le estorbaba y hacía perder de vista a esa mujer a quien no se podía permitir perder de vista [c=#608FBF]-¡Oye!-[/c] Exclamó mientras apretaba el paso [c=#608FBF]-Disculpe, permiso... ¡Señorita! Espere por favor[/c]- Le llamó, más en un descuido tropezó con sus tacones y trastabillando terminó, para su vergüenza, chocando contra la dama a la que perseguía y para colmo, yendo directo al suelo con ella [c=#608FBF]-¡Ahh!-[/c]
 
 
[i][c=#E5E500]Kukukukuk... ¿Has entrado a la boca de la bestia por simple curiosidad? Eres una mujer que no tiene bien puesta su cabeza, no me desagrada, sin embargo antes de pensar en como romperte, me presentaré.. [/c]

El demonio no perdía detalle ante ella, si bien era evidente que estaba nerviosa, acorralada por el mero hecho de estar en sus dominios y su presión al estar cerca de algo tan siniestro como lo era el mismo, estaba preparado para contraatacar si ella osaba enfrentarle con aquella espada que desprendía una desagradable energía para el, extiende su brazo hacia un lado para luego flexionarla hacia su pecho, todo esto pasaba debajo de aquella negra tela que lo envuelve, inclinándose hacia adelante sin perderle de vista, sus orbes dorados la fulminaban y se puede apreciar una horrorosa sonrisa, con dientes humanos, algunos anchos y otros pequeños, algo deforme y desagradable para la vista de cualquiera, todo esto en pos de asustar y aterrorizar aún más a quien estuviese ante el

[c=#E5E500]Mi nombre es Argosax, soy guerra, muerte, terror... Y ahora tu quien se encuentra en mi campo de juegos, deberás salvar tu vida, ya que yo mismo intentaré arrebatártela lentamente, pero puedes evitar la muerte si hacemos un trato, y podrás irte... Kukukukuk.. [/c]

Al erguirse nuevamente su mirada apuntaba hacia abajo, era claramente mucho más grande que ella. Su capa se mueve lentamente alrededor de su cuerpo, como si esta tuviese vida propia, aquellos pálidos dedos se extienden tras enseñar la palma de su mano a ella, haciendo alusión al número cinco, siendo este el tiempo que iba a darle para decidir su destino, ya que eran pocas las veces que un ser que no es humano se presenta en sus dominios.

[c=#E5E500]Tienes cinco minutos para decidir, vamos.. ¿Jugarás? ¿O ofrecerás algo que me haga permitirte irte de aquí sin ningún rasguño. Ja.. JAJAJAJA!!![/c]

Su tétrica risa resuena en todo el patio de la prisión, su aura maligna la cual estaba en todo el lugar se estremece ante aquella ronca y desagradable risa, haciendo que las puertas de las celdas se azoten una y otra vez, en una orquesta de ruidos desagradables, sus esbirros repartidos por todo el lugar aullaban como si sufrieran en horrendos lamentos que buscaban amedrentar aún más a la chica que se encontraba ante el.
[/i]
 
 
[code][b][c=#8FBF60]Off. [/c][/b][/code] [code]Gracias por aceptar. [/code]
 
 
[center][i]El aciago que devora la luz[/i][/center]

[i]La gran prisión a las afueras de la ciudad, en su día albergaba a los criminales más peligrosos de la ciudad e incluso del país, asesinos, ladrones, condenados a muerte, contrabandistas, dicho lugar ha visto toda clase de cosas horribles, motines, asesinatos e incluso tiroteo, mucha gente buena y mala ha muerto en ese lugar y aquellas almas arraigadas por el odio y la maldad que carcomía sus seres les ligaban con fuerza al lugar, deambulando por el, aquellos sucesos paulatinamente hicieron que dicho lugar fuese finalmente abandonado, las malas energías se apoderaron del lugar que era cuna de hechos paranormales que los humanos no podían explicar con su lógica. Los espectros de aquellos humanos peligrosos eran los amos del lugar.
Sin embargo aquello cambió cuando aquel ser de otro mundo llegó e hizo aquel lugar su guarida. a pesar de haber amedrentado por muchos años a todo humano que se atrevía a explorar el abandonado lugar que la naturaleza poco a poco estaba recuperando. Todos los espectros fueron consumidos por aquel demonio de orbes dorados envuelto por completo en una tela negra, que ondeaba con su andar, esta reptaba por el suelo y poco se podía apreciar del aspecto que se escondía bajo esta, dedos largos y puntiagudos que sujetaban aquellas almas y las devoraba para usarlas como sus esbirros, seres amorfos que se podían ocultar en las paredes, siendo usados para atrapar a humanos que se atrevían a entrar para ser devorados por Argosax, había establecido finalmente puntos para emitir su siniestra aura por toda la enorme instalación, así sabría que tendría visitas y prepararía su correspondiente acción la cual la mayoría de las veces era matar a su alimento.

Sin embargo un día notaría una presencia distinta, no era humana, de hecho no parecía pertenecer al mundo en el que se encontraban, aquello motivó su curiosidad, si aquello no satisfacía su curiosidad, lo destruiría sin piedad, decide levantarse de la enorme pila de huesos humanos que usaba como su "cama" y empieza a derretirse haciéndose una sustancia viscosa de color negro que era absorbida por el suelo, su siervo escondido cerca de la entrada detecto a su visitante, era el aspecto de una mujer, parecía totalmente humana, sin embargo por su energía detectada por su esbirro que amplificaba el radio de su aura tétrica y siniestra que le permitía detectar a quien entraba. cuando ella avanzó mas adelante y se perdió, su esbirro se manifiesta, estirándose como una enorme masa de carne que se endurece y toma la misma textura que la pared aunque desprendía fluidos pegajosos que empañaban la "pared", bloqueando la salida mas cercana que tenía. Aquello no le daría más opción a ella que avanzar por todo el lugar y salir por el otro lado de la prisión.


Se desplazaba por entre las paredes en aquel estado "liquido" siguiendo a aquella mujer, finalmente al sentir que su miedo acrecentaba no pudo resistir más y finalmente hizo acto de presencia, se situaba en la pared frente a ella, empezó a brotar aquel liquido negro de la pared el cual se iba acumulando en el suelo hasta que generaba un charco, luego este burbujeaba y empezaba a elevarse como un pequeño geisser, no solo eso, poco a poco dicha sustancia se iba solidificando en una figura encapuchada que crecería poco más de dos metros de altura, aquella negra capa envolvía en su totalidad a aquel ser, una capucha cubre su cabeza y proyectaba una enorme penumbra en su rostro, sus esbirros y las pocas almas que deambulaban por el lugar susurraban advertencias incomprensibles, "El está aquí" era lo que intentaban decir pero aquello solo provocó que los nervios de ella aumentaran mientras aquel siniestro demonio se estaba apareciendo ante ella, poco esta debería tardar en notar su presencia, ya que su aura se intensifica notablemente cerca de si, cuando finalmente apareció dos orbes dorados empiezan a lucir en su rostro completamente oculto bajo la sombra proyectada por la penumbra.


[c=#E50000]--Bienvenida... a mi campo de juegos, jajajajaja... no perteneces a este mundo ¿Que eres?--[/c]

No tardó mucho en cuestionar que era ella, señalándola con uno de sus dedos alargados y puntiagudos, tan pálidos como los de un muerto, su capa se movía como si reptara alrededor de su cuerpo, envolviéndolo, sin embargo no cambiaba de forma, manteniendo en aquel demonio su tétrico aspecto, sus orbes dorados y brillantes fulminaban a aquella mujer a quien buscaba llamar su atención además de esperar una pronta respuesta y decidir si intentar matarla o conocerle más y satisfacer su enorme curiosidad por aquellos seres que no eran humanos. [/i]
 
 
//Saludos y gracias por aceptar la solicitud.
 
1-7 of 7
1
Khadrah Kwkrass | Comments | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.