iOrbix
Email
Password
Comments
You don't have permission to comment on this profile.
1-10 of 243
 
[code]| | Cuando gustes comencemos un rol. [/code]
 
 
[code]| | Gracias por recibir mi solicitud [/code]
 
 
Oni-chan n.n
 
 
[c=#E50000]No te apures cuando puedas[/c]
 
 
**Encontró en esas palabras un problema de gran importancia, si eso era cierto, entonces no podía intervenir de buenas a primeras. No obstante, siendo una mentira o una incapacidad del antagonista en controlar aquellas bestias, generaría un problema; darle la espalda a la misión estaba, para ese entonces, fuera de toda discusión - [c=#BF6060]Aunque es cierto que acabo de ver cómo eres capaz de anteponerte a esa bestia, no voy sólo a partir, pretendiendo que confío en ti. Si el Santuario está tras esas criaturas es por su peligrosidad... [/c] - no encontró en los ojos súbitamente rojos del otro una amenaza en sí, sin embargo, correspondió a ese gesto con un drástico cambio en su mirada, de ser templada e imponente, pasó a ser agresiva, afilada y crítica - [c=#BF6060]No soy un sirviente de los Dioses. Mi nombre es Milo, Caballero Dorado de Escorpio, miembro de la élite de Athena... [/c]- hizo una pausa, que digiriera aquel esa información - [c=#BF6060]Mi labor es auxiliar a la Diosa sabia a erradicar todo mal, y si eso te incluye, estoy dispuesto. Si no vas a entregarme ese papel, entonces me conducirás a donde pueda conseguir información suficiente para retirarme con lo que necesito. ¿Qué son esas bestias? ¿Por qué surgen? ... Y aún más importante: ¿Quién eres tú? [/c] - **
 
 
El joven azul llego a aparecer frente a la puerta de su actual vecino, o más bien, nuevo integrante del vecindario; trajo como regalo un vino para que pudieran compartir con él. Así que el siguiente paso fue tocar el timbre esperando a ser atendido por su contrario.
 
 
**Pero él tenía órdenes y motivos para actuar conforme a situación; el Santuario quería tomar parte en la aparición de criaturas mágicas más allá de las que son consideradas como una realidad, pues la particularidad de una, era ficticia en otra. Sus pies no dejaron de avanzar, parecía un huracán incontenible - [c=#BF6060]Ahorra las formalidades, mi misión es recuperar el orden en los alrededores y ese papel parece ser la causa de todo mal... [/c] - con determinante tono de voz, arremetió en contra del joven con una apariencia bastante simple, pese lo recién logrado - [c=#BF6060]No puedo atacar a un civil que no me de razones, aunque me temo que interferir con mi trabajo es una de las pocas cosas que soy capaz de tolerar. Entrega ese papel y me iré tan pronto como vine, es tu última oportunidad...[/c] - y cierto resulta ser, pues en una elevación de su energía cósmica, lanzó una amenaza al volver denso el ambiente.**
 
 
**Mas un rumor de tan peculiar efecto llegó a oídos del Santuario; un órgano parasocial mantenido en el anonimato por la naturaleza de sus intervenciones fantásticas en un mundo más científico que mágico. Dioses, demonios, hechiceros, fantasmas. Todas esas clasificaciones perduraban pero a moto de mito; solo palabras que nacieron primero del verbo y luego fueron plasmadas en libros para su permanencia original.

A decir verdad, él no resulta ser del tipo de hombres que gustan de las misiones de confirmación y erradicación; le desespera el hecho de deambular en territorios ajenos al suyo para lograr comprender la lógica de una amenaza benigna o maligna en los corazones de comunidades capaces de padecer su falta de empatía. Por eso ahora recorre con tanta vehemencia el empedrado sendero de un bosque lúgubre y pálido. Los ruidos atípicos que pudo encontrar más adelante, comprendían también el rugido de un tigre, completamente ajeno al contexto del tiempo presente.

Emprendió veloz carrera en dirección de un parque, donde apenas se abrían los árboles para dejar despejada la vista al cielo. Cuando el último rugido rompió el silencio, llegó a tiempo para ver el espectáculo de una criatura extraña siendo absorbida por papel como si fuese solamente tinta y un dibujo. Tales factores confirmaron las sospechas, pero existían detalles a abordar antes de decomisar objetos de tan peligroso calibre.

- [c=#BF6060]¡Oye, tú![/c] - su voz acentuada en una lengua extranjera intentó comunicarse con el otro en idioma universal. Sus paso atravesaron la distancia creada. Las placas metálicas de su airosa armadura de oro no pararon de emitir un tranquilo cántico por cada uno de los roces de las piezas, junto con el triturar de sus suelas a las piedras del lugar - [c=#BF6060]... He venido por ese tigre y es vital que me lo entregues... [/c] - sus violentos ojos turquesas se posaron en quien reconoce como un riesgo si decide defenderse, pues claro está ya que no es un humano común y corriente, si es que para empezar entra en esta clasificación. Conforme avanza, su mano se extiende, como esperando.**
 
1-10 of 243
Dylan Sohma | Comments | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.