iOrbix
Email
Password
Comments
 
Send Comment
1-10 of 203
 
[i]Señor Asura, el auto est…….
[/i]
*Fue la voz del mayor domo de la vivienda, pero asura interrumpió de inmediato con autoridad si cruzar el límite del respeto por quienes le sirven *

[b]No lo necesito, luego vendré por el…..[/b]

*Dicho lo anterior el azabache camino hasta el jardín frontal donde lentamente su fisionomía comenzó a desintegrarse en cientos de miles de partículas de negra energía, quizás era la primera vez en más de un largo año que usaba su energía para transportarse, había estado viviendo épocas de paz total, pero algo en ese último acontecimiento le dio un pésimo presentimiento y debía indagar sobre aquel hecho *
 
 
[center][b][big][quote]Una memoria…Un olvido[/quote][/big][/b][/center]

*Eran casi las 9 de la mañana, el dios dorado poco a poco se abrió paso entre las nubes que durante la noche protagonizaron una intensa lluvia, las praderas que rodeaban aquella mansión en la zona más rural de Italia, lugar donde coincidía y departía con su hija de vez en vez, se hallaban con un roció mañanero que emanaba aquel cálido y dulce aroma matutino, ya aquellos servidores de la mansión a cargo de Nefereth, la hija mayor del azabache angélico, se hallaban en sus labores correspondientes, del aseo, orden y esta vez en particular de la atención de Zack, uno de los ahora 3 encargados de los negocios y de Asura, quien había viajado con la intención de aclarar algunas negociaciones pendientes *

*El jardín trasero era bastante útil para aquel tipo de reuniones, pues era discreto, tenía cierta armonía por el entorno natural, una pequeña fuente en medio del patio, adicional con la presencia del varón azabache se sentía una gran quietud y respeto ante su presencia por aquellos que sirven a él y su familia, aunque era temprano en la mesa había un vaso de cristal con una bebida oscuro que a leguas denotaba ser una especie de whisky, además de un vaso blanco con café en su interior, ya la reunión había empezado antes de la partida del azabache de regreso a sus dominios al lado de su actual familia *

[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/03/33/01/25/Asura-Kaos-OY9vb9cNj-b.jpg][/center]

[b]
Bien Zack, como de costumbre todo parecer estar en orden, solo se debe tener un poco de cautela en los negocios con la empresa de Berton, tiende a ser escurridizo, no por nada amaso su fortuna en tan poco tiempo, por lo demás parece que todo está controlado….[/b]

*Se escuchó la voz del azabache y luego su extremidad superior diestra tomaba entre su palma aquel vaso de cristal, llevando el mismo a la comisura de sus labios permitiendo el paso de aquella bebida alcohólica, un pequeño sorbo, fue suficiente, mientras se giraba y elevaba la mirada al cielo, no hace mucho, un par de años habían acontecido sucesos en aquel mundo denominado “Tierra” *

[c=#660000][i]….Así es Asura, pero creo que podremos manejarlo, no sería la primera vez que alguien quiera pasarse de listo, pero nuestro trabajo como asesores es prever estas situaciones sin afectar sus intereses señor..[/i][/c]

*Exclamo el varón de castaños cabellos quien tomaba el vaso con el café, todo parecía una conversación bastante normal, bastante amena entre aquellos dos, pues el tiempo que ha servido al sobrenatural ente ha sido enorme y suficiente para ganarse su confianza *

[b]Perfecto Zack[/b]

*Todo parecía haber acabado y fue entonces que el serafín curvo sus labios en una sonrisa calma, habían sido tiempos de quietud y de calma, aquellos poderes que obtuvo luego de aquella catástrofe nunca fueron necesarios realmente, ahora tenía una familia que proteger y amaba de sobremanera y disfrutaba de aquellos días de paz *

[b]Por cierto, Zack, viajare a Alemania antes de regresar con Ariel, veré como termino la reconstrucción dirigida por Edward[/b]

*Una vez el azabache termino aquella mención, la respuesta del castaño no se hizo esperar *

[c=#660000][i]Señor, disculpe mi intromisión en aquel tema, pero sido sin entender, cual es la razón por la que usted decidió apoyar a la Elite Army frente a la reconstrucción de aquella ciudad, no era algo que correspondiera a la organización o a usted hacer…
[/i][/c]
*El azabache giro a verle y regreso el vaso, dejándolo sobre la mesa observando a su viejo amigo y servidor*

[b]¿De qué hablas Zack?, La destrucción ocasionada por Deus también fue nuestra culpa, Los integrantes lo enfrentamos llevando esta ciudad al casi colapso, sin contar el daño a nivel global. Recuerda que los pilares económicos han enviado y contratado personal para el manejo de la situación desde entonces [/b]

[c=#660000][i]…¿Deus?.....Disculpe señor Asura, ¿de quién me habla?[/i][/c]

*Aquella pregunta capto la atención de Asura de manera inmediata, no es como si fuese algo que se puede olvidar en tan poco tiempo, la cicatriz en el mundo humano era latente, eso era lo que le pensaba, dio un paso al a mesa y poso la mirada de sus negros irises en los ajenos agregando con total calma *

[b]Deus….Deus Lux, fue el quien te uso para entrar en Asgard, ¿no lo recuerdas?[/b]

*El recuerdo de la invasión en Asgard por Deus Lux, fue causal de una enorme cantidad de catástrofes que acompañaron las batallas con Deus, Asra, Azazel, Rao, todos fueron daños directos por culpa de la entidad futurista *

[c=#660000][i]Señor, disculpe, No sé de qué está hablando.[/i][/c]

*Sutil, calmo, no se podía notar mal intención en ninguna palabra emitida por el humano, Asura no presiono más, decidió guardar silencio, el solo recuerdo de cada batalla librada contra Deus Lux y sus servidores era un constante dolor de cabeza *

[b]En fin, te dejo a cargo Zack,
 
 
[center][youtube=https://youtu.be/-SSnI6ghT3w] [/center]

❝ [i] Cuando en tu inocencia te cuentan leyendas sobre los enfrentamientos entre los arcángeles y los caídos, te hace pensar que es imposible que aquello ocurra, dado a que estas acostumbrado a las comodidades que tus mayores han hecho con esfuerzo para ti. Sin embargo, yo no veía nada de lo que pudiese temer salvo a los humanos que pecaban continuamente y fue mi propia curiosidad que me hizo descender hasta ellos.

Pero ¿quién iba a decirme que en la lejanía de la ciudad, me enamoraría de un serafin oscuro buscado por todos los celestiales en busca de justicia?. [/i] ❞

Durante el tiempo de convivencia, Ariel fue conociendo el lado más especial de Kaos, no todo era guerra, sangre, poder, le había demostrado que también se preocupaba por otros seres vivos -la humanidad-, lo que fue un aliciente para que ella se abriera y fuese contra lo que moralmente en los cielos era lo correcto. Desde entonces todo se volvió más caótico, seria llevada hacía su padre para recibir un castigo por la falta de lealtad.

No obstante, Luciel la salvaría pese a que eso significará borrar sus memorias y los momentos que vivió con quien le robo su corazón, apostando por abandonar sus creencias. Aún así, con las circunstancias que ambos vivieron como el no reconocerlo o saber simplemente su nombre, pudieron sobrellevarlo con un obsequio que el Serafín le dio en su partida, lo cual, evito que sus recuerdos se borraran por completo.

Un suspiro brotó de sus labios al recordar en el momento en que su mano - decorada con una alianza de matrimonio- acariciaba su vientre de pocos meses de embarazo. Sus ojos azules miraban el cielo una vez más recordando nuevas imágenes pero con los enfrentamientos a posteriori con Luciel. Sinceramente para demostrar que sus sentimientos eran verdaderos fue una lucha constante que actualmente tenía un nuevo inicio feliz, y con solo ver la espalda de su esposo, sabía que todo este tiempo había valido la pena.
 
 
[youtube=https://youtu.be/xMDdAa-f1NA]

[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/54/17/05/Al-Dcl--0KxFoW3sy-b.gif]

— Feliz mes, juntos conseguiremos nuestro mundo ideal <3. —
 
 
-( Soundtrack de la escena: https://youtu.be/Zfd9krEsr-k )-

---------

Fue un movimiento magistral el que hizo su pareja de baile que girando tras esquivar su ataque lo posiciono en su retaguardia. Sin embargo, lejos de tomarle desprevenido, la maniobra fue seguida por el curtido guerrero fácilmente con su mirada y cuando salió de su rango visual, instintivamente le dejó el trabajo a sus demás sentidos para ubicarlo espacialmente, al aprovechar la interacción negativa existente entre la barrera dorada que le protege y las partículas de perfume que se niegan a dispersarse y luchan naturalmente por una oportunidad de poseer una vez más aquella anatomía, generando un rastro fácilmente perceptible intensificado por la cercanía entre cuerpos que permite ingeniosamente “verle sin ver”, pero aun teniendo este as bajo la manga, no fue necesario utilizarlo pasando a un segundo plano ya que el sonido del desenvaine, el silbido de la hoja al cortar el viento y la carencia de Gola le dieron las pistas necesarias para discernir las intenciones del ataque y adelantarse a este para generar un movimiento evasivo instantáneo protagonizado por sus piernas que al flexionarse, hicieron que su tronco superior descendiera lo necesario para que el tajo horizontal pasara de largo sobre su cabeza sin tocar incluso sus cortos cabellos plateados.

Un disgusto punzante se clavó cual espina dentro de su ponzoñoso ser, no podía creer que su amigo se osara a atacarle por la espalda sin honor alguno, por esto, mientras pasaban los acontecimientos, su mano diestra que no alcanzó a extenderse por completo cual finta para poder evaluar los movimientos de su contrincante, se retrajo y junto a la siniestra previamente preparada, tomaron los broches de la larga capa, la cual producto del destino, la suerte o el manipular de las partículas presentes en aquellas hebras rojas fue movida al antojo de su dueño y buscó enredarla en los pies del serafín en pleno giro de traslación y ataque, cual serpiente de tela que antes de tensarse por completo fue liberada de los hombros de “El Eterno” para dejar que la prenda cumpla su malevo objetivo, entorpecer el posicionamiento de las extremidades inferiores, hacerle caer y lo más importante, interrumpir quizá el castear de energía de su rival como lo hizo con anterioridad producto a una caída que no sortee adecuadamente.

El regente olvidado estaba enfocado, con sus nodos mentales y físicos unidos en una sincronía que le daba control absoluto sobre su cuerpo y potencializaba la agilidad mental para tomar decisiones de forma automática e ingeniosa que junto a su picardía hacían un manjar mortal lo cual siempre lo ha hecho sobresalir como un maestro en las artes bélicas. Su noxius, el terror mítico, que recorre su cuerpo como un narcótico potente que le revitaliza al gestarse continuamente se exteriorizó sin más, cubriendo su cuerpo entero con llamas agresivas que oscilaban en colores púrpuras, rojos y negros resaltando el misterioso anillo ligado al antebrazo derecho que seguía brillando mientras el conjuro arcano que trama continua, y ahora que no contaba con aquella prenda “ornamental” estaba listo para luchar en serio.
 
 
-( Soundtrack de la escena: https://youtu.be/08OaE9Z3msQ )-

-------

Su ataque fue evadido, pero se quedó con la reconfortante sensación que mediante la vibración le trasmitía el reventar de algunas hebras de cabello y el desgarrar de muchas otras del cuero cabelludo dejando tras de sí diminutas esferitas de sangre que en conjunto no sería mayor a una ligera y ardiente sudoración rojiza. Su mirar siguió los movimientos de su adversario y grande fue su sorpresa al ver como este, al no poder contar con sus extremidades superiores para el equilibrio que necesita, dio un primer salto tan poco prolijo, que su espalda tras elevarse unos cuantos centímetros del suelo, se estrelló contra este revolcándose penosamente hasta que pudo por fin ponerse en pie. Sin embargo, el heraldo no se quedó estático mientras esto ocurría y gracias a ese acto desafortunado, pudo seguirle fácilmente con pasos amplios al mismo tiempo que enrollaba entorno al antebrazo derecho el largo y frondoso mechón de cabello azabache que se quedó de Asura, el cual de inmediato fue enviudo con el noxius para aislarlo de su dueño.

El peliplata quiso imaginar la sorpresa del querubín al levantarse y ver al “Eterno” frente a frente y tan cerca, con esos ojos de ensueño dorado clavados como dagas en los de él y supuso que fue por esto que rápidamente efectuó un segundo repliegue, esta vez cargado con la gracia y efectividad de un experimentado guerrero que lo alejó cuatro metros, distancia que se dispuso a reducir con una carrera en línea recta. No le dejaría reponerse; su presa no tiene derecho a un respiro, nunca.

En el trayecto, sobre la parte externa del antebrazo derecho, se formó un anillo amarillo etéreo de treinta centímetros de diámetro y dos de grosor que gracias a la nueva dosis de maná corrupto que se inyecta constantemente en su organismo tomaba más y más intensidad, exponiendo ante los ojos perspicaces, como partículas diminutas se desprendían de las hebras capilares negras y daban a parar en el anillo. Al llegar a su objetivo y plantando su pie derecho como apoyo para detener su avanzar por completo, lazó un golpe recto con la diestra en dirección al rostro de su amigo con las garras antepuestas sin intención de extender complemente su extremidad, al mismo tiempo que, su siniestra a la altura del abdomen, se preparaba para un segundo movimiento.

Ciertamente este momento de la historia que los protagonistas al unísono escribían era épico; dos hijos de la oscuridad que danzan para saciar un instinto primitivo, pero a su vez, sin saberlo, era lo que llevaba todo a un equilibrio oscuro en una balanza cuyos pesos desproporcionados diezmaron hacía mucho a la luz. Una danza peligrosa que de manera rimbombante al sonar del metal servía también como mensaje para todos aquellos que se atrevieran a adentrarse en los terrenos adquiridos por “La ley de la espada”.
 
 
[c=#FF6EB4][i][center]— Está bien, pa-... uhm, Asura. —[/center][/i][/c]

[c=#8B0A50] Asintió mientras se terminaba de secar los restos de lágrimas en sus mejillas, se encaminó al auto siguiendo a quien ahora llamaría padre, manteniendo una prudente distancia de él, aunque, ¿realmente debía llamarle de esa manera? no estaba segura, mejor esperaría a que ese tema se lo aclarase el varón, tenían mucho de que hablar, necesitaban conocerse, conocer el entorno y el círculo social de ambos, ¡definitivamente debía presentarle a su novio! ¿es así como comenzaba a formarse la nueva vida de Neferet?

Algo cohibida bajó sus manos esperando que el azabache le diera acceso al auto, elevó su mirada al cielo con algo de paz y tranquilidad en su interior, confiaba en mamá, sabía que ella no la dejaría en manos de algún extraño, no después de como sintió la esencia de ella evaporarse en torno al universo.[/c]
 
 
[c=#FF6EB4][i][center]— Va-vale, creo que sí, necesito un café, negro, sin azúcar ... —[/center][/i][/c]

[c=#8B0A50]Asintió con lentitud, intentando calmarse, sus mejillas y nariz estarían completamente rojas. Se pasó sus manos por el rostro llevando los restos de lágrimas de él, tensando los labios, algo nerviosa. Aún faltaban muchas cosas que responder, como saber el porqué el aún seguía con vida, pues en años luz habría pasado demasiado en la tierra, o cómo es que el podía emanar esa energía y ella reaccionar a ella.

Tenía tantas dudas, las cuales estaba algo ansiosa por aclarar, este parecía un inicio en la vida de ella que marcaría una pauta entre lo que conoció y lo que estaba por conocer, el futuro aún era incierto, aún así, dentro de ella se alegró por saber que su madre siempre la impulsó para regresar a sus raíces, dónde había encontrado la vida que jamás soñó tener en Kepler, todo poco a poco se acomodaba con forme ella pasaba sus días sobre la tierra, y eso muy en el fondo aún con aquella noticia le hacía muy feliz.[/c]
 
 
[c=#FF6EB4][i][center]— Entonces ... entonces ¿eres tú? ¿Asura? ... —[/center][/i][/c]

[c=#8B0A50]Aquél nombre lo llevaba bien grabado pues una de las pertenencias de su madre le dejó antes de morir fue una pulsera que tenía grabado el nombre de ambos, pues fue un regalo que el le había hecho a su madre, al ver aquélla corriente se estremeció un poco, se sentía extrañamente familiar y aún más se sorprendió al ver como su propia palma reaccionó ante ello.

Levantó su diestra para mostrarle la pulsera, mirando fijo a los ojos de el, si realmente era cierto lo que el varón decía esto cambiaba por completo todo lo que alguna vez ella conoció, de todas formas ¿qué ganaría el con una mentira de ese calibre? Para ella no tenía sentido decir aquello solo por qué si, en su mente se quedó aquella oración " somos una esencia que heredamos " una frase que su madre repetía con ahínco para con ella.[/c]

[c=#FF6EB4][i][center]— ¿De-deberia llamarte padre? ¿pa-pá? ... Esto-esto que me dices es ... es abrumador, quiere decir que mamá fue prisionera todos estos años, al igual que yo ... —[/center][/i][/c]

[c=#8B0A50]Aún lloraba, hablaba pautado y entre sollozos, tratando de evitar trabarse al hacerlo, estaba quebrada en cierto aspecto, le dolía en el alma el saber la verdad sobre su madre y todo lo que soportó por ella.[/c]
 
 
[c=#8B0A50]La mentira de su "verdadero padre" caía poco a poco, ahora todo tenía sentido, desde el momento en que su "abuela" le odiaba, aquellos rumores sobre el embarazo de mamá, el que ella no tuviese ni una mínima pizca en parecerse a "ÉL". Todo encajó a la perfección, las piezas una a una iban cayendo, se desmoronó todo lo que alguna vez conoció, aquella burbuja en la que vivió la mayor parte de su vida, todo era mentira, pensó por un momento: tal vez fue por eso que su madre realmente deseaba volver a la tierra; aquél amor del que hablaba fue más que un amor de verano, y ella era la prueba viviente de ello.

¿Acaso aquellos poderes ocultos venían a raíz del azabache? Le miró anonadada, no sabía que decir, pero en aquél momento su collar dejó de brillar, el calor que emanaba se evaporó en el aire, como si ese fuese el verdadero motivo por el cual su madre deseaba con tanto ahínco en que Neferet fuese a la Tierra.[/c]

[c=#FF6EB4][i][center]— ¿P-padre? ... ¿cómo, como puedes saber eso? ... ¡existen muchas Eiren en la tierra! —[/center][/i][/c]

[c=#8B0A50]Un poco de negación se hizo presente, tan natural, era de esperarse, aún cuando la verdad estaba tan clara frente a sus ojos no quería pensar, o más bien creerlo, creer que el ser quién se hacía llamar padre en realidad siempre fue el captor de ambas, un verdugo cruel que solo deseaba su propia satisfacción, condicionando la vida ajena, tanto de su madre como el de ella misma, no pudo más; de pronto se echó a llorar, un llanto tan profundo que le quebró el alma, lloraba por ella, por su madre, por los años desperdiciados, las sonrisas falsas, las enseñanzas que le dió, con el único fin de viajar a la tierra, tantos años de sufrimiento que pasó su madre, todo por el deseo egoísta de un rey que se enamoró de ella, no, eso no era amor, más bien era posesión, tan natural ante los ojos de un rey, pero monstruoso ahora ante los ojos de Neferet.[/c]
 
1-10 of 203
Asura Kaos | Comments | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.