iOrbix
iOrbix will be Migrating to Similar Worlds
Similar Worlds
Email
Password
1-1 of 1
1
 
[code][i]— La flamante ganadora del premio R. Francis, ¡y a tan corta edad! Un gusto conocerla finalmente, Dra. Callas.

[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/04/32/01/30/V--Gdu45zYxs-b.jpg][/center]

"Era la enésima persona que venía a felicitarme por el galardón. Estaba cansada, pero John insistió en que saludara a una persona más. Entre esas idas y venidas, ya nos habíamos atrasado con la entrevista que me iban a hacer para una revista científica. Yo estaría en la portada."

— Sus investigaciones sobre la radianita en el campo de la salud están revolucionando a toda la comunidad médica. He estado leyendo su [/i]paper[i] y los resultados que ha arrojado hasta ahora son...

— Fascinantes. La Dra. Callas es brillante. Perdón. Sabine, este es el Dr. Adamczyk, director de la revista.

"John se apareció detrás del sujeto cuando nos presentó, como un niño que salía de su escondite. Para variar, él ya estaba llenándome de elogios, como si la investigación hubiera sido solo mía. Y lo cierto es que sin él no habría logrado nada. "

— Un gusto, Dr. Adamczyk. Pero este premio es de los dos. John sólo está siendo modesto...

— ¿John, modesto? ¡Hah! Este muchacho me hizo la vida imposible cuando llevó el doctorado conmigo. Soberbia a donde fuera, joven y tonto, pero un genio en la materia.

"Ambos hombres se rieron, yo me sonreí. Era increíble escuchar un concepto tan diferente del hombre que yo conocía."

— Entonces, Dra. Callas, ¿qué es lo siguiente en su investigación?

— Pues... eso queda a decisión del Comité. Pero el plan es hacer una última prueba, y con los nuevos resultados, podríamos estar convocando a los primeros humanos que hayan estado en contacto directo con la [/i]radianita[i]. Ellos serán nuestra prioridad.

"Mi propia voz se quebraba de la emoción. Sólo era cuestión de tiempo para dar el siguiente paso en nuestros avances dentro del campo de la medicina."

— Con seguridad puedo decir que todos estaremos esperando ansiosos por sus nuevos resultados. De nuevo, ha sido un gusto conversar siquiera un minuto con usted, Dra. Callas. John, es tal cual la describiste, ¡una maravilla!

"Y el hombre se fue, pero John se quedó conmigo."

— Sabine, ya está decidido.

— ¿Qué cosa?

"John me tomó por los hombros y se sonrió. Conocía ese gesto, y ya sabía lo que iba a decir. Lo tuve que apartar, para mí no había nada más que discutir."

— Olvídalo...

— Sé lo que piensas, pero estoy listo para asumir los riesgos. No muchas personas que han estado en contacto directo con la [/i]radianita[i] han querido participar. En cambio yo... es una oportunidad de oro, y lo sabes.

— ¡No, John! No voy a someter a uno de mis mejores bioquímicos a semejante tratamiento...

"¿Cómo hacerle entender? No importaba cuántas veces lo fueramos a discutir, yo no iba a dar mi brazo a torcer."

— Tuvimos una reunión y aceptaron mi participación.

— ¿Quiénes?

— El Comité. Se decidió está mañana.

— Ninguno de ellos aceptaría semejante barbaridad...

"Pero John sacó su móvil y me lo enseñó. Había convocado a una junta de emergencia y por decisión unánime había sido aceptado como sujeto de prueba. Lo miré con rabia."

— ¿Cómo pudiste hacerme esto? Te necesito dirigiendo al equipo, ¡no para ser una rata de laboratorio!

"Él se encogió de hombros, como si nada de lo que estuviésemos discutiendo fuera importante."

— Ya no hay marcha atrás.

"Agaché la cabeza, negando de la pura rabia. Me sentí traicionada, tanto por John como por Kingdom."

— Todo saldrá bien. Todo saldrá bien...

"La voz de John se quebró. Cuando lo volví a mirar, sus manos ya no sujetaban su teléfono, sino un trozo de radianita en su estado más puro. Me sonrió cual desquiciado cuando presionó la materia contra su pecho, que se hundió entre sus prendas hasta perforarle la carne. El contacto con la sangre desató una chispa que jamás antes había visto, y una descarga de energía que me empujó lejos de él. De repente John estaba envuelto en una llamarada gris.

Cuando nuestras miradas se cruzaron, solo pude ver el horror en sus ojos."

— ¡Sabine...!

"Gritó mi nombre, su voz plagada de dolor y desesperación. Se retorcía en el piso, pidiendo clemencia en medio de su agónico llanto. Se estaba muriendo frente a mis ojos y yo no podía hacer nada para salvarlo. Me quedé paralizada, mirándolo en silencio, durante varios segundos que se sintieron com una eternidad.

Todo cambió cuando él desapareció. su cuerpo se despedazó en el aire, dejando trasde sí una estela de estela oscura y con forma humanoide, que no dejaba de desgarrar mis oídos con sus súplicas y gritos de terror.

Me llevé las manos a la cabeza y lloré. Mientras tanto, él seguía gritando y llamándome, una y otra vez."[/i]

[sep]
[b]04:59 hrs.[/b]

Abrió los ojos un minuto antes que sonara la alarma.

— Pesadilla.

Fue todo lo que murmuró. Tenía la mirada puesta en el techo, con las manos cruzadas sobre su vientre y a la espera del timbre del despertador. Lo recordaba todo, el triste sueño y el amargo evento.

Se levantó de la cama ni bien sonó la alarma, y fue con ese movimiento que cayó al suelo. A sus pies estaba una vieja revista, una su rostro impreso en la portada. La tomó y antes que pudiera hacer una mueca, decidió tirarla en el primer cesto de la basura que encontró cuando salió de la habitación.

Había sido más que suficiente darle esa mirada al pasado. Se debía concentrar en una sola cosa: su [b]venganza[/b].[/code]
 
1-1 of 1
1
Vɪᴩᴇʀ ︎ | Blog | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.