iOrbix
iOrbix will be Migrating to Similar Worlds
Similar Worlds
Email
Password
1-1 of 1
1
 
[center][big]Ghaaliya.[/big][/center]

[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/03/36/83/66/-K-7rRCSQ9qJ-b.jpg]
[sep][/center][center]
[quote=#f5f6f1]Es el destino quien traza el camino que se deberá seguir, el que genera coincidencias, el que planea encuentros, el que determina ese punto donde inicia una vida y ésta termina. Es aquel que todos usan para excusarse ante sus acciones, ante las alegrías y que llena de euforia los corazones de cada ciudadano de aquella tierra. [/quote]
Es Ghaaliya, la ciudad del destino, donde todo ser nace con nuevo libro en el cual están escritos todos y cada uno de los acontecimientos que sucederán, donde vienen escritas las edades de cada acontecimiento, donde se puede ver cada ruptura de un corazón, la presencia de una nueva enfermedad, la pérdida de un ser amado, el nacimiento de un hijo no planeado... O el fin de sus propias vidas. Y, aunque dichos libros son del conocimiento público y pueden ser leídos por sus protagonistas, no existe ser alguno que se atreva a desafiar lo que el destino ha deparado para él, ni siquiera el Sultán, quién lanzó el siguiente edicto tras caer en cama por una rara enfermedad:
[quote=#f5f6f1][i]El décimo día del cuarto mes, cuando el Sol esté en su punto más alto e ilumine el cristal que se encuentra en la cúpula superior de palacio, mis amados hijos se presentarán para tomar el lugar que les ha sido dado en el trono. Ese día, se decidirán las funciones que mis herederos tomarán según lo han dictado sus libros de vida. Que así sea.[/i][/quote]
Y así, cuando el décimo día del cuarto mes llegó, la luz del Sol bañó con gentileza cada uno de los centímetros que correspondían a la belleza exótica de las tierras de aquella nación y conforme rastro de luminosidad se acercaba en dirección al palacio, mayor era la expectativa de los allí reunidos para descubrir en lo que se habían transformado los cuatro hijos del rey: Mukthar, Aasiyah, Rashad y Zafira.
Mukthar fue el primero en llegar hasta el lecho del Sultán, donde se postró a sus pies y reportó los deberes acontecidos desde su partida por el mundo, al igual que sus hermanos, tres años atrás:
[quote=#f5f6f1][i]He aprendido la forma correcta de gobernar, he visto cómo lo hacen los reinos vecinos a esta nación y en el mundo. He logrado dominar el Fuego, elemento que nuestro Sol me ha entregado; y estoy listo para tomar mi lugar como el Sultán. Justo como mi libro de vida lo dicta para el próximo año.[/i][/quote]
Una vez Mukthar terminó de hablar, en aquel lugar se presentó Aasiyah, segunda hija de aquel varón que rindió honores devotos antes de hablar:
[quote=#f5f6f1][i]He aprendido a analizar mi entorno, Padre, he visto con mis ojos como las decisiones erróneas pueden afectar a los más débiles y nobles; he aprendido que se debe contemplar el pasado para solucionar el presente y encaminar el futuro. He visto cómo tomar los libros de vida para aconsejar sabiamente a Mukthar en su gobierno, y he logrado dominar el Agua, elemento sagrado que las diosas me han conferido. He vuelto aquí, para tomar mi lugar como Consejera Real.[/i][/quote]
[quote=#f5f6f1][i]Y yo, he venido aquí para confesarte que he aprendido a controlar la Tierra que los dioses me han entregado, he visto con mis ojos cómo los plebeyos sufren ante las sequías, cuáles necesidades deberían alimentarse, cuál es la fuerza que se necesita para mantener a las masas contentas, satisfechas y siempre fieles a la obediencia de nuestro futuro Sultán, mi querido hermano Mukthar. Así yo, he venido aquí para tomar mi lugar como su estratega militar, como su jefe de caballería, como lo dicta mi libro de vida.[/i][/quote]
Aquel fue Rashad, tercer hijo del rey que llegó acompañado de la flor más bella del reino, cuya dulzura podía compensarse con su semblante serio: Zafira.
[quote=#f5f6f1][i]He venido aquí, Padre, para hacer de tu conocimiento que he adquirido el poder de las lenguas, que conozco todos los idiomas existentes e inexistentes que se han hablado sobre este mundo o cualquier otro. Poseo la habilidad de escuchar los susurros del viento que las diosas me han conferido y, estoy plenamente segura de que, en compañía de mis hermanos, haremos de Mukthar un gran Sultán con mi posición como su interprete. Haremos que te sientas orgulloso de él, Padre. [/i][/quote]
Sin embargo, cuando el rey estaba a punto de dar la pronunciación que decretaba la sucesión de su poder, aquel evento aconteció de la forma más extraña e inexplicable: Un quinto heredero se había reunido con los otros cuatro en aquella sala. Y su nombre era Khalil: Tercer hijo en sucesión al trono que alteraba el orden escrito en los libros de vida de sus "hermanos".
[quote=#f5f6f1][i]He venido yo aquí, Padre, si es que me permites llamarte así, para proclamar lo que es mío; para demostrarte que poseo las habilidades que tus hijos se han empeñado en mejorar para bienestar de Mukthar, pero soy yo también, quién ha venido a proclamar el trono de Ghaaliya en su lugar. Porque mi libro de vida así lo ha escrito, así lo ha dictado; que seré yo quien reescriba el destino de esta nación, quién gobierne con la fuerza, la sabiduría, el calor y la vocación que necesitas en cinco sultanes. Seré yo quien, con la fuerza del relámpago que las diosas me han conferido, te demuestre que incluso un bastardo puede estar más preparado para esta nación. Seré yo... Ante quien te arrodillarás para pedir piedad.[/i][/quote]
Así pues, ante la burda y atrevida confesión de Khalil; además del consentimiento del rey, se generó un nuevo edicto que daría la posibilidad de escribir el futuro de aquella nación porque; justamente tras la llegada de aquel varón, los libros de vida de los habitantes de aquella nación habían perdido sus textos desde aquel día dando inicio a una nueva contienda que rompería con los esquemas y tradiciones de la nación. ¿Cuál de aquellos cinco hijos, sería el futuro gobernante de la nación?

Porque, al no existir más letras que les ataran a servir a solo uno de sus hermanos, Aasiyah, Rashar y Zafira tenían las mismas posibilidades de alcanzar el honor de tener el trono a su merced. Es que acaso... ¿Khalil había llegado al destino para quebrar las normas y establecer el desorden de su propia tempestad?

Un año sería el tiempo que determinaría quién de los cinco hijos podría sentarse en el trono y cuáles servirían en su honor; porque así lo había proclamado el rey, porque así... Najya, la diosa del destino, lo había decidido.
[/center]
 
1-1 of 1
1
メ Kʜᴀʟɪʟ | Blog | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.