iOrbix
Email
Password
1-6 of 6
1
 
[b]—Toda su tristeza, todo el dolor y vacío de su pecho le llevaron a refugiarse en el sitio que más le transmitía paz, el único sitio donde estaba seguro que no lo encontrarían.
El lago que lo vio nacer, que era su refugio y restablecía su energía cada que lo necesitaba. Hasta el fondo del mismo se encontraba el dragón en un pequeño letargo, quería olvidar, quería sanar, añoraba y soñaba con cosas imposibles, cosas que debería afrontar al despertar.

Así pasó el tiempo, no sabía cuanto pues no percibía el tiempo de la misma forma desde el fondo de aquel sitio pero, más del necesario, era seguro.
Emergió poco a poco de las aguas, de nuevo en su forma humana pero, aún así, bastante diferente. Más pequeña, más delicada de lo usual.
Al abrir los ojos lentamente, su alrededor parecía ser más grande, o él se sentía muy pequeño. Su primer pensamiento fue su hijo, su pequeña cría que dejó al cuidado de energía pura, logrando terminar de salir con aquellas telas empapadas y pesadas aún en su cuerpo, demasiado grandes, tanto que le resultaba casi imposible avanzar, poco a poco pero, finalmente, llegando a su hogar, entrando y quitándose las ropas mojadas antes de seguir.

Fue directo a su baúl, se veía grande, demasiado, pero no le tomó importancia, terminando por tomar una prenda más ligera la cual cubriera su cuerpo y, finalmente, ir donde su pequeño, en brazos de aquel clon, de un clon bastante alto, tenía que mirar hacia arriba para verlo al rostro, su propio rostro pero inexpresivo, el cual cuidaba con sumo cuidado al bebé. Cuando notó la diferencia de tamaño al igual que el entorno, buscó el espejo más cercano, sorprendido y cayendo de sentón al suelo al verse tan pequeño, al verse como un niño quizá de 9 o 10 años.— [/b]

[i]¿Qué... qué sucedió?[/i]

[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/04/13/07/38/Xo-Felng----u2saZ8G5M-b.jpg][/center]
 
 
[b]—Cuando la tierra era todavía inhabitable, infértil, oscura, los dioses del sol y la luna vieron un lienzo en el cual trabajar. Sus ambiciones eran conjuntas, sabían bien lo que podría surgir en aquel panorama y pretendían llevarlo a cabo cuando el agua fuera parte de aquel lugar.

Los años pasaron, la tierra fue enfriando lentamente en algunas zonas, dejando que el agua comenzara a cubrir distintas áreas y fuera el momento propicio para los planes que llevaban en espera desde hacía mucho tiempo.
Durante el primer eclipse, donde la luna y el sol se unieron y oscurecieron el cielo, fue cuando todo dio marcha, en un pequeño lago en las profundidades de aquel paraje, al fondo de sus aguas.—[/b]

[b]Tàiyáng shén—[/b][i][c=#E57300]Despierta... Es tiempo de salir. Tú debes ser la primer brisa que recorra el mundo, el primer designio de vida, Xian Fei...[/c][/i]

[b]Yuè shén—[/b][i][c=#808080]Serás imponente, una bestia que merezca respeto pero con la gracia suficiente para danzar en el viento. Guardián, creador, deberás aprender.[/c][/i]

[b]—Aquellas palabras fueron un eco, lejano pero audible, suficiente para que abriera los ojos lentamente y notara la oscuridad a su alrededor. Tardó, el tiempo fue relativo y pudieron pasar días, semanas o meses, pero salió finalmente del agua en un impulso, comenzando a recorrer la tierra.
Era un enorme dragón con forma de serpiente, alargado, de 25 metros de largo tal vez, 7 de alto a lo sumo y, aunque imponente como bien dijo su madre, también era grácil, con escamas tan plateadas como la luna en su máximo brillo y ojos que parecían un par de esmeraldas incrustadas en sus cuencas.
A esas alturas las condiciones ya eran aptas, su paso comenzó a crear flora, a cambiar ese grisáceo manto por uno verde en inicio, que, al paso del tiempo, comenzaría a llenarse por igual de otros colores ante el crecimiento de flores y frutos.
Más por delante, la fauna empezó a surgir igualmente y, cuando su trabajo parecía haber acabado, volvió a aquel lago para hundirse al fondo una vez más, en un largo sueño.

Los años pasaron, siglos, milenios, la vida se abría paso por sí misma en ese lapso y él pudo descansar luego de tanta energía usada, restaurándose en las calmadas aguas del lago que lo vio nacer, hasta llegar el momento de surgir otra vez.
Dicho y hecho, del fondo volvió a emerger, sin embargo esta vez no fue un gran dragón de escamas platinadas; se trataba de un joven de finas facciones, aspecto grácil y largos cabellos platinados, con ojos cual esmeralda, conociendo su mismo mundo por primera vez.—[/b]

[i][c=#2D802D]Xian Fei...[/c][/i]

[b]—Repitió suave, a pesar de haber pasado mucho tiempo, pero tenía muy presente ese nombre, su nombre, algo que no podría olvidar nunca.
Fue así que empezó con sus primeros pasos lejos de aquel lago, desnudo y descalzo, sin razón por la cual apenarse pues era el primero, quizá el único aún, explorando su nuevo hogar.—[/b]



[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/03/57/29/22/Xian-Fei-h55ES98DD-b.jpg][/center]
[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/04/10/74/99/Xo-Felng----EtuMg99Y0-b.jpg][/center]
 
 
Caín me etiquetó~


[b]¿Qué raza eres?[/b]
[i]Dragón~[/i]

[b]¿Cuántos hermanos tienes actualmente?[/b]
[i]Ninguno~[/i]

[b]¿Qué es lo que mas te gusta de vivir como "mortal"?[/b]
[i]Conocer y convivir con tantas y tan bellas criaturas, especialmente los conejos~[/i]

[b]¿Extrañas el cielo?[/b]
[i]Hasta donde sé, jamás he estado en el cielo. Nací y crecí en la tierra, he conocido el infierno~[/i]

[b]¿Actualmente que haces?[/b]
[i]Esperar a mi tercer criaturita de amor, llanto, apetito y desvelos maternales(?)[/i]

[b]¿Dónde vives?[/b]
[i]Sigo viviendo en la montaña Qin Meng en China, pero ignoro si su nombre fue cambiado al pasar las eras~[/i]

[b]¿Cómo te defines?[/b]
[i]Esto... Amable y pacífico~[/i]

[b]¿Has tenido alguna relación formal?[/b]
[i]No sé como se consideraría una relación "formal", entrego todo de mi si es correspondido, supongo que es algo así~[/i]

[b]¿Sales actualmente con alguien o alguien te gusta?[/b]
[i]Si~[/i]

[b]¿Con quien sales?[/b]
[i]Caín Belmont, Hua Cheng, Alastor, Lucifer~ O al menos eso creo yo... quizás alguno no se sienta aludido~
[/i]

[b]¿Alguna meta en particular?[/b]
[i]Quizá... recuperar la paz en la que alguna vez viví, aunque lo veo más como un anhelo que una meta~[/i]

[b]Comidas y bebidas preferidas?[/b]
[i]Adoro los bollitos al vapor y el té de frutos rojos~[/i]

[b]¿Qué no te gusta?[/b]
[i]Este... Los humanos no son del todo mi agrado, aunque he conocido algunos que son maravillosos~[/i]

[b]¿Playa o montaña?[/b]
[i]Siempre he vivido en montaña, pero la playa también me ha parecido hermosa las pocas veces que la he visitado~[/i]

Si estas etiquetado, responde en tu blog y ve a etiquetar a mínimo 4 personas
(Sé que no lo harán pero cumplo mi parte~)
 
 
[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/03/69/12/47/Xian-Fei--kpeF8gySa-b.jpg][/center]

[b]—Más allá de sus terrenos, donde el pueblo en abandono dejaba ver sus construcciones caer con el paso del tiempo, fue donde el dragón vivió la peor pesadilla de su vida en carne y hueso.
Si, había evitado ese lugar debido al gran pavor que le ocasionaba, pero ya era tiempo luego de tantos años, debía volver y ver que fue de aquel sitio olvidado por su mano.
Tomando un corcel y viajando por basto rato, finalmente llegó y observó aquel paraje, desolado, seco: Muerto en su totalidad.
El hombre había logrado devastar una prospera tierra en cuestión de años, con mayor facilidad de la que a él le había tomado el abastecerla.
Un suspiro de amargura escapó de sus labios, bajando del caballo y dejando una suave caricia en el hocico del animal antes de soltar sus riendas, dejándolo marchar luego de haberle llevado hasta ahí.
Caminando en aquel llano, donde antes un hermoso valle existía, miraba a detalle las casas, tiendas, bares y posadas desmoronar, con la madera pútrida y la tierra cubriendo los pocos tejabanes aún resistentes a la inminente intemperie.—[/b]

[i]Su egoísmo destruyó un sitio tan pequeño... ¿Qué será de ustedes con las grandes ciudades que ahora habitan?[/i]

[b]—Musitaba en un pensamiento al viento, caliente, sofocante, no podía respirar con tranquilidad sin sentir que se ahogaba. Al adentrarse más en aquel poblado, su mirada fue bajando a la árida tierra, craqueada bajo sus pies, totalmente seca.—[/b]

[i]Padre... haz sido el holocausto aquí. ¿Cómo podré sanar este lugar?[/i]

[b]—Cuestionó al alzar su mirada al astro sol, sin respuesta alguna como era de esperar.
Su madre le había otorgado esa tarea, una bastante difícil considerando las condiciones en que había terminado la tierra que alguna vez compartió con los humanos, una tarea digna de ver si era capaz o no, merecedor o no de recuperar todo su poder de nuevo.—[/b]
 
 
||Antes de hacer a Fei, se me había ocurrido una trama conjunta, donde se llamaría Storm y sería una deidad del invierno. Esto no se llevó a cabo al final al no tener con quien llevar la trama~||

[b]—Los años pasaban, con ellos las estaciones que, con cada uno de ellos, se volvía más y más errática, llegando incluso a ser impredecible por momentos.
El invierno había llegado, dejando, tras una tormenta inesperada, un manto blanco cubriendo las calles, con el frío capaz de congelar en segundos a una persona expuesta al crudo invernal de ese año.
Toda persona con mínimos recursos y razonamiento se vio forzada a encerrarse en sus hogares, buscando la calidez de sus ropas y más personas, a la par que las noticias se abarrotaban de reportes sobre aquel intempestivo clima que ya había cobrado las vidas de muchos quienes habitaban las calles. Accidentes en aquellos que tenían vehículos, pues no bastó con ver los tumultos de nieve para detenerse antes de resbalar en el suelo congelado.
Si, era un caos, uno en el cual parecía cobrarse la madre naturaleza el sufrimiento que los humanos le hacían padecer.

Muy por fuera de ese pensamiento, aunque encadenado a él, las estaciones no eran sólo sucesos al azar, cada una tenía a su portador, a un ser con poder suficiente para controlar su alrededor y como afectaba este a los demás.
Hasta la fecha, habían sido condescendientes, trabajaban juntos, mantenían el equilibrio en el mundo y sus ocupantes temporales... Eso terminó de la peor manera posible.
Sunlight, quien era encargado de la primavera, de traer el calor y la luz de sol, como su nombre indicaba, se había revelado como el más relevante, aquel que era alabado por flora y fauna, quien traía la calma después de la tormenta, elevando su ego al punto de auto proclamarse rey se las estaciones, pisoteando a quienes fueran sus compañeros antes, viéndolos como simples siervos.

Quien más sufrió por las actitudes de Sunlight fue su contraparte, quien fue humillado y pisoteado, visto como un innecesario y destructor de las hermosas "creaciones" del primaveral ser.
Conocido como Storm, el invierno en sí mismo, quien traía la ventisca, el frío y la nevada, quien adornaba en aquellas épocas con un manto blanco, tan grácil y elegante que los humanos disfrutaban de jugar en él, de mantener el frío que provocaba la calidez entre los mismos.
Era verdad, cuando él llegaba, todo a su alrededor moría; no todas las especies, ya fueran flora o fauna, estaban acostumbradas a su congelado ser, pero no era su intención proveerse de vidas, al menos no hasta que llegó a su límite, harto de ser siempre pisoteado por quien fue su mentor y ejemplo a seguir, aún si eran tan opuestos.
Ahora deseaba ser el nuevo rey, humillarlo de la misma forma que estuvo él, arrebatarle todo y asegurarse de que el sol jamás volvería a salir detrás de sus negros nubarrones.—[/b]
 
 
[i]Tiempo atrás sucedió.
Tiempo atrás fue mi error.
¿Qué pasaría? ¿Que habría sido?
Si mis errores del pasado no los hubiera cometido...
Si mis temores hubieran desaparecido...
¿Que hubiera sucedido entonces?

Lo sé, el hubiera no existe.
Lo hecho no se puede cambiar, no hay manera.
La añoranza es algo que todo ser comparte;
humanos, animales, demonios, ángeles, seres míticos.
¿Podría anhelar un futuro mejor luego de un pasado fatídico?
No lo sé...

¿Que hubiera sido...?
Si de mi boca jamás salieran palabras...
Si de mis ojos no hubieran brotado lagrimas...
¿Que hubiera sucedido si yo no existiera?

Lo sé, el hubiera no existe.
Pero existo yo, existe la duda y el recuerdo.
Quizá esas preguntas nunca se respondan.
Quizá mis dudas nunca acaben.
El hubiera no existe pero... ¿Y si lo hiciera?[/i]
 
1-6 of 6
1
Xıαo Feılıαng ᴳᵘᵃʳᵈᶤᵃᶰ ᵂᵃᵗᵉʳ ᴰʳᵃᵍᵒᶰ | Blog | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.