iOrbix
iOrbix will be Migrating to Similar Worlds
Similar Worlds
Email
Password
1-1 of 1
1
 
[center][quote]𝑨 𝒗𝒆𝒄𝒆𝒔 𝒉𝒂𝒃𝒍𝒐 𝒄𝒐𝒏 𝒍𝒂𝒔 𝒗𝒐𝒄𝒆𝒔, 𝒚 𝒂 𝒗𝒆𝒄𝒆𝒔 𝒆𝒍𝒍𝒂𝒔 𝒉𝒂𝒃𝒍𝒂𝒏 𝒄𝒐𝒏𝒎𝒊𝒈𝒐.[/quote][/center]

La espera fuera del consultorio se hizo eterna. Dos minutos para la hora exacta y cuando llegó el momento, la puerta se abrió y la psiquiatra le miró con gesto preocupado. Él accedió a sentarse en la misma silla de todos los jueves, no podía evitar sentir la ansiedad luego haber esperado y al mismo tiempo, no saber qué pasaría.
    
    
[i]— ¿Escuchas voces?
— En realidad, no.
— Olvidaste tomar tus pastillas de nuevo, ¿verdad?[/i]
    
    
Basil sonrió con la misma naturalidad de siempre, negó con la cabeza, mintiendo una vez más a la única mujer que sabía sobre su problema y que intentaba ayudarlo sin mucho éxito. Cuando menos lo notó se mordía el labio con fuerza, evitando soltar cualquier estupidez que lo delatara y que pusiera en riesgo su bienestar. Después de una receta más como cada sesión, volvió a casa con la sola idea de ocultar el cuerpo de su perro, como siempre, la voz interna le aconsejó que lo mejor era cortar el cuerpo en pedazos pequeños, ponerlos dentro de recipientes y mantenerlos en la esquina de su cocina. Lo cierto es que no sonaba como una mala idea, fue hasta que lo hizo cuando se percató de la enorme pila que se había formado de los recipientes llenos de carne y el hedor lo había sumido en una especie de sobredosis. ¿Debería comerlos para que disminuyera la cantidad?, eso tampoco era una mala idea.
    
    
Cualquier persona que entrara a su casa, probablemente vomitaría del fuerte olor que se esparcía entre las cuatro paredes, pero para él lucía maravillosamente limpio, espacioso y el olor a putrefacción no existía si dejaba de medicarse. Por el contrario, además de tener la compañía de su fiel madre, quien insistía en reprocharle las locuras que hacía, él podía considerarse perfectamente "normal". Ahora era el hombre de la casa, se hacía cargo de ella las veinticuatro horas, sin permitir siquiera que cruzara el umbral de la puerta, porque la mantenía atada a una cama la mayor parte del día.

[i]—Basil, Basil por favor... Quítame esto ¿vale?

—Es mejor si te quedas callada, —[/i]replicó en el mismo tono que su madre empleaba, suplicante e inerme, en un afán por burlarse de algo que no podía empatizar.

[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/60/81/80/Bs--bwFDvBss4-b.jpg][/center]   
    
    
 [center] [quote]𝑼𝒏𝒂 𝒄𝒐𝒔𝒂 𝒄𝒐𝒎𝒑𝒍𝒊𝒄𝒂𝒅𝒂 𝒆𝒔 𝒆𝒍 𝒊𝒏𝒕𝒆𝒓𝒊𝒐𝒓 𝒅𝒆 𝒍𝒂 𝒎𝒆𝒏𝒕𝒆 𝒉𝒖𝒎𝒂𝒏𝒂[/quote][/center]
    
    
    
El paso de los días comenzó hacerle ver la realidad de las cosas. Así que… ¿cuál era el siguiente paso?, su única solución era su psiquiatra, pero ella le haría tomar las pastillas, y si tomaba las pastillas entonces sufriría las consecuencias, con su casa literalmente arruinada, no la pasaría nada bien.
   
   
La campanilla sonó a su lado, anunciándole que el paciente antes de él saldría en cualquier momento del consultorio. Ahora era su turno.
   
   
   
   [i][center]"¿Recuerdas cuando dijiste que existía una línea entre el bien y el mal?, y yo aseguré que no la cruzarías porque eras bueno.
   
Voy a cambiar de opinión."[/center][/i]
 
1-1 of 1
1
ʙᴀsɪʟ ۰ | Blog | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.