iOrbix
Email
Password
1-1 of 1
1
 
Habian pasado varios dias desde que Zrael murio y Samael habia partido hacia quien sabe donde, dejando a Locke en la cabaña solo. En los primeros dias no habia hecho mucho, apenas comia, principalmente se quedaba sentado en uno de los sillones mirando a Zrael en el cama, su cadaver perfecto descansando coo si se tratase de una muñeca que podria despertar en cualquier instante. A veces pensaba que ese seria el caso, que lo que le habia dicho Samael era una exageracion o que no tenia razon en el primer lugar, pero eventualmente llego el momento de asumir la realidad. Zrael estaba muerta, y si no encontraban la forma de regresarla, asi iba a quedar por siempre.

No tardaria en darse cuenta que no podia quedarse alli sin hacer nada. Cada dia venian los gatos de Zrael a por comida, y tras el tercer dia ya no quedaba nada que darles. Ni habia comida para Locke, asi que fue obligado a tomar uno de los autos de Zrael para ir a la ciudad en busca de alimento. La primera vez que lo hizo conduciria a toda velocidad, recordando las palabras de Samael, de que la albina tenia muchos enemigos, pero al volver encontro que estaba exactamente igual que la habia dejado. En los proximos dias, Locke se iria acostumbrando a dejarla, llendo y viniendo de la ciudad con las necesidades basicas, y luego un poco extra.

Siete dias despues de la muerte de Zrael Locke se puso a trabajar.

Era un dia caluroso asi que se vio obligado a quitarse su largo gaban y varias prendas ms, quedando unicamente en botas y en pantalones mientras trabajaba. A unos doscinentos metros de la cabaña Locke se encontraba talando arboles con un hacha y arrastrandolos el solo hasta la cabaña de nuevo, para asi poder trabajar en ellos, moldeandolos a sus fines. Sus manos se encontraban llenas de espinillas y otras heridas, incluyendo algun que otro corte por descuidos nacidos de la inexperiencia de trabajar con madera. El calor del medio ambiente parecio incrementar cada dia, y cada dia l cuerpo de Locke le pedia que se detuviese y descansase, pero en su terquedad, el cazador continuo.

En uno de esos dias Samael volvio y le dijo lo mismo. A ella tambien la ignoro. Viendo que era imposible disuadirlo le informo que estaba persiguiendo una pista sobre un libro, que se tardaria algun tiempo mas. Se quedo un tiempo, pero no tardo en volver a irse. Locke continuo su trabajo.

Poco a poco su trabajo comenzo a dar frutos y la madera que talaba empezaba tomar la forma que deseaba. Era un arduo trabajo y le dola todo. Ignoraba dedos rotos, laceraciones y el dolor de sus musculos, deteniendose solamente para dormir un par de horas en las noches o para comer o alimentar a los gatos. Cada pocos dias se veia obligado a volver a la ciudad ap or mas materiales y una vez un libro sobre el tema en cuestion.

Doce dias despues de la muerte de Zrael, Locke habia terminado de preparar todo y habia encontrado un lugar que le agradaba. Un arroyo nacia en la montaña cercana a la cabaña que fluia con agua cristalina y fresca desde su pico helado, con una pureza no podia evitar pensar en Zrael cuando la veia. Habia talado arboles desde esa zona, aclarando el area para poder comenzar su construccion.

Catorce dias despues de la muerte de Zrael, Locke habia terminado. No sabia como llamarlo; capilla, altar, santuario? No importaba realmente. Locke se habia obsesionado con la construccion y de haber sido para algo mas feliz, el hombre probablemente hubiese estado mucho mas orgulloso de ello de lo que estaba.

[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/74/14/51/Old-Hunter-Locke-oa9Z3EJgA-b.jpg]

Sentia dolor en sus huesos, en sus musculos, en su espalda, en su cabeza; sus manos eran una ruina, tenia heridas por todo el cuerpo, apenas habia comida o dormido en dos semanas y apesar de todo el malestar fisico, todo aquello era completamente ahogado por el dolor en su pecho, en el vacio que sentia por no tenerla a su lado, por la culpabilidad que sentia al haber extraido la espada de su corazon. Por mas corto que habia sido el tiempo que compartieron, sentia como si Zrael habia sido la mejor cosa que jamas le paso en la vida. A su lado habia tenido la oportunidad de redemnizarse, de hacer las cosas bien, por una vez, de se quien siempre habia querido ser... ahora que era? Quien era? Tan solo otro cazador, otro caso perdido. Su vida volvia a valer nada.

Por mas esperanza que tuviese de devolverle a la vida, de poder salvarla, eso no quitaba el hecho de que solo era una esperanza. Un quizas. En su experiencia, Locke no tenia ese tipo de suerte. Mas bien, era mas probable que si Samael seguia cerca de el, ella tambien moriria. Si su plan no funcionaba Locke ya estaba decidido. Le diria a la hermana de su amada que se volviese a desaparecer, y Locke quedaria aqui por el resto de sus dias, atendiendo este altar que habia construido en honor a la mujer que por tan poco tiempo habia conocido y que tanto habia amado.

Locke volvio a la cabaña. Lleno la tina y se tumbo en ella por horas hasta que al final se decidio por quitarse toda la mugre acumulada por tantos dias de trabajo. Finalmente limpio se vistio al fin con sus prendas de cazador, las mismas con las que habia conocido a Zrael.

Se dirigio a la cama donde descansaba el cadaver de la albina, tan perfecto como siempre y la cargo en sus brazos. Caminaria por el bosque hasta llegar al altar y la adentro. Habia comprado una ataud de cristal y la habia decorado convarias almohadas de seda. La tumbo adentro y se quedo viendola por varios minutos eternos, preguntandose donde habia fallado. Ella no se merecia esto, acaso habia sido culpa de el? Recordo aquella noche en el hotel, donde hicieron el amor, preguntandose si aquello habia sido la razon. Deberian castigarlo a el por osarse a corromper esa perfecta inocencia, por robar aquella perfecta rosa blanca del jardin. Debio haber sido el, no ella. El nombre de Locke habia estado en esa tarjeta, despues de todo, no la de Zrael.

[b]- Lo siento, Zrael,- [/b]diria, hablando por primera vez en dias. Sintio dolor en su garganta al hacerlo, pero lo ignoro. Habia cosas mas dolorosas naciendo desde su corazon en ese momento. [b] - Te dije que eras mia y... Te falle. Nunca me lo perdonare. Samael dice que podemos recuperar tu alma y hare todo lo posible por hacerlo. Pero si resulta ser imposible... Si vuelvo a fracasar... Queria decirte... Que te amaba. Te sigo amando. Lamento no habertelo dicho cuando podias escucharlo... Otra cosa en la que te falle. No espero que me perdones. Se que yo no lo hare. Te amo.-[/b]

Cerro el ataud. Por el cristal Locke aun podria ver la perfecta hermosura de su rostro. Sintio como lagrimas amenazaban con salir de nuevo pero las detuvo. No lloraria. Por mas que quisera, no lloraria.

Horas despues, salio de alli, cerrando la entrada con candado tras el. Una potentisima lluvia inhundaba el bosque.

Que suerte la de el. No lloraba.

Claro que no.
 
1-1 of 1
1
Old Hunter Locke | Blog | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.