iOrbix
iOrbix will be Migrating to Similar Worlds
Similar Worlds
Email
Password
Usagi Tsukino
Usagi Tsukino
Tu cuerpo pegado al mío causa sensaciones inimaginables; sin embargo, lo que de verdad me descontrola, es la pureza de tu mirada, la calidez y fortaleza que me transmiten. Mi dulce estrella fugaz, mi guerrera, mi caballero.

[Edit hecho por mí; 02/07/2022]
 
at
5 months ago · · Translate
1-10 of 13
 
—Neee, Seiya-Chan...~ —Jugó con sus palabras traviesa, coqueta al mirarle. Admiraba como se desenvolvía en la cama con tremenda curiosidad. Era la primera vez que su guerrera tambaleaba, escuchar las agudas súplicas que su boca jamás reprimió la alborotaron con un caliente hambre en su estómago. Que extraño, hace rato comió, entonces, ¿Por qué deseaba devorarse los pétalos rosados de su dulce amada? —Alguna vez... —Tentativamente comenzó a preguntar fingiendo ingenuidad en su forma de acariciar su punto clave. —, ¿Has rozado está forma de amar, con alguien más?

Desde su posición en medio de aquellos senos, grandes -mucho más redondos que los suyos- y maduros, preguntó quisquillosa. No obstante, prosiguió con sus caricias tanto "ahí" como rozando su lengua en su nuevo lugar favorito.
 
 
Todo su cuerpo se estremeció, era la primera vez que era tocada de esa forma, le faltaba el aliento pero eso no evito que emitiera tiernos gemidos de placer, pero el momento cumbre llego cuando Usagi se hizo cargo de su intimidad.

-Aahhh, Usa... Usagi chan!!!- Se aferro como pudo a la tela de aquel mar de sabanas. Las piernas le temblaron y volteando hacia un lado mordió la almohada, miro de reojo a su amor, que a pesar que ella también le había hecho lo mismo, recibir los mimos de ella hacia que todo fuera como un cuento de hadas.

Siempre se vio como una fuerte guerrera pero en este momento se sintió tan indefensa ante las caricias de su novia que su mente se perdió por unos instantes.
 
 
Un mágico roce desató sus deseos desenfrenados, torpes en sus primeros pasos al andar por el camino de los dos montes pegados a los suyos. No dijo palabra alguna porque desconocía que la mejor respuesta en esta ocasión era el toque físico, el cual ya provocaba una erupción en sus entrañas.

El corazón exclamaba poesía de amor y deseo puesto que en su presencia, la razón le faltaba y la lengua enmudecía. Inmensa ola de ternura la embriagó apagando la lógica restante y se atrevió a dar el primer paso. Rozó con timidez los sobresalientes y redondos pechos. Deslizó sus cabellos detrás de la oreja y llevando su boca a aquellas protuberancias ansiosas por su toque, las colmó de afecto. Chupando y toqueteando con la mano izquierda deslizándose en el ombligo hasta el jardín de edén. Imitó los movimientos aprendidos por su estrella fugaz con práctica aprendida de la teoría de su amada.
 
 
Subio nuevamente para volver a fundir sus labios con los de ella, pero en el momento que oyó la pregunta se detuvo justo en el cuello de Usagi.

[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/04/42/24/89/Seiya-Kou-BNkx9eGwj-b.jpg]

-Si, la necesito Usagi.- Deposito un pequeño beso en sus labios y dio espacio para que fuera su princesa la que tomara el control. Mimarla era algo tan natural porque solo se dejaba guiar por su corazón, teniendo cierto control pero al cambiar los papales le hizo sentir mas nerviosa de lo que estaba, su respiración se acelero aun mas y con su temblorosa mano acaricio el rostro de su amor, dedicándole una tierna y sumisa mirada.
 
 
(2) Ambas piernas siendo sujetadas en los muslos contrarios. ¿Qué debería hacer ahora? Pensó en los pocos segundos que una nueva posición la sorprendió. Se aferró a percibir cada nueva sensación regalada derramando unas cuantas lágrimas. Su respiración se volvía débil y temblorosa, sus labios estaban tan húmedos y rasgados por las pequeñas mordidas de deseo que se daba ella misma.

En el silencio nocturno, la luna se cubrió de un rojo intenso; las sábanas eran la prueba de ello. Chistó un momento frunciendo el ceño. En los pocos segundos de su pausa, elevó su diestra al rostro contrario; la zurda palpaba los firmes senos, esperando sentir la calidez de su estrella.

Pese a no entender las actividades en la cama, imaginó que su amada deseaba ser correspondida de igual manera. —Seiya-chan... —Susurró extasiada en su vaivén; el tono ronco a falta de agua. —¿...Necesitas ayuda? —Ofreció incluso con su inexperiencia.
 
 
(1) El camino recorrido por los suaves y tiernos besos de la guerrera ardían cual sello de fuego; reconociendo su lugar como la única y nueva dueña del cuerpo, corazón y ser de la princesa. Con una visión abrumada por las íntimas caricias se dio tardíamente cuenta que sus manos al costado de su cuerpo se retorcían sobre las almohadas, apretándolas al son de sus jadeos, buscando donde sostenerse ante los repentinos choques entre ambas flores. El sudor caía de su frente al entrecerrar sus ojos, un largo suspiro agudo, mezclado con la sal de sus perlas.

A pesar de haber leído tantas historias Josei, nunca entendió la pureza del acto. Torpemente pensó que el pináculo de una declaración amorosa terminaba con unas meras caricias; demasiado descarado y atrevido desde su opinión personal, pese a su primer pensamiento, esto iba más allá de cualquier escenario planteado.
 
 
Entre besos y caricias exploro el cuerpo de su amada princesa, siendo guiada por los deseos de su corazón. Cada movimiento que Usagi hacia era el indicado para una nueva caricia o beso con el cual confirmaban la una por lo atra que ahora era una sola alma, fundida gracias al mas hermoso de los sentimientos llamado amor.

-Mmmm Usagi...-

El calor de su intimidad aumento y un delicioso cosquilleo se hizo presente el cual solo fue calmado en el momento que se hizo una con su princesa, su mas amado tesoro. Aferrandose a ella, los gemidos de ambas fueron uno, sin importar la forma que Seiya tuviera, el amor siempre encontraba la forma de brindarles la mas hermosa de sus experiencias.
 
 
"Único amor". Eso perforó en lo profundo de su espíritu que lágrimas de sus anteriores sospechas la hacían sentir culpable por los celos que albergó en secreto.

Con este nuevo alcance en su relación, abrió su boca para entonar una melodía de amor; cortos gemidos que denotaban su inmensa alegría y placer por compartir este dulce momento con su amada. Inconscientemente, abrió poco a poco las piernas, su cuerpo respondía por ella permitiéndole entrar sin ninguna excusa.

Repitió su nombre varias veces tal cual si orara algún dios. Arqueó su cuerpo varias veces, la electricidad de sus caricias provocando que se retorciera en quejidos amorosos suplicando por más, más y más. —Mi guerrera eterna... Mía. —Suspiró quebrada ante el placer que le brindaba su amada estrella.

[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/04/41/95/47/Usagi-Tsukino-MTPuahx0c-b.jpg]
 
 
No contesto con palabras ya que prefiero hacerlo con hechos, le beso y mimo como si quisiera compensar el tiempo que no pudo estar con ella. Bajo un poco mas hasta llegar a su pecho en donde deposito muchos besos y caricias, incluso dejo un par de marcas como prueba de lo que paso esa noche.

-Mi Bombón, eres mi único amor.-

La intensidad de los besos aumentaron asi como las caricias que pasaron de ser tiernas a estar llenas de deseo y pasión, llegando a las zonas mas intimas de su amada rubia quien le deleitaba con sus lindos gemidos, que testificaban el amor entre ambos.
 
 
Estiró su pierna para engancharla con la pierna derecha de su estrella amada. Un vínculo que la eternidad se encargará de probar, un pacto nacido del amor que se encargarán de cuidar con respeto y confianza.

Extendió su cuello al lado derecho para permitir más espacio para la cabeza de Seiya. Disfrutaba de sus marcas amorosas. Lentamente dirigió sus manos desde el cuello hasta la cabeza ayudándole a bajar más.

Era una completa fantasía. Temía despertar y llorar por la noche en su amargura. Necesitaba saber que era real. Cerró sus ojos y contó cada beso regalado en su cuello. —... Ah. —Un pequeño gemido lastimero que ahogó con sus labios.

Con sus ojos vidriosos logró volver a declarar un hecho fundamental a partir de ahora como princesa y guerrera lunar. —Te amo. Te amo. Te amo.
 
1-10 of 13
Tu cuerpo pegado al mío causa sensaciones inimagin... | Usagi Tsukino | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.