iOrbix
Email
Password
Hᴏᴄᴜꜱ Aʀᴄᴀɴɪ ᵀʰᵉ ʸᵒᵘⁿᵍ ᵂᶦᶻᵃʳᵈ
Hᴏᴄᴜꜱ Aʀᴄᴀɴɪ ᵀʰᵉ ʸᵒᵘⁿᵍ ᵂᶦᶻᵃʳᵈ
- Ronquidos sonoros. - — ................ —
 
at
4 months ago · · Translate
1-10 of 12
 
Eso era extrañamente nuevo, siempre a un error le seguía un castigo, dependiendo del fallo era la magnitud de este, por lo que no ser castigada se salió de toda lógica que poseía. Se incorporó con lentitud. Parpadeó, sin perder detalle de la figura del hechicero a la espera de palabras que indicaran lo contrario pero nunca llegaron.— N-no volverá a suceder, le voy a brindar mis servicios como a los demás adultos que tengo permitidos. —Solo una muy selecta cantidad de personas eran autorizadas por Cecilio para que ella se encargara. Tomó la canasta y acomodó todo lo que había usado, dejando la mesa implacable, siempre con el cuidado de no interrumpir.— Volveré con una tarta completa. —Murmuró mientras tomaba la canasta y se dirigía a la salida.— Cerraré al salir.
 
 
Rodó los ojos al escuchar como se se echaba la culpa. — E-Eres más extraña que yo... — Terminó de chuparse el último dedo y se puso de pie. Caminó hasta el estante con los libros ignorando los modales tan estrictos de la contraria, parecía que le habían lavado el cerebro o algo asi, luego comenzó a leer los títulos como si estuviera buscando alguno en específico. — N-No necesitas un castigo por algo como eso, además e-estoy acostumbrado a que me vean menor... Mhm... — Sacó un libro de tapa verde y volvió s donde estaba sentado anteriormente. Buscó abrio el libro y miró a la chica nuevamente. — S-Si sirve de algo, te pido que me traigas un p-pastel mañana de nuevo... — Dijo esto último entrecerrando los ojos. — Si q-quieres ahora puedes marcharte... N-No vayas a llegar tarde con tu amo... —
 
 
Sus acciones siempre estaban basadas en la lógicas, no era que tuviera alguna clase de instinto, por eso asoció los comportamientos y la apariencia a una edad infantil.— Mis disculpas, fue un error de mi parte. Disponga como crea conveniente castigarme. —Bajó la cabeza a modo de sumisión e inclinó el cuerpo levemente hacia él. En su trabajo nada más que la perfección estaba permitida, por lo que haber cometido tal error era una deshonra a su señor. La lógica le dictaba que merecía ser enmendado de la forma necesaria.— No debí relacionar sus comportamiento con su tamaño y haberlo tratado con un niño. —No le habían enseñado a tratar con ellos, por lo que ese fue otro fallo, el desconocimiento. Como no era muy dada a hablar, posiblemente sus palabras podrían reflejar cierta insensibilidad, puesto que la empatía era un rasgo del que carecía.
 
 
Masticaba como podía, mientras tenía toda la cara llena de la crema de la tarta. Hasta que la chica se acercó y le limpió con un paño, pero cuando comenzó a mimarlo. Dio un salto y de la silla y quedó de pie en ella. Apunto a la contraria con la cara sonrrojada. — ¡¿Ahhhhh...?! N-No me trates como a un n-niño...! ¡Q-Que sea pequeño no significa que sea menor de edad! — En el fondo se sentía apenado, nadie ademas de su madre lo había mimado nunca. Un poco hiperventilado se calmó lentamente, hasta que posteriormente volvió a tomar asiento en la silla solo para pasar los dedos en el recipiente de la tarta y chuparse los dedos, aún con un tono carmín en su cara.
 
 
Una de sus compañeras de trabajo había dicho que eso era útil para hacer sentir bien a los niños, por eso lo estaba empleando sin saber si iba a funcionar.
 
 
Mantuvo el rostro sin expresión mientras lo miraba devorar el postre a una velocidad inhumana.— El pan no es saludable joven Hocus, debe alimentarse bien para seguir creciendo de manera adecuada. —Estaba basándose en la apariencia del muchacho y sus actitudes, era como un niño pequeño, por lo que en ocasiones no sabía muy bien como debía atenderlo, ella había sido entrenada para cubrir hasta la más mínima necesidad de un adulto, pero recordaba haber visto a otras sirvientas lidiando con infantes por lo que usaría ese conocimiento.— Si lo desea puedo prepararle los alimentos, solo debe brindarme los ingredientes. —Buscó dentro de la canasta una pequeña servilleta de tela, comer de esa forma tan desprolija tenía su desventaja, como que quedara crema en el rostro. Sin meditar se acercó e inclinó sobre la mesa, para limpiar la mejilla del muchacho con esta. Lo estaba tratando como si fuera un niño pequeño, porque acabó por acariciarle la cabeza con la diestra que no sujetaba la servilleta.
 
 
[b]— D-De seguro no encontraran nada de valor aquí, si llegan a entrar, ¡Mi cerebro es lo mas valioso que está casa! —[/b] En realidad invertía solo en estupideces que él creía que podían ser útiles, pero la mayoría de las veces no lo eran. [b]— El p-pan es barato y llenador... Tengo cosas mas i-importantes en que invertir. —[/b] Se zampó de un bocado ambos trozos de tarta, apenas podía masticar tanta comida, pero lo disfrutaba muchísimo, después de probar algo tan dulce comparado con el sabor insípido del pan. [b]— ¡MHMM...! ~ ¡E-Esta delicioso... ! — [/b] Apenas se le entendieron las palabras, ya que todavía masticaba mientras hablaba y una que otra lagrima caía por sus mejillas, era exagerado.
 
 
— Debería cerrar la puerta cuando duerme, puede ser peligroso. —Señaló. Ella había llamado varias veces antes de entrar al lugar, siempre mantenía cerrada la puerta del estudio de su señor, para evitar problemas por lo que vio necesario señalar ese punto.— Espero que sea de su agrado, de antemano me disculpo porque la hice el día de ayer y debería ser consumida en el momento para disfrutarla de la mejor forma. —En la mesa que estaba apoyado el joven, ella había colocado una canasta, después de dejar a un lado la manta, buscó el pequeño postre, eran dos porciones de tarta que le entregó.— El cerebro puede funcionar al consumir azúcar, pero no es lo ideal. Joven Hocus, necesita ingerir algo más que solo pan.
 
 
[b]— No, no, no... ¡No me despertaste!, solo descansaba mis ojos... —[/b] Contestó mientras ojeaba su libro. Luego de las ultimas palabras de la chica cerró su libro de golpe. La miró fijamente mientras dejó el libro colgando en su cinturón. [b]— ¿D-Dijiste tarta...? —[/b] Sus ojos estaban al borde de dejar caer lagrimas, pero solo estaba emocionado. [b]— ¿S-Sabias que llevaba meses comiendo solo pan...? —[/b] Despojó la mirada que tenia clavada en la mujer y se sentó en la silla del comedor que estaba en la misma habitación, apoyó ambos brazos en la mesa y volvió a mirarla fijamente. [b]— Q-Quiero mi pastel... — [/b]Si, parecía un niño pequeño pidiendo que le entregaran golosinas.
 
 
— Joven Hocus, espero no haberle despertado. —Al escuchar la voz del hechicero, terminó de colocar los libros en las repisas, había sacado el tiempo para descifrar el orden en que estos estaban organizados y no dejarlos en cualquier lugar. Se dio media vuelta y fue hasta donde este se encontraba, se agachó para tomar la sabana en brazos.— No es necesario agradecer, es mi deber. Además, así tendrá un ambiente de trabajo más adecuado. —Se puso de pie doblando la tela entre sus brazos, todo parecía en su lugar y estaba más limpio.— Estoy de paso, fui por ingredientes para hornear. Aproveché y le traje un poco de tarta de frutas, una muestra de agradecimiento por contribuir a mi señor.
 
1-10 of 12
- Ronquidos sonoros. - — ................ — | Hᴏᴄᴜꜱ Aʀᴄᴀɴɪ ᵀʰᵉ ʸᵒᵘⁿᵍ ᵂᶦᶻᵃʳᵈ | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.