iOrbix
Email
Password
Aɴɴᴀʟɪssᴇ Dᴜrᴇᴏᴜx
Aɴɴᴀʟɪssᴇ Dᴜrᴇᴏᴜx
 
at
4 months ago · · Translate
You don't have permission to comment on this profile.
1-10 of 22
 
Se removió ligeramente ante las palabras del muchacho, ella solo conocía el ser formal, por lo que resultaba una contradicción a sus enseñanzas, pero al ser un pedido no podía ignorarlo. Suspiró levemente y se incorporó, adoptando la posición que tenía previamente. Sus ojos se posaron en el hombro del chico, de esa forma parecía que lo observaba pero no directamente.— Está bien, joven Hocus. —A diferencia de la voz estoica, eso fue un murmullo que incluso se podría llegar a considerar tímido o ligeramente inseguro. Realizar algo con lo que no estaba familiarizada que requería cierto grado de confianza era desafiante. Guardó las monedas que le había dado entre los bolsillos de su vestido, ocultos por los grandes pliegues de la falda. Sujetó las bolsas entre sus brazos, dispuesta a regresar a su hogar, pero antes de salir realizó una última reverencia.— Sabe donde puede encontrarme, joven Hocus. Además, mi señor podría ofrecerle un trato respecto a mis servicios.
 
 
(...) Entonces decidió dejarla por hoy. [b]— Puedes irte por hoy tu amo te debe estar esperando... Pero tampoco olvides tu contrato, la próxima vez te lo daré escrito. Ah y toma... —[/b] Llevo su diestra dentro de su morral y hurgó sacó tres monedas de oro, acto seguido con su otra mano agarró la muñeca izquierda de la chica para finalizar deposito las monedas en la mano ajena.
 
 
"¿Era sirvienta de Cecilio, el artesano mágico noble?" Como dice la famosa frase, el mundo es pequeño, habían pasado un par de días desde que había hecho una petición a Cecilio. Pero si tenia una sirvienta habría de ser alguien importante, aunque si era una sirvienta sumamente extraña parecía que no tuviera sentimientos ni sensibilidad. "¿La habrá modificado con algún hechizo o tal vez la utilizaba como sujeto de pruebas muy seguido?". Eran muchas las posibilidades, en realidad no era de su incumbencia, pero el saber eso había vuelto todo mucho mas interesante que una simple venta de pociones. No sabia por donde empezar. [b]— Las formalidades no son lo mío Analisse no es necesario que lo hagas... Aunque tu nombre es bastante largo, solo te llamare Ann. Mhm...Bueno Cecilio se ve una buena persona... (?) —[/b] Una vez calmado, miró las bolsas que traía ya que las había dejado a un costado de ella. Parecía que tenia que ir a entregarlas, solo se había desviado para ayudarlo. (...)
 
 
(...) derecha e hizo una reverencia.— Annalisse Dureoux. —Se volvió a presentar, debió ser su error que el joven no se haya quedado con su nombre en la primera ocasión, el bullicio de la plaza o la emocion que había mostrado podían ser los responsables. Mantenía la vista en el suelo y la cabeza gacha en señal de respeto y sumisión. Iba a mantener la posición hasta contar con el permiso para incorporarse nuevamente.
 
 
— Tan solo tomé el brebaje como me lo ordenó. —Su respuesta fue tan neutral y natural, que había cierto aire incorrecto en ello. No iba a cuestionar ninguna orden dada, todas serían cumplidas al pie de la letra sin importar la influencia que pudieran tener en su persona, si le decía que tomara todos los viales a la vez, ella lo iba a hacer sin medir las consecuencias.— Una persona no lo podría beber sin consecuencias. —En medio de la exaltación del menor que parecía no tener fin habló, ahí estaba otro punto extraño en ella, no se veía a sí misma como una persona. Parpadeó con lentitud y acabó por reposar las manos sobre su falda una vez más a la espera de la siguiente instrucción.— Es mi deber saber quién es, joven Arcani. Soy la asistente y sirvienta personal del amo Cecilio, le he visto hacer negocios con él, aquellos que son clientes de mi amo, cuentan con mis servicios también. —Entre el índice y pulgar sujetó los bordes de la falda, su pierna izquierda se colocó tras la (...)
 
 
Estaba simplemente maravillado con las respuestas de la contraria. Su rostro ni siquiera hizo notar lo asqueroso que fue el producto, ahora se había entusiasmado, tanto que casi pretendió vaciar todas sus muestras en la boca de la muchacha. [b]— ¡WOOHHH…! ¡¿C-Cómo es que haces eso…?! Si te digiera q-que tuve que incluso usar implementos especiales para no vomitar mientras hacia ese brebaje, ¿Y t-tú lo bebes así nada más sin inmutarse? Además eres lista, podría d-dividir esto en una serie de píldoras, aunque si fuese así deberían tomar unas cinco o s-seis para que hiciera efecto… Pero ¡BRAVO! —[/b] Comenzó a aplaudir solo para ella, realmente le sorprendió tal resistencia sobrehumana, además de ser bastante inteligente. [b]— ¿P-Por qué vistes como mucama…? Te encaja más una armadura y salir a matar bestias, lo digo por tu r-resistencia… Además, ni siquiera he preguntado tu nombre… ¡E-Estás trabajando para el futuro mejor hechicero de estas tierras, Hocus Arcani! —[/b]
 
 
(...) Estaba la sensación de bilis subiendo por su garganta, su cuerpo protestando por el trato que le daba. Pero tragó con fuerza y no dejó que nada de eso se viera reflejado. Debía admitir que a pesar de ser una humana normal, le era más fácil percibir todo a su alrededor. Abrió los ojos revelando el rosa tan apagado y muerto como siempre.— Tiene un pésimo gusto, no es algo que se pueda tomar. —Su cuerpo presentaba las secuelas como el sudor frío que comenzaba a recorrer su piel. Le devolvió el recipiente y se llevó la mano izquierda al rostro para remover el flequillo ligeramente. Necesitaba un poco de aire fresco.— No recomiendo que un ser humano lo consuma. Puede enfermar.
 
 
— Puede cambiar la presentación de la formulación, que no entre en contacto con las papilas gustativas. Un comprimido o una píldora deberían servir. —Comentó con rapidez, su mente había buscado la forma más rápida para hacer más eficiente el producto. No había nada más allá de eso. Miró el nuevo frasco que le ofrecía, para ella era repetir la misma acción de antes, solo probar y dar una opinión, así que tampoco le dio importancia a la duda que parecían reflejar las palabras ajenas.— Lo tomaré. —Entre el índice y pulgar de la diestra tomó el vial. Sin pensar demasido lo llevó a sus labios tomando hasta la última gota del contenido. Se congeló tan solo unos segundos antes de bajar el recipiente, los párpados habían cubierto sus pupilas, ocultando la reacción natural de su cuerpo ante un sabor de ese tipo. No había punto de comparación con el dulce anterior y el tomar ambos seguidos, sin haber limpiado su paladar solo lo empeoró. (...)
 
 
(...)A pesar de lo loco que era, le causaba lastima obligar que bebiera esa mezcla. [b]— S-Sabes... Solo si quieres bebe esto y dime que t-tal esta… Pero te a-advierto, el sabor es desagradable muchísimo más q-que el que acabaste de probar… —[/b]
 
 
Al ver como la chica describía sin siquiera poner una expresión de mal gusto o de molestia, causó una gran impresión en el hechicero, parece que podría “extender su contrato” agregándole más funciones. [b]— ¡MHMM…! ¡J-Justo como lo preví! ¡Resultaste ser un m-magnifico sujeto de pruebas! Lo malo es que no puedo disminuir el dulzor de ninguna forma… E-Eso quitaría la efectividad. [b]— [/b]Bueno de seguro aventureros centrados en fuerza bruta pagarían un buen precio por esto… De seguro sentiste que tu interior a-ardía como fuego. —[/b] Llevó su diestra a su barbilla pellizcando un poco la punta para luego girarse hacia los viales nuevamente, esta vez tomó uno color marrón, no se veía nada apetitoso y tampoco en realidad lo era, ya que el sabor era horriblemente amargo que haría vomitar a cualquier persona, pero los beneficios eran estupendos ya que los reflejos se agudizaban muchísimo o eso haría en teoría ya que no lo había probado. (...)
 
1-10 of 22
Aɴɴᴀʟɪssᴇ Dᴜrᴇᴏᴜx | Photo (3467198) | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.