iOrbix
iOrbix will be Migrating to Similar Worlds
Similar Worlds
Email
Password
Ɛвєянαят Νση Hσ̈єηƒєυєя
Ɛвєянαят Νση Hσ̈єηƒєυєя
( Advertencia: Lo siguiente tiene contenido altamente explícito que podría herir la sensibilidad del lector, se recomienda discreción y se advierte que queda bajo responsabilidad de quien se aventure a leer. )

El Pesar de un Asesino
*Recordó que la última vez que el Príncipe Leonhard fue a visitarlo al orfanato, era cuando la nieve apenas comenzaba a caer; en aquel momento ya una espesa capa plateada cubría los terrenos del lugar. Dos meses ya transcurridos, comenzó a temer que ya no visitara el lugar, pues, siempre una vez por semana, el hombre no faltaba a su palabra de volver.*
 
at
2 years ago · · Translate
1-2 of 2
1
 
[center]**Por días y días, que para el pequeño fueron eternos, transcurrieron caso de la misma manera; él, mirando por la ventana, mientras la nieve cayera, y sólo se detenía para comer o dormir.
Un día, aún de invierno, sin embargo con el sol a pleno brillo, los otros críos salieron a jugar en la nieve, formando esferas con ella, figuras, usándolas como bolas de tiro unos con otros; sin embargo él, que aún aguardaba la llegada del príncipe no tuvo ánimos para salir. Y, aunque así fuese, ¿quién de ellos lo quisiese en sus juegos? Desde que había llegado ahí, nadie de ellos le dirigía palabra alguna, más que para pedirle pasar algunas cosas cuando se sentaban a la mesa, o pedir que se retirara de sus caminos. Aunque amables, él podía percibir cierto temor en su voz, y enojo. Nunca supo porque, y posiblemente nunca lo sabría, aunque...**[/center]
 
 
[center]**Por largo tiempo se quedó contemplando a la ventana de la acogedora cabaña a la que podría llamar hogar, el como caían los copos de nieve, anhelando. Por momentos se imaginaba al príncipe llegar desde las colonas a caballo, como era su costumbre.
Así transcurrió el tiempo hasta el anochecer, sintió la mirada de Madame Guecker; sin embargo ella no se atrevió a decir nada, o darle la orden de retirarse de la ventana. No tanto por consideración, sino por el mimo carácter, un tanto salvaje del crío. Sólo se encontraba en el asilo por orden directa del príncipe, no porque los demás se compadeciesen de él.
Él era consciente de no ser amado por nadie, y, ciertamente no sabía si acaso el Príncipe le guardaba algo de cariño.
Alrededor de la media noche se retiró de la ventana, para decidir dormir en su habitación, o al menos intentarlo...**[/center]
 
1-2 of 2
1
( Advertencia: Lo siguiente tiene contenido altame... | Ɛвєянαят Νση Hσ̈єηƒєυєя | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.