iOrbix
Email
Password
61-68 of 68
 
Vio caer uno a uno los edificios que fue ella misma debilitando de sus cimientos durante su trayecto. La idea de hacer caer los escombros sobre aquellos extraños seres que la perseguían funcionó perfectamente eliminando a la amenaza.

Aún había un problema y uno muy grande que parecía imposible de vencer. El fuego a su alrededor se alzaba cada vez más y la lava devoraba los escombros de concreto y metal, fundiéndolos en ella. Mantuvo el vuelo elevándose por unos 20 metros más, apenas terminó de hacer esa pronunciada vuelta en U, confirmando que los escombros de los edificios habían alcanzado al enemigo sepultándolo al igual que a los esbirros.

O al menos, eso creyó.

El fuego se alzó rápidamente y de entre las rocas, el enorme ente se manifestaba de nuevo, más imponente y peligroso. No podía simplemente imaginar, como podrían vencer a esa cosa.

El ente de lava lanzó aquella roca contra su compañero, aquel desconocido que tanto le recordaba al Empíreo y ella tuvo qué pensar en ese instante en lo que tendría que hacer, no podía permitir que corriera riesgo, mucho menos ahora que él le había ayudado recién arribó a aquel lugar. Se lo debía.

Reuniendo cuatro de las cinco partes de energía que había logrado acumular durante su encuentro, la mujer demonio extendió los brazos al frente con las palmas al hacia su objetivo. Las alas se agitaban con fuerza para mantener el vuelo y la altura mientras la enorme bestia se subía a la roca para impulsarse.

Un rojizo resplandor envolvió sus manos comenzando luego materializarse una pequeña esfera de fuego de unos 50 cms de diámetro. La temperatura de su núcleo contenido alcanzaba más de 2,000°C y en la periferia pequeñas lenguas de fuego revoloteaban formando pequeños torbellinos, que amenazaba con estallar de un momento a otro, gracias por la tremenda cantidad de energía invertida en ella. "Chicos… deséenme suerte…" Tras inclinarse al frente, Yuki no demoró más. Dejó de batir las alas para plegarlas detrás de si, para formar dejarse caer en picada, dirigiéndose a toda velocidad en contra del enemigo que iba directamente contra ella.

—¡Eztanda … —Dijo la mujer lanzando la esfera de fuego contra el pecho del monstruo de lava apenas logró acortar la distancia entre ambos. Por un momento pensó en elevarse, evitarlo pues dada a la velocidad alcanzada, quizás se estrellarían, pero la técnica del desconocido de blancos cabellos contra las piernas del titán de lava parecía darle una pequeña oportunidad al obligarle a detener su velocidad—…Infernua! —Gritó con furia, mientras la esfera se extendía rápidamente alcanzando casi un metro de diámetro y conforme se alejaba de la mujer esta se vio obligada a entrecerrar la mirada por el fuerte soplo de aire y aprovechando estas mismas corrientes de calor, extendió las alas de nuevo para que el violento empuje la alejara de inmediato de aquel punto.

Una corriente gélida de una brillante tonalidad azul salía disparada desde dónde sabía estaba el joven desconocido en contra del monstruo de fuego, a la vez que la esfera que formó la pelirroja, estallaba rápidamente, saliendo repentinamente de un boquete que se formó justo en el frente, una feroz columna de fuego que había estado comprimido dentro de aquel pequeño sol, alcanzando el mismo diámetro que la esfera, con la intención de impactarse directamente contra el ente de lava y deshacerse de la amenaza de una buena vez.

No esperó a ver el resultado de su fuego, simplemente agitó rápidamente las alas para elevarse más tras haber aprovechado el impulso que le dieran las corrientes de aire, para alejarse definitivamente de aquel lugar. Ascendió hasta alcanzar los casi 100 metros de altura, para observar con mejor detenimiento el resultado de ambos ataques.
 
 
[sep]
 
 
[center][big][b]El inicio del Fin
[/b][/big][/center]
*La bruma nocturna se hacía más densa, imposibilitando la vista a mayor rango para seres corrientes, la helada noche parecía haber sido víctima del declive de la temperatura a grados inferiores, la ciudad había caído finalmente y se podía escuchar la algarabía causada por el enorme ejército, pronto la sangre humana derramada comenzaba a ser evaporada como si de un fenómeno astral se tratase, pero la realidad era que la presión mágica que apareció era alta y respondía a la misma, el “Cubo del Metatron” a la escala de un continente, el resplandor dorado era atípico en el tipo de energía que Asra usaba, había algo que no cuadraba, ademas porque si el pueblo ya se encontraba destruido y su población sacrificada ¿ Por qué aún no había culminado el ritual?, la emanación mágica parecía tener una ascendencia celestial, pero incluso generaba una extraña presión, como si alguien luchase contra el sello*

*En la ciudad los destellos dorados que ascendían desde la tierra apenas si eran perceptibles aun, sin embargo se podía apreciar como si poco a poco una barrera se fuese erigiendo en el perímetro de la ciudad de Solaris, por su parte ahora los esbirros de todos los rangos tenían la única tarea de exterminar a quienes aún se oponían al avance de un plan que estaba a punto de consumarse*

[b]Kai Izanagi[/b]

*Aquel destello mágico que salió desde el cuerpo del guerrero izanagi, llego de frente al enorme y endurecido cuerpo de la bestia, este solo hizo una extraña muesca como si de una sonrisa se tratase, una técnica básica, la única pasiva que poseía la bestia que respondía al nombre de Lu Hua, “Titán de Titanes”, una habilidad heredada de su cuerpo madre haciendo que su capacidad resistente de hiciese aún más monstruosa, en bien la técnica ajena no tuviese efecto alguno, el gigante comenzó a caminar confiado hacia su actual presa, arrastrando aquella enorme arma que sostenía en su brazo zurdo, sus orbes se posaron en el contrario, la bestia podía sentir que su misión estaba casi culminada, pero ahora lo había vuelto personal, estaba frente a uno de los ejecutores de aquel titán llamado Rao, la fisionomía de Lu Hua continuo mostrando una aberrante capacidad mágica, enorme a pesar de carecer de habilidades extremas, pero suficiente para magnificar su fuerza física, el aura Verde-Azul, al no tener un principio básico de control y ser tan enorme se descontrolaba creando un ambiente más denso*[c=#BF6060]……Tu, Kai Izanagi, conozco como peleas, las memorias de Rao residen en mí, Tu morirás en este campo de batalla…[/c]*El gigante de impuso con sus 3 metros de altura y su esbeltez que fácilmente alcanzaba 2 metros de ancho, monstruoso e imponente, tranquilo y preciso, cuando estuvo a escasos 5 metros, halo con fuerza su brazo zurdo llevando consigo aquella enorme arma que a su paso iba destrozando la superficie e incluso algunos cadáveres que explotaban por la presión de la gigantesca hacha, entre el filo de su arma y el mango que la sostenía se llevó por la fuerza un trozo de escombro que lanzo al frente con suficiente fuerza para que llegase en segundos frente al izanagi y de impactar llevárselo por delante, pero también tenía una segunda intención de eliminar el campo visual y acercarse más para buscar un impacto directo de su arma*

[b]Rachell Arclight[/b]

*La mujer arrancar había llegado a ser descuidada con su uso mágico, aquella sombra alcanzo a cortar el Zakuun pero no cerceno su carne al punto de dividir su fisionomía en dos facciones, aunque su reacción fue lenta y la joven arrancar logro enterrar sus colmillo en la dura piel, lo cual en parte fue un enorme error, en bien se alimentó de su sangre permitió el paso de la energía base de aquellos seres, aquella denomina miasma, puesto que eran servidores de Asra era natural que su propio poder se sintiese desbordar en cada esbirro, en bien ingreso al cuerpo femenino, esta pudo sentir un fuerte punzar iniciando por su pecho, como si cientos de Agujas estuviesen enterrándose desde adentro obligándola a soltar el cuerpo del Zakuun que aun en su último aliento se mantuvo de pie, por otro lado el segundo Zakuun que descendía con fuerza no tuvo dudas y su hacha atravesó el cuerpo de su compañero moribundo alcanzando a golpear de igual forma a la arrancar que salió despedida de que techo con heridas internas y aquella agonía que comenzaba a robarle su concentración, ademas de que permitió el ingreso de una esencia desconocida a su cuerpo y no tenía idea de ello*

[b]Lancelot y Yuki[/b]

*Por su parte la pareja angeló – Demoniaca parecía haber logrado un gran efecto en su batalla, habían logrado acorralar al Amidarazar en los aires quien cayó en la trampa de sus contrincantes, pero la bestia no se quedó aguardando con calma a su final, un rugido se escuchó feroz que dejo escapar una onda eólica, se giró sobre su cuerpo y pronto su energía hasta ahora contenida comenzó a liberarse, su cuerpo enrojeció paulatinamente y comenzó a descender hacia la corriente de hielo que se elevaba, la enorme fisionomía del cuerpo de Amidarazar que ascendía a 2.5 Metros de altura comenzó a girar en su descenso creando una esfera de fuego que choco contra el hielo, siendo su despliegue de energía mayor no tuvo inconveniente en contrarrestar el ataque enemigo y cuando estuvo a unos posición de unos 10 metros de distancia desde su cuerpo salieron despedidos cientos de fracciones de lava hacia lancelot rompiendo su ataque, lo cual llegaría de frente comenzando a golpearlo en diferentes partes del cuerpo, brazo diestro en el cual sostenía su espada y su pierna zurda creando algunas quemaduras de 3er grado y finalmente su abdomen el cual no solo recibió una quemadura si no que a la vez fractura algunas costillas, lo cual aminoraría la velocidad de sus movimientos, pero finalmente le ataque se detuvo cuando la energía femenina le alcanzo desde atrás, en el centro de su espalda lo cual finalmente desencadeno una explosión que se llevó la existencia del Amidarazar, dejando un agujero en su pecho y su cuerpo inerte descendió con velocidad hasta impactarse contra el suelo, uno de los 3 generales había caído en batalla, pero no en vano, una vez más aquellas técnicas llegarían a ser conocimiento general de todos en el campo de batalla bajo el yugo del serafín oscuro, por otro lado la joven mefistofélica de rojizos cabellos puede sentir que su cuerpo comienza a ser más pesado de lo normal, el constante uso mágico afectara su desempeño para sus futuras batallas*

[b]Christopher[/b]

*Por su parte Bloodborne había dictado una sentencia a los opositores que hacían de héroes en la ciudad de Solaris, blofeo y degrado a su rival y cuando este volvió a lanzar aquellos tajos cortantes llegaron a su cuerpo volviendo a cortar parte de su pelaje en sus extremidades que poco a poco se reintegraba*[b]…No lo entiendes verdad?....Tu no puedes vencerme prospecto de Ángel….[/b]*Dicho esto su cuerpo creo una nueva acumulación mágica que lo elevo a 4 cargas conseguidas paulatinamente, agito sus brazos extendiendo aquellas hebras gruesas que las conformas buscando atrapar su contrincante, no hubo cambio en la personalidad del bloodborne o su forma de ver a su rival pese a su cambio físico y en rango mágico, sabía que debía acabar pronto con su tarea pues el sello estaba casi listo, solo faltaba algo por terminar y de eso se encargaría su creador personalmente, el hedor a muerte se hizo más notorio y para forzar a movimientos errados aprovechando los cuerpos humanos que yacían atravesados con sus cientos de hebras comenzó a arrojarlos una a uno contra su rival, quería entorpecer sus movimientos y lograr atraparlo para terminar de una vez con esa batalla*

*Por otro lado Rachell continuo inconsciente bajo los escombros de aquella edificaciones, los mages que lograron derribarla ahora se apresuran en dirección de Christopher para ayudar en su erradicación, al igual que los Adrammelech, los Sat y los trolls desviaron su avance buscando el centro de la ciudad, los duriel emprendieron una avanzada en busca del herido cuerpo de la arrancar, los riven y los ozux ingresaron en la ciudad dirigiéndose al sitio que se encontraba la batalla de Lu Hua, todos los esbirros recibieron la orden de acabar con la resistencia y pronto el principio del fin daría inicio*

[sep]

Cazo – 200 Und
Mage – 93 Und
Ozux – 400 Und
Riven – 50 Und
Sat – 280 Und
Trolls – 170 Und
Adrammelech – 16 Und
Duriel – 27 Und
Haos – 0 Und
Zakuun – 1 Und
Lu Hua – 1 Und
BloodBorne – 1 Und
Amidarazar – 0 Und

[sep]

Turnos: Kai Izanagi, Rachell Arclight, Yuki Prakliaty, Lancelot, Christopher Moukarzel. Aithne

[sep]

Nota: Adicional comenzare a responder las batallas de manera independiente para darle avance al rol que ha ido quedándose en su avance, es decir, Kai Vs Lu Hua, Rachell vs el ejército, Christopher vs Bloodborne, y cuando Lancelot, Yuki y Aithne se reintegren en batallas llevare el mismo trato para ser más agiles en la historia, Cuidado aventureros, la batalla final se acerca
 
 
**Tras haberse transformado a la fase Berserk, el albino notó cómo cierta bruma se hizo cada vez más densa, dificultando la vista común y corriente, algo irrelevante para la Percepción Electromagnética, habilidad pasiva con la que el Izanagi puede percatarse sobre la posición de los enemigos y algunos detalles que éstos posean, dentro de un radio de 400 metros; siendo que en el estado actual, dicha cualidad fue amplificada, por lo que el nivel de información sobre aquello que estuviese fuera de su rango visual, sería mucho mayor al del estado base.

Empero, no pudo evitar preocuparse, ya que aquella habilidad, llega a alertarlo sobre la fuerte presión mágica que genera la aparición del Cubo del Metatron, así que elevó la mirada hacia las alturas y expresó.— [b][i][c=#660000]Esa técnica, si mal no recuerdo, es similar a la que empleaba Asura en las batallas. Significa que Asra debe estar por aparecer.[/c][/i][/b]— En ello, notó como el primer despliegue de poder que impactó a la bestia de nombre Lu Hua fue completamente anulado gracias a la habilidad similar que comparte con el formidable enemigo al que enfrentó hace no mucho— [b][i][c=#660000]Mal nacido…[/c][/i][/b]— En ello meditó para sus adentros: “[b][i][c=#660000]Si él tiene la habilidad del Titan de Titanes que poseía Rao, lo mejor será emplear técnicas que el titán no pudo evitar, eso se reduce a… la espada sagrada Sen Kaishi”[/c][/i][/b] En efecto, aquella espada logró hacer daños severos a Rao durante la batalla, mismas que el titán no pudo evitar, por lo tanto, no escatimaría esfuerzos en emplear aquella arma sagrada, espada que no posee principio ni fin, aquella que fue enviada por la Entidad Cósmica: La que todo lo ve, para proteger a los mortales.

El ahora albino se mantendría de pie, con ambas piernas separadas apenas la una de la otra, a la par que sujeta la espada sacra con ambas manos, con la diestra cerca del pomo, mientras la zurda se halla próxima a la empuñadura; ipso facto atisbó el acercamiento de Lu Hua, así como recibió sus amenazantes palabras. Su reacción no hubo de esperar, levantó el arma sagrada hacia el costado derecho dejando la hoja completamente en horizontal, mientras el antebrazo izquierdo se ubica justo a la altura del mentón.— [b][i][c=#660000]Sin importar cuánto conozcas sobre mí, los únicos que caerán en el campo de batalla serán ustedes.[/c][/i][/b]— Profirió tajante y lleno de determinación.

[center][youtube=https://www.youtube.com/watch?v=Vh1yCtHP2P0][/center]

En ello, su espada adquirió una nueva característica, la hoja fue opacada por un imponente brillo dorado, el mismo que inicia desde la base para terminar en la punta, a la par que el aura dorada que emana el cuerpo del ahora albino uniformado, creció de sobremanera, generando la expulsión de cierta hondonada de aire, la cual levantó algunos escombros y los expulsó hacia los alrededores. Esperó el nuevo acercamiento contrario puesto que ya conocía a la perfección el alcance del enemigo, por el tamaño de su hacha sujetada por la izquierda, entonces, esperó a que éste realizara su arremetida y cuando el escombro fue lanzado hacia el Izanagi, éste expresó:

— [b][i][c=#660000]Time Alter.[/c][/i][/b]—

Así fue como usó una de sus técnicas básicas, una que no requería casteo ni agotamiento del Mana que ahora acumula. Su cuerpo entero adquirió una repentina velocidad que supera por mucho a la del enemigo, desapareciendo de la vista ajena y desplazándose a una imperceptible rapidez pasando por el costado derecho del rival, evitando tanto el escombro, como el ataque del hacha; en menos de un instante, apareció tras el esbirro, ya que el Time Alter es una técnica de incremento repentino de velocidad que sólo dura instantes; ahí lanzó un poderoso tajo en forma diagonal ascendente desde el lado inferior derecho, hacia el lado superior izquierdo buscando dañar al enemigo, desde su extremidad inferior diestra y ascender hacia la espalda por el lado izquierdo.

El ataque efectuado por el Izanagi, fue tan brutal y poderoso que el mismo suelo fue sumido en un enorme surco ante la arremetida, produciendo que el terreno retumbara mientras los cristales de los edificios adyacentes se resquebrajaron completamente, ya que el estado Berserk habría amplificado la fuerza que ya de por sí era sobrenatural.— [b][i][c=#660000]¡Haaa! [/c][/i][/b]—**
 
 
La violenta onda expansiva obligó a la pelirroja a cubrirse el rostro con ambos brazos cruzados frente a sí, a pesar de la distancia en la que se encontraba ya. La emanación energética seguía fluyendo en el cuerpo de la mujer demonio y a pesar de que el uso de la misma ya comenzara a notarse en el semblante de la mujer, no pensaba rendirse, al menos no tan fácilmente.

—Lo logramos… —Dijo en voz alta, aprovechando la conexión que mantenía con el resto del equipo. Mantuvo las alas agitándose al viento antes de decidir descender lentamente en vertical para luego detenerse a un par de metros del suelo de lava y comenzó a desplazarse hacia el centro de la explosión, buscando rastros de su enemigo, si es que hubiese quedado alguno, ignorante de la situación de su compañero.

Habían escombros de los edificios que ella misma había derrumbado. Miembros de los seres que le habían perseguido desde el cielo cuando intentaron acorralarla “decoraban” los mismos entre los oscuros recovecos que dejaron los trozos de concreto y se calcinaban mientras aún se hundían lentamente en la lava que comenzaba a enfriarse gracias a los copos de nieve que caían sobre la calzada, gracias a la técnica del desconocido de cabellos blancos.

—No quedó nada… —Mencionaba ella con calma mientras seguía desplazándose, esta vez en busca de su compañero de batalla—¿Dónde estás?—Y más adelante, cerca de la zona de desastre, le encontró. Un conato de alarma e histeria se suscitó en el semblante de la mujer demonio y con urgencia, batió fuertemente las alas, para impulsarte y llegar tan pronto como fuera posible a aquel varón.

—¿Estás bien? —Preguntó ella con urgencia, mientras exploraba su cuerpo lastimado con la mirada. Tenía quemaduras en su cuerpo, incluso fragmentos de lava que se había endurecido al contacto sobre su piel. —No te muevas—Le ordenó en voz baja y seria, mientras analizaba el daño, deslizando igual sus dedos sobre algunas marcas de sangre en el brazo diestro y la pierna, además del costado. —Chris… ¿Es posible que puedas agregar a nuestro nuevo amigo al canal de comunicación? —Inmediatamente luego de este comentario, y tras haber ayudado al albino a retirarse la chaqueta, logró ver las quemaduras en su costado—Es considerable… pero creo que podemos remediarlo… —Le sonrió amable. La primera sonrisa que había podido esbozar desde que llegara a Solaris esa noche y con calma, dejó salir una de las garras de su mano izquierda, para hacerse una incisión en la palma de la derecha para hacer brotar la sangre.

Desvió la mirada de la ajena y entonces, cerrando la mano en un apretado puño, la posó sobre las heridas del brazo derecho, para dejar caer las gotas de sangre sobre estas, provocando que lentamente comenzaran a cerrarse, pues la sangre de Yuki es regenerativa, tanto para ella, como para aquellos que la reciban de manera tópica, como hacía en esta ocasión con el joven de blancos cabellos.

—Lo logramos… Lo vencimos… —Le musitó con calma, a modo de romper el silencio y continuar dejando caer las gotas de sangre, ahora sobre las heridas del torso. Los tejidos comenzaban a regenerarse, al igual que la piel, creando nuevas conexiones nerviosas, vasos, piel. —… Y gracias por tu ayuda —Le sonrió de nuevo agradecida, ahora desviando la mano hacia la pierna lastimada, asegurándose que todas sus heridas recibieran aquel vitae, esperando poder regenerarlas con esta.

—Por Cierto, Me llamo Yuki —Continuó ella comentando, mientras cortaba un trozo de tela de su propia chaqueta y la hacía girones para luego atarla para fabricar una especie de “vendaje” con el que rodeó el torso del albino y ajustar sus costillas que estaban lastimadas. —Creo que esto será suficiente… Por lo pronto será mejor que te quedes aquí… yo tengo que irme, tengo que ayudar a mis amigos… —Y sin más, se levantó de su lugar. La herida de su mano se había cerrado segundos atrás, luego de haberse asegurado de cubrir todas las heridas externas del varón. Se alejó de él unos cuantos pasos y extendió las imponentes y membranosas alas para, tras dedicarle un pequeño y amigable ademán en señal de despedida, batirlas con cuidado y alzarse al cielo en dirección a su amigo serafín.

—Chris… voy para allá. — Anunció.
 
 
La batalla había sido decidida en un instante y mientras su herido oponente hacia un vano intento por alejarse de su victimaria, Rachell relamía los restos de sangre tibia que el demonio había derramado sobre ella, o más exactamente sobre su materialización en “sombra”, en una autentica ducha de sangre. El exquisito aroma y el profundo sabor del liquido vital era tan placentero que Rachell se quedó inmersa en un estado de éxtasis al tiempo que una descarga eléctrica recorrió cada célula de su ser, desde la parte inferior de su cuerpo hasta cada una de sus neuronas, provocando que sus piernas temblasen un poco causándole un repentino mareo. Algo nada usual en ella.
[c=#660033]
-…Qué me esta sucedien.. ¡uh!. –[/c]Musito con su vos casi quebrada, sudando frío por su frente; sentía una energía opresora regándose por todo su cuerpo. Como si se tratase de un acuerdo no pronunciado se quedaron mirándose unos instantes antes de que el Esbirro aún en pie lanzase contra ella una feroz descarga de fuerza. Intentó apartarse de su paso; sin embargo estaba demasiado cerca y sus extremidades demasiado alineadas hacia el punto de la mujer, como para escapar por completo de su golpe. Rachell sabía que si no actuaba rápido el daño provocado por aquella técnica sería letal de modo que realizó lo único que pudo en aquel momento y realizó un sonido hacia uno de los edificios cercanos a escasos centímetros de que le alcanzara el Esbirro De pronto la silueta de la arrancar se tornó negruzca y comenzó a desvanecerse en escena, combinándose con la sombra que generaba aquella edificación y desapareciendo al momento que esta fue golpeada por el arma cortopunzante.

Al principio Rachell parecía haber sido destruida por el hachazo sin embargo su presencia espiritual aun podía sentirse justo detrás del Zakkun, aunque no había nada ahí. No obstante de la nada Rachell brotó de la sombra de su adversario procurando realizar una conexión entre la sombra y el cuerpo del mismo para causarle un gran daño a medida que reventaba la sombra en su salida.

Su técnica Lasombra, permitía a Rachell transformarse en una sombra e introducirse en una de ellas para reaparecer en otra sombra distinta, así mismo pudiendo crear un vínculo entre la sombra del rival y su propio cuerpo haciendo que este resintiera cualquier “daño” hecho a la sombra, mientras rosas estarían debajo de él esperando ser alimentadas. Rosas que comenzaban a castearse en energía de la astuta mujer, creciendo desde la sangre regada por doquier por la bestia, se comprímia y descomprimia un esbelto pero terrible campo de rosas artificiales conformadas por nada más que el liquido carmesí. Y allí entre su propio campo tirada en esa terraza, junto a los grotescos cuerpos de los enviados por Asra, sepultados bajo cual bello fenómeno “floral”, Rachell miraba la luna; particularmente se veía tan cerca de la tierra. ¿Sería esa su fin inevitable?.

No podía alinear con suficiente mesura sus sentidos. Fue imprudente tomar sangre de las abominaciones; sin duda ello era lo que causaba en su el retumbar inentendible e imparable de su corazón, mientras ella sufría de dolor; Sin embargo, pudo generar esa campo de rosas de sangre que se adosó por todo el piso y en torno a todo el edificio, hasta la planta base, en la calle. No se permitiría ser comida por ellos, sí la cuestión fuera de hambre o actos peores. Quien quisiese tocar las espinas sería punzado y drenado en breves segundos por energética y corporalmente (por sangre) en solo segundos.
[c=#660033]-Chris-kun. La luna luce realmente hermosa esta noche, quisiera poder brindar una buena copa de vino contigo. En otro lugar, en otra escena. –[/c]Pronunció la chica ante el sosiego que se prestaba a esas complicadas condiciones. Fue entonces cuando una lagrima perlo su pálida mejilla, dirigiéndole una última mirada que iba cargada de numerosas emociones en conflicto. Tristeza, dicha, placer y un indescriptible sentimiento de soledad. [c=#660033]–Te he fallado…-[/c]
 
 
*El joven albino, sus irises se abrieron al ver la reacción de aquella bestia de lava, no había calculado la posibilidad de un contrataque, no pudo hacer nada su hielo se fragmento y pronto aquel avance rival llego a su cuerpo pasándole factura, cruzo los brazos frente a su rostro, pensó en cubrirse con sus alas pero el daño hubiera sido más grave por lo que recibió de frente todos los impactos, apretaba sus dientes con fuerza y sus ojos cerrados intentando soportar aquellas heridas mientras lo obligaban a retroceder a manera de derrape y finalmente el golpe en su abdomen lo alejo algunos metros, su cuerpo cedió ante el dolor y su diestra rodilla toco el suelo mientras su respiración se agitaba, pudo sentir el impacto ajeno y sus labios se curvaron, habían logrado su cometido, pero lo había pagado algo caro, una línea de sangre se deslizo por su labio inferior y luego un vomito de la misma dejando un ligero charco a su frente*

*Sus irises esmeraldas se posaron en el suelo un segundo y luego escucho la voz de la joven dama quien se alertó al verle, cuando se propuso refutarle no le dio tiempo de hablar, guardo silencio y espero que aquella sangre le brindara un ligero alivio*[c=#806060][b]…Así es, lo vencimos….[/b][/c]*Agrego con calma luego de todo y escucho su nombre a lo cual respondió con brevedad*[c=#806060][b]…Soy Lancelot, corre ayuda a tus amigos…*Exclamo pero era claro que no se quedaría allí de pie, había otra presencia que se hallaba en la dirección contraria a la q[/b][/c]ue la joven mujer había tomado, y una presencia comenzaba a desvanecerse, respiro hondo y poco a poco fue elevando de nuevo aquel miasma celestial que se conglomeraba en su interior, en bien la pelirroja partió, de sus alas emergieron un par de alas oscuras y brillantes, el joven era un serafín oscuro cuya historia está ligada al protagonista de aquella masacre, tomo impulso en sus piernas y dio un salto elevando vuelo en dirección a las presencias que sentía en batalla, el tiempo no lo apremiaba ni tampoco sus heridas pero debía continuar con la cruzada*

*Cruzar la ciudad no fue difícil y entonces a la distancia pudo sentir las cargas mágicas que se liberaban, sus orbes se abrieron un poco mas y su vista era de largo alcance, aprecio el ejercito que aún se movía por la ciudad*[c=#806060][b]….No avanzaran más…..*[/b][/c]Desconocía si había logrado un vínculo con los demás en aquella ciudad pero su objetivo ahora era detener aquel numero ejército y cuando se acercaba pudo verlo, aquella mujer que salía despedida por los aires, una entidad que había sido cercenada en dos partes y una mas que buscaba llegar hacia la joven que se hallaba en los aires al parecer mal herida, ni siquiera lo pensó, pronto acelero su viaje para llegar con prontitud en la ayuda ajena*

*Alrededor del ejército, del gigante que enfrentaba al parecer a uno de los guerreros que buscaban detener el avance, y todo aquel sector norte fue inundando por una caída de fragmentos de nieve por doquier, bajando la temperatura de la zona y cuan rayo que de los cielos desciende su movimiento desde atrás de la entidad que sostenía el hacha y respondía al nombre de Zakuun, aprovechando su distraída acción y baja guardia paso de largo dejando un tajo horizontal de diestra a siniestra en busca de decapitar la enorme bestia que en los aires se movía toscamente, y le daba la ventaja a nivel estratégico, y una vez paso de largo busco llegar al a mujer a quien sostuvo en los brazos impidiendo que bajase más, pero al mero contacto con ella pudo sentirlo, aquella energía base*[c=#806060][b]..Miasma, ¿Pero cómo?...[/b][/c]*Estaba dentro de ella y parecía que estaba matándola desde adentro, llego a la superficie de una derruida estructura y allí sostuvo a la joven mujer*.[c=#806060][b].Estarás bien, aguanta…[/b][/c]*Exclamo y acto seguido comenzó a retirar aquella energía del cuerpo femenino, era su misma energía base, por lo que no le complicaba entender su funcionamiento a nivel celular, y por el contrario usaba a su favor buscando una segunda carga al usar energía ajena, habiendo finalizado dejo el cuerpo inconsciente de la mujer en la parte alta de la estructura*…[c=#806060][b]Aguanta un poco, te sacare de aquí….[/b][/c].*Agrego, podía transportarla pero primero debía hacerse cargo del avance enemigo para no tener inconvenientes*
 
 
[center][big]Aviso[/big][/center]

Participantes activos, ofrezco disculpas por la inactividad de la saga, pero debido a los retiros y bajas en el grupo de aventureros, en pro de no hacer daño a sus pjs tuve que realizar algunas adecuaciones, no tengo datos de Christopher, pero dada su inactividad y retiro de otras historias, asumiré lo mismo acá y por ende serán solo 3 los que continuaran por ahora, la historia tendrá algunos cambios así que intentare tener un segundo turno de introducción mas o menos para acomodar la situación, gracias por su paciencia, y vamos a darle fin a esta historia.
 
61-68 of 68
Asra, The God of Death - Rise Of The Tyrant | Flawless Wings (Page 7) | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.