iOrbix
Email
Password
31-40 of 68
 
Corvo entrenó a sus soldados con un único fin: Rastrear, identificar, localizar, y asesinar objetivos que puedan poner en riesgo los ideales de la organización. No importaba que tan alta fuese la montaña, que tan denso fuese el bosque, o que tan profundo fuese el abismo, no había lugar a que ellos "no pudiesen llegar" o batalla que no pudiesen ganar.

Cada escuadrón fue pensado para una función especial. Algunas, como Volk (Lobo) de Europa o Jaguar de sudamérica, se basaban en la velocidad de reacción, ataques combinados e infiltración furtiva. Mientras que otros, como el (extinto) 2° escuadrón táctico Crow, fue preparado en el engaño, la manipulación, estrategia y eliminación de objetivos mucho más fuerte que ellos. y aunque la idea parece contradecirse, Corvo era un fiel creyente de que se podía vencer a Dioses con la estrategia correcta. Sólo bastanta montar el anzuelo y esperar.

Sin siquiera saberlo, y guiado más por la experiencia que la premeditación, Crow sonrió confiado luego de avanzar unos cuantos pasos.

— El error de subestimar —murmuró, suspirando.

La "Scopaesthesia" es la capacidad natural del humano (y unas cuantas especies animales más) de sentir de manera instintiva cuando alguien te observa, obligando al cuerpo a girarse en esa dirección como respuesta preventiva a algún peligro cercano. Esto, tomando por la hermandad y pulido hasta ser transformado en una habilidad única, se transformaría en el pilar estratégico del equipo Crow.

Apenas el enemigo le detectó y fue consciente de él, la capacidad de Crow para reducir la percepción del tiempo en su entorno en una razón de 1:200* y con rango de 1200 metros (adaptables) cubiertos en 0.1 segundo [+0.2 cada vez que se usa] se activó, dándole "tiempo" suficiente a su mente de dibujar un plano mental de cada objeto dentro de la zona de exclusión sobre una superficie negra.

Las figuras inanimadas, personas, criaturas, y animales, fueron dibujadas en siluetas de trazos blancos sin relleno o relieve; las que jugaban con los tamaños y difuminados para dar la sensación de profundidad sobre una perspectiva plana. Crow, habiendo sido entrenado para funcionar como una especie de señuelo móvil, era usado para llamar la atención de manera intencional y así detectar a los enemigos en la zona.

Aquellos que se daban cuenta de su presencia recibían un color de relleno según su intención:

[quote][b]Morado:[/b] Hostil con ataque en curso.
[b]Violeta:[/b] Hostil en proceso de atacar.
[b]Rojo:[/b] Hostil sin ataque pero sabiendo la posición de Crow.
[b]Naranja:[/b] Hostil sin saber la posición de Crow pero consciente de que está cerca.
[b]Amarillo:[/b] Neutral sin saber que es Crow quien está cerca, pero percibiendo algo cerca de él.
[b]Verde:[/b] Aliado en combate que sabe de la presencia de Crow pero no conoce su posición
[b]Celeste:[/b] Aliado en combate que conoce la posición de Crow.
[b]Azul:[/b] Aliado fuera de combate.
[b]Oliva:[/b] Civil. [/quote]


La silueta de la bestia con el hacha fue pintado de violeta, mientras que la del padre de familia en rojo. Además, de manera progresiva, otras presencias hostiles fueron apareciendo en las cercanías con el mismo rojo intenso.

El azabache analizó la situación: El sujeto tenía una hacha enorme y estaba por atacar a distancia. No parecía ser una unidad veloz, pero su musculatura superior sí le podría permitir lanzar su arma hacia él en una trayectoria predictiva a fin de interceptar en movimiento. Crow también se veía afectado por el efecto visual del entorno, por lo que no podía reaccionar más allá de lo que su cuerpo le permitía. Sin embargo, sus ojos si fueron capaces de moverse hacia la izquierda para buscar al enemigo. Tal y como pensó, este parecía estar preparándose para lanzar su hacha.

Un par de cálculos matemáticos rápidos sobre distancia, velocidad del viento, y de lo guay que él era, era todo lo que necesitaba para tomar una decisión. Sin nada más que hacer, sólo desactivó la cámara lenta y avanzó un par de pasos más buscando verse natural y frenó tan violento que tuvo que apoyarse sobre los talones, inclinar el torso hacia adelante, extender los brazos hacia los lados con el objetivo de contrarrestar la fuerza ejercida. El movimiento podía verse muy burdo y hasta un tanto "cómico", acción intensional a fin de ocultar cómo fue que compensó la sinergia al cambiar la posición de su centro de gravedad.

El arma pasó justo por enfrente de él, clavandose sobre el piso y dejando la empuñadura con una leve inclinación hacia arriba. La distancia entre ambos era tan corta que Crow no pudo evitar golpear la nariz de su casco contra la parte del mango a la que la hoja fue sujetada.

—¡Ay! -exclamó, cayendo sobre su trasero y cubriéndose la nariz (del casco con ambas manos). Sacudió la cabeza lentamente, se levantó, sacudió los muslos y observó la gigantesca arma clavada en frente.

— (Sun Tzu dijo: El arte de la guerra se basa en el engaño. Si eres capaz de atacar, aparenta incapacidad) -pensó, dando unos suaves golpecitos sobre la hoja con los nudillos.

—(Cuando las tropas se muevan, aparenta inactividad) —giró el rostro hacia la izquierda para ver al soldado y al hombre ahora armado con un tronco. De manera intencional, dejó que su casco hiciera un perfil del sujeto y lo marcase como enemigo.

—(Si estás cerca del enemigo, ha de hacerle creer que estás lejos; si estás lejos, aparentar que se está cerca) —Crow era lo suficientemente alto como para poder apoyar los codos sobre el mango horizontal del arma y así ver el perfil de la ciudad frente a él.

El mapa en su cabeza era capaz de funcionar en paralelo a su visión y de actualizarse en tiempo real sólo con objetos de colores ya designados. Si una parte del entorno cambiaba, entonces debía volver a usar su capacidad a fin de actualizar. El azabache no iba a aceptar que no esperaba pasar a esa etapa del plan de manera premeditada; el concepto original era llegar a un punto central y allí llamar la atención de los pendejetes esos.

— (También dijo: Si utilizas al enemigo para derrotar al enemigo, serás poderoso en cualquier lugar a donde vayas).

Sin embargo, sonrió confiado al saber que (luego de mucho tiempo) al fin tenía la libertad de revelar parte de su naturaleza. Las marcas de los enemigos en los edificios (y quizá más allá si el mensaje se expandió a otras zonas del ejercito invasor) dejaba claro algo: Estaban comunicados entre ellos y posiblemente aquel que los manejaba también.

—Y eso que aún no han visto nada —musitó antes de suspirar, separarse, palparse las bandoleras de torso, las de muslo, las que estaban al final de la espalda y las de sus brazos.

En esta última, la misma donde guardaba las razones de chocolate que siempre llevaba, sacó una de envoltorio gris que abrió por un extremo para revelar una pieza blanca muy similar al C4. Quitó la cinta que protegía el pegamento de un lado y lo adosó a la cara derecha del filo (mirando el arma desde el mango hacia la cuchilla).

Lo demás sería esperar a ver que hacían sus nuevos enemigos, aún tenía otros objetivos en la mente antes de entrar en la lucha directa.

—¿Hacer tiempo?, ¡Yo, merengues!
 
 
La onda de calor se elevaba en el aire hasta la pelirroja, haciendo incluso ondear su cabello por la fuerza que este generaba al golpearle a la cara. ¡Qué afortunado que pudiese resistirlo! aunque no estaba muy segura de si podría, en caso de recibir un ataque directo de aquella bestia. Batía las alas con fuerza intentando mantener la altura, mientras su atención permanecía fija en la esfera que había lanzado contra su enemigo.

Dos incandescentes y humeantes cadáveres se dirigían a toda velocidad en su contra, uno de ellos, se impactaría contra la esfera acuosa que había creado, provocando que esta se activara: la esfera envolvería rápidamente el cuerpo humeante, endureciéndose al instante creando una prisión de duro cristal resistente que al caer, se impactaría en suelo como una pesada bola de metal irrompible. A simple vista, parecería una de esas prisiones de ámbar que envolvían a los insectos, atrapándolos sin posibilidad de huir, ahogándolos y fosilizándolos.

Ahora bien, el otro cadáver, seguiría de frente, dispuesto a impactarse contra la mujer que sin duda no se quedaría en ese sitio a esperar el impacto, pues apenas logró ver que este se dirigía a toda velocidad en su contra, echó todo su peso a la izquierda para planear en esta dirección, dejando que el cadáver siguiera de largo, siendo sólo la corriente de aire la que golpeara a la mujer al pasar este de largo por su lado.

[b][c=#E50000]—Maldición! —[/c][/b]exclamó la mujer demonio, descendiendo rápidamente, buscando refugiarse en el techo de uno de los altos edificios aledaños. Incluso el calor podía sentirse en el concreto de la azotea donde había logrado apoyar las rodillas y las palmas de las manos, recogiendo un poco las alas para ocultarse. A lo lejos, solo pudo detectar el cadáver que había caído finalmente, estampándose contra una de las ventanas de cristal de un edificio trasero, quedando completamente hecho trizas.

[b][c=#E50000]—Es... demasiado rápido! —[/c][/b]No se habría podido imaginar que una masa enorme de lava, pudiera haber actuado con tal velocidad para levantar aquellos cadáveres a tiempo para interceptar su prisión y desviar el vuelo de la mujer. Debía pensar en algo mejor, algo que abarcara mayor terreno y que no hubiera posibilidades de que él pudiera evitarlo. Debía actuar con seguridad y olvidarse de que no estaba en un entrenamiento con Ghost, dónde podría simplemente rendirse a pesar de los castigos e intentarlo otro día. Observó sus alrededores notando que no había nada que pudiera usar ahí en contra de la bestia, solo concreto, metal, contenedores de agua de uso privado para los habitantes de aquellas edificaciones.

Suspiró con pesadez, levantándose luego del techo para alzar el vuelo de nueva cuenta. Subió en línea vertical, hasta alcanzar una altura de unos 100 metros, pudiendo así observar con mayor claridad el terreno. En el mero centro de aquella escena, justo sobre la avenida, estaba la enorme bestia de lava y a su alrededor, el fuego se expandía sin control. Las ventanas de cristal de los edificios aledaños reventaban por el calor cayendo a la avenida, tan solo para sumarse al mar de lava y fuego que su objetivo provocaba.

Entonces una idea vino a su cabeza. No sabía con exactitud si surtiría efecto, pero por el momento, solo esto podría pensar en lo que ideaba algo más efectivo para detenerlo.

Una suave corriente de aire rodeó el cuerpo de la mujer demonio, seguido de una emanación energética de un color rojizo que comenzó a girar alrededor de ella como un suave torbellino.

[b][c=#E50000]—Espero que funcione —[/c][/b]susurró.

Extendió las manos al frente con las palmas encontrándose una a la otra, separadas solo por unos 30 cms aprox. En medio de estas, una esfera de un color rojizo comenzó a formarse, al concentrarse la energía que había liberado, extendiéndose cada vez más, a cada segundo hasta que la esfera pronto alcanzó un diámetro de un metro aproximadamente, brillante y caliente.

[b][c=#E50000]—Puntuak! —[/c][/b]Exclamó ella en voz alta, haciendo estallar la esfera en cientas de diminutas agujas brillantes de energía concentrada de unos diez centímetros de largo y menos de veinticinco milímetros grosor que tras esparcirse por la explosión, cayeron a toda velocidad como una lluvia sobre la ciudad, abarcando un rango de unos 30 metros de diámetro, siendo el ente de lava, el centro de dicho rango de ataque y que tras impactarse dichas agujas contra los techos de los edificios, vehículos, postes, cadáveres y el mismo monstruo de lava, estallarían como peligrosas minas explosivas, provocando la destrucción y caída de edificios, contenedores de agua, cristal y vigas. Quizás con suerte, lograría destruir incluso las calles de concreto y detener el avance de su enemigo mientras ella se alejaría de la zona de destrucción, a modo de evitar las emanaciones de vapor y calor que resultarían de la explosión por el agua y el concreto al caer sobre el fuego y la lava.
 
 
El ambiente provocaba una sensación de asco que le revolvía el estómago al punto de casi hacerla vomitar, aun así pensó en acercarse a los cuerpos que tenían una herido mortal muy singular. Avanzó hasta un tumulto de cadáveres y justo en ese momento el edificio se desplomó; su primera reacción fue cubrirse el rostro con el antebrazo, no quería que polvo se metiera en sus ojos.

–Demonios, ¿qué mierda les pasa?

Habló para sí. Sus sentidos se pusieron al cien, y aquella tan nostálgica energía comenzó a invadirla. Tenía años que no peleaba y que no experimentaba la adrenalina de un combate sin tener que contenerse, aun así, sabía que debía mantener la calma y no dejarse llevar por sus emociones o causaría daños incluso a sus aliados. Su cuerpo comenzó a iluminarse, como una flama. En cuestión de segundos debatió con ella misma si usar el plasma o esperar al ataque. Y sin previo aviso seres horribles aparecieron y atacaron.

–Los odio…

Desde la punta de los dedos hasta el codo se incendió y de ahí paso al plasma. El ataque de hielo impactó y se derritió por la temperatura de su extremidad. No alcanzó a contar a los enemigos así que de inmediato invocó al fuego del entorno y formó un círculo de un metro de diámetro alrededor de ella. Esperaba que le diera unos segundos para llamar a su gente.

–Michael…

Murmuró y cerrando los ojos visualizó a algunas de las víctimas de su infierno, entre ellas su exnovio. La barrera de fuego comenzó a cambiar de color, ahora las llamas eran de color negro y estás comenzaban a tomar forma. Su técnica invocaba a todas personas que murieron bajo su fuego, el número era desconocido incluso para ella, pero en ese momento solo necesitaba diez.

–Dejaré que jueguen con ellos, desaten el fuego del infierno en ellos. Michael, lo dejo en tus manos.

Los tres de los soldados eran esqueletos (similar al de los humanos) en llamas, estos estaban situados a su costado derecho; los del costado izquierdo eran bestias similares al Bandersnatch del cuento de Alicia en el país de las maravillas, solo que su piel era de incandescente fuego; cuatro ogros le cuidaban la espalda y estos tenían ese amorfo cuerpo que tanto los caracterizaba y no pasaban de los dos metros de altura, además de llevaban cada uno en la diestra un garrote con picos en la punta (esta arma pesaba cerca de ocho kilogramos); y delante de ella estaba Michael, vistiendo una armadura resplandeciente de caballero de edad media. Todos ellos envueltos en fuego listos para atacar a cualquiera que se atreviera a tocar a Aithne, era cierto que en vida todos ellos habían sido sus enemigos pero su libre albedrío ya no existía, obedecían ciegamente al dios del fuego.

–Cuando ustedes mueran –refiriéndose a los atacantes– también me servirán –su cuerpo volvió a ese estado humano del inicio.
 
 
Evidenció cierto grado de sorpresa en el semblante al entre-abrir ligeramente sus esmeraldas: no creyó poder hacerse del honor y la gloria con algo tan simple; sin embargo, logró sugestivamente atraerlos hasta él. Supo desde la evasiva de las numerosas bestias –a las que, ante los ojos suyos, parecían humanoides alados cubiertos de metal llamativo- que tendría que usar un mecanismo más eficiente si deseaba eliminarlos, pero, a su vez, quería cambiar un poco las cosas. Su cuerpo era imbuido por un ligero tizne blancuzco que se calaba por entre sus poros al grado de ser imperceptibles visualmente.
Su sensitiva le permitía situar a varios de sus compañeros en el campo, Christopher había decidido continuar con sus planes, aunque con una ligera configuración; en aquél instante, mientras agitaba sus inmaculadas aladas comenzó a ser rodeado de forma esferoidal por todos los costados. Suspendió su cuerpo en las alturas al sentirse encarcelado, con una visual poco reconfortante. — [c=#8C8C8C][i]¿Y bien, qué sigue? [/i][/c]— Preguntó para sus adentros y encontró una respuesta bastante obvia: un bombardeo de lanzas que bien podrían causarle un severo dolor de cabeza… A medida que las lanzas iban avanzando, desde diferentes ángulos dirigidas a todas las partes de su fisionomía, para aquél instante su cuerpo había pasado por una instantánea transmutación donde cada fracción de su cuerpo pasaría a formarse por partículas de luz, adquiriendo de este modo un cuerpo intangible con las características propias del elemento luz.

Sus facciones empalidecidas, con un ligero brote de angustia eran perforadas exitosamente por las lanzas al igual que el resto de su cuerpo: aquellas decenas que habrían coincidido en ángulo con otras lanzas, pasarían de largo por el cuerpo intangible de Christopher dando la impresión de haber cumplido su función e incluso, algunas otras pasarían de largo buscando atravesar a los mismos Adrammelech –Ellos se encontraban girando alrededor de Christopher a un rango prudentemente cercano o al menos eso percibe él, no todas coincidirán con otras y será inevitable que algunas pasen de largo y perforen a los Adrammelech.- mientras que las demás chocarían bruscamente las unas con la otras frenando su avance. La figura de Christopher al ser atravesada comienza a desfigurarse hasta desaparecer, dando la impresión de haber sido eliminado.

Al haberse transformado en su elemento su propia existencia parece haber sido borrada del campo, por lo que, para quienes tuvieran habilidades perceptivas decentes, Christopher habría perecido en aquél furtivo encuentro con los esbirros voladores. Entre tanto, aprovechando ahora su nueva forma, modifica las ondas de luz alrededor de sí mismo de modo que, visualmente pasaría desapercibido volviéndose completamente invisible; aprovechó sus nuevas condiciones y abandonó su posición actual dirigiéndose de manera fugaz hacia donde se encontraba Aithne, cosa que no le tomó más de una centésima de segundo.

Al llegar, apoyó sus pies sobre el tejado en llamas de una viviendo con una visual bastante amplia de su compañera: notó como las llamas a su alrededor eran succionadas por el tifón insaciable que era la elemental. Lo decidida de su postura le parecía excitante, supo de inmediato al ver como a su alrededor comenzaban a aparecer algunos soldados a uno de los cuales llamo por un nombre en particular, que se trataba de aquella enfermiza habilidad tan peculiar suya. Parecía bastante decidida y la simple idea le movía morbosamente las entrañas.

Sabía perfectamente que revelar su localización no era algo prudente y menos si deseaba continuar con sus planes. Por lo que, tomando ciertas precauciones su cuerpo comienza a volverse completamente solido con una particular evidente: la refracción de las ondas de luz frente a su cuerpo continuaban, dejándolo invisible hasta que él mismo decida lo contrario; desde allí actuaría de manera prudente cuando el momento lo ameritará, por el momento, tenía un plan que ejecutar y la presencia llamativa de la bestia a la que consideró superior a los demás le inquietaba.

Su cuerpo aún permanecía cubierto por su energía, misma que iba ensanchándose sin desbordarse de sí mismo, cuidándose de obviar al alterar los niveles de ésta, por lo que, la simple actividad le cobrará concentración. Decidió permanecer inmóvil.
 
 
[med][b][center]Sucesos Kai[/center][/b][/med]

*Aquella entidad que hacia frente al izanagi se mantuvo impávido a los 3 metros de distancia, a su vez todos los hechos iban siendo notificados a quien sería su creador, quien dio atención esta vez a Kai, suscitaba un inconveniente para el por lo que atacarlo de manera descuidada sería un problema, el Overlord comenzó a emanar una especie de humo negro de su armadura, un casteo mágico algo que quizás no era normal en esbirros, pero este al igual que los creados por el Caído Azazel poseían capacidades mágicas en la cúspide del medio rango, pronto aquella armadura en el brazo diestro del oscuro ente comenzó a brillar con un fulgor dorado y este fue inclinándose lentamente, a su vez con la diestra posaba paralelo al suelo su espada, a la altura de su pecho, era un enfrentamiento de uno a uno a simple vista, pues aquellos esbirros que resguardaban el sector norte estaban siendo comandados por el gigante de Lu Hua, pero dada las habilidades del overlord se creía suficiente para evitar el paso por aquel costado, sin embargo el titiritero dejo de pensar lo mismo, por lo que envió refuerzos, pronto un sonido de algo arrastrándose por la tierra se hizo evidente, 3 enormes monstruos de unos 2 metros de altura por unos 3 de largo se evidenciaron desde la parte trasera del Izanagi, 3 Duriel que llegaron a su ritmo buscaron a la vez atacar por la retaguardia al Izanagi usando sus extremidades superiores que parecen garfios para atravesar el cuerpo y desmembrarlo, además no es lo único que poseen como arma de ofensiva, se puede observar otra arma, en sus extremidades superiores un líquido verdoso fluye, un veneno capaz de paralizar y corroer el cuerpo de su víctima, para luego ser devorados por la abertura en su enorme estómago, a su vez el Overlord no desaprovecho el apoyo externo, poseía un cierto orgullo pero sabía que la misión principal era terminar la décimo tercera circunferencia para la liberación buscada, por lo que haciendo gala de su velocidad de inmediato avanzo con un movimiento horizontal a ras de la grama y cuando estuvo a un metro de distancia dio un salto posicionando su cuerpo de manera vertical su cabeza apuntando al suelo y agito la espada de diestra a siniestra con un corte que buscaba llegar hacia el izanagi desde la parte superior, evitando que este saltara para evitar el ataque de los duriel, manteniendo distancia y esperando su reacción con el ataque de los 3 gigantes, era una creación muy entrenada, al igual que el izanagi, analizaba la situación e intentaba dar la mayor cantidad de datos a Asra, de este modo Kai termino siendo rodeado por varios enemigos y pasando a una desventaja numérica*

[sep]

[med][b][center]Sucesos Rachell[/center][/b][/med]

*A diferencia de los demás, el Overlord que llego al a locación de Rachell parecía estar solo de momento, pudo apreciar con calma los movimiento que aquella infante hacía, poco a nada le importaban las tretas que usaban en la busca de retarlo, de en medio del casco del overlord un humo salió, como si exhalara aire de manera pesada, su armadura comenzó a ser cubierta por aquella negra bruma y su armadura en el brazo zurdo comenzó a brillar, pero algo mas ocurrió, su espada comenzó a tiznarse de un rojizo color, el overlord observo a la pequeña con desdén a la distancia otorgada por ella de 2 metros, se vio en medio de aquella circunferencia creada por la joven lo cual lo puso en alerta pero su siguiente movimiento tenía dos intenciones, pronto llevo la espada con fuerza hacia la tierra enterrándola casi hasta la mitad a pesar de su gran longitud, liberando una descarga de energía que comenzó a resquebrajar el suelo a su alrededor, dejando solo intacto una circunferencia no mayor a 1 metro de diámetro donde se hallaba de pie, todo el suelo comenzó a agrietarse avanzando en dirección a la pequeña niña, con la mera intención de sacarla de tierra firme a su manera inicial, pero a su vez, el ejercito que venía destruyendo la ciudad por el norte notaria la expulsión mágica del Overlord incluyendo al general de nombre Lu Hua, el Overlord no bajo la guardia allí, pues sabía que debía estar a atento a los movimientos de la pequeña guerrera*

[sep]

[b][center][med]Sucesos Crow[/med][/center][/b]

*Para el joven Crow quien había cruzado desde otro plano, la tecnología que traía consigo le daba cierta ventaja estratégica, pero al final todo se basaban en especulaciones que no podía comprobar en ese momento o simplemente afirmar de buenas a primeras, había mucho mas de trasfondo que lo que a simple vista se podía apreciar, el hacha frente a el comenzó a levantarse lentamente guiada por el Zakuun que busco cercenarlo en su primer ataque y se escuchó el exhalar fuerte de la gran bestia que le atacaba pero no fue todo, cuando este levanto el hacha, aquel hombre que había sido despojado de su familia arremetía de manera frontal en contra de Crow, elevo con la diestra aquel pedazo de madera y la bajo histérico en contra de la cabeza de él, queriendo golpearlo y sacarlo de combate, estaba perdido en la ira pues estaba frente a quien había arrebatado la vida de quienes más amaba, pero no fue lo único que aconteció, se escuchó una segunda ráfaga eólica, un corte vertical que venía desde el lateral diestro de Crow, el segundo Zakuun, había aparecido y llegaba a brindar apoyo a su par, la situación se complicaba para el joven guerrero que aún se mantenía fuera de la ciudad, y aislado, ahora enfrentaba a dos esbirros que al igual que los overlords se encuentran en el escalafón más alto de los esbirros de rango medio y ambos buscaban eliminar la existencia del guerrero, además de sumar la dificultad que otorgaba la presencia de iracundo hombre que ahora también atacaba*

[sep]

[b][center][med]Sucesos Yuki[/med][/center][/b]

*El incremento de las llamas que rodeaban a Amidarazar era proporcional a la energía que venía casteando, ahora se encontraban bajo órdenes directas de atacar y era justo lo que pensaba hacer, el calor se hacía más fuerte poco a poco aumentando la onda calorífica, al punto que los cimientos de las estructuras comenzaban a ceder ante el desproporcional incremento de temperatura, los cadáveres que por doquier se encontraban se iba convirtiendo en cenizas y un nuevo rugido apareció, uno furaco que hacía gala de su fuerza, pero entonces pudo notar aquella lluvia de agujas que descendían y explotaban al contacto, una técnica que ahora también formaba parte de conocimiento de los demás, la gigantesca bestia no tardo en avanzar en un trote corto para tomar un pedazo de concreto que podía tener un aproximado de 3 metros de largo por un par de metros de ancho y unos 50 centímetros de espesor, ya había notado que estas explotaban por lo de inmediato, al cargar la pesada estructura haciendo gala de su tremenda fuerza comenzó a transmitir aquella condición incandescente haciendo que la superficie comenzara a tornarse rojiza, avanzo un par de metros más y luego dando un giro en su propio eje usando su enorme pierna diestra de apoyo lanzo el enorme trozo de concreto en dirección a la mujer, primero abriéndose paso entre las agujas y creando un camino libre de estas y a su vez generando cientos de explosiones que si bien podían disminuir la fuerza con la que fue enviada el trozo de concreto, también generaban una distracción a la pelirroja con respecto a su localización, segundo buscando impactarla para ocasionarle fuerte daños físicos y por último, luego de lanzar la base de concreto, tomo impulso en ambas piernas y se lanzó tras el mismo trozo de concreto aprovechando la brecha que creo entre las agujas para avanzar sin recibir daño y ocultarse a la vista de la joven demonio aprovechando el enorme trozo de concreto y las explosiones ocasionadas*

[sep]

[b][center][med]Sucesos Aithne[/med][/center][/b]

*La mujer elemental había hecho frente a quienes le habían atacado de manera muy imponente, y dejando claro que tenía quienes les hicieran frente bajo sus mandatos, pero cometió un ligero error, su apariencia regreso al estado humano inicial, los mage seguían aproximándose de manera amenazante y a gran velocidad, a pesar de ser meros entes cadavéricos eran muy rápidos y su idioma era algo que no se entendía en lo que vociferaban, solo era murmuras muy acelerados que se escuchaban de los 7, que cuando terminaron de acercarse a los guerreros que ahora estaban haciendo frente a ellos, comenzaron a reunir una gran cantidad de energía en su núcleo interno, todos al unísono ubicándose alrededor de los 10 que ahora protegían la joven elemental dejándola en el medio de estos, por lo que, a cada lateral se ubicaron 3 Mages y justo sobre ellos, uno daría un salto posándose justo sobre la cabeza de la mujer a un escaso metro de altura, solo se escucharon risas de los esbirros y luego fueron 7 explosiones de gran alcance, una fuerza kamikaze que sin dudar explotaban sus cuerpos con el único fin de dañar a sus enemigos, explosiones que se expandían a quema ropa a los guardianes de la mujer elemental, amenazando con dañarlos tanto a los guardianes como a la mujer*

[sep]

[b][center][med]Sucesos Chris[/med][/center][/b]

*Como bien lo predijo el Serafín, algunas de las lanzas que atravesaron aquella forma etérea que adopto por el momento, llegaron de costado a costado llevándose consigo la existencia de 4 de las bestias voladoras que sucumbían ante los ataques que ejecutaron esperando darle final al angel, dejando 16 de estos de manera activa que eliminaron la formación alejándose prudentemente uno del otro buscando la presencia de aquel ángel, pero fue entonces que las explosiones en la ciudad llamaron la atención de los 16 entes voladores emprendiendo de nuevo el viaje hacia aquel lugar donde los Mages habían ejecutado su ataque Kamikaze, con el afán de brindar apoyo, por su parte Bloodborne comenzó a moverse mientras aquel miasma oscuro seguía concentrándose en su interior, no había civil que a su paso quedase con vida, sus extensiones múltiples atravesaban todo ser vivo a su alrededor como un reflejo de su instinto asesino, se podía sentir el temblar del piso a cada paso que daba el enorme ente*

[sep]

Turnos: Kai Izanagi, Rachell Arclight, The Last Crow, Yuki Prakliaty, Aithne, Christopher Moukarzel.

Nota: Al final del turno de Christopher, alguien mas va a postear, no develare aun información al respecto, pero llegara un apoyo externo
 
 
**Determinado, firme, analítico y totalmente enfocado en la batalla, luce el Izanagi que viste uniformes militares, poseedor de mucha experiencia en combates de alto riesgo, así como llevó a cabo diversas misiones con la más alta peligrosidad, por lo tanto, el librar contiendas en las que la vida misma es expuesta o donde la desventaja está de por medio, eran parte de su constante menester; eso explicaría la forma detallada en la que analiza una estrategia, reacciona y actúa con inmediatez. Instantes previos, sus palabras expresaron: “Time Alter”, la cual no es más que una técnica básica, en la cual la velocidad del pelirrojo supera por mucho a la de los enemigos tras un incremento abrupto, haciéndolos ver como si éstos fueran ralentizados o como si el tiempo transcurriera más lento para ellos, aunque sólo posee un efecto de corta duración; empero no la utilizó de inmediato, debía prever el modo de ataque enemigo antes de hacerla efectiva y eso ocurrió.

Impávido y con los párpados aún cerrados debido a la polvareda que se levantó hace unos instantes, decía para sus interiores: “[b][c=#660000]Se puede sentir cómo este enemigo está acumulando energía, algo va a realizar… pero…[/c][/b]” Su habilidad sobrenatural de Percepción, alerta sobre la llegada de tres enormes figuras monstruosas, mismas que arribaron detrás del Izanagi, por lo que éste interiorizó: “[b][c=#660000]Hace unos instantes, parecía que los esbirros se movilizaban hacia el centro de la ciudad, pocos se quedaron como confiados en el poder de ese Espadachín y de pronto deciden sumarse al ataque; para nada es una coincidencia, si ellos poseen la cualidad de estar conectados y aprender las habilidades de sus rivales, no es extraño que lo estén con quien los lidera… Asra, él debe estar viendo lo que sucede y no sólo eso, como general mueve las fichas de ajedrez a su propia conveniencia, alguno de mis actos no le debe estar gustando, ello explica los refuerzos.[/c][/b]”

[center][youtube=https://www.youtube.com/watch?v=0Dx40srSmxY][/center]

Hora de actuar, esperó que los Duriel estuviesen por atacar con esos enormes aguijones que poseen por brazos, empero, el mismo Overlord no desaprovecharía la oportunidad para atacar, efectuando un salto justo cuando estaba un metro delante del Izanagi.— [b][i][c=#660000]Ahora.[/c][/i][/b]— Abrió los párpados ya que la polvareda estaba un poco más disipada, descubriendo sus azulados ojos y cuando el ataque de los tres monstruos junto con el del Overlord fueron efectuados, el Izanagi usó la cualidad adquirida para desaparecer de la vista de ellos, dejando que sus ataques pasen de largo y que incluso pudieran ponerlos en aprietos incluyendo al Overlord, ya que por los mismos movimientos efectuados, si los garfios no afectan al Espadachín (por haber saltado) quizás sí lo haga el veneno verdoso que por el simple efecto de inercia puede salpicar.

¿Qué habría ocurrido con el Izanagi? Éste hizo uso de una increíble velocidad que supera por mucho a la enemiga gracias a la técnica básica: Time Alter, aunque el efecto no prevalecía por mucho tiempo, empero fue lo suficiente para evitar el ataque conjunto, así que sólo se desplazó hacia uno de los costados, específicamente hacia el costado contrario al que se dirige la espada enemiga, como la espada fue lanzada en un blandir de diestra a siniestra, lo que hizo Kai fue agacharse y desplazarse hacia su propio lado izquierdo a modo recto, es decir, al lado derecho del Overlord quien en el aire inicia el movimiento del arma por ese costado, logrando librarse de ese ataque conjunto que ahora puede afectar a los rivales entre sí.

Empero, no fue todo, el Izanagi apareció a diez metros hacia la izquierda con el torso inclinado hacia adelante, la pierna izquierda hacia atrás y la diestra flexionada hacia adelante, mientras ambas manos sujetan la empuñadura de la espada sagrada Sen Kaishi a la altura del rostro por el lado izquierdo, manteniendo la hoja totalmente horizontal y apuntando hacia el grupo de enemigos, destacando que dicha hoja emitía un intenso brillo dorado así como era rodeada por diversos rayos, ya que en los momentos previos la acumulación energética habría comenzado, como un casteo independiente a la energía del Izanagi, era la propia energía de tal legendaria espada sagrada que ahora estaba por desplegarse, así que sin perder el tiempo expresó.

—[b][i][c=#660000]¡Mueran![/c][/i][/b]— Aquél grito fue acompañado de un ágil movimiento donde los brazos fueron estirados hacia adelante, como si lanzara una estocada, empero de la hoja se desplegó un gran halo de energía sagrada, enorme y con el diámetro suficiente para cubrir en su alcance conjuntamente a los tres Duriel y al Overlord quien en el aire comenzaría a descender, un ataque energético altamente destructivo que con su sola aparición resquebraja al suelo dando lugar a un inmenso surco, a la par que tal magna energía refleja su brillo en la armadura del Overlord así como el cuerpo de cada Duriel; esta vez los enemigos no sólo podrían recibir daños por sus propios ataques, sino también tendrían que lidiar con la técnica mortal efectuada por Kai.**
 
 
[code][c=#660033]-Tsk-[/c] [c=#BF608F]*Susurró molestia empalando con una mirada desconcertante que sacudió su vista al presenciar la titánica fuerza de aquella criatura. La joven dirigió su mirada a la gran espada de su oponente, éste ya había comenzado su ofensiva para hacerle perder concentración, quizás. Y aunque intentó impedirlo no fue lo suficientemente rápido pues aquél charco de sangre, aun sucumbiendo en su profundidad ante tal sismo, como bien se dijó gozaba desde su recolección por un cierto, pleno control por parte de Rachell. Comenzó en efecto a levitar a una altura pertinente del suelo en colisión, presentándose aún en su forma líquida pero prontamente posada por la atmosfera en forma de una densa niebla escarlata, ominosa en conjunto al batir furtivo e inmediato de las “huesudas” alas de la Arrancar que la sostenían sin problemas en cierta levitación.[/c] [c=#660033]Pens: Qué es esta terrible presión espiritual. Y pertenece a una sola persona… se acerca, una emboscada. [/c][c=#BF608F]Sin mirar hacia atrás, sobresalto su mirar al intuir sobre lo peor en tanto sus mechones rubios eran sólo desordenados por el polvo levantado del piso. Rachel pudó escuchar en ese intímo momento la vibración del embrutesido paso de incontables criaturas proveniente desde la dirección norte. Sintiendo el peligro avecinarse Rachell se dispuso a concentrar sólo una vez más, de su temible reiatsu sobre su nueva fiel sirviente, y liberó a su Zampakutoh con rapidez. [/c]

[center][youtube=https://www.youtube.com/watch?v=pYVUaN3kudo&t=25s]
[/center]
[center][c=#660033][b]-Devora, Chiroptera.[/b][/c][/center]

[c=#BF608F]Al instante una densa neblina de color purpura mezclada por la ya generada con la sangre de los cadáveres, le rodeó a medida que sus miembros crecían en fuerza y tamaño hasta adoptar la figura de una hermosa mujer adulta, en contraste con su anterior apariencia de niña pequeña. Aquella mujer, ahora provista de una eficiente armadura de hueso cubriendo las partes más vulnerables de su cuerpo como cabeza, espaldar, fémur, abdomen y muñecas etc., contempló su nuevo cuerpo con curiosidad. Su piel se tornó incluso más pálida; era como pretender escrutar a la mismísima nieve en sus facciones inexpresivas, donde matizaba el vivo escarlata de sus ojos, unos ahora casi rasgados con un ligero toque de madurez y sapiencia reflejada en su fruncir. Llevaba una cabellera sin color vivo en extensa y lisa contextura que descendía hasta poco más abajo de sus caderas. Sus alas entre tanto, acogieron un volumen más trascendental, y con una apariencia más parecida a la de quiróptero, se desplegaban sobre el árido ambiente traqueando sus articulaciones en un sonido intimidante. [/c]

[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/59/23/68/Rachell-Arclight-mFGpYI1Wq-b.jpg][/center]

[c=#660033]-Hacía mucho que no liberaba mi verdadero poder.-[/c] [c=#BF608F]Se dijo a si misma en un tono más maduro y serio, mientras contemplaba a la monstruosidad en su frente, y dejando escapar inconscientemente una onda imperceptible comportada como una fuerte brisa, que sería nada más ni menos que la apertura a su verdadero potencial como Arrancar.[/c][c=#660033] –No tengo tiempo para jugar contigo, así que te mataré ahora mismo, pedazo de porquería.- [/c][c=#BF608F]Añadió con un toque de arrogancia mientras extendía la punta de Chiroptera en una pose desafiante con el maniobrar de su Zampakutok que era embuida de una destello incesante.

Cuando la roca menos audible cayo en el camino a su oponente. Todo el filo de la espada en la empuñadura de Rachell se deshizo en esquirlas brillantes que salieron disparadas por cientos de agujas materializadas, acompañadas por una insolita velocidad y gran potencia. Un centenar de igniciones que pese a su velocidad se divisaban como rayos láseres con ultra frecuencia; mucho muy pequeñas, diseñadas para alojarse en la carne más dura y desgarrar desde adentro para hacer sangrar. [/c]

[c=#660033][b]– Jardín Secreto. –[/b][/c] [c=#BF608F]Dijo para sí misma mientras toda la sangre que hasta ese momento había recolectado y le rodeaba ahora en forma de una niebla paulatina a su posición, se estremeció de modo que se formara una cúpula que encerraría tanto a ella como su rival en un campo de rosas. Sí las rosas que, particularmente siendo rojas desde el tallo hasta el último de sus petalos, siendo sumamente filosas en contraste a su inocente apariencia, tocaban la sangre del rival crecerían sin control desangrándolo. Por otro lado si las rosas no funcionaban, la desmaterialización de Chiroptera buscándolo a por donde se moviese pretendería acorrarlalo y crear una herida que sería suficiente para hacer de ese sitio, la más hermosa tumba que aquel ser hubiera pedido jamás.

Haciendo uso de sus poderes vampíricos, Rachell habría materializado por sangre pura la susodicha cúpula de 15mts de radio en la que en todo el perímetro florecen miles de rosas. Las espinas de esas rosas son tan afiladas como un bisturí y cortan todo lo que tocan. Además tienen la peculiaridad de que cuando la sangre del oponente toca la planta esta se multiplica tres veces. Es decir que si una gota de sangre toca una rosa esta se convertirá en 3 y si estas nuevas rosas vuelven a tener contacto con la sangre se multiplicaran en 9 rosas distintas y así sucesivamente hasta envolver completamente al rival. Estas rosas se alimentan de la sangre de su enemigo, misma que después puede ser extraído de las mismas por Rachell. La forma más efectiva de deshacerse de ellas es quemándolas o cortarlas, no pueden ser congeladas ni pudrirse. Al igual que ella misma, las flores también son sensibles a la luz, la corrosión y al fuego.*

La mujer se hacía a la espera de ser certera para disminuir carga en el enfrentamiento definitivo, pues de una u otra forma los próximos visitantes tendrían que pisar el campo infestado de su técnica que no era más que una trampa. Aquél rosal interminable era incierto hasta cinco metros atrás de su posición, y por todo su frente, sin abarcar el rango de su compañero, claro está: diez metros a por su frente para ser exactos.. Sólo observaba atenta a cual reacción sin perder de vista todo su entorno, su oído le ayudaba a tener una "visión" más clara del campo de batalla. Sólo tenía que ser paciente para conocer el rumbo de la situación; no podía ser ajena a que tan pronto como le fuese posible debía reunir fuerza con Kai Izanagi. Por lo pronto sólo disfrutaba del desarrollo en vivo mosaico de su técnica, entre tanto un fraseado con enérgico y sútil pronunciado es evocado de sus carnosos labios.[/c]
[c=#660033]-Jm, jm... Bon Apetit...-[/c]

[1ª técnica de la resurrección completo].[/code]
 
 
El calor se alzaba hacia el cielo además del humo y el vapor provocados por el derrumbe y las explosiones de su técnica. Esperaba esto fuese necesario para detener a la bestia de lava pero lo que ocurrió a continuación, ciertamente no lo esperaba.

De entre el humo y el vapor que mantenía oculta a la pelirroja del campo de visión -o al menos eso creyó al principio- Como si de un meteoro salido de la nada se tratase, una enorme roca de concreto se dirigía a toda velocidad hacia la chica que afortunadamente aún se encontraba muy alto de aquellas explosiones, pues antes de lanzar su técnica, se había elevado aproximadamente 100 mts de altura sobre el epicentro de aquel ataque y tras las explosiones se había alejado un poco más, así que pudo prever y pensar con tiempo lo que haría a continuación.

Tras analizar rápidamente que la roca vendría directamente desde dónde sabía estaba originalmente el ente de lava, dejó salir las garras de la mano diestra y concentró una parte de su propia energía en estas, cargándolas para lo que tenía planeado hacer: destruiría la roca y entonces tendría de nueva cuenta el campo de visión libre para poder localizar a su enemigo. Extendió el brazo y la mano diestra con los dedos abiertos, materializándose debajo de esta, una enorme lanza de unos dos metros de largo y unos 15 cms. de grosor, que emitía un brillante color rojo vivo: Era una lanza hecha de energía pura, la misma que circula en el cuerpo de la mujer demonio y que había logrado formar gracias a las enseñanzas de un paladín de la luz quien a pesar de su renuencia, le había mostrado como hacerlo.

La roca se dirigía a toda velocidad hacia la mujer, dispuesto a golpearla y ella, sin intentar moverse un ápice de su posición, apuntó las garras cargadas de su poder explosivo a la pesada y enorme roca de concreto justo en el centro y dejó que salieran disparadas a toda velocidad contra la superficie del concreto, estallando las cinco garras apenas se incrustaron en la roca -que, como las diminutas agujas que lanzara previamente contra la ciudad, estallaron -desfragmentándola en cientos de rocas más pequeñas que cayeron pesadamente de vuelta al suelo.

Manteniendo el vuelo y sin perder un segundo más tras la explosión, pudo vislumbrar inesperadamente al hombre de lava ir hacia a ella justo detrás de la piedra que había estallado y presa de la sorpresa y la adrenalina, flexionó el brazo derecho hacia atrás para tomar impulso y lanzar con todas sus fuerzas el arma que creara con su propia energía, justo al centro del pecho de su enemigo, que de acertar, la lanza estallaría de nuevo al impactarse, causando una violenta explosión de más de 20 mts de diámetro.

[c=#E50000][b]—ALÉJATE YUKI! ALÉJATE!— [/b][/c]Se apresuró ella misma en gritar mientras se lanzaba de cabeza, en picada hacia el suelo, descendiendo apenas unos 70 mts desde su posición para luego remontar de golpe despejando la vista del humo y vapor por la fuerza del viento que le seguía en su caía y volvió a sobrevolar las ardientes calles en busca de un refugio en contra del fuego y su violento enemigo.
 
 
Los diez hombres estaban atentos a cada movimiento, no permitirían que ningún ataque o enemigo se acercara a Aithne, mantenían una postura de defensa y los ogros golpeaban el piso con su garrote.

—Hagan lo que crean necesario, no sabemos a qué nos enfrentamos, debemos…

La frase fue interrumpida por las carcajadas de los enemigos, lo que solo provocó que la joven enfureciera, y justo cuando pensó en insultarlos se hicieron explotar.
Los soldados que cuidaban su lado derecho e izquierdo intentaron hacer una barrera con su cuerpo durante el ataque, los ogros sacudieron por encima de sus cabezas sus garrotes. El ataque solo causo que su aspecto físico —de los tres guerreros de la derecha— sufriera un ligero cambio por lo moldeable que era el fuego en ellos; los gatos, ogros resultaron sin modificación y Michael —que cubrió a la elemental con su cuerpo—. Las almas de los guerreros provenían del infierno, pero también el fuego del que estaban conformados, llamas eternas que jamás se apagan. Por eso el ataque no causo daño. Sin embargo por lo rápido del ataque Aithne terminó en el piso, su hombro se dislocó. La joven gritó, no por el dolor, sino por el coraje que le dio, la rabieta provocó que fuego saliera de sus puños, sin embargo busco calmarse de inmediato.

—Maldita sea, prefirieron hacer eso a formar parte de mi ejército.

Se quedó ahí en cuclillas con el cuerpo de Michael sobre ella. Los ogros agitaron con mayor fuerza los garrotes para despejar el humo, no deshicieron formación, se quedaron ahí alertas.

—Ogros continúen, no sabemos si otro ataque vendrá; gatos y esqueletos, atentos. Michael, ayúdame a poner de pie… ¿sintieron eso? —Gracias a su posición cercana al piso sintió un pequeño movimiento telúrico—, todos atentos —se levantó y con un brusco movimiento acomodó su hombro diestro, si ella hubiera sido humana no habría sobrevivido.
 
 
Tras su arribo al lugar en un acto verdaderamente veloz gracias a su transmutación, pudo apreciar la aparición del reconocido y temible ejército de Aithne, además, notó como ésta era rodeada por varios individuos a los que consideró hostiles por obvias razones. Desvió la mirada presta y furtiva, irguiendo postura: notó en dirección austral la presencia de aquellas molestas aves metálicas –como las consideró. - se acercaban una vez más, aunque esta vez en menor proporción, lo pertinaz que resultaban le hacía gracia, misma que se evidenciaba sobre sus pálidas facciones subrepticias.

El estruendo consecuente a la explosión que tuvo lugar en los alrededores cerca de Aithne, logró turbarlo, obligándose así mismo a retroceder; flexionó ambas piernas ligeramente y aprovechó la onda de sonido para impulsarse hacia atrás, aprovechándose de la corriente de aire que vino junto a la onda expansiva del sonido, que, en vez de generarle algún conflicto le resultó bastante útil; requirió además, llevar ambos brazos hacia delante de forma que, al cruzarlos, evitaría que los residuos de escombros, tejas, rocas y madera le significarán mayor problema o comprometieran su integridad física, hasta caer sobre el tejado de una casa postrera. La onda de humo que se alzaba tras el fuego le impedía ubicar a los individuos dentro del lugar, aunque sabía que Aithne no moriría por algo tan fácil e incluso, la misma se delató tras emitir su característico sesgo de rabieta que le producía, de cierto modo, un alivio en sobremanera –pues gracias a este sentimiento, supo que ella se encontraba bien. -

Para aquél instante, había acumulado la suficiente energía para poner en marcha su plan; su cuerpo, comenzaba a hacerse visible nuevamente junto a la canalización de su energía de manera esférica justo por encima de sus muñecas ahora extendidas hacia su frente. Requirió de un mero instante para situar a los 4 individuos que se encontraban dentro de Solaris haciéndole frente a las bestias, gracias a su habilidad sensorial; 3 de éstas serían sus compañeras Yuki, Aithne y Rachell y la 4 persona sería un individuo desconocido para él, pero, dada las condiciones en las que se encontraban, pudo descifrar que compartían un sentimiento en común: enfrentarse a esta nueva amenaza, por lo que, lejos de considerarlo un elemento indeseable, lo situó como un aliado. La esfera de energía se compactó en cuatro tiempos – segundos. – y se fraccionó en 4 órbitas de luz que salen disparadas en dirección a los 4 objetivos previamente mencionados; en su recorrido, obvian evitar chocar contra alguna entidad a la que no relacionen como su punto de enfoque, atravesándolos simplemente de llano hasta llegar a ellos para cumplir su objetivo; empero, la velocidad con la cual se ejecuta esta acción tras su lanzamiento es relativamente casi inmediata, los cuatro usuarios sentirán el recorrido de una onda cálida junto a la aparición de un grave sonido en sus mentes.

—[c=#8C8C8C]Compañeros. [/c]— Retumbaría la voz a la que todos con excepción de una persona reconocerán de inmediato como una eufonía en sus cabezas [c=#8C8C8C]—Actualmente nos encontramos en una situación bastante desconcertante, tenemos una cantidad incontable de enemigos que se encuentran dispersos por toda la ciudad…—[/c] Acotó, aspirando una bocanada de aire. [c=#8C8C8C]—… Así que me tome el atrevimiento de conectarnos, bajo un enlace al que suelo llamar “feelings conexión”, la cual nos permite comunicarnos de manera instantánea por un aúne emocional. —[/c] Supuso que para sus compañeras no sería de extrañar el alcance de sus habilidades, finalmente tendrían conocimiento de su habilidad para sentir y emitir emociones en los demás, aunque esta sería la primera vez que ellas presenciarían la proyección y conexión de sus emociones de tal manera. La habilidad no se traduce en algún mal contra los involucrados e incluso ellos pueden rechazar la conexión con solo sentirlo y desearlo. [c=#8C8C8C]—Aithne y yo nos encontramos al Sur, las cosas por acá están bastante explosivas… Sé que Yuki se encuentra en la zona central sin apoyo, mientras que Rachell y compañía…—[/c] Acentuó su última palabra, como invitando a integrarse al último integrante del enlace. [c=#8C8C8C]—… Se encuentran al norte. Informen cualquier detalle, rasgo o habilidad, necesitamos contrarrestar rápidamente a nuestros enemigos, sobre todo porque hay 3 de ellos que me dejan intranquilo, entre ellos uno que se encuentra por esta zona…— [/c]

No había tiempo para continuar charlando, la conexión les permitiría de ahora en más mantenerse comunicados gracias a la proyección de las emociones de cada uno de ellos que llegará hasta cada uno en forma de sonidos mentales, como si se tratasen de pensamientos; incluso, podrán sentir las emociones de los demás, aunque éstas no influirán de manera negativa en ninguno. Extendió el par de alas blancas y cruzó los brazos, permitiendo que sobre su muñeca diestra comenzará a formarse una ligera pero radiante capa de luz que se extiende alrededor de su palma y se extingue sobre sus falanges, manteniéndose así hasta que él lo decida.

[c=#8C8C8C]— ¡Debemos detener lo que sea que esté ocurriendo aquí, si alguien conoce algún mínimo detalle, avíselo!… ¡El éxito de ganar este encuentro radica en la información que podamos obtener, no se guarden absolutamente nada! —[/c] Refirió mientras batía suavemente sus alas permitiéndose alzar vuelo par metros sobre el nivel del tejado. Para aquél instante, la tinta negruzca que había dejado el estallido momentos atrás se había disipado completamente y, por lo tanto, su ubicación quedaría al descubierto, aunque esta vez permanecería allí a la espera de las bestias.
 
31-40 of 68
Asra, The God of Death - Rise Of The Tyrant | Flawless Wings (Page 4) | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.