iOrbix
Email
Password
11-20 of 41
 
Habían transcurrido horas desde que su amo se había retirado de ese lugar tan lejano y extraño. Desde que recibió la encomienda de ser sus ojos, oídos y boca, no se había despegado del hombro de aquella muchacha de rubios cabellos, pero el nerviosismo de la chica le era muy desagradable, no estaba acostumbrado a estar en ese tipo de ambientes llenos de dudas y nervios, amaba ver la expresión de pánico de las víctimas, pero en ese momento al ser uno de los mensajeros le era estresante estar en esa situación y el tiempo de espera también le era muy incómodo.

[b][i] ¿Quiere hacerme el favor de estar quieta y dejar de dar tantas vueltas? Es estresante ver que va de un lado a otro mientras se carcome por el miedo. Además, me estoy mareando. Es por eso que los vampiros incompletos son tan problemáticos.[/i][/b]

En su forma de murciélago, Diaval se había pronunciado a viva voz a la mujer que ahora debía de vigilar, extendió sus negras alas y voló hasta una de las paredes del gran salón donde se encontraba y se quedó ahí tratando de despejar el estrés que había acumulado en esos instantes.
 
 
+El poderoso vampiro Alucard Gabriel Delacroix Blunder, hijo de Aiko Blunder Weiss que nació siendo el elegido para llevar el espíritu del Dragón, estaba dentro de la mansión de los Delacroix, exactamente en su habitación acompañado por su mujer Zhanna, tenía la sensación que lo estaban observando, pero despejo esa duda: (“¿Quién se va a atrever a enfrentar a los Delacroix en su propio mansión? Sería una estupidez”), esto se dijo en su propia mente.

Había pasado menos de una hora y mira a su madre correr a gran velocidad, iba a ir a perseguirla, debido a la ingenuidad que la caracteriza y en el poco combate que sabía que no le interesaba, pero se da cuenta que se detiene cerca de la mansión, solo se le paso por la cabeza que iría a arreglar las flores del jardín que tanto le gusta a su madre, así que se relajo y contemplaba a su pareja, recuperando el tiempo que perdieron por el viaje del mismo vampiro.

El tiempo transcurrió la mansión como siempre estando muy tranquila, hasta que de pronto se oye que tocan la puerta, era una de las mucamas de su madre que requería su presencia inmediatamente, se enojo al comienzo porque no le gustaba ser interrumpido, pero luego se relajo, por la simple razón que estaba compartiendo tiempo con su hija recién nacida, solo le indico a la mucama que ira enseguida.

Entrego su hija a su mujer y se alisto para ir a la reunión que había convocado su madre, vestía su típica túnica roja del color de la sangre que llegaba hasta la altura de sus tobillos, su simbólico cinturón de dragón, pantalones oscuros y unas botas oscuras combinando perfectamente con su pantalón.

Una vez que se termino de alistar fue inmediatamente a la sala principal de la mansión, donde esperaba su madre, estaba enojado porque quería seguir disfrutando el tiempo con su hija recién nacida, apenas llego a la sala hizo notar su estado sombrío y malhumorado, lo primero que vio era un murciélago que estaba en las paredes, luego dirigió su mirada a su madre y con voz de autoridad se dirigió a ella.+

[c=#E50000][b][center]¡Madre! ¿Qué significa esto? [/center][/b][/c]
 
 
[code]Luna. Aquella noche la luna estaba en su mayor punto, donde toda oscuridad se convierte en luz, por un momento se podían apreciar nubes que eventualmente fueron disipadas por los vientos que ligeramente siempre soplaban en las montañas, por lo que de momento todo era una magnifica luz iridiscente blanca.

[center] [image=https://static.tumblr.com/fdc4c9bf25314b4bb03ce61d05323d91/v7vgi5a/vCmo2s64z/tumblr_static_tumblr_static_7e0frc70sx0kwwc4o0go8wo40_640.gif][/center]

De entre los arboles de un bosque cercano a un hermoso y antiguo castillo, se podía ver una silueta que caminaba como si flotara entre las nubes al principió era negra como la noche misma pero conforme fue caminado entre los arboles se hizo cada vez mas clara hasta mostrar la perfecta figura de una mujer, poco alta de apenas uno setenta de altura, con la cabellera azabache y la tez tan pálida que parecía sacada de de la nieve misma, pero a pesar de ello y después de haber sido poseída por el espíritu de la reina Akasha, tenia cierto toque avellanado en algunos puntos, usaba un vestido completamente negro casi rayando en lo gótico, sus ojos rojos destellaron en su rostro mientras observaba como se colaban al castillo de su familia, se lamentaba un poco de no encontrarse dentro pero después de esos acontecimientos ella necesitaba beber de vez en vez sangre humana. Sus labios aun tenían rastros de ella, así que con sumo cuidado la quitó de ahí ayudada por el guante que cubría sus finos y delicados dedos y mientras lo hacía se apresuro a usar su velocidad para poder entrar en el castillo, pero cuando llego ahí su hermana se hallaba en el medio del gran salón acompañada de un murciélago muy extraño y no solo ellos se encontraban ahí también su sobrino Gabriel. "[b]¿Que estaba pasando? [/b]" Una de sus mucamas se acercó informándole en voz baja que Aiko había pedido una reunión con todos los miembros de la familia. Realizó un pequeño gesto con su diestra pasando a los pocos segundos a retirar la fina tela de seda y encaje que cubría sus manos, acercándose de a poco a su hermana menor, sin prestar demasiada, por no decir ninguna atención al pequeño acompañante alado de su hermana.

[c=#BF6060]
[/center] — Aiko… — Dejó aquello en el aire haciendo una gran pausa durante unos segundos. — ¿Qué ha sucedido aquí? ¿Puedes explicarlo?— [/center][/c]


[center][image=https://www.teen1s.vn/wp-content/uploads/2019/07/sau-khi-%E2%80%9Cvuot-mat%E2%80%9D-song-joong-ki-iu-lai-gay-sot-voi-man-diet-quy-ac-cuc-ngau-trong-t_20190715_094447.gif]


Su mirada iba a cada uno de los puntos del salón con gran curiosidad de saber quién era el sujeto que había visto algunos instantes antes, pero rápidamente regresó su mirada dulce y de color rojo tenía algunos matices de aquella cosa que le había obstruido la vida con anterioridad y que ella nombraba como “la otra” a su hermana, intentando escrutar dentro de aquel nerviosismo que parecía profesar y tratar de encontrar alguna respuesta. [/code]
 
 
Era una noche tranquila, había pasado un tiempo desde que Layla, después de la muerte de su madre, decidió vivir en un lugar más calmo y apartado de la mansión Delacroix, la luz de la luna alumbraba la oscura habitación donde se encontraba recostada al lado de su novio, llegó una notificación a su celular con el tono correspondiente al número de su madre, soltó un gran suspiro y girando su cuerpo hacia la pequeña mesa de noche que se encontraba a su diestra, se dispuso a leer el reciente texto.

"[i]Layla, necesito tu presencia aquí lo más pronto posible, no tardes."[/i]

Suspiró de nueva cuenta y tras observar a Arthur durmiendo tan plácidamente sonrió de medio labio con una pequeña expresión de ternura, en ocasiones podía verse inofensivo... hizo una pequeña risilla cubriendo su boca para después posar su diestra sobre la frente del rubio y correr con delicadeza algunas hebras sueltas de su cabello, las acomodó y tras tomar algunas sábanas cubrió su cuerpo, corrió la blanca y cortina que se ondeaba una y otra vez por el movimiento de la suave brisa nocturna, pasó ambas manos por sobre sus hombros en una suave caricia mientras observaba la luna, sin pensarlo un solo segundo más se acercó al armario y tomó sus ropas, se las colocó y salió a la entrada principal donde se encontraba estacionada su moto, la prendió con presura y tras acelerar al máximo observó los peculiares sellos que se encontraban en el dorso de su mano derecha, sabía bien que cuando Arthur lo necesitara podría comunicarse con ella en cualquier momento.

Pasó el camino por toda la montaña, la vegetación era tan espesa que apenas lograba distinguirse la luz de su moto, sin embargo, no había mayor problema, conocía a la perfección el camino y durante la noche, era el momento en que su instinto era tan fuerte que prácticamente podía llegar aún con los ojos cerrados, manejó lo más pronto que pudo, incluso destruyendo los obstáculos que se llegaban a cruzar enfrente, su mente se encontraba nula de pensamiento, y en lugar de especular lo que podría estar pasando, simplemente constató que debería ser algo serio para que su madre los llamase a esa hora, no era común en ella actuar de esa manera.

Cuando por fin llegó a la mansión que tantos recuerdos de su vida contenían, bajó la velocidad y recorrió con más calma el jardín, algo no estaba bien, el ambiente era pesado y de alguna manera le daba un mal presentimiento, un escalofrío recorrió desde la espina de su espalda hasta todo su cuerpo erizando su piel; tomó un largo respiro y tras tomar la decisión, sujetó los pomos de las puertas y las abrió de par en par sin hacer un solo ruido, caminó con su típica cara de joker, llegó hasta la sala y pudo observar a su familia y a un extraño entre ellos, solo clavó sus ojos rubí en él por unos segundos y sin musitar palabra alguna rodó sus ojos hacia su madre.

—¡Alucard, debes calmarte, usa la cabeza para variar y piensa que algo debió pasar!— Sentenció con severa sinceridad, si por algo se le conocía a la azabache, era que tenía una honestidad a veces demasiado cruda y directa, colocó su diestra sobre uno de los hombros de su madre —Madre ¿Qué significa esto, cuál es el motivo de tan precipitada reunión?— Habló con calma para no alterar más a su ya histérica madre.

Soltó a su mamá con suavidad para después tomar asiento en el gran sofá levantando sus pies a uno de los posa brazos, prácticamente recostándose en lo que esperaba una explicación.
 
 
-Habia pasado un tanto desde que Layla y Arthur empezaron a vivir a solas juntos, un tiempo ciertamente enriquecedor para ambos puesto que tras ciertos acontecimientos, tanto del dia a dia como también unos fuera de lo común, el vinculo de la pareja ciertamente se habia hecho mas fuerte que antes. Esa noche los dos estaban descansando juntos sobre la cama, la tranquilidad inundaba la habitación tras una agitada noche para los dos, seria en ese instante que el sonido del teléfono también haría que Arthur se despertara mas no mostraría ello por ahora. Aun con sus ojos cerrados pudo sentir el movimiento de su pareja sobre la cama, se mantendría aun inmóvil hasta finalmente no sentirla sobre la misma.-
[b]
Hm..[/b]

-Habia reconocido el tono del mensaje, hacia mucho que su suegra no mandaba mensajes a estas horas por lo que se pregunto que estaría ocurriendo, se levanto para acercarse a la ventana, observando desde la misma como la moto poco a poco iba alejándose de la vivienda, conocía a Layla, probablemente no le despertó para no molestarlo o similar, pero el rubio en ocasiones de preocupaba de mas por lo que pensó por unos instantes si seguirle o no.-
[b]
Solo para estar cerca por si me necesitan[/b]

-Finalmente fue a alistarse, si bien sabia que con solo una llamada de los sellos de comando el aparecería en un parpadeo con su pareja era mejor estar seguro que las cosas irían bien. Salio de su hogar, dejando a Caval II con el alimento necesario por si llegaban a tardar mucho tiempo fuera y finalmente se subiría a su moto, asegurándose que la de su amada hubiese recorrido la suficiente distancia como para que no notara que el la iba siguiendo. El rubio seguiría la firma mágica única que Layla tenia, uno de los beneficios de ser un servant, siendo capaz de seguir el camino sin perderse hasta llegar a su destino.-

-Seria asi que avanzaría hasta finalmente llegar a la mansión, quizás relativamente su tiempo viviendo en la misma no era mucho, pero tenia varios buenos recuerdos como lo fueron su primer encuentro con su amada. Sacudiria ligeramente su cabeza para enfocarse, por ahora no entraría pero se quedaría cerca, dejaría su moto bien escondida y tras ello, desvanecería su presencia hasta que llegase el momento adecuado.-
 
 
~habian transcurrido algunos años desde que la vampanez llego a la vida de aiko blunder, aun recordaba aquel día en el que la rubia y ella habían formado un vinculo amistoso en un principio, que posteriormente se había convertido en una hermandad "adoptiva" por así llamarlo, en aquel castillo zhanna había conocido al hijo mayor de los delacroix blunder, y se habían enamorado pese a sus diferencias y el choque de personalidades que existía entre ambos, aunque no estaban casados, la pareja tenia dos hijos, y habitaban en el castillo, con algunos otros miembros de la familia.

~la pelirroja, se encontraba en la habitación con su hija y su novio, estaban con la pequeña carmila que apenas tenia algunos días de nacida, me encantaba compartir el tiempo con ambos, puesto que eran lo que mas amaba, el hijo mayor de la peculiar pareja por a hora se encontraba de viaje por asuntos personales, miraba con atención al vampiro que contemplaba con ternura a la pequeña carmila, mientras esta jugueteaba con sus pequeños bracitos y hacia algunas muecas haciendo sonreír a su padre.

~esta escena tan intima era muy poco peculiar en el vampiro, pues rara ves se le veía sonreír así, y su hija estaba obteniendo las mejores sonrisas de su pare, hasta que algo capto la mirada del vampiro, no preste atención puesto que gabriel se distraiga con cosas muy simples, el momento era perfecto, hasta que llamaron a la puerta, ignore el llamado puesto que gabriel había ido a atender mientras yo me encargaba de la bebé, en cuanto gabriel cerro la puerta, eleve la mirada mientras jugaba con las manitas de mi hermosa hija

[b]amor... que pasa?[/b]

~comencé a notar algo raro al vampiro en cuanto el comenzó a vestirse apresuradamente, ignorando mis palabras puesto que estaba hundido en sus pensamientos, algo le molestaba y suspiro negando, en cuanto gabriel salió de la habitación, bese a mi pequeña en la frente y continue jugando con sus manitas susurrándole

[b]no cabe duda que tu padre es un necio sin remedio!! aggg!![/b]

~me había quedado un poco preocupada esperando que no fuera nada grave, mordí mi labio con suavidad, comencé a jugar con la bebé intentando quedarme un poco mas tranquila debido a que sabia que estábamos en la mansión y nada grave podía pasar o al menos eso creía, solo esperaba que gabriel no realizara alguna locura
 
 
[code]Habían pasado aproximadamente treinta minutos que parecían horas, nada de lo que preguntaban los que iban llegando le ayudaba a calmar sus nervios a la rubia, al contrario, iban en aumento y más aún cuando no veía a sus dos hijos menores bajar, chasqueo la lengua mostrando su molestia pero por fin se quedaría quieta y sus ojos rojos se posaron en cada uno de los asistentes, tomo aire y comenzó a hablar con mucha seriedad*[/code]

[code][c=#E50000]No podemos esperar más, debemos tomar una desición ahora mismo sin Minato y Zelig así que...[/c][/code]

[code]*Observa con cautela a Diaval, para que su familia sepa de qué se trata todo el asunto les indico con un gesto de su cabeza que lo mirarán* [/code]

[code][c=#E50000]El es Diaval...el es un demonio que escuchará y observará nuestra conversación y no quiero interrupciones hasta que termine. Primero que nada...hoy tuvimos una "visita inesperada" un primigenio estuvo rondando el castillo sin ser detectado por nadie y...vino a matar a Minato y a mi, al parecer rompimos una ley muy grave de los creadores de los vampiros, el haberme resucitado es un pecado muy grave y tanto el que hizo la resurrección como quien resucitó deben morir sin importar que.[/c][/code]

[code]*Hizo una muy breve pausa solo para tranquilizar a su familia con ambas manos al frente haciendo gesto de calma*[/code]

[code][c=#E50000]Cabe aclarar que le pedí por mi vida y la de Minato pero el insistía en que debíamos morir ambos...así que me dió una oportunidad de decirle por qué pensaba yo que mereciamos vivir y la verdad es que mi respuesta fue un fracaso así que hice lo único que podría salvar a Minato y hasta a ustedes de una total destrucción, me ofrecí ser su esclava a cambio de mantenerlos a salvó y...accedió con unas condiciones.

Les recuerdo que todo lo que aquí se diga será emitido al primigenio por medio de Diaval así que piensen lo que van a responder antes de poner en más peligro a la familia.

Las condiciones son; la primera renunciar a nuestro linaje y legado y la segunda hacer un nuevo pacto con el y para ello los traje aquí, quiero que votemos. Si están a favor de seguir las condiciones digan "a favor" si están en contra digan "en contra"

De nuevo les recuerdo que la vida de la familia completa está en peligro ya que ese ser aún siendo uno solo puede destrozarnos muy fácilmente a todos juntos.[/c][/code]

[code]*La rubia está muy preocupada por lo que dirán sus hijos y hermanas, hasta Arthur tiene que votar ya que es parte de la familia así que la primera en emitir su voto es Aiko hablando fuerte y claro para todos.*[/code]

[code][c=#E50000]Odiaria perder a alguno de ustedes así que voto a favor y dado a qué Minato y Zelig no están yo votaré por ellos de la misma forma.[/c] [/code]

[code]*Se quedó callada esperando a ver las respuestas del resto de los integrantes de la familia.*[/code]
 
 
~al ver que el tiempo transcurría y su prometido no subía, sintió una tencion enorme en el ambiente llamó a una de las mucamas para que cuidara de la pequeña y bajó hasta el salón donde se encontraban los demás, llegó cuando aiko estaba dando la noticia, y acercándose en silencio, al escuchar la gravedad del asunto mordió su labio inferior y colocándose frente a Gabriel, tomó las manos del vampiro e hizo que la abrazara para evitar que este hablara antes de tiempo o cometiera alguna locura, conocía los impulsos del vampiro y no permitiría que pusiera más en riesgo a la familia y menos a aiko

~al escuchar todo lo que aiko mencionaba, busque al demonio con la mirada, al hallarlo asentí con la cabeza, suspire y volví la mirada a aiko, sabía que el asunto era peor de lo que imaginábamos, me limité a mantenerme en silencio durante toda la conversación escuchando precavidamente

~acariciando las manos de mi prometido, espere a que mi hermana terminara y finalmente con la mirada baja y un poco angustiada respondí

A favor...

~dirigí una mirada a aiko en señal de aprobación, no quería que nada le pasara y tampoco la dejaría sola, siempre la había apoyado en todo y está no será la excepción
 
 
Tal parecía que el pequeño toque que había dejado en el hombro de su madre en un fortuito intento por calmarla, había sido en vano, y, que conforme transcurría el tiempo, esta solo lograba angustiarse más, por otro lado, Layla se encontraba aún intentando mantener la cordura y la firma de su serenidad en su conducta, solo de movió por un instante, intentando cruzar sus piernas y así acomodarse mejor.

El gesto de su mamá se dirigió al inesperado invitado en el castillo y sin tomarse la mayor molestia, Layla solo le dirigió una mirada de reojo, al menos hasta donde su cabeza le permitía ver sin necesidad de girar su cuello, le bastaron solo unos segundos para volver a poner su atención en su madre y tras escuchar su primera oración cerró sus ojos y asintió para sí misma, a decir verdad, en alguno de sus escapes a la Biblioteca familiar, había leído un antiguo libro, donde se hablaba de los hechizos prohibidos y de la falta de respeto hacia la muerte y el curso del destino, se hablaba a lo lejos también, de los seres primigenios que habían creado la raza vampírica. Sin embargo, el gran libro era tan viejo y cubierto de humedad, que las últimas páginas eran completamente ilegibles justamente en el capítulo que vagamente hablaba de ellos, sin mencionar páginas faltantes, hasta ahora creía que quizá eran seres míticos o inexistentes, sin embargo, ahora se encontraba de frente con aquella leyenda de nuevo, tomó un gran suspiro y siguió atendiendo la reunión.

En cuanto la rubia terminó su explicación, Layla dio otro gran suspiro y bajó sus pies del respaldo para acomodarse y así ponerse de pie, inhaló y habló con calma.

[c=#E50000]—Si es por salvarlos a ustedes, no tengo absolutamente ningún problema con renunciar a mi linaje, después de todo, no es lo único que he entrenado a través de mi vida. PERO ¿Porqué rayos tenemos que hacer un nuevo pacto con él si ni siquiera lo conocemos? No sabemos siquiera sus verdaderas intenciones, y si por dar mi sincero punto de vista he de ser castigada, no temo siquiera a la muerte, NO pienso vivir con la cabeza agachada[/c]

Esta vez observó directamente al demonio, como si hubiese fuego resplandeciendo en sus ojos, sin embargo, no era una amenaza, era simplemente la seña de que sus palabras eran completamente honestas, después volvió a bajar el tono de su voz, que sin querer, había levantado levemente.

[c=#E50000]—Lo siento madre, pero esta imprudencia es solo mía, sin embargo, no puedo acceder al segundo punto hasta tener la palabra de ese ser, de que de verdad estarán a salvo... De que cumplirá con su acuerdo.[/c]

La azabache era de personalidad fiera, sin embargo su familia realmente significaba todo para ella y no se detendría ante nada para intentar asegurar su bienestar.

[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/03/08/23/36/Ll-A-Dlc-Bld-Xo7sA66bn-b.jpg][/center]
 
 
+Habia permanecido en silencio, escuchaba cada palabras que decía su madre, lógicamente le llamo la atención que haya tratado con un primigenio, lo había visto en algunos libros como leyendas, pero mas información había en un viaje que el realizo en Egipto por su ambición de poder, no encontró mucha información como el hubiese querido, pero si las leyendas de estos seres eran ciertos, era el lugar menos apropiado para averiguarlo, no iba a arriesgarse a luchar donde viven sus hijos y su madre apenas había sido revivida, mientras pensaba todo esto no dejaba de ver seriamente al pequeño demonio que estaba como un observador.

Mientras analizaba mas las opciones que el primigenio daba a la familia, sintió que lastimaron su orgullo, ¿abandonar su linaje? ¿Agachar la cabeza como esclavo? No estaba de acuerdo para nada que su familia e incluso sus hijos vivan con esa vida iba a matar al demonio abriendo su mano para materializar su “látigo de sombras” pero en ese momento llega su prometida Zhanna quien lo abraza logrando controlarlo y eso se vio demostrado cuando puso su mano en el hombro de ella y se quedo mirandola.

Paso el tiempo y su hermana tomo la palabra, se escuchaba como una fiera enloquecida que ponía su vida al limite, fue en ese momento que dicidio mejor hablar…

“¡Suficiente Layla!, sabes muy bien que los primigenios son seres mas poderosos que nosotros por ser de la sangre pura, una prueba de eso fue que estuvo aquí en el castillo sin ser detectado por ninguno de nosotros, sobre todo su sed de sangre no fue detectado…Pero en algo estoy de acuerdo contigo “Quiero escuchar del mismo primigenio que cumplirá su palabra, después de todo hacer esos votos sin estar presente no muestra su compromiso con nosotros”

…después de decir eso atrae con su brazo a Zhanna y coloca su cabeza de esta contra su pecho mientras alza la mirada en dirección del demonio que responde al nombre de Diaval, lo miraba con ojos de enfado, estaba completamente seguro que el primigenio escuchaba esta conversación a través de el+

[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/03/40/66/17/Alcd--Dlc-Bld-7ot6CDoE6-b.jpg][/center]
 
11-20 of 41
« Una visita inesperada » | Cᴀsᴛɪʟʟᴏ Bʟᴜɴᴅᴇʀ (Page 2) | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.