iOrbix
iOrbix will be Migrating to Similar Worlds
Similar Worlds
Email
Password
1-1 of 1
1
 
Un día Viernes como cualquier otro en la gran ciudad de New York, un hombre más del montón ha perdido su hogar, su mascota y su empleo víctima del chantaje de una persona engreída y ebria de poder. La víctima es un chico que aparenta tener unos 19 o unos 20 años de edad, de estatura baja siendo esta de 1.65, su vestimenta es elegante incluyendo una corbata y su cabello es de color rojo carmesí tal como una cereza, tal como la sangre. Tras perder su hogar este se vio obligado a vivir en la calle y a robar para poder llevar algo de pan a su boca, siempre pensando en su pequeño amigo su perro. Han pasado ya varias semanas tras el chantaje y por la calle circulan rumores extraños y siniestros entre los agentes de policia, que dicen que alguien toma animales para implantarles algún tipo de droga o experimentar con ellos...

Con el tiempo el pelirrojo empieza a preocuparse acerca de estos rumores por lo que decide investigar por su cuenta, siguiendo con sumo sigilo a ciertos grupos armados mayormente conocidos como los mafiosos. Le llevó tan sólo 3 días gracias a sus habilidades el encontrar su base, un viejo almacén "abandonado" en la zona central de la ciudad en el cual decide infiltrarse de noche siguiendo a varios de estos sujetos, viendo así un pasadizo subterráneo secreto. Él espera pacientemente unos 30 minutos de que los hombres entraran para luego hacerlo él, con sumo cuidado abrió la entrada de tal forma que ni la alarma sonó ni las trampas que habían se activaron, al avanzar vio que el camino era mucho más sencillo de lo que aparentaba aunque había una gran seguridad, cerca de unos 20 hombres patrullaban una zona muy pequeña y a medida que avanzaba el número aumentaba por 10, este evadió la seguridad metiéndose en el conducto de ventilación. No le tomó mucho esfuerzo hallar una salida que le llevó a una especie de laboratorio en donde vio a uno que otro animal enjaulado, entre ellos estaba... Spyke, su perro, le faltaba una pata y estaba muy enfermo... Los rumores eran ciertos... La sorpresa y el dolor fueron tal que el joven calló de rodillas y gritó muy fuerte dejando salir unas cuantas lágrimas sin importarle que fuera descubierto. Por supuesto, los científicos y los hombres armados corrieron a donde provenía el grito para averiguar y ahí vieron al muchacho, llorando y sobándose el pecho.

"¿¡Qué haces aquí!?" Preguntaron los hombres que portaban potentes armas de fuego mientras que los científicos sólo se quedaron viendo. El chico no dijo nada, de hecho guardó silenció para luego levantarse muy lentamente y darse media vuelta. Su rostro lleno de lágrimas tenía una gran mirada hostil y peligrosa, junto con una sed de sangre que haría helar la sangre hasta al más valiente. Los pobres bastardos dispararon pues ¿qué les iba a importar ellos la vida de esos animales si ahora había un testigo que podría arruinarles la vida?

Más el pelirrojo no se movió puesto a que las balas se fundían al acercarse a él y tras tanto calor acumulado muy cerca de él incluso se evaporaban, caminó lentamente hacia ellos para luego abalanzarse a gran velocidad sobre estos, cercenando extremidades y decapitando a todo el que viera a su paso, masacrando a todo lo que se moviera sin ninguna dificultad. El último superviviente le dio información falsa aunque no mintió acerca del experimento. Le dijo que estaban creando una droga para crear soldados con poderes insertados de forma artificial y que por eso experimentaban con los pobres animales, con tal de salvarse el pellejo el último hombre dijo que era culpa de cierta familia al norte de la ciudad. El joven de cabellos carmesíes le creyó y luego le mató... Tomó el arma que el desgraciado cargaba, una hermosa tachi para luego dirigirse a ese lugar tan rápido como pudo. Una vez estaba en la puerta principal este la cortó y rebanó múltiples veces a los guardias antes de que estos pudieran disparar siquiera... Aquella era la mansión de los Corleone y el pelirrojo estaba por asediarla sin saber que ellos no eran los culpables...

― Fueron estos bastardos... ¡Los haré pagar!

[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/03/37/61/41/Aron-the-Wolf-Ragon-Nix-IV-bPiSRxoe7-b.jpg]
 
1-1 of 1
1
|| ROL LIBRE || || Presentación || Un civil en busca de venganza: Asedio a la mansión Corleone. | Rol de mafias | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.