iOrbix
Email
Password
Replies are sorted by Newest First. Show Oldest First »
1-10 of 41
 
Diaval se mantenía absorto pero no era nadie para juzgar las acciones de su amo, solo podía interrogarse ¿Qué tenía planeado para esta mujer? En todo el tiempo que le conocía, él nunca se había comportado de esa manera. En todo ese momento había permanecido en silencio. Ni siquiera se había atrevido a responder las interrogantes de su señor por temor a despertar su enojo pero tal parecía que sus sospechas eran ciertas... Su amo tenía aprecio por la muchacha.

Al escuchar la voz de Aiko, el demonio respondió con un rostro sádico, emitiendo una sonrisa escabrosa que pudo haber despertado el temor de quien lo viera, mientras sus ojos brillaban como dos luciérnagas. Del interior de su manto sacó una botella pequeña de cristal, el cual contenía un liquido rojo. No dudo en dárselo con el fin de que la mujer saciara su sed.

[b][c=#60BF60][i]- ¿Sabes lo afortunada que eres? Yo pensaba torturarte antes del sacrificio pero mi amo me impidió divertirme. Supongo debo agradecerte esos recuerdos perdidos, estaban deliciosos. -[/i][/c][/b]

Emitió una carcajada en tono burlesco. Diaval se alimentaba del terror, sueños y recuerdos de sus victimas, y los recuerdos de Aiko eran lo suficientemente buenos como para saciar su apetito. Aunque quizá ella no entendería de lo que estaba hablando puesto que ya no debería recordar nada más que esos recuerdos que eran útiles para ella.

[b][c=#60BF60][i]- Puedes saciar tu sed con esto... es la sangre de mi amo, siéntete privilegiada pues esa sangre nadie la ha tomado antes. Eres la primera. -[/i][/c]
[/b]
Dándole la espalda por un momento, espero hasta que la muchacha se repusiera y se levantara. Ahora lucía más joven y su poder habría de aumentar conforme pasaran los días. Pero él tenía que cumplir la tarea encomendada por Draegan. Ahora era el turno de los hijos de Aiko. El solo hecho de pensar en la reacción que estos tendrían al enterarse que deberían renunciar a su pasado le causaba cierto agrado y entusiasmo.

[b][c=#60BF60][i]- Es hora de continuar Aiko. Técnicamente eres ahora hija de mi amo pero no confundas las cosas, yo solo le sirvo a él y a su hermana. El amo ordenó que te lleve con tus hijos a su palacio pero antes ellos deben hacer algo, creo que lo sabes ¿no? No debe existir nada del pasado corrupto que concebiste y por ende ellos deben renunciar a ese pasado escabroso. Tu deber será convencerlos, caso contrario... tendré que actuar y no será agradable. Vamos... el tiempo apremia. -[/i][/c]
[/b]
Extendió su mano para que la joven se sujetará de él. Fácilmente podía transportarse hasta el castillo Blunder. Ahí simplemente esperaría a ver las acciones de Aiko. No confiaba del todo en ella así que este deber seria decisivo para ganar o perder la confianza del demonio.

[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/03/75/16/82/Diaval--Gb5xWeYXp-b.jpg][/center]
 
 
[code]*La agonía que sintió cuando ya estaba muerta fue espantosa, sentía como si hubiera caído al vacío y no tuviera final, como si fuese una horrible y dolorosa pesadilla, escuchaba voces, las de sus hijos y hermanas, pero también las voces de aquellos que pactaron con ella, nada de lo que intentaba hacer la despertaba ¿A caso lo haría?... Estaba pensando millones de cosas y en ese momento sintió una fuerte punzada en su pecho, algo le recorría las entrañas...*

[c=#E50000]Así que lo cumplió.[/c]

*Pensó para si misma, cada latido le dolía pero era por qué su cuerpo también estaba cambiando un poco, de pronto una enorme paz le llenó el alma "si es que tiene una" Había jurado lelatad a Draegan y él al cumplir su palabra se ganó todo el respeto de la rubia.

Después de un tiempo el cuerpo de Aiko está por completo libre de sangre corrupta y lleno de una sangre nueva y limpia, ahora era una Sturm más y esto de cierta forma la llenaba de paz. Su cuerpo dolía, sus ojos molestaban un poco pero su garganta ardía demasiado, su corazón golpeó más fuerte está vez y despertó abriendo de golpe los ojos y llevándose las manos al cuello instintivamente, el color de sus ojos era aqua, si color natural antes de ser convertida en vampiro, miró alrededor y encontró a Diaval observándola tranquilo y paciente.

No podía hablar y carraspeo la garganta, algo apenada susurró al demonio*

[c=#E50000]Tengo sed.[/c]

*Era extraño se sentía joven, con más fuerza que nunca pero sus manos temblaban un poco aún estrujando suavemente su fino y delgado cuello.

Había comenzado la nueva vida de Aiko pero está vez no sabe realmente lo que le depara el destino una vez estando en el castillo de aquel primigenio*[/code]
 
 
[code]Que confusion de ideas y sensaciones tenia en el instante que vio como esa hoja plateada se clavaba en el pecho de la muchacha, en su interior creia que no lo haria, que trataría de hablar con diaval para evitar un dolor tan atroz pero no, ella simplemente encajo esa filosa daga en su corazon, tinturando su piel y ropas en un hermoso carmin que lentamente quedaba impregnada en la nieve. Diaval había cumplido su encomienda.

La joven hubiera caido al frio suelo con todo el peso de su cuerpo pero esto fue evitado, el observador escondido decidio evitar esa caida con un suave toque dejandola suavemente en el suelo mientras la sangre corria su curso. La daga aun seguía en su pecho, tiñiendo el mango plateado con su sangre.

[c=#808080]- No esperaba que el amor que tienes por ellos fuera tan grande como para sacrificarte de esta manera, lo unico que puedo asegurarte ahora es que ese dolor desaparecera de tu memoria. A partir de este momento seras libre de las cadenas del pasado, para convertirte en un nuevo ser que vivira llena de gloria y resplandor. -[/c]

Retiro la fatidica daga y se manifesto completamente a la vista ajena. Tomando a la joven en sus brazos la puso sobre el altar dejando que las piedras se tiñieran con la sangre corrupta que recorria su cuerpo. Hasta la ultima gota cayo a tierra dejando un cuerpo níveo, con los ultimos suspiros de vida que mantenia. El tiempo apremiaba para concretar el pacto.

Con esa fria daga en sus manos hizo un corte profundo en su muñeca, su sangre empezo a bañar el cuerpo de Aiko, ingresando por esa herida profunda, llegando hasta su corazon. La sangre de los primigenios era valiosa y muy especial. Con este sacrificio, la joven se convertiria en un vampiro primigenio, no con el mismo poder de su creador, pero con esta acción ella habia logrado remediar el pecado y obtuvo la salvacion para ella y para aquellos que pecaron contra las leyes ancestrales de su especie.

[c=#808080]- Diaval, ¿Crees que ella tomará esto de buena manera? - [/c]

Susurró en voz baja esperando el despertar de la joven, aquel níveo cuerpo empezaría a tomar color, los efectos de su nueva vida empezarian a manifestarse rapidamente. Un cuerpo nuevo, de mayor belleza y fortaleza, con una mirada cristalina perdiendo ese rojo corrupto por un tono más puro y cristalino. Todas las maldiciones de su sub especie desaparecerian volviendose casi un ser perfecto.

Con sus dedos peino esa rubia cabellera y con ayuda de su magia, esas ropas teñidas de rojo se transformaron en ropas más delicadas y finas, una nueva vida... una nueva apariencia.

[c=#808080]- Cuando despierte llevala a su castillo. Habla con sus hijos... sabes bien lo de debes hacer. Y despues llevala a palacio. En ese lugar iniciara su nueva vida y cumplira su destino. -[/c]

Fue la orden que dio al demonio que habia quedado inmovil. La herida de su muñeca habia cerrado rapidamente pero se sentia cansado, deseaba dormir un poco por lo que decidio regresar a su hogar, desvaneciendose como un soplo de viento dejando unicamente un rastro de hojas que fueron arrancadas de las frondosas copas de los arboles que los acompañaban.[/code]
 
 
[code]*La rubia se aproxima segura hacia el demonio o al menos así fue hasta que la niebla oscura comenzaba a apoderarse del blanco de la nieve del suelo, esto le provoca un fuerte escalofrío y al irse aproximando cada vez más comenzaba a llorar, pensó que no volvería a pasar por lo mismo de antes, ver su vida para frente a ella, esa vida llena de cosas hermosas tanto como tristes y dolorosas.

Los recuerdos sobre las muertes de sus padres iban desapareciendo y junto a esos recuerdos sus ojos se iban empañando, ella seguía su andar sin detenerse pero ya no tan segura de lo que hacía, luego el recuerdo de la desaparición de su hermana se borró también, esto hizo que sus lágrimas se comenzarán a desbordar mojando sus pálidas y frías mejillas provocando que la brisa ardiera un poco sobre sus pomulos, los recuerdos tristes y dolorosos iban desapareciendo uno tras otro y cuando recordó su boda sonrió sutilmente pero al instante sus lágrimas eran cada vez más y más su dolor era inmenso, continuaba caminando pero cada vez más lento, como si un fuerte peso se le pusiera encima, continuaba con sus recuerdos hasta llegar a la parte de su separación y se detuvo unos segundos, ese había sido el más doloroso de sus pensamientos pero como una suave brisa de verano desapareció. Esto le hizo reaccionar y mirar a Diaval emprendiendo el camino otra vez hasta llegar a aquel altar preparado para ella tomando la daga que segundos antes le había señalado el demonio oscuro, la empuño con fuerza, con tanta que pareciera que quería adherirla a su piel, ese último recuerdo borrado fue el que le quitó ese peso de encima, ahora solo recordaba a sus hijos, su ex esposo había desaparecido totalmente de sus recuerdos y naturalmente ella quería proteger a los suyos continuando con el trato que se había acordado.

[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/03/06/57/57/A-N-Bld-W-iDpmrAywr-b.jpg][/center]

Tomó la daga alzandola lo suficiente para que pudiera atravesar su dura piel, sus lágrimas y los llantos desgarradores que emitió en el último segundo de seguro serían del agrado de ese par, Aiko mira a Diaval con mucho dolor -ya que no se había percatado de la presencia de Draegan-, antes de cerrar sus ojos con todas sus fuerzas escurriendo por sus mejillas las últimas lágrimas que lloraría, entonces bajó a toda prisa su mano sin detenerse, ya no tenía miedo solo quería acabar con esto de una vez, la daga entro a su pecho clavándose directamente a su corazón, haciéndola caer de rodillas pocos instantes después de haber atravesado aquel órgano, luego terminó callendo sobre su costado izquierdo, la daga seguía en su pecho y la mano que la empuñaba la soltó por fin, sus ojos permanecieron abiertos mirando ella misma como su sangre se esparcía a su alrededor, no vio nada más que eso y en breves instantes su vista se empañó por completo y sonrió pensando que vale la pena ese sacrificio por sus amados hijos.

Y así quedó, en un charco de sangre con los ojos y el rostro llenos de lágrimas pero una sonrisa de completa calma. La rubia había muerto*[/code]
 
 
[code]
Desde que envió a Diaval a supervisar a Aiko, habia estado sentado en lo más profundo del bosque cercano al castillo Blunder. Había decidido permanecer oculto por el manto nocturno dejando todo en las manos de su fiel demonio, pero habia algo en su interior que lo hacía sentir incomodo. Por alguna extraña razón estaba nervioso, ¿Era correcto lo que iba a hacer? La figura de la mujer bañada por el carmin de su sangre en principio le pareció deleitante pero ahora ¿Por qué le parecía desagradable?

Una parvada de cuervos rompio su pensar, sus graznidos eran estridentes pero ese sonido anunciaba el momento tan esperado. Había sido su idea pero ahora pensaba que había sido demasiado cruel en su veredicto. ¿ Por qué no podía sacar de su cabeza la silueta de Aiko? Cubrio su cuerpo con una capa oscura y usando sus habilidades se convirtio en un soplo de aire.

Fue de esta manera en que se presento en el lugar indicado. Ahi yacía su sirviente que inmediatamente se percató de su presencia. Diaval solo queria torturar a la mujer pero su orden fue tan drastica que el demonio tuvo que acatar la voluntad de su amo.

[c=#808080]- No te atrevas a sacrificarla con dolor, que su deceso sea suave y confortable. Al menos trata que sea lo menos doloroso posible. -[/c]

En principio el siervo se mostro critico a su voluntad pero rapidamente se retracto al ver que su enojo empezaba a manifestarse. Diaval siguió su orden y él se quedó ahi parado en silencio, oculto por la noche, como la más suave brisa ventosa.

Al ver a la joven ese sentimiento de culpa reavivó en él pero era algo necesario. Las reglas se hicieron para cumplirse pero sentía curiosidad y nervios de ver el desenlace. ¿Realmente soportaría la prueba? ¿Sería capaz de cometer suicidio? De todas formas él estaba preparado para actuar en el último instante. [/code]
 
 
Ante de la llegada de la fémina de rubia cabellera, el demonio había estado esperando en silencio, aunque la vista engañase y pareciera que estaba solo, la realidad era otra. Cerca de él estaba aquel ser que lo gobernaba, en una presencia etérea e intangible para el resto de seres vivientes.

[i][b][c=#60BF60]- Amo.. ¿esta seguro que desea ello? La verdad sigo sin entender el por qué de su interés en esa muchacha. Considerando su decisión, esto parece más un premio que un castigo. -[/c][/b][/i]

Una sensación aterradora le heló la piel, sabia que sus palabras pudieron causar enojo en su amo y señor, pero era lo que pensaba. Con su rostro cubierto por la capucha oscura que vestía hizo un ademan como símbolo de disculpa por sus palabras.

[b][i][c=#60BF60]- Haré lo que me ordenes y me disculpo si mis palabras fueron rudas pero considero que es demasiado premio para una mestiza como esa mujer, pero esta es su decisión así que ¡empecemos! -[/c][/i][/b]

El demonio fingió que estaba solo al sentir la presencia de la joven. La oscuridad que le ocultaba se disipo lentamente mostrando sus finas ropas de ritual, ropas oscuras que fácilmente entonaban con la noche, con detalles en oro. en su mano llevaba una especie de daga de plata que resplandecía como la luz de la luna que esa noche era testigo del sacrificio.

[b][i][c=#60BF60]- Que puntual Aiko, te estaba esperando.. -[/c][/i][/b]

Con la siniestra indico que se acercara, sus ojos verdes resplandecían intensamente como llamaradas infernales. La niebla oscura que le rodeaba se fue difuminando por todo el lugar cubriendo el suelo frío de la colina, era como si esa oscuridad engullera lo que tocaba. Diaval era conocido por sus ilusiones y pesadillas, y esa seria la prueba principal de Aiko, con cada paso que ella daba se adentraba más a un mundo de ilusiones y pesadillas que borrarían sus recuerdos del pasado.

No sería extraño que Aiko que ahora estaba rodeada de esa oscuridad empezara a ver escenas felices y aterradoras... su infancia, su adolescencia, su primer amor, el nacimiento de sus hijos, las primeras visiones serian pacificas pero lo peor estaría al final cuando estuviera por tocar el altar de piedra preparado. La silueta de aquel que la convirtió se desintegraría ante ella, recordando su triste pasado, la imagen de sus hijos ya adultos disolverse como arenilla en el desierto, el silencio que la encajonaría y la oscuridad que se volvería más intensa y pesada.

Añoraba escuchar un rito desgarrador o ver correr las lagrimas en la rubia, ya que, con cada grito de desespero y cada lágrima que escapara de su mirar, su memoria se borraría, conservando únicamente los recuerdos que serian útiles para ella, su recuerdos de identidad. Ya no recordaría a su creador, y esos recuerdos horrendos serian borrados, o mejor dicho, devorados por Diaval para su satisfacción.

Diaval devoraría todos los sueños y esperanzas perdidas, todos los dolores y rencores, si debía renacer tenía que ser digna, y manifestar un alma limpia de pesares... esa había sido la orden de su amo.

[b][i][c=#60BF60]- Vamos Aiko... no retengas mas ese dolor y culpa, si has de ser un sacrificio para mi amo debes ser digna de ello. Olvida todo y deja que la oscuridad que te rodea purifique esa alma negra que ahora posees. -[/c][/i][/b]

Extendió sus manos indicando la daga de plata, con esa arma la joven debería demostrar su decisión. La daga debería perforar su corazón, acción que debería ser hecha por la propia mano de la joven. El demonio solo observaría y daría testimonio del cumplimiento del sacrificio. Pero él sabia bien cual sería el final de ese ritual.

[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/03/63/29/31/Diaval--2GczKirfg-b.jpg][/center]
 
 
[code]*Después de haber recibido el obsequio de Amy puede sentir los nervios bajar de a poco, cada segundo sentía más y más confor, su pálido rostro se volvió casi transparente al recordar lo que había dicho el familiar de aquel vampiro, sabía que de alguna forma nada de lo que pasara iba a ser agradable, pero valía la pena por salvaría a su familia completa y lo único que quiere es que ellos salgan ilesos.

Se puso de pie apoyándose de su hermana a la cual le agradece por su apoyo y calidas palabras, un instante después con respeto y tranquilidad se dirige a los demás y les pide que por favor se retiren a sus habitaciones remarcandoles que no deberán salir bajo ninguna circunstancia, ya que ella debe prepararse para esta noche, ya no tenía mucho tiempo, espero que se retirara cada uno de los que fueron testigos de aquel momento siendo ella la última en subir.

Ya en su habitación se dispone a darse una ducha de agua casi fría, trató de que en su cabeza no rondarán los peores escenarios y rogó que su familia estuviera bien, si ella debía morir por su pecado estaba bien pero el resto de su familia no tenía que pasar por ello. Hubo un momento en que hasta se sintió egoísta por no dejar que todos decidieran juntos pero conoce a sus hijos y hermana y estaba segura que se pondrían en riesgo y ella no permitirá tal suceso, esos y muchos pensamientos se instalaban en su cabeza hasta que terminó de arreglarse sin siquiera haberse dado cuenta.

[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/81/25/55/A-N-Bld-W-W1OxidsF9-b.jpg][/center]

En ese momento miró el reloj, ya casi era hora, estaba lista o eso pensaba, pasó por un ventanal y miró justo la colina a donde se dirigía y le intrigaba saber su destino.

Caminó por los pasillos del castillo quizá por última vez, tocaba las paredes y los muebles impecables con una enorme nostalgia, estaba despidiéndose de su casa por qué ella sabía que no volvería a ese lugar después de esa noche. Terminó pasando por las habitaciones de su familia aunque no habló con nadie, pasó por todas ellas suspirando profunda y pesadamente, por fin salió del castillo en dirección a la colina acordada con Diaval, avanzó sin detenerse y con la firme intención de cumplir cada palabra que el demonio le indique.

Por fin después de unos minutos llega con Diaval y suspira con pesadez como por onceava vez antes de emitir unas palabras cortantes y secas*

[c=#E50000]Estoy aquí, ¿podemos hacer esto de una vez?[/c]

*Fue todo lo que mencionó, sus labios se sellaron, el clima estaba algo frío pero más era su miedo que ni notaba como su cuerpo temblaba. Su blanco vestido ondeaba con el aire y sus rubios cabellos también lo hacían al mismo ritmo.

Ahora solo queda esperar la respuesta del demonio y saber a mi que se va a enfrentar de ahora en adelante.* [/code]
 
 
+El vampiro solo escuchaba las insolentes palabras del familiar, no le quitaba la mirada de encima, mucho menos su hostilidad que incluso aunque cambio a su form original, no hizo ninguna reaccion, estaba acostumbrado a ver a demonios caer ante el, asi hayan mostrado un espectaculo en sus transformaciones, pero a diferencia de los demas, este contaba con la protecion de primogenio, algo que no puede tomarse a la ligera. Sin duda se resigno y al escuchar a su hermana entro en razon, pero no podia soportar que todo esto sea para cumplir un capricho, tambien estaban sus dudas, era un actuar muy extraño viniendo del primogenio ¿Por qué pediria rechazar a su apellido? Era algo fuera de lo comun, un pedido que jamas imaginaria a un primogenio, pero suena mas logico de un demonio que lo haria solo para deleitarse.

[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/03/54/39/16/Alcd--Dlc-Bld-k4NoMuSqW-b.jpg]

Sin embargo, su madre habia tomado la decision de hacer todo lo que el familiar diga y no le quedo otra opcion que aceptarla, apretando sus puños mira enojado a su madre cada vez que hablaba, no queria saber mas del tema, le parecia una estupidez, asi que solo vio en direccion donde el demonio estaba antes que se esfumara, su mirada decia claramente “no olvidare esto”, luego se dio media sin decir nada a nadie ni mucho menos ver a nadie y se fue caminando furioso, se hizo mas notorio al abrir las puertas con ambas manos azotandolas con fuerza+
 
 
[code]Podía ver desde el punto donde se encontraba todas aquellas escenas que se agolpaban en un momento tan crucial para la familia de su hermana, suspiro con pesadez... Deseaba en su corazón que su esposo estuviera ahí y con ello ayudarle a proteger a esa familia que la había acogido. Pero ¿Que podía hacer ella sola? a pesar de ser el contenedor de un antiguo ella no podía interferir en algo que ya había decidido su hermana, sus manos se unieron en una pose de rezar, pero una vez que las separo una pulsera de obsidiana negra apareció, el cual tenía propiedades mágicas de confort, se acercó lentamente a su hermana en el suelo y suspirando, tomo la diestra contraria con ambas manos.

[center][c=#BF608F]— No puedo hacer mas por ti... aunque quiera se que lo primero es tu familia... y aunque ella este dentro de mi se que... Ese hombre no lo va a aceptar como moneda de cambio... Te amo Hermana.. este es un presente se que te va ayudar. —[/c][/center]

Le colocó la pulsera y luego la abrazó, desde el momento en el que ese sujeto había entrado no paraba de pensar en lo poderes que poseía y como estos no valían para nada en un momento como ese. Le pesaba mucho tenerlo y no poder usarlo. Quería llorar profundamente pero sabía que si ella se desmoronaba su hermana tal vez también lo haría.

[center][c=#BF608F]— Yo cuidare de todos... lo prometo.. —[/c][/center]


[center][image=https://media1.tenor.com/images/8941659e2e6ff8664cc6530bd526aa17/tenor.gif][/center][/code]
 
 
[code]*La mujer apretó más la mano con la que empuñaba aquella daga, la sostenía tan fuerte que le estaba quemando su fina piel, la risa del hombre le estaba sacando de sus casillas y eso no era bueno, suspiró con pesadez y aflojó un poco su fuerza. De nuevo se mantuvo en calma o eso aparentaba, escucho cada palabra del contrario y miro a sus hijos y demás presentes, solo hizo una muñeca de molestia, si sus hijos estarán a salvo que más da si muere por ellos.*

[c=#E50000]Está bien, estaré puntual en el altar y prometo que si despierto después de eso no habrá algo que no haga por el que será mi nuevo amo, mi nueva vida será casi dedicada a el sin ningún reproche ni remordimiento y descuida, creo que al ser la cabeza de esta familia y dar explícitamente la orden de no entrometerse nadie se atreverá a interrumpirnos, tienes mi palabra.[/c]

*Voltea a ver a su familia con cierta seriedad y de nuevo dirige su mirada al enorme demonio que mencionaba sus últimas palabras antes de desvanecerse delante de todos, fue entonces que Aiko no pudo más y soltó la daga haciendo un fuerte ruido en el suelo y seguido de ello se dejó caer de rodillas, acababa de hacer un trato bastante riesgoso pero si no lo hacía ahora todos morirían y al menos quería intentar hacer algo bueno por su familia, sus pálidas manos se posan en el suelo y su mirada está puesta en la daga, esa que pronto atravesará su corazón*[/code]
 
1-10 of 41
« Una visita inesperada » | Cᴀsᴛɪʟʟᴏ Bʟᴜɴᴅᴇʀ (newest) | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.