iOrbix
Email
Password
1-1 of 1
1
 
Cada vez las ausencias de Indra en Iscandar eran más y de mayor duración. No estaba seguro de si Máximo se había percatado de los cambios que había sufrido, tanto en su energía -misma que ahora era más oscura aun que antes-, como en su forma de ser. No dejaba de prestarle atenciones cuando estaba de paso en el reino, de hecho no había dejado de amarlo, pero su humor había pasado de ser alegre, coqueto, vanidoso, histriónico -y el número de defectos "simpáticos" podría seguir-, a ser un hombre súmamente serio, al punto de no reír ni una sola vez desde que se había transformado en wurm. Y la verdad es que su transformación no tenía nada que ver, el motivo del cambio del mago se debía netamente al pacto realizado con la emperatriz de un curioso imperio. A ella le había vendido su tristeza, su vida y su servicio, a cambio de mitigar el dolor que sentía por la pérdida de su hija y, además, brindarle el poder y la alianza que sabía que su esposo jamás le otorgaría... Al menos no para los fines que Indra deseaba.

Aquella madrugada el albino llegó con sus ropas algo sucias, manchadas de sangre y polvo. No se duchó ni se cambió el traje, pues su permanencia sería breve, tenía otra misión que cumplir y la sangre y el polvo volverían a marcar sus ropajes de todos modos. En otro tiempo, lo primero que hubiera hecho sería darse un largo y purificante baño, se habría vestido de manera impecable y lo más probable es que hubiera lanzado su ropa sucia al fuego. Ahora sin embargo, se quedó sentado en una silla del cuarto que compartía con su esposo, en total silencio y sin expresión. En su rostro no estaba el vendaje que cubría la ausencia de sus ojos, de hecho, tenía un par de orbes en sus cuencas, uno café y otro azul. Claramente no eran de él, se los había robado a otras personas.

Su hermoso y frío rostro se quedó fijo en la ventana que estaba frente a la silla. El motivo de su visita a Iscandar era simple y claro: Planeaba reclutar a Máximo para que se uniera al Imperio de Ordilon. No esperaba que aceptara de buenas a primeras, pero si le expresaba lo grandioso que podía ser una alianza entre ambos imperios, tal vez aceptaría. Eso pensaba el wurm, ciego de ver la realidad en la que se encontraba, como aliado y mano derecha del ser que había matado a su hija, sin si quiera saberlo, como una marioneta.

[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/03/60/24/43/Indra-de-Ordilon-Rey-de-Iscandar-DnZKWKGUq-b.jpg]
 
1-1 of 1
1
Lealtad o Traición {Privado con Máximo} | Echoes of the Universe | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.