iOrbix
Email
Password
1-3 of 3
1
 
[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=vIgX450Rd68]

[center][big][quote][i]“La muerte es dulce; pero su antesala, cruel.”
-(Camilo José Cela)[/i][/quote][/big][/center]


[b]Sé que por años viviste evadiendo el destino, tratando de engañar al tiempo y escapar a lo que para ti, se escribió en los confines del universo. Eso que las criaturas llaman muerte, fue lo que comenzaste a temer.

Mi voz te acompaño desde el primer segundo de tu vida física, esa mortalidad que gracias a tus dones heredados por tu especie parecía inmortalidad, pero tal cosa, descubriste que no existía. La primera prueba que me permití enviarte, fue la noticia sobre tu mellizo, ahí comprendiste que no había criatura bajo mi manto, capaz de evadir lo que escribía en el libro de la vida.

Supongo que te he de parecer cruel, es probable que en ocasiones lo sea, me defino más como un vigilante de la vida, el títere de los sueños, el ilusionista del universo, sé que durante tu viaje terrenal, te preguntaste quién era, ahora conoces un poco más de mí.

Despierta Astrid,está vez no te susurro en el mundo onírico, estoy recostado junto a ti sobre tu cama.[/b]

- Finalmente, la segunda parte de la trascendencia había llegado. Meses atrás se presentó ante ella, mientras dormía y jugaba a las escondidas con su padre, concentrada en una ilusión onírica que había creado.

Él, apareció como un capricho del universo, frente a la cama de Astrid, por alguna razón verla dormir, despertaba un extraño deseo más allá del que su deber le pedía, sin embargo, jamás mancharía su trabajo por un absurdo deseo de su recipiente mortal.

Una enredadera de sombras envolvió el fino cuerpo de la albina, comenzando a perforar por completo su cuerpo al llenarse de filosas espinas que drenaron hasta el final cada gota de su poder.

Dejándola vivir, como una simple humana, tan solo había cumplido una misión, destruir aquella energía caótica que estaba por alterar el propio universo.

Había un principio de balance en la existencia a ella le fue arrebatado ese poder que era ajeno a su cuerpo, un error entre las infinitas vidas que se gestaban entre mundos. Uno que habría podido costar la realidad misma. Un principio de retribución había para Astrid, vendría con su muerte, aunque era preciso que ella no lo conociera, así podría recibir lo que se le había preparado y trascender.

Movió el cuerpo de fémina que parecía no escuchar, lucia agitada en su respiración, pero sus ojos no se abrían. Se levantó de la cama el Ejecutor y se paró junto a ella haciendo que levitara apenas dos metros sobre el suelo y luego la dejó caer de manera abrupta-

[b]Te dije que estoy aquí, cuando mi voz se escucha, el universo despierta y tú abres los ojos.[/b]

- Esperaba que el cuerpo ahora humano de la albina estuviera dañado por su acción, era tan solo la primera reprimenda del encuentro. No la dejaría morir hasta que ella aprendiera ciertas lecciones, por lo que sería capaz de sentir el dolor físico, pero no de fenecer.-


[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/03/30/68/56/the-Executor-anLZETYCs-b.jpg]
 
 
|• Privado con Astrid.
 
 
Astrid sabía,que su vida estaba amenazada por el mismo destino. Existían múltiples personas que deseaban verla muerta o sin su poder; buscaban denostar su esencia, acabar con la posibilidad de que se convirtiera en el ideal de poder. La mayoría de los que deseaban acabar con su existencia, eran criaturas orgullosas, que se sentían ofendidas ante ella y que en consecuencia reaccionaban hostiles a su presencia. El poder inconmensurable que ella albergaba en su interior, despertó envidia y alertó de peligro a otros, bajo cualquier emoción, había una sola persona capaz de terminar con la amenaza que ella representa.

Llegó el momento en el que el Ejecutor dejó atrás el anonimato, se presentó ante ella y en un parpadeo, sin violencia física; la tomó de la cintura y la inmovilizó, sus labios se unieron a los de ella y en ese beso forzado arrebató todos sus dones, dejándola como una simple humana. Okan el espíritu guía de Astrid, no pertenecía a la magia nata de ella, por lo que siguió siendo su espíritu guardián en su forma humana, estando con ella bajo un estricto horario.

Los meses transcurrieron, Astrid no había avisado a sus padres sobre el destino que ahora enfrentaba, todo lo contrario se dedicó a vivir como humana, hizo nuevos amigos e incluso aliados que juraron protegerla. La noche cayó, y gracias a la poca adaptación que tenía a la vida humana ese día durmió profundamente.

Él había llegado una vez más, para desafiar por última vez la existencia de Astrid. Mientras ella caminaba en el mundo onírico sostenido por la magia de Okan, ese mundo comenzó a oscurecer. Si bien el espíritu del cuervo, no podía materializarse en ese momento, alertó a Astrid, pero ella estaba tan profundamente dormida que no atendió las advertencias. Fue entonces que escuchó la voz profunda de él, esa orden que daba y la caída repentina que sufrió, rompió la cama de madera sobre la que dormía.

[i][c=#802D80]—¡AHHHHH! — [/c][/i]Un alarido de dolor exclamó al sentir su cuerpo chocar contra el suelo, el dolor era intenso, buscó salir de la cama arrastrándose, mientras el dolor cedía un poco.

[c=#BF60BF]— Por favor, ya no tengo nada más para ti, te has llevado mi poder, mi fuerza, me has dejado sin familia ¿Qué más quieres ahora de mí? —[/c] dijo entre sollozos, mientras lo miraba a los ojos, esperando una respuesta, buscando encontrar clemencia en él.
 
1-3 of 3
1
El principio: una nueva vida comienza a ver la luz en la muerte | Echoes of the Universe | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.