iOrbix
iOrbix will be Migrating to Similar Worlds
Similar Worlds
Email
Password
Replies are sorted by Newest First. Show Oldest First »
1-7 of 7
1
 
Era claro que al magus llamado Waver Velvet tampoco le simpatizaba ni un poco la idea de encontrarse a la Iglesia o Kirei, si es que aún vivía luego de la última Guerra por el Grial, sabiendo bien de sus artimañas. Sin embargo lo preocupante de todo era sin duda el hecho de que Kirei no era el único miembro de la iglesia con esa mentalidad destructiva, y si bien siendo uno de los más peligrosos, hacía las cosas más tensas, pues no era tampoco el arma más peligrosa que la Iglesia guardaba, recordó a Elesia y claramente el Apóstol de los 27 que trabajaba para ellos, Merem Solomon, entre otros.

La rivalidad entre Rin y Luvia no le preocupaba para nada, ya que era un grano minúsculo entre la rivalidad que poseía la Iglesia y la Asociación de Magia, sin embargo, tampoco parecía molestarse o desaprobar de la de ellas, considerando que de este modo se estaban convirtiendo en prodigios de la Torre del Reloj, razón claro por la cual estaban bajo su tutoría. Junto con Svin y Gray, Rin y Luvia eran sus mejores discípulos, y odiaba sacar a Flatt Scardos de esa lista, pues sus circuitos mágicos eran absurdamente buenos pero su personalidad era tan extraña e ingenua que era difícil trabajar con él.

[b][i]— Supongo que pueden arreglar eso en el camino, pero no se atrevan a llevarlo demasiado al límite, me agrada ver cómo se llevan, me gusta ver que pueden mantener ese problema mutuo a un punto profesional, pero cuando se pase de él, es cuando yo interferiré, pues una vez que rebase ese límite querrá decir que... nuestro equipo ha alcanzado el punto de disfunción y en nuestro caso eso significa muerte o peor. [/i][/b]

De ese modo el varón se puso de pie, habiendo explicado para lo que les había llamado y entonces con aquellos presentes, simplemente comenzó mientras sus ojos observaban los de aquellos presentes en el lugar.

[b][i]— Es tiempo de comenzar a prepararnos, hemos recibido información de Cornellius Alba, aparentemente han habido apariciones de especies fantasmales alrededor del Puente de Londres pero ninguno de los ejecutores o Selladores de la Asociación han logrado atrapar a las mismas, supongo que eso... Nos deja una misión a nosotros. [/i][/b]

Con aquellas palabras esperaba que las chicas comenzaran a hacer preguntas con respecto a lo dicho, por ende esperó a que se sosegaran un poco para así continuar, arqueando su ceja y alzando su mentón, mientras el serio y sereno mentor les observaba.
 
 
El nombre de Kirei Kotomine inevitablemente removió viejas reminiscencias que aún le inducían un dejo de incomodidad. Se colocó una mano en el mentón e inclinó la vista en una honda cavilación. Las breves milésimas que ocupó en meditar las palabras del Mentor, le hicieron demorar su respuesta. Cuando recién entreabría los labios para emitir su opinión, fue interrumpida por aquella dama que se había adelantado en contestar.

Con cada enunciado de su contrincante, la sombra del enojo cubría sus relucientes ojos cerceta y el trémulo rechinar de sus dientes era perceptible en la habitación. Desde luego que detestaba aquel engreído semblante y tono de voz por demás petulante. Era inexpresable la cantidad de rabia que se contenía en sus vísceras y que apenas se exteriorizaba mediante una postura tensa y sus puños fuertemente comprimidos.

Si bien, sus primigenios instintos la impulsaban a replicar con el furor propio de su carácter. En un extraordinario esfuerzo consiguió aquietar sus caliginosas emociones y de esta forma, a través de un semblante y modulación calmos, se dispuso a manifestar:

[c=#E50000][i]—Desde hace décadas las condiciones que mantienen el equilibrio de las guerras están sufriendo delicadas inestabilidades que no podemos ignorar. La corrupción del Grial y la mente retorcida de algunos son peligrosamente alarmantes.

Profesor, mis habilidades y conocimientos están al servicio de la causa. Me dirigiré al Cairo y cumpliré con sus instrucciones. Además, contribuiré a favor de la misión con mis propias investigaciones.[/i][/c]

[i][c=#E50000]Que decepción…[/c][/i]—añadió esta vez en dirección a Luviagelita. Ahora figuraba en su perfil un gesto altanero y una sonrisa confiada—[c=#E50000][i]que en medio de una importante encomienda, la atención de un Magus se desvíe en torno a su banal poder adquisitivo. [/i][/c]

Siendo una diestra usuaria en las artes de la mineralogía, la sustentabilidad de sus talentos resultaba demasiado cuantiosa al utilizar piezas únicas de piedras preciosas como artículos desechables. Ello aunado a la decadencia en la que entró el patrimonio de su familia por el mal manejo de su tutor, de una forma u otra la había arrastrado a cierto desequilibrio económico. A pesar de ello, poseía una herencia que le permitía solventar los exorbitantes gastos y por supuesto, costear las diversas labores que su oficio demandaba.

Aun así, la joven Tohsaka decidió tomar las palabras de su rival para volcarlas en su contra.

[c=#E50000][i]—Cuidado con lo que dices, « Luvia-san », o las risas de todo el gremio te acosarán de por vida si una simple mucama resulta ser más competente en la magia que la propia dirigente de la gran familia Edelfelt. [/i][/c]

Concluyó y todo su enojo se transformó en un dulce placer que la colmó de orgullo. Asimismo se cruzaría de brazos y cerraría los ojos en espera de las próximas indicaciones de su superior.

[center][image=https://i.imgur.com/Go0qJwq.jpg][/center]
 
 
[c=#608FBF]En el ambiente se puede sentir el cambio a uno tenso; a uno de rivalidad, el cual se podría romper con suma facilidad si se da un paso en falso.

Ese prescioso mirar cual oro fundido se clavó en la silueta de su más digna rival, debía mantenerse con esa postura elegante, delicada y por sobretodo perfecta, por lo que tan solo asintió hacia el saludo de Tohsaka para después levantar su mentón con esos aires de grandeza tan imponentes que sólo ella era capaz de transmitir. En sus pensamientos lo tenía claro: quedaría por sobre la cabeza de los Tohsaka no cabe duda de ello.

Su atención se volcó de lleno en su mentor aquella que se convertiría probablemente en su compañera había quedado en su totalidad en un segundo plano. Una sonrisa delinearon sus finos labios quizá era una reacción que el varón podía esperar de ella, puesto que lejos de intimidarla le provocaba ir más allá, al fonde de lo que la singularidad guardaba y claro, remarcar que su camino es el de la gloria, que su nombre se encuentra ahí marcado en la historia que todo buen Magus debería de recordar por años... No. Por décadas. [/c]

[c=#2D5680]— Excellent! ¿Acaso debemos movernos en dirección al Cairo? —[/c][c=#608FBF] Se atrevió a plocamar antes de que su rival dijese palabra alguna.[/c][c=#2D5680] — Ara ~ Miss Tohsaka, de ser así tendrías forma de ir allá.[/c]

[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/82/17/58/Luviagelita-Edelfelt-UvNaXsVLm-b.jpg][/center]

[c=#608FBF] Su mirada se dirigió en dirección a ella con marcado desinterés, ni siquiera hacía ni el más minímo esfuerzo para ocultarlo.[/c]

[c=#2D5680]— Seguro fue un viaje largo y costoso... —[/c][c=#608FBF] Enfatizó la última palabra y después permitió que algunos segundos de silencio fueran los que reinaran.[/c][c=#2D5680] — ... El que realizaste para estar aquí. Pero descuida, yo puedo ayudarte sin problema porque puedo ofrecerte seas mi mucama, la paga que te ofreceré será generosa e incluso podrás pagar tu viaje de ida y vuelta en un avión para ti sola. ¡Ooohohoho![/c]

[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/82/17/52/Luviagelita-Edelfelt-UYjZigJNz-b.jpg][/center]

[c=#608FBF]Lo dicho iba en serio pero ¿con qué tintes iba dirigido? Con la intención de ayudarla o simplemente lo había tomado como una oportunidad de humillarla, nadie lo sabría más que ella, quien, después de reír aguardo la respuesta de alguno de los ahí presentes.[/c]
 
 
— [b]Tohsaka y Luvia, bienvenidas de vuelta, espero que sus asignaciones hayan sido terminadas a tiempo, ya que se acercan tiempos difíciles. [/b]

Dijo el varón de negros cabellos mientras la chica encapuchada llamada Gray solo se quedaba en una esquina de la habitación, misteriosa, curiosa y silenciosa. Esta era una de las discípulas más antiguas de Waver, junto con Flatt y Svin, quienes ya habían partido a hacer sus deberes en una reunión previa, por lo que ahora se dirigió hacia Rin y la dama de los Edelfelt, mientras la cabeza de los Ell Melloi aquella niña que estaba en el sillón aparentemente ocupada con un libro, no parecía poner mucha atención a lo que se decía.

Muy probablemente no le sorprendería si estas que fueron convocadas estarían disgustadas de verse la una con la otra, considerando la extraña rivalidad que llevaba pero en vez de regañarlas por ello como su tutor, dejaba que esto se desenvolviera, ya que si bien no era táctico y óptimo para lo que se trataba trabajo en equipo, aquella rivalidad sin duda era "fuego extra" para ayudarle a ambas a crecer como magus dentro y fuera de la institución. Y no era demasiado anormal para aquel hombre aquel tipo de situaciones, ya que sus alumnos podían ser considerados como "personas problemáticas con excelente potencial."

—[b] Espero y dejen sus diferencias de lado, ya que en este momento, Svin, Gray y Flatt tienen su misión clara, y ahora que han llegado deberán de trabajar juntas. Y entiendo que eso no es usualmente lo ideal pero; esta vez estaré con ustedes y espero disciplina mientras estén en mi presencia.

En otras palabras, hay un caso el cuál debemos atender con respecto a la Asociación de Magia, y viene directamente del "viejo" de la Torre del Reloj, por ende como han de saber resolver este no sólo nos traería prestigio y orgullo para con la Asociación si no que subiría aún más nuestro status. [/b]

Explicó el varón mientras sostenía aquel cigarro entre sus dedos, sus cabellos negros caían sobre sus hombros mientras sus ojos se cerraban suspirando un poco y exhalando algo de humo después de una calada, ellas pudieron ver como el entrecejo de aquel varón se frunció, y por ende observó con esa mirada fría a cada una de las féminas.

—[b] Eso es lo que normalmente diría a alumnos comunes, pero deseo que me escuchen bien, aparentemente existen Singularidades desde la 4ta guerra que causaron una distorción que fue alimentada inclusive con la Quinta Guerra por el Santo Grial, en la que tú y Emiya Shirou participaron. Los sucesos pusieron en alerta a la familia Yggdamillenia, y aparentemente existen rumores que el "pacto" ancestral que teníamos con la Iglesia está en riesgo después de los descubrimientos acerca de uno de sus ejecutores.... Kotomine Kirei.

En otras palabras, tenemos en nuestras manos una misión sobre la cual solo tenemos rumores, y sobre la cual inclusive los Alquimistas de Atlas no poseen demasiada información. Lo último que me enviaron fue una nota dándome los puntos exactos de dónde se dieron las últimas apariciones, y aparentemente fue en algún punto del Cairo, Egipto. Por lo que espero se preparen con todo lo que tienen. [/b]

[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/81/98/70/Lord-El-Melloi-Ii-aG4vRa7pF-b.jpg][/center]
 
 
La magia. Aquello que es incomprensible para el ser humano promedio. Los principios de la vida y muerte. Los enigmas de las dimensiones que conforman este y todos los infinitos multiversos. El manejo de la materia y el aprovechamiento de fuerzas espirituales, son tópicos habituales para los Hechiceros.

A través del tiempo, fue recabado un amplio bagaje de conocimientos místicos heredados de generación en generación. Artes arcaicas que al cabo, obedecen a las pasiones humanas: deseo, ira y miedo, en un frágil mundo que pende de la codicia de la mayoría y el sueño de utopía de unos pocos.

El insaciable deseo del hombre por acaparar saberes tan complejos que sobrepasan su propia y fútil naturaleza, le orilló a la creación del Heaven’s Feel. Una práctica peligrosa, que compromete la vida de millones y la existencia del mundo como se conoce.

Sin embargo, cuestionar la dudosa moralidad en el proceder de sus ancestros no es un asunto que le atañe a una de sus representantes, que orgullosa de su linaje, no repara en filosofar sino en competir.

Rin, cabeza de la importante familia Tohsaka y una talentosa hechicera con un destino severo. Aquella que encaró en la niñez la desintegración de su familia y fue adiestrada por un traidor disfrazado. El suyo era un triste pasado que enmascaró bajo el brillo de una sonrisa gentil y una conducta modelo. Creció con las leyes de la doctrina mágica y sus ideales yacían encaminados a honrar el prestigio de su sangre.

Como sobreviviente de la quita guerra. Ya había percibido en carne propia la adrenalina y el pánico del combate. Sintió el aliento de la muerte jadeando sobre su nuca y fue testigo del derramamiento de sangre que todo encuentro bélico deja siempre como consecuencia.

A pesar de ello, en sus ojos coloreados en tonos glaucos, prevalecía el pueril rasgo de una juguetona candidez y aunado a sus propósitos personales, ahora tenía como objetivo el cumplimiento de la promesa hecha a quien fuera su compañero de armas durante el mencionado conflicto.

La carta que llegó a sus manos desde territorios ingleses encendía en su pecho su innato y por demás excesivo sentido de competitividad. Dicha era la virtud que le había granjeado un alto renombre y al mismo tiempo, el gran defecto que en más de una ocasión le condujo ciegamente hacia decisiones erróneas.

En acato a la convocatoria de su Mentor, tal y como miles de fieles devotos peregrinan a las tierras santas de su religión, la chica recorrió un largo y tedioso viaje desde el remoto país asiático para arribar a la Torre del Reloj, asociación reconocida como el máximo punto de encuentro de la hechicería.

El conjunto arquitectónico del sitio era tan suntuoso como sus interiores. Las puertas de la habitación destinada a la reunión, se abrieron ante ella. El cansancio de la extensa travesía no mermó su ánimo y ello se veía reflejado en su semblante vivaz y lozano.

Sin duda el tiempo hizo su debido efecto: portaba una vestimenta sencilla, matizada en sus tonalidades predilectas, cuya elegancia residía precisamente en la simpleza de sus detalles. Sus ondulados cabellos castaños, ahora se encontraban estilizados con sobriedad.

Dirigió sus andar hacia sus anfitriones, una vez que se hallaba a una distancia apropiada, brindó un cordial saludo a cada uno.

La gravedad que suponía el acontecimiento y el encuentro con un miembro del importante gremio le indujeron a moderar el tono de su carácter escandaloso y apartar por un instante los desplantes infantiles que a su edad, quizás ya estaban fuera de tono.

[center][c=#E50000][i]—Lord…[/i][/c][/center]

Tras mostrar sus respetos al tutor que guió sus pasos por el sendero del conocimiento, prendió la vista sobre la heredera de la familia Edelfelt.

Como era previsible, imperaba en la atmosfera aquel silencioso sentimiento de tensión existente entre contrarias que se disputan la supremacía, por lo que, con un simple ademan, le ofreció un lacónico saludo con el fin de cumplir con las estrictas reglas que exige la cortesía. Siendo francos, lejos de evocarle un sentimiento de molestia, toparse con su rival fue un grato aliciente que secretamente acrecentó su determinación por desempeñar un digno papel.

Esta era la oportunidad para forjar un trascendental legado a favor del progreso de su oficio. Quizás la esperanza de inmortalizarse en las páginas de la historia mágica y grabar su nombre junto al de sus predecesores.

[center][image=https://img00.deviantart.net/6b2c/i/2015/179/0/2/rin_tohsaka___2015_by_fritzvon-d8z2k0s.jpg][/center]
 
 
Una de esas tantas que habían sido enviadas tanto a conocidos como desconocidos - para ella - había llegado a sus manos. ¡Por supuesto! Aquella fémina es perfecta para ser convocada es inteligente, astuta, competitiva, hermosa, elegante, la mejor entre las mejores opciones que el Lord pudo haber seleccionado.

[sep]

Lugar: [code] Residencia Edelfelt.[/code]
Hora: [code] Algún punto de la tarde noche. [/code]


[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/82/17/90/Luviagelita-Edelfelt-EARSkKnka-b.jpg][/center]



Algo interesante había acontecido ese día puesto que llegó una carta a sus manos, una carta que no podía darse el lujo de ignorar apenas se dispuso a leer lo que había sido redactado en ella, claro, todo lo ahí relatado era de suma importancia desde el inicio del escrito hasta su final pero si había algo que se debía resaltar eran las [i]singularidades[/i] ahí descritas. ¿La aparición de un viejo compañero del Magus? ¿La presencia del Grial en quién sabe donde? ¿Habría comenzado una batalla, en dónde? ¿Ha sido convocada para ser cuestionada o para ser parte de lo que se avecina? Pero lo más importante de lo ya antes mencionado ¿por fin notaron que es la mejor y que se encuentra sobre la sin gracia de Tohsaka? Esas fueron las principales preguntas que revolotearon en la cabeza de Luvia. Estando en la cama jamás encontrará la respuesta.


Pasó el tiempo y ella se alistó para el encuentro, ahora la pregunta es: ¿habrá convocados a otros a la hora pactada en la carta?

Siguiendo el protocolo de la aristocracia no le haría esperar ni un segundo más ni uno menos y exacta a la hora llegó al lugar, clara señal de ello fueron sus pasos que resonaron con fuerza en el pasillo anunciando la llegada de Edelfelt, de pronto, fue la puerta la madera la puerta la que sonó en un suave golpeteo poco antes de abrirla. Y para su sorpresa no serían ella y su maestro quienes hablarían.

[c=#003366]— Greetings. —[/c] Por unos segundos miró al par que acompañan a su mentor pero no dijo más nada. Ahora fue ella quién alzando su barbilla quedó a la expectativa de alguna respuesta.
 
 
[center][i]Fill. Fill. Fill. Fill. Fill. Let each be turned over five times, simply breaking asunder the fulfilled time.
Let silver and steel be the essence. Let stone and the archduke of contracts be the foundation. Let my great master ■■■■■■■■ be the ancestor. Raise a wall, against the wind that shall fall. Close the four cardinal gates. Come out from the crown. Rotate the three-branched road reaching the Kingdom.
– I shall declare here. Your body shall serve under me. My fate shall be with your sword. Submit to the beckoning of the Holy Grail. If you will submit to this will and this reason…… then answer!
– An oath shall be sworn here! I shall attain all virtues of all of Heaven. I shall have dominion over all evils of all of Hell! – From the Seventh Heaven, attended to by three great words of power, come forth from the ring of restraint, Protector of the Balance![/i]

[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/80/78/40/Waver-Velvet-eFiuCftW6-b.jpg]

De ese modo llegó a mi puerta mi mejor amigo, habiendo sido convocado como una herramienta lista para servir, o al menos eso fue lo que yo creía. No pasó mucho tiempo para descubrir que él sería quien me enseñaría diversas lecciones y que gracias a él en ese momento yo pude vivir para contar esa historia, Alexander el Grande, Alejandro Magno, Iskandar el Conquistador. Tantos nombres para un hombre de grandeza, pero como siempre escéptico pensaba que aquello era simplemente una sobreevaluación exagerada por las leyendas, y sin embargo, sólo me percaté que Rider cómo le llamaba sería sin duda su más grande maestro en la vida.

Pero así a cómo vino, del mismo modo se fue, a manos del cruel Rey de Héroes, el egoísta dorado llamado Gilgamesh quien fue uno de los finalistas de esta cruenta batalla, en la que Rider se fue con una sonrisa. Observé mi mano mientras un cigarro se quemaba entre mis labios, era tarde en Londres, la obscuridad de la noche y la niebla hacían del escenario bastante misterioso, hace 5 meses. Fue allí donde mis ojos observaron algo que mi cerebro se negaba a creer, la carroza de Rider se pudo ver en el cielo, surcando entre los cielos, halada por su caballo Bucephalus, mientras su risa estruendosa se escuchaba. ¿Pero dónde había ido?

Eso fue sólo el comienzo, el avistamiento de mi viejo amigo sólo me llevó a una simple conclusión, sin un grial para convocar a una nueva guerra Santa al menos en Fuyuki, querría decir que en alguna otra parte del mundo una guerra parecida se estaba librando o que, singularidades estaban comenzando a aparecer. Fue así que escarbando más entre mis contactos llegué a la conclusión de que aún si en esta actualidad era el hombre más indicado para investigar sobre estos misterios, sabía perfectamente que era hora de enviar algunas cartas a las personas que eran igual de indicadas para formar un equipo al cual podría llegar a llamar para que me asistiera, (Si bien no soy mucho un jugador de equipo pero este caso lo requería.)

Por lo que habiendo enviado cartas a las respectivas personas, aliados de la Asociación de Magia, viejos conocidos, e inclusive algunos contactos de la misteriosa asociación conocida como Chaldeas que parecían ser expertos con respecto a sucesos de este tipo, Lord El Melloi II se encontraba en su oficina fumando un habano, y esperando claro, ya fuese contestación de estos o el arribo de sus aliados o inclusive alumnos, pues sin duda envió estos comunicados con ámbito de clara emergencia. Por ende con aquella calma y seriedad que le hacía reconocido, el templado y sereno hombre se mantuvo expectante, en compañía de su guardiana Gray, y la verdadera heredera de la casa El Melloi quienes serían testigos de aquello.

[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/80/54/46/Waver-Velvet-YMzdzlRky-b.jpg][/center]
 
1-7 of 7
1
Chapter 0.2: Singularities. | Einzbern Family (newest) | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.