iOrbix
iOrbix will be Migrating to Similar Worlds
Similar Worlds
Email
Password
This topic is closed.
1-10 of 10
1
 
[center][quote]“¿Por qué debo cumplir los caprichos de alguien que no nos conoce? ¿Por qué tengo que agachar la cabeza por lo que somos? Hace eones de años éramos un montón de criaturas cósmicas que solo buscaban el conocimiento, el poder; conquistar y el temor de todos. Pero yo… Yo solo busco la paz y tranquilidad de todos los que viven en Eirween. Le di un hogar a personas que se habían quedado sin uno cuando hubo caos y destrucción en otros continentes aledaños. Le di paz a esas personas sonrientes que ahora pasean por mi jardín como si fuera su casa. Yo los defiendo, yo los protejo y veo por la seguridad de ellos como por la de mis hijos, mis padres, mi hermano, mis sobrinos y la mía… ¿Qué tiene de malo ser lo que soy? Si no soy una persona malvada en busca de conquista y de hacer sufrir a los demás. ¿Acaso es mi culpa ser lo que soy? ¿Acaso mis hijos tienen culpa de ser lo que son? No, nadie tiene la culpa de ser lo que es. Yo, Liannette Sybile Schwarzer Decimus, Emperatriz de Eirween, me comprometo a proteger a todos y todo lo que amo y por lo que he luchado durante tanto tiempo; mi estabilidad, mi familia, amigos y mi paz.” [/quote]

[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/76/77/27/Liannette-Schwarzer-jA1GLrzeW-b.jpg]

[sep]

Las palabras que Liannette profesó a si misma, como un juramento, como un recuerdo de todas las adversidades que ha tenido que pasar para llegar a la tranquilidad que en estos días había, sabía que se romperían por el pecado de sus hijos Sigrid e Indra. Ambos tomaron decisiones que para la albina regente eran imperdonables, pero a fin de cuentas eran sus hijos, los amaba y los protegería de todo y de todos, incluyendo de los señalamientos con el dedo por sus actos incestuosos.

Frunció el ceño, empuñó su mano y suspiró con pesadez. Ella, todas las mañanas solía ver a través de los enormes ventanales de su habitación, sus preciados jardines y los bosques aledaños a su propiedad; ver la vida salvaje, la vida humana y de toda clase de criatura que solía pasar por ahí le tranquilizaba, le metía en un trance de relajación y paz interna, pero esta vez se encontró con algo aterrador. Aquellas personas que solían transitar a esas horas de la mañana esos caminos ahora yacían tendidos en el suelo, en un baño de sangre y órganos. La sangre se le fue a los pies y su nívea piel empalideció por completo, sintiendo como un desequilibro se formaba en su interior. Su corazón se aceleró, sus labios temblaban y su voz no podía salir de su boca; el horror estaba frente a su ventana y tenía el tinte de una sola persona “Yuri Konietzko” y sus aliados.

Cerró los ojos con fuerza, sintió la furia recorrer cada parte de su piel, la ira incrementaba considerablemente y los ojos escarlata de la albina cambiaron de color. Aquellos preciosos iris rojizos se tornaron dorados, demostrando que ahora el wurm dentro de ella estaba tomando posesión de la regente. Tambaleante, caminó rumbo a la puerta de su habitación, donde al abrirla, salió a toda prisa caminando hacia su despacho. Algunos de sus hijos estaban aún plácidamente dormidos, mientras otros, los más responsables seguramente ya estaban de pie.

Mientras caminaba, observó la pulsera que llevaba en su muñeca diestra y la acercó un poco a su rostro, para musitar:

[c=#8C8C8C]— Nymeria, defensas activadas. Prepara mi armadura y armas. Comunícate con nuestros allegados… Ha comenzado. [/c]

A las palabras de la regente, la AI y androide respondió de inmediato:

[c=#608FBF]— A la orden, emperatriz Schwarzer.[/c]

Dicho esto, las defensas del castillo se alzaron. 4 enormes estatuas con forma de centinela se levantaron alrededor del territorio central del imperio de Eirween. Esos 4 centinelas que parecían hechos de pierda movieron sus enormes brazos, desplegándolos a los costados de su cuerpo y en seguida formaron un campo de energía. Ese campo, si alguien quisiera penetrarlo recibiría una potente descarga eléctrica o bien, sería expulsado de éste de inmediato.

Al llegar a su despacho, comenzó a colocarse su armadura y fue entonces que la Androide cruzó la puerta, haciendo una reverencia ante la albina.

[c=#608FBF]— Emperatriz. Todos sus allegados han sido notificados, están en camino al castillo Heilween. [/c]

[c=#8C8C8C]— Bien, Nymeria. Ahora, busca a mis hijos, los que se encuentran despiertos y diles que se reúnan aquí, en mi despacho. Diles que estamos en código rojo. [/c]

Dicho esto, la androide asintió, volvió a reverenciar a la albina y se retiró pronto del lugar, en busca de aquellos hijos de Liannette que estaban despiertos. Por su parte, la albina se quedó ahí, esperando a que sus allegados y sus hijos se presentaran ante ella.

[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/76/35/76/Liannette-Schwarzer-pQ1TePlgc-b.jpg]
[/center]

[sep]

[quote][med][[b]Puntos a aclarar:[/b][/med]

● Todos son bienvenidos a participar. Quienes lo hagan, tienen 5 días para enviar su turno de confirmación.
Se tendrá un tiempo límite para responder a partir del siguiente turno de cada uno. Es decir: El turno de confirmación es una presentación y a partir de ello, en la siguiente ronda, tendrán solo 3 días para responder. En caso de no hacerlo, entonces se saltará su turno, pero se tomará a que no han hecho nada o aportado algo a la saga, y como consecuencia, puede que sus personajes salgan lastimados.

● Los personajes que mueran en la saga, morirán de forma canónica.

● Se prohíbe el uso de metarol y conflictos OFF rol.

● Cualquier duda o problema con la saga de "La guerra" favor de comunicarse conmigo o con Yuri.

● De ante mano, gracias por participar, esperamos que sea de su agrado y diviértanse.

[b]Nota:[/b] En caso de estar a favor de Yuri, este es el link directo de su post en Nova Azarath. Allá deberán hacer su presentación. Si están a favor de los wurm, la presentación es aquí.

https://iorbix.com/forum-topic?fid=5308795112201&tid=10694&name=Nova-Azarath&topic=Cap%C3%ADtulo-3--Guerra.[med]][/med][/quote]
 
 
[center][youtube=https://www.youtube.com/watch?v=r-dmqCzquZU][/center]

[center][quote]“La ira no necesariamente significa destrucción, en su estado más puro puede ser la misma esencia del caos y la masacre más de la misma forma representar la peor de las desventajas. Pero una vez que es dominada, y usada a favor propio, puede ser el arma más aterradora a tu disposición.”[/quote][/center]

-Eirween, continente que en su tiempo se llego a ver como el mas prospero de todos bajo el mando de la familia Schwarzer, sin duda alguna el imperio se habia vuelto uno de los mejor estructurados al lado de poseer un desarrollo tal que haria envidiar a cualquier otra tierra aledaña, mas lo que nadie tendria en cuenta seria el hecho de que poco a poco, la imagen pacifica del continente se iria resquebrajando hasta finalmente agrietarse cual espejo.-

-Hacia tiempo que el albino se habia levantado, ultimamente habia perdido la capacidad de dormir plácidamente en las noches, si no era por preocupaciones era por insomnio y si no era por insomnio eran pesadillas, en fin de cuentas parecia no necesitar del sueño pues aun hoy se encontraba en plena forma, quiza gracias a los ligeros ratos de descanso que tomaba en el dia. Esa mañana parecia haber iniciado de lo mas tranquila, al menos desde el interior de su habitacion hasta que al salir al exterior y pasar por una ventana este observaria el horror ante sus ojos-

….
[center]
[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/03/12/14/32/Siegfried-Schwarzer-EZErc2QUA-b.jpg][/center]

-Se quedo completamente inmovil, solamente observando aquel desalentador panorama ante sus ojos, la muerte habia llegado a tocar las puertas de su hogar y con un hedor ciertamente reconocible, el gran enemigo, el Garou debia ser el artifice de estos horrorosos actos.-
[b]
Nymeria?[/b]

-Sintio una presencia justo detras de el, al girarse pudo ver a la androide parada a sus espaldas, parecia que traia alguna clase de noticia para el, el informe de su madre al mandarlos a llamar a el y a sus hermanos a su despacho, sin duda debia estar relacionado con tan terrible masacre. Este solamente asintio con la cabeza y emprendio camino primeramente a su habitacion; al haber entrado a la misma tomo entre sus manos la armadura que siempre llevaba consigo cuando se trataba de una caceria o una situacion de alto riesgo, poniendo cada parte de la misma sobre su cuerpo. Se detuvo momentáneamente a observar por unos instantes su brazo diestro, un suspiro profundo emergio de sus labios mientras el siniestro se extendia para tocar uno de los botones que poseia esa seccion de la coraza, iniciando de esta forma un llamado.-
[b]
Chicos. Necesito que vengan a las coordenadas que les enviare terminado este comunicado. No tengo tiempo para decir mucho, solamente… necesitare todo el apoyo que puedan darme, cuando termine todo vere yo mismo el como compensarlos. Es una situacion de vida o muerte.[/b]

-Terminado el mensaje , de la misma forma las coordenadas fueron enviadas en todas las direcciones a las que el albino habia logrado enlazar en orden de que estos tengan la informacion de donde arribar a su encuentro. Durante el tiempo posterior al caos que trajo la llegada de su abuelo, Siegfried estuvo viajando entre diferentes lugares dentro y fuera del continente, viviendo diferentes experiencias y aventuras , todas las cuales terminaron en la formacion de lazos entre el y diferentes personas, el principe se habia hecho de grandes aliados y amigos, mismos a los cuales hoy acudiria para que le prestaran su fuerza, despues de todo era fiel creyente del poder que existia en los lazos mas que en uno mismo.-

-Finalmente luego de abandonar su habitacion el albino inicio una marca firme en direccion al despacho de su madre, internamente miles de diferentes pensamientos e ideas tomaban lugar, sin duda su ira estaba ardiendo cual flama incandescente dispuesta a consumir todo lo que este a su paso, o en este caso, a todo el que se levante en su contra. Ya habia tenido encuentros anteriores con el garou, ya conocia su peligrosidad y el hecho de que era un enemigo muy a tener en cuenta, mas aun asi no tendria temor, todo el que se alzara en contra de los suyos debia ser eliminado sin piedad alguna.-

[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/87/53/20/Siegfried-Russoft-Schwarzer-SAnvFw2VO-b.jpg][/center]

-Tras recorrer el camino necesario, el albino fue el primero en llegar al despacho de su progenitora, atravesando la entrada luego de abrir la puerta y asi hacerse en el interior del lugar.-
[b]
Aqui estoy, madre. Ese pequeño arreglo que nos dejaron afuera es lo que creo. Verdad? [/b]
 
 
[b]-Ya había pasado un tiempo desde que supo algo de Siegfried, aquel individuo que llegó en el momento justo cuando mas necesitaba ayuda y apoyo debido a unos invasores que llegaron a su ciudad, aunque llevase tiempo sin verlo, su ayuda y amistad siempre estuvo presente para el muchacho, la reconstrucción de la ciudad llevaba buen curso, todos los habitantes estaban ya un tanto mejor acostumbrados a todos los acontecimientos, antes se habían presentado pero a menor medida, en ese tiempo ya podía ser normal ver a aquel muchacho "limpiando" los alrededores de la ciudad, ante tanta desgracia era normal que algunos seres quieran aprovecharse de la desgracia y sentimientos algo deprimentes y negativos de algunos habitantes.

Justo en ese momento se encontraba explorando las afueras de su ciudad, vestido como acostumbraba, un abrigo negro y debajo de este una playera roja manga corta, pantalón jeans azul oscuro y tenis negras con suelas blancas, era una vestimenta completamente casual, como cualquier joven. En corto tiempo ya había acabado con cuatro criaturas espectrales, tarea que cada vez sentía mas fácil, se detuvo en la rama de un árbol y observó hacia el suelo, lugar dónde hace unos segundos había encerrado a uno de tantos en su esclava de acero inoxidable de eslabones estilo martillada, una sonrisa algo cínica se escapó de sus labios acompañada de una risilla de burla, era entre emoción y burla por lo mucho que ha cambiado luego de todo lo acontecido.-[/b]
[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/01/43/69/41/Anyel-Miheru-Marunetsu-dREYP8VRu-b.gif][/center]
[c=#E50000][b][code]Realmente puedo notar el cambio, solo mira... Ahora es mas fácil encerrarlos sin ayuda de los demás, esto... esto es increíble, Yzis...[/code][/b][/c]
[b]-En apariencia se podía decir que hablaba solo dado a que no parecía haber alguien al lado suyo, sin embargo si recibió respuesta, aunque esta solo podía ser escuchada de por él.-[/b] [c=#E57300][b][code]"Tal parece que has logrado brindarme mas confianza y además de que tu cuerpo poco a poco se acostumbra mejor a soportar mi poder..."[/code][/b][/c] [b]-Se miró sus propias manos por unos segundos, entrecerró la mirada y en su palma izquierda se creó una pequeña llama que al instante se esfumó cuando cerró su mano en puño.-[/b]
[c=#E50000][b][code]¡Bien! Ahora proteger la ciudad será fácil si continuamos así...[/code][/b][/c]
[b]-Levantó la mirada y de un salto se bajó de la rama del árbol, al caer en el suelo se echó a correr en busca de una nueva presa, sin embargo, a los pocos metros recorridos aquella voz le hizo llamar su atención, detuvo su andar frente a un tronco y tomó haciendo en este.-[/b]

[c=#E50000][b]Anyel:[code] ¿Ahora qué? Me quitaste el impulso[/code][/b][/c]
[c=#E57300][b]Yzis:[code] Estoy recibiendo un comunicado y es de Siegfried, el joven que nos ayudó contra Daiógenes y su ejercito...[/code][/b][/c]
[c=#E50000][b]Anyel:[code] ¡Oh! ¡¿Sieg?! Genial, ¿Como está? ¿Va a venir? O ¿que ocurre?[/code][/b][/c]
[c=#E57300][b]Yzis:[code] No parecen buenas noticias... No da detalles pero nos necesita y noto algo de angustia en su mensaje... Debemos ir, él no ayudo, es nuestro deber hacer lo mismo...[/code][/b][/c]
[c=#E50000][b]Anyel:[code] De acuerdo, no tengo quejas, vamos...[/code][/b][/c]

[b]-Se levantó del tronco caído en dónde estaba sentado, sacudió su pantalón un poco y salió de entre la arboleda hasta llegar a la carretera, miró hacia su ciudad y pensó: "Espero no ocurra nada en mi ausencia." se giró y comenzó a caminar mientras escuchaba mas detalles brindados por el ente que habita en su cuerpo.[/b] [c=#E57300][b][code]"Según las indicaciones, es lejano el sitio, así que debemos darnos prisa..."[/code][/b] Entonces el joven se detuvo y ladeó la cabeza un poco solo para añadir.-[/c]
[c=#E50000][b][code]Entonces te toca a ti, adelante...[/code][/b][/c]
[b]-Agachó la cabeza, cerró los parpados y al cabo de unos segundos su cabello castaño se tornó completamente negro y sus pupilas marrones ahora eran de una tonalidad rojiza brillante, su semblante se mostraba inexpresivo, solo flexionó las rodillas, se inclinó y sin mas dio un gran salto de al menos cien metros de altura, justo cuando alcanzó gran altitud, de su espalda, justo a la altura de los omóplatos brotaron un par de alas emplumadas de color negro, largas, delgadas, con apariencia aerodinámicas para enormes velocidades, evidentemente estas rasgarían parte de su ropa, y así sin mas, solo hizo un aleteo que le ayudó a comenzar, a la velocidad que lleva tardaría aproximadamente quince minutos en llegar a las coordenadas que Siegfried había indicado en su mensaje.
Faltaba realmente poco, estaba por llegar, confió en que si fue llamado la barrera no lo detendría, lo sintió como instinto, cruzó y se detuvo en seco, exactamente no sabía a dónde dirigirse, solo desciende y la mejor opción era caminar hasta lo que pueda parecer una entrada principal del gran castillo-[/b]
 
 
El operador NOVA había pasado por unas situaciones un tanto extrañas desde que llego a ese lugar, pues no todo era lo que parecía realmente. Ahora se encontraba envuelto en una guerra abierta entre dos bandos, donde realmente no deseaba participar, sin embargo, su contrato aun no se había completado pues no había sido garantizado el rescate de los soldados desaparecidos en su totalidad. Esto ultimo, tenia una serie de implicaciones, pues el contrato no le permitía abandonar aquel lugar hasta no haberse cumplido, y ahora, debía cumplir el trabajo de garantizar la seguridad de sus clientes, un adjunto realizado por aquella situación de emergencia – Bueno amigo, estamos en territorio de monstruos – Menciona un joven de un 1.85 metros de altura, cubierto con una armadura de color rojo, un casco del mismo color cubría su rostro. Ese joven se llamaba Owen, y estaba parado en frente de la unidad conocida como Red NOVA One, una maquina de batalla humanoide de casi 30 metros de altura - No perdamos mas tiempo – Usando unos propulsores en su traje para abordar la cabina de la unidad, cerrándola inmediatamente tras su entrada.

Los sistemas de la maquina comenzaron a encenderse uno por uno, disparando una sensación muy intensa directamente en la mente de Owen, sinónimo de que la conexión entre él y el NOVA había iniciado. No era un proceso cómodo ni agradable, no todos estaban capacitados para soportar una percepción y reacción tan acelerada como esa, pues ser acelerados como lo acaba de ser el joven, podría fácilmente matarlos por un aneurisma u otro tipo de enfermedad cerebral – Aunque también recuerdo lo que nos dijeron en el entrenamiento ¿Lo recuerdas? – Quizás pareciera que hablaba solo, pero para alguien que paso por tanto, ese mechanoid no era un arma, era su compañero mas leal – En el proyecto NOVA, para matar monstruos…construimos monstruos… - Todos los sistemas estuvieron en línea y una luz emano de todas las franjas amarillas en la estructura del 01, quedando totalmente de pie y extendiendo sus cuatro alas. Tras un movimiento de las mismas, la unidad se eleva hacia el cielo, tan rápido como un rayo, y luego de alcanzar las nubes, se desplaza hacia adelante.

El NOVA avanzaba por el cielo buscando las coordenadas entregadas como punto de encuentro para sus clientes, se supone que contaba con permisos de seguridad para pasar sin problemas por las defensas anti aéreas de la región. No era algo que tuviese muy claro, pero esperaba que si, pues no deseaba tener que iniciar un enfrentamiento por culpa del descuido de alguien en logística. Sin embargo, y afortunadamente, al pasar por la región, no fue atacado así que era una preocupación menos. Finalmente, tras un recorrido de unos pocos momentos a esa velocidad, alcanza el destino. La fortaleza donde estaba reunido su contratista.

La maquinaria se detiene a unos 10 metros frente al castillo, desacelerando completamente y quedándose suspendido en el aire, a unos 30 metros del suelo. Seguramente tendrían algún tipo de reunión importante, pues nadie de los que estaba en los alrededores correspondía a los datos de Siegfried. Owen no tuvo mas que ponerse cómodo dentro de la cabina y esperar a recibir mas instrucciones.
 
 
No necesitó que el mensaje de su madre, entregado por su sierva, fuera más específico, no hacía falta. Había estado esperando ese momento por un tiempo ya, intentado omitirlo de su mente, aparentando que no existía y que jamás llegaría, pero en el fondo sabiendo que estaba ahí, tras su sombra, asechando. Desde su casual enfrentamiento con el Garou, cuando Sigrid tenía apenas algunas pocas semanas de embarazo, Indra sabía que el grito de guerra era inminente, como el trueno que avecina la tormenta. Solo había tenido la esperanza de que tardara más... Ahora, con sus niños, con Astrid en sus brazos, todo era aun más difícil.

Se tomó su tiempo en bajar, debía asimilar la situación. Besó la frente de su hija amada y cambió su fino pijama por atuendos de batalla, con una expresión melancólica digna de un sentenciado a muerte, devolviéndole la mirada en el espejo del dormitorio.

[c=#2D8056]-Madre, ya estoy aquí. [/c]-Su voz era débil, su rostro estaba pálido, a pesar de ser el de tez más morena de todos sus consanguíneos. Su expresión lo decía todo, manifestando que sabía lo que ocurría. [c=#2D8056]-Pretendo huir.[/c]-Soltó sin rodeos, importándole poco y nada el orgullo; para el mago, la vida de su pequeña era todo, y si debía escapar con ella para salvarla, lo haría sin dudarlo. [c=#2D8056]-Hay alguien que puede ayudarme a salir de aquí... [/c]-Hizo una pequeña pausa, para luego añadir: [c=#2D8056]-Solo a mi y a alguien más, de lo contrario sería demasiado arriesgado.[/c] -Sus ámbares cansados se posaron en Liannette y en su hermano menor. [c=#2D8056]-En caso de que no resulte... daré mi vida de ser necesario, por salvar la de Astrid, luchando hombro a hombro con ustedes. [/c]

Ya estaba decidido, inclusive si su vida dependía de ello, al menos sacaría a Astrid de ahí. Los iba a extrañar, ya fuera por su partida o por su muerte salvando a su hija. Extrañaría a Adler, Sigrid, Adam, Jennel, Lena, Brigit, a su madre, su tío... inclusive a Siegfried, con quien había tenido sus grandes diferencias.

Esperó, moviendo una pierna inquieto, a que su madre acabara de explicar lo necesario. Su mente funcionaba a mil por hora, ideando, planeando. Un nombre resonaba en su cabeza, una deuda pendiente, un pago millonario y la esperanza de dejar ese conflicto atrás como un cobarde.
 
 
Desde el nacimiento de sus hijos, Sigrid había experimentado varios años de larga y aburrida paz. Su naturaleza le exigía dosis continuas de emociones fuertes, mismas que se hacían más escasas en Eirween. Con el tiempo descubrió que la maternidad no era precisamente, su mayor vocación. Violenta y apasionada, eran dos palabras que definían en mucho a la pelinegra, criar dos wurm puro, requería amor, paciencia, dedicación, atributos que no eran propiamente los más desarrollados en ella. De cualquier manera, Indra y sus hermanos apoyaban mucho en esa tarea a Sigrid. Indra amando con devoción a su hija, mientras ella daba su mayor atención a Adam, su pequeño y rebelde hijo, que siendo un niño, ya demostraba una marcada arrogancia, producto de su pureza. Al mismo tiempo, se alzaba como un adorador de su madre.

La mañana en que el caos se apoderó de Eirween, Sigrid no lo notó. A diferencia de la mayoría de sus mañanas, ella no había salido a patrullar las zonas en los alrededores del castillo. Lo había hecho toda su vida y más desde aquel encuentro con el Garou. Esa fecha la había marcado, estuvo a punto de perderlo todo, al final solo perdió algo de dignidad y orgullo, al verse obligada a escapar...en dragones.

El tiempo no la había hecho olvidar ese capítulo de su vida. Aunque el haber dejado de tener noticias de Yuri, le había permitido continuar sin mayor problema, con su andar por el continente. Indra, permaneció con aquel trauma, sobre todo por el amor casi enfermizo, que a ojos de Sigrid, el desarrollo por su hija, ¿Acaso ella sentía celos? La verdad es que lo estaba, pero también era un hecho, que él no vivía tranquilo, por pensar en los peligros que pudieran rodear, la pequeña luz de sus ojos.

La wurm de la lujuria, consciente de esa situación y de lo desprotegido que estaba su hijo, había contratado a más de un guardia para él, después de todo su pureza era la llave para mantener la ventaja evolutiva, por sobre sus hermanos. Esa mañana, la pasó con su trilliza Jennel, ambas tenían planes para mejorar las escasas cualidades sociales de Adam. La sutileza, los modales y estándares elevados, los poseía su hermana. Por su parte el amor incondicional y la disciplina, eran las armas de que Sigrid usaría con su hijo. Mientras planeaban todo, un fuerte aroma a sangre impregnó la habitación de su hermana.

Ambas reaccionaron al mismo tiempo, corriendo hacia el enorme ventanal, que tenía vista a la entrada principal del castillo. Jennel se petrificó ante el horrible escenario. Por otro lado, Sigrid, distinguió el sello, al final Indra siempre tuvo razón y la guerra tarde o temprano llegaría.

[b][c=#E50000]Estamos bajo ataque, Jennel... prepárate porque debemos defender lo que nos pertenece. [/c][/b]

El tono de Sigrid parecía alterado, aunque no por eso dejó de dar órdenes a su frágil trilliza.


[c=#E50073]Es...Yuri.[/c]

La albina recordó la advertencia que su madre les había dado tiempo atrás, la frágil paz que se mantenía con el Garou. Recordó también, que ella había intentado buscarlo para convencerlo, sobre la estabilidad de su casta. Finalmente, se había cumplido la amenaza, el nacimiento de sus sobrinos, fueron el punto de quiebre con él. Entonces Nymeria apareció tras ambas hermanas, dando el mensaje que su mamá envió. Jennel pronto tomó sus cosas para salir al despacho de su madre. Sintió la mano cálida de Sigrid, que la había detenido con fuerza.
[b][c=#E50000]
No quiero que vayas. Iré yo, debo pelear con él, por mis hijos y por mí honor, que él ensució aquella vez que nos atacó.
[/c][/b]
[c=#E50073]P-pero no puedes...
[/c]
Jennel buscó persuadir a su trilliza, pero de inmediato ésta le pidió que se callara. Escúchame, necesito que veas por Astrid y Adam, para estas alturas, Indra debe estar buscando salvar a ella. En caso que él falle te encargo a mis dos hijos.
Sigrid se apresuró a tomar un papel y pluma. Escribiendo una carta para sus dos hijos, algunas instrucciones a futuro que esperaba siguieran, volviera con vida o no.

[b][c=#E50000]Se las debes mostrar. Cuida de ellos, y si llego a morir, toma venganza y ayúdales a ellos a hacerlo.
[/c][/b]
Jennel finalmente se quedó en silencio, no iba a negarse a cuidar de esos pequeños inocentes. Guardó la carta y fue en busca del más desprotegido de los dos, Adam. Por su parte, Sigrid corrió en dirección del despacho principal. Al llegar se encontró con su amado, su hermano y dos desconocidos.

[b][c=#E50000]¿Qué es lo que pasó? ¿Se ha confirmado quién perpetró el ataque?
No estoy dispuesta a huir esta vez, no existe nada que me haga dudar de ir contra el que cruzó nuestras defensas y mucho menos si es quien me imagino.[/c][/b]

Fue firme y determinada, a diferencia de Indra, ella estaba dispuesta a luchar, pero no por mejores causas que las que él tenía. Él huía para salvar a su hija, y ella pelearía para salvar su reputación y orgullo.


[sep]

Fragmentos de la conversación que Sigrid tuvo con Jennel, en un rol privado.
 
 
•|[Arthur]|•

[Arthur...........Ar-thur........¡Arthur!.....¡Arturo!]

—• Presenciando la escena de un joven quien se encontraba conciliando el sueño sobre la cama de su habitación, este se movía de un lado a otro teniendo una respiración agitada, mientras que algunas gotas de sudor se abrían paso por todo su cuerpo hasta ser absorbidas por las sabanas o sus mismas prendas, mientras que en su cabeza, una y otra y otra y otra vez sonaba una voz familiar que gritaba cada vez más fuerte y desesperación. •—

[¡Arthur!...¡Arthur!.......¡ARTHUR!]

—• Finalmente logró despertar, lanzando las sabanas hacia un lado con ayuda de sus brazos.
Desorientado y asustado este miró a su alrededor pues en su sueño no tenía imagen alguna de lo que estaba sucediendo, parecía que un abismo oscuro le consumía y su habitación se encontraba de la misma forma, hasta que poco a poco se fue aclarando la imagen de su entorno y recordar donde se encontraba.
Poco a poco se fue sintiendo más seguro, logrando así concentrarse en su respiración hasta lograr tranquilizarse.
Desvío su mirada hacia su izquierda buscando su celular el cual se encontraba cargando sobre la mesa de noche, tomó este con su izquierda y lo desbloqueo provocando que entre cerrar los ojos pues a pesar de tener poco brillo lograba lastimar sus ojos, desvío un poco el celular hacia adelante para que aquella luz no diera tan directamente en sus ojos y así lograr ver el tiempo en el que se encontraba.
Tras averiguar la hora, este soltó un suspiro decepcionado y volvió a acostarse sobre su cama, mientras que mantenía con ayuda de su mano izquierda su celular sobre su pecho y con su antebrazo contrario cubría sus ojos.
•—

No eran ni las 5 de la mañana y ya había perdido el sueño.
Una vez más, su mente había jugado con él, usando sus miedos para hacerse con las suyas.
Esto comenzaba a preocuparle, pues no era una persona quien lograba soñar en sus horas de dormir, o al menos no tan frecuentemente.

—• Cerro una vez más los ojos y se mantuvo en esa posición un largo tiempo, hasta que los rayos de sol invadieron poco a poco su rostro, cierta zona de luz logró dar en uno de sus ojos el cual no cubría totalmente con su antebrazo provocando que una vez más quedara sentado sobre su cama, pero esta vez sobre la orilla mientras que sus pies descalzos tocaban el frío suelo, desconectó su cargador y su celular dejando ambos sobre la aquella mesa, se levantó de la cama para ir a abrir las cortinas de su ventana, sin embargo, el sol no entraba desde esa parte, sino desde un domo el cual abría en las noches para ver la luna antes de dormir, aunque por esta ocasión, parecía no haberlo cerrado, eso querría decir ya habían pasado bastantes horas desde que amaneció para que el sol tomara el ángulo suficiente y diera en su rostro, además de que parecía ser un día nublado.
Con los ánimos un poco bajos, este se forzó a él mismo a volver a retomar su rutina diaria a pesar de no haber comenzado su día a la hora establecida.
Poco a poco se desnudo lanzando su ropa sobre su cama para así entras a la tina del baño y abrir la llave del grifo subiendo poco a poco el nivel del agua hasta que su cuerpo quedara sumergido a la altura de sus hombros.
El agua se sentía fría y decidió sumergir todo su cuerpo con la esperanza de que le ayudara a despertar quedándose algunos minutos manteniendo la respiración, este no salió hasta que le hizo falta oxígeno, sintiéndose un poco relajado y aprovechó el momento para tallar su cuerpo con calma. •—

No fue hasta hace poco tiempo que volvió a recuperar parte de su trabajo, algo que lo mantenía bastante ocupado antes de perderlo, desgraciadamente descuido y abandonó algunos roles provocando que la persona por encima de él le obligará a tomar unas vacaciones por un largo periodo, pues no le prestaba casi nada de tiempo a su hija algo que no se vio correcto, aunque fue algo absurdo pues su hija tomó parte de su puesto y ahora ella se encontraba ocupada.

Tal vez era karma o tal vez era lo planeado por parte de su señora.
No sabría decir si fue suerte, pero nuevas amenazas se avecinaban y el esposo de su señora tomaría ahora las decisiones militares quien no se dio el lujo de subestimar a sus adversarios y decidió devolverle parte de su puesto, o al menos incluirle en los planes.

Si nos inclinamos en detalles Arthur tuvo una vida confusa, pero resumiendo esta, desde que fue acogido por una familia, a este no se le dio otra opción que aprender sobre culturas militares antiguas hasta tener una designación de ser un caballero de armadura reluciente, y entre sus 14-15 años sucedieron bastantes cosas en su vida para terminar sirviendo a una diosa del caos y desde hace 11 años, casi 12 le ha servido, escalando (o volviéndose más fuerte en otras palabras) cada vez más y más, a pesar de ser un simple humano, se podría decir que es un súper humano, y si es posible, aún tiene la esperanza de volverse más fuerte, pues protegió tan bien a su señora que tiene la pequeña esperanza de ser un dios protector, pero eso es otra historia, y aquí lo importante es que debía de recuperarse de su largo retiró.

El día de hoy sería bastante tranquilo honestamente, así que se dio su tiempo para darse aquel baño, hasta que por fin salió y vistió sus típicas vestimentas, pantalón negro, botas con casquillo negras, camisa blanca, corbata negra y una gabardina la cual le dejó su amado padre cuando falleció.

Tras eso bajo a su cocina para desayunar, ignorando el tiempo, tan solo tomando un plato de cereal con leche y algo de fruta para mantener dieta y cuerpo bastante saludable, pues a base de esto y exceso de ejercicio lograba mantener su alta condición y una vida bastante saludable a pesar de que su trabajo le pueda provocar la misma muerte.

De pronto, el comunicador de su armadura sono, recibiendo un mensaje. Se trataba de un conocido, Siegfried, caballero con quien trabajo en Mirlia hacia un tiempo atrás, sorprendido al saber que este le había contactado pues ello implicaba solo una cosa... problemas

Atendió a la llamada y fue entonces que recibió la informacion necesaria, no se escuchaba muy bien, parecía que algo estaba pasando en sus tierras, de ser así no podía dejar que esto se quedara pasara así como así.

Al finalizar se inmolo en llamas para terminar cubierto por su armadura y alas de fénix fuera estando listo para emprender su viaje hacia la ubicación especificada
 
 
Fuera de las protecciones de Eirween se encontraba Lazslo. su cabello negro se mantenía con su peinado desordenado a pesar del viento frío que corría a esa hora. en sus labios mantenía encendido su cigarrillo mientras la zurda sostenía un café caliente. con la diestra sostenía la correa de un pequeño perro de raza poodle, una pequeña broma la cual jugaría en ese instante. Claro, él era desconocido para todos los de ese lugar, nunca había mostrado su rostro, siquiera su nombre había sido mencionado, era alguien que no existía. La mano ejecutora de Margrave.

Se inclinó hacia el pequeño animal con una sonrisa travieza mientras acariciaba con su mano inolora, al igual que todo su cuerpo y equipamiento, al tocar al animal dejó una pequeña marca en este para que reciviera una maldición. La carga del predador estaría en el. un canino que se sentiría como un Garou en rabia. el cual, luego de darle un golpe no muy fuerte para asustarlo y soltar su corre, espantándolo directamente hacia ek corazón del reino, quería que las alarmas lo tomasen como una amenaza. Faltaría muy poco para que aquello ocurriera

Por su parte, Lazslo tomó la forma de un lobo, un lobo negro como la noche con una mota gris pintada en su ojo diestro como si de un trueno se tratase. Su falta de olor y la ausencia de la rabia le haría una preza dificil de seguir Pero aquello no era todo. Como si un velo de invisibilidad se tratase su cuerpo se volvió traslúcido. corrió directamente hacia el agua que fluía cerca del río del sur, aguas cristalinas que servirían como un pasaje al mundo espiritual. Si. no tomaría el camino fácil y lleno de trampas de los humanos y otras criaturas, sinó toaría el camino de los espíritus. donde allá, al otro lado de la celocía un cuervo espiritual lo esperaba. Los cuervos eran animales astutos, cautos y por sobretodo conocían todos los caminos

[c=#660000][b]Ruk. llévame al salón principal del reino. Será divertido ver que encontraremos allá[/b][/c]
 
 
◙ Entró por la ventana, traspasó las colosales defensas del palaciego reducto, evitando los gigantes que se alzaron a las afueras, eludiendo las barreras energéticas que, densamente, cubrieron la estructura, ignorando, inclusive, el montículo que decía “semillas para ave ¡Gratis!” y que anticipó como segura trampa, con un único objetivo en su mente cibernética, guiada, por un mapa exacto que le permitió infiltrarse en cuestión de minutos, en el castillo, encontrando el punto exacto para invadir, sobre el que cobró impulso, y logró abalanzarse sobre una de las edificaciones del complejo; atravesó así el cristal, irrumpiendo en la habitación donde se reunirían, cual centella en medio del cielo del ocaso, en la más melodramática entrada, avivada, con un estruendo sonoro que fragmentó el fino vitral en cientos de pedazos, vestigios afilados que se volvieron lluvia y desencanto, en el suelo.

Invadió, con voz mecánica y lúgubre, diciendo ◙

[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/03/13/01/08/Peacock-The-Very-Big-Great-and-Unique-eNHKz78WU-b.jpg][/center]

[b][c=#330066][i][b]¡Arriba las manos! ¡Esto es una redada! ¡Entreguen a sus lolis y sus descargas de películas ilegales, Ahora![/b][/i][/c][/b]

◙ ¿Es enserio? Te acabo dar una entrada dramática y bien estructurada y es lo que dices? ¡Cielo santo, fue un desperdicio! ◙

[b][c=#330066][i][b]Relájate, amigou, solo fue para llamar su atención.[/b][/i][/c][/b]

◙ ¿Llamar su atención? Están en pie de guerra, no creo que necesiten esta clase de… ¡En fin! Debo seguir con mi trabajo de narrador. Ella llegó ante la presencia de la líder Schwarzer, la única, con el sentido, el deber, la fuerza para enfrentar, la amenaza que se cernía sobre su territorio ¡Y más aún! Su familia.... ◙

[b][c=#330066][i][b]Holaaaaaa enfermeraaaaa[/b][/i][/c][/b]

◙ Peacock, por favor, bájate de la espalda de ella ¡Compórtate o no nos dejaran quedarnos aquí! ◙

[b][c=#330066][i][b]Está bien, está bien ¡Aguafiestas![/b][/i][/c][/b]

◙ La recién llegada de apenas le metro y medio de estatura, de castaños cabellos y piel blancusca, que bien pudo alarmar a la noble del palacio, se mostró ante la doncella Lianette , con una suave reverencia, tomó su vestido, los bordes de esos pliegues negruzcos, con la punta de sus dígitos enfundados en enormes y robustos guantes que volvían de sus palmas, grandes y casi surreales zarpas de poder ◙

[b][c=#330066][i][b]Espera, espera ¿Me acabas de decir gorda?[/b][/i][/c][/b]

◙ No, te juro que no haría eso nunca ◙

[b][c=#330066][i][b]Más te vale…[/b][/i][/c][/b]

◙ La joven, de aparecía extraña, con ojos vacuos, negros, como la noche ausente de luna de plata, sujetó su sombrero, lo alzó momentáneamente, de la copa y mostro, entro de este, una avecilla igualmente trajeada que levantó, a su vez, su ala, saludando con respeto a Liannette, ante la cual, se acercó, y comenzó a… ¿Besarle la mano? ¡Santo cielo! ¡Esto es serio niña! ¡Suelta a la dama ahora mismo! ◙

[b][c=#330066][i][b]O cara mía…[/b][/i][/c][/b]

◙ La pequeña y peculiar criatura, se limitó a decirle, momentos después de sacar de entre su cinturón de piel, un puro, que encendió con su pulgar izquierdo, inhalando el humo, dejando el ambiente repleto de ese denso tabaco clásico, con una luz que fungió, cual sutil fénix en los casos del cuarto, dio una buena calada a su cigarro, exhaló mas de la cortina de humo, y enunció, con voz serena ◙

[b][c=#330066][i][b]Yo soy Peacock, Ultra Cyber enviada por el jefe, mi misión, es protegerlos, te ayudare a cuidar a tus Wurmcitos preciosos de las garras de ese malvado y feo perro mutante que quiere cazarlos, solo porque esta aburrido.[/b][/i][/c][/b]

◙ Su sombrero le cubrió el rostro, ella, finalizó ese sutil encaro ◙

[b][c=#330066][i][b]Soy la mejor arma que podrás tener y a la que podrás aspirar, tengo cualidades nunca antes vistas ¡Y también tengo tetris integrado![/b][/i][/c][/b]

◙ Fue así, que, tras su extraña presentación, se dirigió a la silla del escritorio de la matriarca Schwarzer, y se sentó sobre esta, bajo su sombrero y medito sobre la estratagema más correcta, para iniciar la defensa ◙

[b][c=#330066][i][b]ZzzzZZzzzz[/b][/i][/c][/b]
 
 
[center][code]Cada presencia, cada persona que iba llegando a [b]Eirween[/b] ya sea por el llamado de la emperatriz, por el llamado de Siegfried o, en el caso de Peacock, que fue enviada por alguien "desconocido", fueron detectados por Liannette, quien, al haber levantado las barreras, permitió que cada uno de los que venían de fuera, entraran en sus dominios.

Primero, observó a Peacock, recibiendo el beso en su mano, haciendo un ademán con la cabeza, en forma de agradecimiento por su futura participación, sintiéndose aliviada porque, de cierto modo, sospechaba de donde provenía la criatura; es decir, quien la había enviado. Segundo, volteó a ver a sus hijos, Sigrid, Indra y Siegfried, aproximándose a ellos para brindarle a cada uno de ellos una enternecedora mirada, así como un gesto cariñoso proveniente de su mano diestra, sobre la mejilla de cada uno.

[c=#808080]— Mis niños... Tengo tanto miedo de perderlos, pero es momento de ajustar cuentas. Cuento con que sus entrenamientos han sido suficientes para llevarlos a saber que aquí podemos ganar o perder, pero siempre con la cabeza en alto. Somos lo que somos porque así nacimos, no porque deseáramos serlo y nadie tiene derecho a decir cuantos de nosotros puede o no puede haber en existencia. Los amo con todo mi corazón. —[/c] Finalizó, cerrando sus ojos.

Utilizando su telepatía, para no perder más tiempo, entró a la mente de los chicos que se encontraban aún fuera del castillo, mientras que en el despacho sería escuchada por el resto.

[c=#808080]— Escúchenme con atención. Algunos de ustedes tal vez no tenga el placer de conocerlos físicamente, pero [b]Arthur, Kalaran y Anyel[/b], Siegfried me ha hablado de ustedes y agradezco que hayan venido a su llamado. Esta guerra será sangrienta, tal vez alguno de nosotros o de ustedes caerá y morirá... Pero moriremos con honor y pelearemos hasta el último aliento. En mi queda agradecerles una vez más y siempre por venir aquí a ayudarnos a defender a nuestra casta y nuestro hogar. [b]Yuri[/b] y sus aliados son un hueso duro de roer, más sin embargo, no son indestructibles. Hay 3 zonas en el imperio que posiblemente quieran atacar para contrarrestar suministros, conquistar o bien, acabar con todo esto de una buena vez. [/c]

Hizo una pausa, abriendo sus ojos, los cuales ahora estaban en tonalidad púrpura. A medida de que iba hablando, iba avanzando hacia la salida, abriendo la puerta y caminando a las afueras del castillo, donde continuó con sus palabras, esta vez, ya sin usar su telepatía. Sus ojos volvieron a su tonalidad rojiza habitual.

[c=#808080]— [b]Las 3 zonas que podrían ser atacadas son: Mi laboratorio[/b], donde guardo mis más oscuros secretos y que obviamente Yuri querrá destruir para descubrir qué es lo que hay ahí.[b] El castillo[/b], que posiblemente quiera ser conquistado para derrocar nuestro imperio y [b]la presa[/b], donde inicia el río que es el que da el abasto a todo el centro de Eirween; sin el agua, todo en el centro perecería. Esos 3 lugares son los que hay que defender. [b]Yo defenderé mi laboratorio[/b], ya que soy la única que tiene acceso a este. [b]Conmigo irán "Siegfried y Kalaran". Sigrid, Anyel y Arthur irán hacia el río. Y Peacock, te encargo mi castillo[/b], confío en que sola podrás defenderlo. [b]En cuanto a Indra...[/b] —[/c] Observó a su hijo. [c=#808080]— [b]Tú te encargarás de proteger a Astrid y Adam[/b]. Ellos son uno de los objetivos de Yuri y en tus manos dejo a mis mayores tesoros, [b]mis nietos[/b].[/c]

Tras decir todo aquello, llevó una de sus manos, la diestra, sobre su vientre, frotándolo con suavidad. De ser vista, solo Siegfried sabría el motivo de esto; su embarazo. A este punto, los demás de sus hijos aún no sabían que su madre llevaba un bebé en su vientre, bebé que tenía poco tiempo de haber sido gestado. Suspiró con suavidad e hizo una leve reverencia ante todos. Al reincorporarse, caminó hacia el suroeste de la capital del continente, donde se encontraba su laboratorio. A medida que iba caminando, tendió los brazos a sus costados, elevándose por los aires gracias a su telequinesis, para avanzar con mayor facilidad; al saber que su hijo, Siegfried no poseía tales habilidades, usó también la telequinesis en él para poder llevarlo consigo, esperando a que Kalaran los siguiera y los demás fueran al punto al que ella les había indicado. Su corazón estaba acelerado; claro que estaba asustada y no por si misma, si no por todos sus hijos, la gente del imperio de Eirween que fue desalojada del lugar y claro, los aliados de su hijo Siegfried.

[c=#808080]— Acabaré contigo, Yuri... Aunque me cueste la vida. Defenderé con garras y dientes mi imperio, a mis hijos y a sus amigos... Es una promesa. —[/c] Murmuró para si misma, observando a lo lejos la inmensidad de su laboratorio.

[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/03/20/51/26/Liannette-Schwarzer-1eY5u7wPS-b.jpg][/center]

[sep]

[quote][[b] En el siguiente Link está el foro donde se llevará a cabo la guerra:
[/b]
https://iorbix.com/forum?fid=5308795103505&name=En-las-Fauces-de-la-Bestia

[i]Ahí encontrarán cada uno un subforo donde se llevarán las peleas. Los "VS" fueron elegidos al azar (Por medio de tiro de dados), esperemos que sea una pelea amena y que gane el mejor. Recuerden que:

● Los personajes que mueran en la saga, morirán de forma canónica.

● Se prohíbe el uso de metarol y conflictos OFF rol.

● Cualquier duda o problema con la saga de "La guerra" favor de comunicarse conmigo o con Yuri.

De antemano, muchas gracias y suerte. [/i]][/quote][/code]
 
1-10 of 10
1
Cᴀᴘɪ́ᴛᴜʟᴏ 3: Asᴇᴅɪᴏ, ᴛʀᴀɪᴄɪᴏɴᴇs ʏ ᴏʟᴏʀ ᴀ ᴍᴜᴇʀᴛᴇ | Eιʀɯᴇᴇɴ | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.