iOrbix
iOrbix will be Migrating to Similar Worlds
Similar Worlds
Email
Password
1-2 of 2
1
 
[center]

[big]¡ACTIVO MI CARTA MÁGICA! ¡INVOCACIÓN RELAMPAGUEANTE!

[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/81/14/73/Maximo-Vasilios-JIQL62aCc-b.jpg]

[sep]

..::: ROL MODE: ON :::.. [/big][/center]

[quote=#ffffff]La noche para el Almirante sin duda no era para nada favorable, tras el fracaso de su presentación. Claramente pudo dar detalladamente el informe de la misión, pero sus nervios y aquel imperfecto con el holograma lo habían devastado por completo. Desde que estaba en el cuerpo de ese muchacho adolescente, sus hormonas y todo lo que conllevaba el ser un puberto nuevamente, no lo dejaban para nada concentrarse en sus tareas como militar superior. No sabía cuanto iba a durar esa sensación de inferioridad, pero de momento necesitaba distraer un rato su cabeza. No estaba seguro si algún miembro de su tripulación iba a seguirle después de aquella huida, a lo cual apresuró el paso para desaparecer entre el multo de criaturas del puerto espacial. Su destino era el hangar.

Se tomó unos 15 minutos en llegar hacia la zona de embarque, donde claramente tuvo que hacer los respectivos papeleos para ingresar al hangar. Odiaba por completo la burocracia y eso se notaba en su rostro aniñado y molesto, quien a todo momento rezongaba por lo bajo mientras los de seguridad se tomaban el atrevimiento de tocar cada zona de su plugsuit, su ropa, dentro de cada bolsillo, inspeccionando cada elemento y accediendo a la base de datos del registro de identidad espacial. Sin duda fueron los 7 más largos minutos de su vida, o al menos así lo sentía hasta que por fin dieron acceso libre a su persona.
Evidentemente al ingresar a la nueva zona, su cuerpo de a poco empezó a "flotar", gracias a la disminución de la gravedad en el ambiente, provocando que al igual que sus ropajes, sus cabellos se alborotaran de la misma forma como si estuviese dentro de un gran océano de agua. Ciertamente la sensación de flotar no era para nada agradable, él ya estaba acostumbrado a esos abruptos cambios que alguien normal se volvería loco con solo sentir sus vísceras moverse de lado a lado dentro suyo. A fortuna suya y mostrando lo avanzado que estaban en el puerto, el recinto aún permanecía oxigenado, por lo que no necesitaba para nada el llevar un casco.

Tranquilamente y ya respirando con mucha más paz. El Almirante recorrió el lugar con una reconfortante expresión, junto a una sonrisa en el rostro, a su vez que detalló cada nave, notando y reconociendo uno por uno los distintos lugares de fabricación, especulando cuantos tripulantes podría tener esta, de que planeta provenía y pensando en como sería su capitán a cargo. Pero, entre todas las maravillas que había, una en particular fue digna de su atención, y no, no era su hermoso Magallanes, sino una extraña y muy peculiar nave parecida a un barco, de color blanco, la cual no dejaba de ver como un niño que entra a una dulcería.
Necesitaba saber todo lo anterior y sobre todo quien era el dueño de esa magnificencia.

[center]─ [c=#0073E5]Es demasiado grande para una sola persona. [/c]─

─ [c=#608FBF]Creo que los de seguridad sabrán como se llama.[/c] ─

─ [c=#0073E5]Si pero, dice el nombre en los paneles de estacionamiento. Mira. [/c]─ [/center]

El Almirante señaló uno de los enormes y fluorecentes paneles con todos los registros de las naves ubicadas en el hangar, dando como resultado el nombre del espacio ocupado por dicho navío.

[center]─ [c=#0073E5]Se llama.... ¿Es un chiste, verdad?[/c] ─

─ [c=#608FBF]Battleship Castle EMBSA-MS-002 Calixto. ¿Tendrá que ver con la maga amiga tuya, Almirante?[/c] ─

─ [c=#0073E5]. . . Supongo. [/c]─[/center][/quote]

[sep]

[med][center]..::: ROL MODE: OFF :::..[/center][/med]

[center][b][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/03/18/40/76/Maximo-Alexander-Vasilios-de-Iscandar-FNm8wKOA4-b.jpg]

Colores
[c=#608FBF]Máxito | #608FBF[/c]
[c=#0073E5]Almirante Vasilios | #0073E5[/c] [/b][/center]
 
 
Tras aquella plática tan delicada sobre un fenómeno que podría traer una gran calamidad a esta realidad en la que ahora estaba, la dama sin duda tenía mucho que pensar y analizar, especialmente porque tenía una buena cantidad de datos ahora en manos de su compañero de armas; no obstante ya llevaba un largo tiempo de trabajar sin descanso, sabía perfectamente que estresarse mirando toda la información en ese momento no sería lo ideal, claramente sería un factor que menguaría su desempeño, por esa razón y con permiso de los otros miembros de la tripulación del magallanes, la dama se retiró de la cafetería con un vaso desechable en mano, esta vez era un té caliente que esperaba fuera bueno para calmar su cuerpo.

Poco tiempo pasó antes de que decidiera ir al hangar, no había mejor lugar para descansar que en semejante navío, una nave de batalla interdimencional que superaba por casi el doble al edificio mas grande del planeta tierra, con espacio para otros navíos menores, cuartos, cabina de mando y lujos que lo hacían ver casi como un palacio. Cuando Stern pensaba en todo lo anterior no podía quitar de su mente lo excesivo que era semejante nave, pero sabía que "El Rey" disfrutaría de dicho lujo, ademas de ser los viajes mas prácticos para ella en algunos aspectos, aunque estorboso en otros. De igual manera era una Logia por si sola y dejarlo sin supervisión no sería prudente. . . En fin, ahora no era momento para razonar esa cosas, tenía que prepararse para algo grande.

[b][center]* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *[/center][/b]

Las revisiones, esos molestos controles que trataban de prevenir cualquier problema en la zona de arribo de tantos vehículos espaciales. Era natural que pasara por tales procedimientos, mas esa cara agotada y de pocos amigos, junto a un aura que decía "no me molesten" era suficiente como para que le dejaran pasar de forma ágil dichos controles. Fue así que finalmente Luciferion y ella flotaron por aquella zona de baja gravedad como si de la cosa mas natural se tratase. Sin duda no quería demorar mucho su descanso.

A la vista, cuando al fin llegó al Battleship Castle EMBSA-MS-002 Calixto, algo saltó a sus ojos, se trataba de un chiquillo que miraba su nave como si fuera un niño que, pegado al vidrio de un aparador, admiraba un nuevo juguete que deseaba tener en sus manos, al menos por un momento. Ella tardó un momento para darse cuenta que se trataba del Almirante del Magallanes, o al menos de su reencarnación; la posibilidad no le parecía extraña, pero si lo era la forma en que lo hizo, era en parte otra persona, pero al menos ya era mas alto que el chico.

Fue casi un instante el que pasó para que ella, estando detrás del joven, musitara con voz delicada.

[c=#E50000][center]__ ¿Te gusta? __[/center][/c]

Aparente el hecho de verle tan emocionado borró en ella esa aura de cansancio y algo de enemistad al mundo, posiblemente fuera el tiempo o simplemente que la situación era mas casual, sería bueno al fin hablar con Maximo con calma y sin estar pendiente de los modos frente a la tripulación en general, tal vez en parte por ser siempre un miembro que aparecía con el capricho de un gato... aunque no negaba que había cogido cariño por aquel excentrico almirante, aunque este exagerara en muchas ocasiones.

[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/03/18/45/48/Stern-Starks-Calixto-2nB609DZL-b.jpg][/center]
 
1-2 of 2
1
❖ VIEJOS CAMARADAS | Priv. Calixto | Space Battleship Magallanes (Modo Historia) | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.