iOrbix
iOrbix will be Migrating to Similar Worlds
Similar Worlds
Email
Password
1-10 of 17
 
[c=#000000][youtube=https://www.youtube.com/watch?v=gIbxu8yO8qc]

[i]“Se dice y se cuenta que entre las estrellas, diversos parajes se recrean mostrando el destino de cada uno de los seres presentes en la tierra y sus mundos. Se dice y se cuenta que cada ser existente posee su contra parte inversa, vil y perversa, de terror atenuante, de sentimiento maligno y esencia profana. Pero hoy sabrás que estos eventos no son frutos del azar y las coincidencias, porque no hay nada que tenga previsto un sendero natural previamente establecido y que en el orden de las cosas solo basta el tiempo como partícipe principal para que sus destinos se entrelacen en vivencias, en recuerdos, en amor y eternidad.”[/i]

[b]-Y entonces se encontró bajo un apremiante solitario, inmerso en una mácula nublosa como si de una especie de sueño se tratara, su cuerpo infante era levantado por una imponente figura mayor, demostrando regocijo por la existencia del menor, manteniéndose a la diestra de una bella mujer que orgullosa recibía a su cría de las manos de su progenitor para envolverlo entre arrullos y protegerlo con la calidez en sus brazos.-[/b][/c]

[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/85/78/14/Nier-D-Aley-8gVbHbuMy-b.jpg]

[c=#660000]|| ¿Pe… pero ese soy yo?[/c]

[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/85/78/16/Nier-D-Aley-n8iQ5ynUg-b.jpg]
 
 
[c=#E50000]|| Así es, aquella cosita adorable eres tú, en los brazos de tus progenitores. [/c]

[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=ZFt5dL72ouM]

[b][c=#000000]-Envuelta en un manto radiante de luz en la plenitud de su desnudes, se adentró en aquel sueño una joven que a los pies de la cama observaba la escena ceremonial frente a sus ojos atentos, registrando una vez más en su memoria la determinación del universo convertirse en leyenda y pensamientos unidos al cosmos. Ella permaneció muda, aspirando la infinita calma maternal emanar de aquella hermosa dama que yacía hipnotizada por el fruto de su vientre, protegiéndolo, atesorando y amando su adorable existencia entre sus brazos.-[/c][/b]

[c=#E50000]|| Un pequeño rey y su reino revelarse. ¿Por qué no vienes aquí y lo observas conmigo?[/c]

[b][c=#000000]-Las palabras susurradas concebían presencia en forma de aire y silencio, nadie podía verla en la realidad de la sala, era vista solamente por el hombre a quien visitaba y que veía su propia imagen entre los sueños, él dictaba ser el dueño de su mente.-[/c][/b]

[c=#E50000]|| Parece como si supiera de mi existencia… ¿Recordaste esto cuando te volviste más grande?[/c]

[b][c=#000000]-La misteriosa mujer acercó sus manos, extendiendo sus dedos ante los ojos del infante notando que las pequeñas manos del bebé se movían curiosas a ritmo de su ademan. Y mientras que su sonrisa armonizaba su semblante, vio al llamado del destino sembrar en esos ojos inocentes una gran y poderosa imaginación, su futuro de grave y encantador semblante.-[/c][/b]

[i][c=#000000]Awww...[/c][/i]

[c=#E50000]|| Y pensar que el destino de nuestros caminos yacen en los ojos de esta tierna criatura...[/c]

[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=MjhI-7ODkms]

[c=#000000][b]-Y de pronto, trayendo consigo el vestigio de criaturas antiguas que duermen en la serenidad de los paisajes míticos, invocó extensas raíces que transformaron aquella sala en un recinto de hierba, donde la frondosidad de los arboles permitía visualizar a los orbes de luz tinturando la oscuridad de la noche. Cristalinas vocecillas se adivinaban entre el sonido del viento, en un eco que cruzaba presuroso por el bosque, era el olor de las flores y la tierra fértil de Gaia, eran las figuras febriles de las auras dando la bienvenida a su señor.

Cada símbolo abrazaba al bebé, quien sumergido de juguetón y regocijo infantil agitaba las manos queriendo capturar a las figuras aladas que flotaban a su alrededor; un misterioso hilo del color diáfano de las rosas y la sangre, ondulaba en medio de una corriente neutral que se conectaba con ella, espoleado por el súbito movimiento de esas pequeñas manos. -[/b][/c]




[b]Nota:[/b]
[c=#E50000]Personajes actuales en rojo.[/c]
[b][c=#000000]Rol en negrita.[/c][/b]
[i][c=#000000]Lo que se habla en el rol en cursiva.[/c][/i]
 
 
[c=#E50000][i]|| Es una extraña sensación esto que andáis recreando Azaneth, infiltrarte en mis sueños de manera osada podría causaros terribles consecuencias…[/i][/c]

[b]-Se adaptó hacia las sombras de aquel recuerdo y se impuso al lado del aura que yacía a la instancia de su cuna cuando era un pequeño infante, mientras las vivencias narraban su rumbo entre alisios y auroras a medida que sus padres permanecían dentro del inmueble sin sospechar la presencia de sus distinguidos visitantes.-[/b]

[c=#E50000][i]|| Tengo vagos recuerdos, pero más allá de este punto, pero puedo narrarte como gradualmente mi vida comenzó a cambiar y podría deciros como os traje a este mundo.[/i][/c]

[b]-Fue entonces como se acercó hacia la pequeña cuna para tomar sus propias manos (las manos del bebé) y observar sus maravillosos y azulados orbes.-[/b] [i][c=#000000]Aún posees los ojos azules, nunca pensé volverlos a ver de nuevo en mi… [/c][/i] [b]-Acarició a su contra parte infantil, generando agradables y tiernas sonrisas.-[/b]

[c=#E50000][i]|| Muy pronto dejaremos este lugar. ¿Estáis lista para un viaje más? Que tal unos 8 años más…[/i][/c]

[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=m3KkYhOQDcw]

[b]-Y fue como el escenario angelical gradualmente se fracturaba entre el paso del tiempo y las estaciones, recorriendo días, meses y años, hasta permitirse nuevamente en aquel lugar donde se dio inicio a la leyenda del Invocador y de sus coloridas flores del Hades.-[/b]

[i][c=#E50000]|| Shh…. Él nos puede ver…[/c][/i]

[b]-Aquella criatura al frente tendría una curiosa afición por la vida natural y su colorido entorno, se encontraba inmerso en un paraje solitario, rodeado únicamente de sus juguetes que en su mayoría parecían ser bloques o rompecabezas.-[/b]

[i][c=#E50000]|| Acércate por detrás, no dejéis que os vea o nunca nacerás de mis ojos...
[/c][/i]

[b]Nota:[/b]
[c=#E50000]Personajes actuales en rojo.[/c]
[b]Rol en negrita.[/b]
[i]Lo que se habla en el rol en cursiva.[/i]
 
 
[c=#E50000] || Lo sé, va más allá de una extraña sensación pero estoy lista para ir, sólo espero que el enlace se mantenga oculto. Además, tu memoria está confusa pero intacta. [/c]


[b] -La dama sonrió enternecida, observando aquel momento que él había escogido para augurar en los rescoldos de un pasado misterioso escondido en aquellos ojos azulados, mismos que capturaban con sorpresa el encuentro de su propia existencia futura, una escena peculiar para su infantil y blanda inocencia. Se movió por el lateral de la cuna e hizo honor al recuerdo en medio de un entrañable silencio manteniéndose cercana, a medida en que se dejaba guiar por la fuerza de su Invocador, despidiéndose momentáneamente del pequeño bebé antes de que todo cambiase.- [/b]


[c=#E50000]|| Esta bien… creo que de alguna manera, intentamos decirnos algo mutuamente. [/c]



[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=RuvVhffqrlU&feature=youtu.be]



[b] -La imagen como tal del sueño, comenzó a fragmentarse a su alrededor para dar lugar a otra visión más concreta y abierta. Junto a su Invocador, se transportó entre visiones distorsionadas del mundo y las cosas, describiendo formas iluminadas atravesarse rápidamente frente a sus ojos, convertidas en líneas de luz. El día y noche se unieron entre muchos atardeceres, distanciados prontamente al amanecer, entre nubes vaporosas como espejismos del desierto, lo vio crecer.
Una vez que el movimiento se detuvo, lo primero que sintió en la piel desnuda de sus pies, fue la textura de una pradera extenderse completamente en un sitio dominado por la naturaleza. En la lejanía podía apreciarse la imponente altura de viejos y jóvenes abetos, limitados por una barrera de setos que emitían destellos por haber recibido el sereno húmedo de la mañana. El sol parecía alzarse en lo más alto de un cielo despejado, la hora cumbre del medio día. Y ahí, bajo la sombra de un roble, un niño jugaba en medio de un jardín de lirios blancos.-
[/b]



[c=#E50000]|| Así que, no debo ser vista… [/c]



[b] -Susurraría a niveles casi nulos de ruido. De pronto, manteniéndose escondida entre las sombras, extendió los brazos recibiendo sobre su cuerpo el hálito del entorno, dejando que uno de sus elementos se fundiera con la entidad del viento y su aura, extinguiendo radicalmente su forma corpórea por completo. Fue entonces que buscó acercarse, se describió alrededor del infante como un fresco y perfumado aire que lo rodeaba sin sofocarlo. Sin duda, lo había hecho para que el pequeño soportase su fascinado escrutinio sin ser detectada, porque ella había decidido ver y oír solamente, descubriendo con asombro, el ahora color esmeralda en esos ojos donde los distintos tonos tornasolados dibujaban las esencias de sus auras.- [/b]


[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/87/27/30/Azaneth-D-Aley-TtLDE3DN5-b.jpg]
 
 
[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=ToYabCH2hFo]

[c=#000000][b]-Aquella pequeña entidad logró sentir el susurro de viento que acompañaba la briza bajo un afluente constante y sereno, apreciando su textura abstracta mientras acariciaba su bello rostro conformado solo por el exquisito perfume de un recuerdo añorado que solo habitaba en sus más profundos sueños, y fue entonces que atrapó al aura entre sus delicadas manos cobijándola en su rostro para extraerla en sus azulados ojos que lentamente se teñirían de un esmeralda profundo y perpetuo.-[/b][/c]

[c=#E50000][i]|| ¿Y fue entonces que así sucedió?, te reuniste a mi encuentro y me permitiste ir más allá de mi humana existencia, ahora entiendo las esmeraldas en mis ojos... [b]-Aquel Invocador palpó su rostro como si emulara tu propia piel, deslizando un breve caminar alrededor del infante que yacía inmerso sobre la grama y el cielo despejado- [/b]
Porque cada aura es una personalidad única y recurrente, porque de ella nacen cada una de sus esencias… y mientras ella viva en ti. [b]–Acarició a su “yo” del pasado acomodando sus delicados cabellos oscuros sobre su frente.-[/b] Tú serás invencible, Sebasthian. [/i][/c]

[b][c=#000000]-Y fue entonces que Nier abandonó la escena, llevando consigo a la criatura de su pasado para retomar su camino y regresarla al mundo de su destino, guiándolo cual sombra, hasta el momento de su llegada.-[/c][/b]

[i][c=#000000]Desde ahora tú serás Nier, el invocador de las auras…[/i][/c]
 
 
[c=#E50000]|| Sólo Esmeralda puede llevar el peso y el caos de cada Aura en acertada armonía, esos hermosos ojos son la gracia de la Madre Gaia. [/c]

[c=#000000][b]-Por tal asombrosa revelación, ella permanecido alrededor del infante ondulando serenamente mientras que el rose de miradas, los ayudaba a formar una cohesión lozana que les confesaba memorias ocultas en pequeños trozos que los conectaba. Había descubierto, que haberlo visto en dos de sus etapas más tiernas le había evocado una curiosa y primitiva calidez maternal que tomaba lugar en sus sueños, donde un niño travieso y perspicaz jugaba. Con aquellos pensamientos, los ojos de la dama con capricho se demoraron en él, en ambas entidades que cruzaban su encuentro antes de vislumbrar la transformación del entorno nuevamente. - [/b][/c]

[c=#E50000]|| Pero ahora… [/c]

[c=#000000][b]-Deslizó su tacto por el suave rostro del pequeño besando su frente sin poder predecir tal manifestación de poder, fue entonces que lo vio emerger como una poderosa existencia que había estado dormida por muchas eras, capaz de producir peligrosos estragos en las dimensiones.- [/b][/c]

[i]Apresúrate… Nier.~[/i]


[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=a_KIHqH3T7M]


[b][c=#000000]-Pero algo se había llevado su voz, como si de un coloso que allanta su boca gigante y resopla con ferocidad, el viento se agitó de forma tan violenta que borró la imagen que antes se manifestaba en el sueño, llevándose los colores, los árboles, el perfume y el día para reemplazarlo por una sombra monumental. Decidió entonces asimilarse al entorno en su esencia más primitiva para aislarlo y protegerlo de las sombras que pretendían devorarlo. Sin poder ser vista todavía, el tiempo poco a poco retrocedió en su cuerpo convirtiéndola lentamente en una niña que guiaba el andar de su Invocador, vestida de una figura traslucida y vaporosa, llamando a las pacificadoras de la luz para sembrar desde sus pies descalzos, un camino de flores y yerbas silvestres que enfilaban un camino latente de calidez en medio de tal tenebrosidad. -[/c][/b]


[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/88/89/34/Azaneth-D-Aley-5ngzUBflZ-b.jpg]
 
 
[c=#000000][i]“Todo pareció tan nítido y vivaz, cada momento fue como una experiencia evocada por el pasar del tiempo, como la vida misma, como si formara parte de algo más allá de mi propia comprensión. Pero comprendí que en algún momento dejé de ser “yo mismo” para volverme el soberano de esta nueva historia, llena de colores y sucesos, de enigmas que solo las Auras pueden construir en esta mente fértil y dadivosa, ansiosa por las respuestas de aquellas preguntas que se forman en donde veo, mi nuevo mundo.”[/i]

[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=m3KkYhOQDcw&t=12s]

[b] -Nier se levantó muy temprano al alba, con los primeros rayos del sol, observó el techo de su yurta y se liberó del suave abrazo de sus sábanas, su transformación lo había tomado por sorpresa pero por alguna razón no se sentía ajeno al sentimiento que actualmente cobijaba en su razón; su “madre” parecía preparar el desayuno, pero no era la misma que lo acunó cuando bebé, ¿qué era esta extraña sensación?-[/b]

[i]Okaasan, estaba bueno el desayuno, voy por la leña…[/i]

[b]-La figura mayor respondió con un breve “cuídate”, un joven Nier se recreaba con un atuendo hogareño, con ropa ligeramente holgada y cómoda, un zurrón de cuero aguardaba sus herramientas para la caza y la recolección, mientras un camino denso lo esperaba en las profundidades de un bosque petrificado por la maldición de una bruja a quien su amado había traicionado cientos de años atrás.-[/b]

[i]Cada vez que me adentro a este lugar siento algo de vértigo, quizás sean ideas mías, o solo soy muy perezoso y le pongo excusas a todo.[/i][/c]

[quote][c=#000000][i]Nota:

Nier posee 16 años, obviamente aún no es el Invocador de las Auras, en esta primera misión se topará con su primera acompañante, quien obviamente serás tú Azaneth, podrás optar por ser una “guerrera” o una “hechicera”, tened en cuenta que si elegís ser una guerrera podrás salvarle la vida en los siguientes turnos, si eliges ser hechicera en un comienzo no serás muy eficiente, pero a medida que pase la historia te volverás un aliado muy poderoso.

Cabe precisar que si eres guerrera, otra persona ocupará el rol de hechicera y viceversa ¡¿Qué?! Si, eso mismo. Invitaremos a un Aura más, pero esa persona no será un aura aún, así que elegid bien.

Ultimo, también invitaremos a personas que no sean auras, como parte de nuestro desenvolvimiento canon, pero de eso me encargo yo.[/i][/c][/quote]
 
 
[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=A_HOKs-1IKk]

[i]“Y como si todo fuera producto de una alucinación, las escenas que ella se había encargado de generar poco a poco se fueron difuminando en la opacidad del recuerdo uniéndose. Ella, consiente del precio y consecuencia de aquel atrevimiento que con vileza el tiempo le reclamaba, pagó con sus propios recuerdos el recobrar de las memorias del invocador, mismo al que deseaba liberar y mostrarle una historia predecesora de miles y miles de pasados y vidas. Siguió avanzando sin perder el camino en esa oscuridad, sin perder la luz que los guiaba, mientras que su conciencia resguardaba posesivamente la protección de ambos. Sin conocer ahora su propio destino los pasos siguieron andando, con la esperanza de que él pudiera arrancarla del olvido, rescatándola y reconociéndola en sus ojos para así volver… “ [/i]


[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=SoYUeJUqkVI]


[b]- Azaneth abrió los ojos posándolos en la claridad del cielo con una pereza tan extraña y tan ajena a su voluntad que le hizo preguntar si no había caído en un sueño corto y profundo. Con sus manos en su seno se dio cuenta de que el palpitar de su corazón y de su respiración aún no se normalizaba correctamente a pesar de estar recostada. Se encontraba todavía aturdida por la maratónica carrera que había tenido que realizar hasta las cercanías del acantilado, escapando del gentío que habitaba en el pueblo. Y es que nadie en la salud de su mente o del júbilo impertinente que caracterizaba a los más jóvenes, se atrevía a adentrarse más allá de los límites del valle entre las montañas que abrazaban la llanura, justo donde iniciaba la espesura del bosque maldito. -[/b]

[i]Me pregunto… Qué me dirías por cometer tal travesura abuela. [/i]

[b]- La tristeza surcó su rostro junto con una tímida sonrisa ante el recuerdo de su abuela Kara. Aquella anciana fue una de las pocas hechiceras que había cerrado los ojos en manos de una muerte bondadosa y no en el fuego infernal de las hogueras. Kara, que sin compartir lazos de sangre con Azaneth, le había cuidado y criado en las artes de la hechicería y conocimientos antiguos de encantamientos así como en medicina. -[/b]

[i]Lo siento, pero ahora no puedo volver… [/i]

[b]-Se sentó en la pastura para limpiar su vieja capa marrón, sacudiendo la capucha entre las manos con la esperanza de no tener algún bicho escondido en la espalda o en la abundancia de su cabellera negra. No vestía como una dama medieval y tampoco como una criatura andrajosa de las calles, simplemente era una joven escapando de un destino cruel. Al levantarse, se enfrentó con la brisa fría del oriente cruzando el tenebroso ramaje del imponente bosque, los troncos de los arboles eran tan gruesos y tan altos que delataban el vestigio de su edad. Ella presentía que no sólo había una gran variedad de plantas en ese lugar, si no también, una insólita energía emanando de su oscuridad, quizá proveniente del corazón de la arboleda. Con sus cosas y morral en mano, siguió el rastro del rio y a medida en que se internaba en el desconocido sitio, el presentimiento fluctuaba en su cuerpo como si algo la invitara. No era la primera vez que su ser respondía ante extrañas presencias o energías, desde muy niña Kara le protegía de esa sensibilidad tan extraña, diciéndole que no debía responder ante esos impulsos; sin embargo, ahora todo era distinto, estaba sola en busca de un hogar o de una estimulante aventura. -[/b]
 
 
[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=M7ZEPWJ9oUw]

[b]-Pequeños fragmentos de cristales caían desde el cielo con lentitud, tiñendo de blanco las ramas de los imponentes árboles cuyas últimas hojas habían sido desechadas, donde el tiempo parecía haberse detenido por completo para no volver a retomar su curso jamás.

El silencio era el rey del inhóspito bosque que habitaba en los labios de los aldeanos más cercanos al lugar, siendo el protagonista de innumerables leyendas, juegos y cantos en las que se combinaba la realidad con la curiosa imaginación de familias preocupadas que buscaban atemorizar a infantes y proclamados valientes que quisieran aventurarse a desafiar los relatos de los más ancianos más allá de lo que las reglas permitían.-[/b]

[i]“Nunca te atreverás a ir más allá del viejo portal. No hagas caso de lo que escuches y lo más importante, si la ves... no te atrevas a mirarle directamente a los ojos.”[/i]

[b]-Un inusual forcejeo llegó a sus agudos sentidos, ¿quién era? No lo sabía, una víctima más que seguramente había tratado de desafiar a su propia razón adentrándose demasiado al bosque. Una jovencita de hermosos rizos dorados, llorando recargada sobre el tronco de uno de los viejos árboles, teniendo como único consuelo el abrazo de sus propias piernas. Observándola a la distancia, llevó una de sus manos a su propio rostro, acariciándolo suavemente con el dorso de sus delicados dedos.

Un grito resonó ahogándose en las profundidades del petrificado laberinto, en donde una pequeña doncella yacía recostada en el suelo, sin vida, mientras que la silenciosa mujer comenzaba a caminar tranquilamente, alejándose de ese cuerpo inerte para seguir su camino.-[/b]
[i][i]
“Y cuando creí haberte encontrado, solo resultaste ser un recipiente vacío.”[/i][/i]
 
 
[center][youtube=https://www.youtube.com/watch?v=EjTX4TzRaYg&index=21&list=PL8CB7943AB56938F8][/center]

┼ El quejido ahogado de una víctima invoca la maldición de aquel lugar impío.
El viento susurra acordes oscuros, arrastrando perlas blanquecinas que parecen pétalos mortuorios dejados por la asesina. Murmurando en cada rincón hasta despertar ramas siniestras que serpentean por el verde alfombrado. Cadenas que se extienden persiguiendo un único propósito: el cuerpo cuyos risos dorados no volverán a ser bañados por el amor.
Silenciosas, las raíces sombrías oprimen los tobillos y las muñecas, dando un fuerte tirón para arrastrar el cadáver por lodo y la hojarasca. Sin ningún miramiento, Sin ningún respeto.
- [c=#E50000]“Adelante… “ [/c]– murmura el viento. Cuando entre los árboles se manifiesta una silueta negra que observa el proceder del bosque.
El cuerpo es arrastrado durante largo rato, hasta que el bosque deja atrás su belleza. Hacia donde la corteza es ennegrecida por el fantasma de un infierno pasado y las ramas arañan el aire como huesudas garras que buscan opacar la luz del sol. Apenas si se filtran algunos rayos, tan delgados que parecen tejidos por una araña, pero suficientes para aquejar la mirada pálida de un gris que persigue el cortejo fúnebre. De aquella figura que se mantiene cerca.
Dos pares de pisadas acompañan el entierro. Una bestia de brilloso pelaje negro como la pez, cuyo ojo derecho ha sido borrado por una cicatriz atroz, sin duda de algo mucho más poderoso que aquel imponente ejemplar. Un lobo. Un cazador que de alguna forma desprende tanta sabiduría como ferocidad en su semblante, con el que ejecuta ese réquiem.
Pronto, las ramas parecen ofrecer el joven cuerpo al cielo, mas se detienen suspendidas sobre un viejo pozo.
- [c=#E50000]“Bájenlo”.[/c] – susurran voces de ultratumba; de tonalidades diferentes, de seres diferentes… de colores grises bajo el velo de la muerte.
Alimentando las tinieblas con el cuerpo, el resplandor de aquel ojo gris ilumina las sombras y supera las hebras de Helios, una sonata celestial que se despide de tan bello ser.
El fulgor del cazador arde como las llamas del infierno, sus colmillos blancos relucen atemorizando el astro rey, pues la negrura de una nube cubre su paso durante unos instantes.
Cuando esta descubre los ojos del imponente disco, la criatura ya no está… sólo aquellos pétalos blancos que tiernamente ofrecen una caricia a la negra madera, la cual le contesta con calor suficiente como para devolverla al cielo.
Un aullido danza a la luz del sol. Su eco se escucha en todo el bosque. Nace de un pozo y muere en la sonrisa de una pálida figura que se esconde en el centro de la maldición.
- [c=#802D80]«Falta poco… mi reina.»[/c] - sueña un dragón, custodiado por una arpía. ┼

[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/90/08/66/Aziz-Voltaire-JAbczhEyC-b.jpg][/center]
 
1-10 of 17
[ Lα Мια Ştσяια Trα Lє Đιtα ] - Introducción: ¿Hasta cuando nos volvamos a encontrar? | NOVA TERRA | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.