iOrbix
iOrbix will be Migrating to Similar Worlds
Similar Worlds
Email
Password
1-2 of 2
1
 
-Aun no sabe cuanto tiempo a pasado, todos parecía seguir atrapados en su sueño profundo, hace poco se tomo con Ozymandias, aunque ahora ella se pasea por los pasillos de templo, pues no tiene mucho que hacer, lo que tiene claro es que muy pronto una nueva guerra por el grial se acerca puede ser que eso traiga mas batallas, aunque sabe que el faraón es uno de los servants mas fuertes de todos, a tal punto que otros servants lo a confirmado, aun así ella como alguien muy cercano a él, no puede evitar preocuparse, una vez que llega una zona hermosa donde pasa el río Nilo, ella, se quita los zapatos y mete los pies para relajarse, el viento juega con su cabellera, mientras solo cierra los ojos suspirando un poco, meditando lo que hará, lo que la lleva a tomar la decisión de ir esta vez con él para apoyarle en sus batallas, aunque estas sean muy peligrosas, total no tiene miedo, solo desea estar a su lado cuando todo comience-
[b][c=#BFBF60]No tengo idea que a él de parezca[/c][/b]
-Recordando ese detalle suspira y apoyando las manos atrás para levantar la mirada al cielo, viendo las nubes pasar por el cielo-
 
 
-una presencia había llegado a aquel templo abandonado, los dioses no estaban, el faraón tampoco, solo los esclavos y las estatuas de las deidades en sus respectivos templos. Mas algo cambió en ese día, del templo de Anput y Anubis; justo debajo de las estatuas comenzó a emanar un humo de color celeste, el cual se fué elevando por encima del suelo hasta formarse un cuerpo. El cuerpo de un menor, de 13 años probablemente, de cabellos completamente blancos, vestido con las ropas de un asesino extranjero, siendo mayormente arapos rotos que le daban la apariencia de ser alguien pobre, una capucha sobre su cabeza y un trozo de tela tapando su boca y naríz, con lo que solo era posible que sus profundos ojos de inusual y místico color celeste quedasen a la vista.

Miró a su alrededor y saludó las estatuas de los dioses chacales con una reverencia y luego salió del templo en calma, saludó a los esclavos que se topaba y preguntó a uno de quién era la persona que había llegado. No creyó la respuesta que había recibido y con rapidez hizo su cambiante cuerpo una sombra en el suelo para ir hacia donde se le había indicado que estaba la esposa del hombre que le había dejado vivir en ese templo.

Al llegar la sombra de nuevo se elevó del suelo tomando su forma física, con su mano zurda guardada entre sus ropajes sujetando una de sus dagas, solo en caso de que fuese un impostor a quien debía eliminar. Con pasos silenciosos se aceró a la mujer que reposaba sus pies en aquel sagrado río, hasta llegar a estar a un metro de distancia de ella y entonces habló dejando salir su vacía pero directa voz-

Es usted realmente la mujer del señor Ozymandias, reencarnación de Ra y señor de estas tierras?
 
1-2 of 2
1
Llegada | Ramesseum Tentyris: El Gran Templo Brillante. | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.