iOrbix
iOrbix will be Migrating to Similar Worlds
Similar Worlds
Email
Password
1-3 of 3
1
 
-el templo de repente se había quedado de todo vacío, el peliblanco gritó a los dioses en búsqueda de ayuda, pero esta jamas llegó. Buscó y buscó a las personas sin encontrar mas que el eco de sus gritos y las flores que había sembrado en el templo.

Se repetía de nuevo, todo aquel bello tiempo en su vida fué seguido por un arrebato de soledad, lo cual hizo que la soledad y el vacío de aquellos ojos se realzaran aún más.

Después de unos minutos para meditar sus actos futuros, tomó una decisión, se encaminó por el vacío templo hasta entrar al templo de anubis, donde este se sentó en el suelo, entre una estatua de anbis y una de anput; cerró sus ojos y por inercia recostó su cabeza en la estatua de la chacal hembra.

Podía caerse el templo entero que este se quedaría ahí protegiendo aquellas estatuas y esperando la llegada de los gemelos chacales, sea cual sea el tiempo, después de todo, tenía todo el tiempo del mundo y prefería usarlo en aquel lugar, demostrando su lealtad ante aquellos dioses-
 
 
-Aquel visitante había observado muchos de los aconteceres del templo, Algunas visitas, guardianes, incluso había hablado con Ozymandias fuera del templo. A pesar de la soledad había encontrado allí una paz que le ayudaba a pensar sobre sus acciones futuras. Escuchó pasos dirigirse hacia el altar principar donde las estatuas gemelas estaban una al lado de otras, A pesar de su tamaño no vaciló en quedarse completamente silencioso. Luego de pasadas un par de horas caminó hacia el guardián. Sus majestuosos cabellos blancos contrastaban con la piel oscura de su capa, bajo la cual resultaban visibles sus brazos desnudos y las muñequeras tachonadas de pinchos. Los rasgos de su cara se perdían en la sombra. En ocasiones, la luz de las antorchas se reflejaba en las gemas y el marfil del mango de la espada que pendía sobre su cadera El margrave hablaba en voz baja; quizá fuese la acústica de la pared rocosa lo que producía aquella impresión de que el discurso de Konietzko asaltaba a su audiencia procedente de todas direcciones.-

Un leal sirviente cuida el desvalido palacio de sus amos. ¿Que honor es más grandes que servir a su causa, incluso si ellos ya no se encuentran en este mundo?
 
 
Sea bienvenido al templo de los muertos buen hombre....

-su saludo casi fué involuntario, se puso de pié lentamente después de abrir sus ojos mirando en todas direcciones sin lograr encontrar al visitante, mas aún así poco importaba, procesó la pregunta ajena para luego acomodar sus lentes-

El honor no tiene nada que ver en esto, le debo mucho a estos chacales, les debo todo..... estoy aqui por mi propia voluntad, sirvo de corazón. Aunque es verdad, ellos no se encuentran aqui, pero si bien es cierto, ellos jamás han estado en este mundo ya que son de el reino de los que descanzan, yo solo espero que me bendigan con su visita....

-su respuesta fué firme, marcandose su lealtad sincera y pura mientras bajaba lentamente de el altar mirando a todas direcciones-

Porfavor, salga de ahí, aqui siempre seran bienvenidos aquellos que vienen a rendir tributo o respeto....
 
1-3 of 3
1
Lealtad | Ramesseum Tentyris: El Gran Templo Brillante. | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.