iOrbix
iOrbix will be Migrating to Similar Worlds
Similar Worlds
Email
Password
1-6 of 6
1
 
[c=#BFBF60]Largo sueño de antaño y glorias y fama del pasado era lo que representaría la siguiente escena, era sabido que Ramses II, fue el más reconocido y glorioso faraón del antiguo tiempo dorado, y sin embargo entre tantos nombres buscaba sin duda aquellos que fuesen prominentes y poderosos. Los nombres de Nitocris por su oscuro y trágico pasado, y Cleopatra por su mente audaz y sigilosa llamaron su atención por sobre los otros, y de ese modo, el hombre supo y decidió a quienes debía llamar, ya que estas alguna vez mencionaron haber reconocido a Ramses como la gloriosa reencarnación de Ra, y considerando que ahora Isis y Thoth, y también Anubis estaban despiertos, Ozymandias había pedido a sus sacerdotes con el permiso de las deidades que ayudasen a convocar a aquellas durmientes almas del pasado en un ritual para la nueva era.

Así mientras se movía entre los pasadizos supo bien que el ritual estaba a punto de comenzar, llevaba sus ropajes de Faraón, inclusive la vestimenta típica sobre su cabeza y aquel collar de Nefertari que sin duda era un ítem fundamental para el moreno, quien finalmente entraba al templo de Osiris, donde los cuerpos momificados de ambas mujeres faraón se encontraban. En ese momento, cruel como era el destino, observó al fondo de la habitación sacrificial dos generales enemigos de tribus antagónicas a quienes Ozymandias había mandado a ejecutar para utilizar su sangre para aquella convocación, por lo que asintió hacia dos hombres que estaban en el fondo, con máscaras que Anubis, y sin esperar desenfundaron sus kopesh, que eran espadas curvas egipcias y sin esperar degollaron a los enemigos, dejando que la sangre fluyera sobre canales especiales hacia los altares donde los cuerpos momificados se encontraban. El faraón asintió hacia los sacerdotes que comenzaron con cánticos mientras la sangre fluía.

Entre cánticos en honor a Isis y Thoth, para endulzar la esencia arcana y divina del lugar, y plegarias a Anubis y Osiris como amos del inframundo, varios jeroglíficos comenzaron a brillar en el lugar, la oscuridad con luz ténue, cambió a un destello rojizo cuando los jeroglíficos soltaron una luz incandescente y rojiza que bañó los alrededores notándose como en ese instante los ojos de la estatua de Osiris se prendieron y rayos dorados bañaron los cuerpos completamente vendados de Cleopatra y Nitocris, bañándolos con luz y calidez de vida, a la vez que el Faraón y sus sacerdotes observaban con atención, expectantes..

[center]- [b]¡Aquellas que son hijas de Ra y representaciones de Horus, tanto como yo en esta era dorada, deseo que vengan a mí, como espíritus del pasado y gobernadoras del presento os llamo de ese descanso que conseguisteis, ya que ambas vivieron tragedias e intrigas pero lograron sus propósitos. Os convoco para que seais parte de la Triada que Gobierna este nuevo Imperio...Yo Ozymandias, el Faraón Ramses II, os llama con fervor para que brindéis vuestra luz a mi lado¡[/b]-[/c]

[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/37/31/32/Ozymandias-The-God-King-abUadz2tM-b.jpg][/center]
 
 
**Pasaría a la historia como como la última soberana de Egipto , la reina más joven y hermosa, así como su dramática muerte.
Centurias pasaron, convirtiendo a la magna soberana en una leyenda.

[i][b]“Despierta…” [/b][/i]

Una voz a lo lejos se podría escuchar durante su letargo. Había pasado demasiado tiempo en la oscuridad ¿dormida? Quizás sería así si no fuera por la imposibilidad de sus movimientos y de poder despertar. El olor de las cristalinas aguas del Nilo no se percibe en el ambiente. El cálido clima de sus tierras no le calienta los huesos.

[b][c=#006666][b]“¿Por qué? ¿Para qué?”[/b][/c][/b]

Ya había aportado a su nación lo necesario para subsistir, a base de intrigas, estrategias, sacrificando el amor…

Pero la voz de un varón retumba en su ser, convocándola. Una voz que no puede ignorar, que se ve en la necesidad de obedecer.
[c=#BFBF60][b]
—“… Os llamo de ese descanso…”
[/b][/c]
La piel momificada comenzaba a hidratarse lentamente, llenándose los tejidos de sangre, fluidos; El corazón lentamente comenzaba a llenarse del vitae que le daba las fuerzas necesarias para que comenzara a latir. Los ojos se formarían de nuevo, los dedos deshidratados pronto retomarían color y flexibilidad, y los pulmones se hincharían de improviso para tomar la primera bocanada de aire para la resurrección total.

Abriría lentamente los ojos, pudiendo ahora mover los dedos de la mano derecha, la cual alzó hasta la altura de su rostro, encontrándose aún envueltas en las vendas del embalsamamiento, sintiéndose realmente confundida y desconcertada por encontrarse despierta, en medio de cánticos conocidos, había vuelto a la vida.**
 
 
[code]**Relatos de la considerada la última faraón de la dinastía VI de Egipto, descrita como "la más valiente que todos los hombres de su época, la más bella de todas las mujeres, de piel hermosa y rojas mejillas" quien ordenó construir la "tercera pirámide" en Guiza, la que es atribuida habitualmente a Menkaura. Considerada por los eruditos como la primera gobernante femenina de Egipto, la primera reina conocida del mundo y la primera mujer que toma el título de faraón en su dinastía…[/code]

[c=#8F60BF]Quien me llama....?[/c]

[code]Su llamado era invocado en esa habitación donde a lo lejos en la otra vida sentía que era jalada y traída por alguien o algo, un palpitar ene se corazón dormido que había dejado de sentir durante tanto tiempo retumbaba a mil por hora como si algo le agitara… más ene se instante e calor de su tierra egipcia le invade, el deseo de sentirle nuevamente inunda su ser llamándole un varón en la distancia un voz que apenas reconoce o entiende**[/code]

[c=#80802D]Venid ante mí…..[/c]

[code]**fue lo que escucho al despertar en un agitado estruendo como si la muerte le diese un retorno a una era diferente, su cuerpo sintiendo ese calor y la textura de esas vendas que por tiempos le mantuvieron en ella.

Mostrando tal cual belleza única piel canela donde sus cabellos rejuvenecen como si jamás hubiesen perdido vida de hermosos tonos violeta que cubren su rostro en una inocencia hermosa, al abrir sus ojos del mismo tono intenso, lleno de vida, inexplicable, observo con sigilo un segundo, comprendiendo tales cantos, sintiendo como su cuerpo aun atado desea correr nuevamente**[/code]
[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/38/93/31/Hayley--qVTMAumPa-b.jpg]
 
 
[c=#BFBF60]—[b] Finalmente os encontráis aquí, aquellas a quienes por tanto tiempo había buscado, gracias a los grandes poderes de los dioses que en esta época han despertado, y la esencia que Ra me ha entregado, he logrado traer la gloria de diferentes épocas en un mismo Imperio. Y sé bien que no necesito presentarme, porque si bien podéis observar la luz de Ra en mi esencia y la majestuosidad que os traigo cual bienvenida, mis queridas damas, yo Ozymandias, el Rey Ramesses II de Egipto, os da la más cordial bienvenida.[/b] —

Dijo con firmeza y poderío aquel faraón quien alzaba su rostro y sonreía, abriendo sus brazos y posando sus dorados orbes en cada una de ellas, los sacerdotes y aquellos hombres con máscaras de Anubis y Kopesh en sus manos se arrodillaban ante tan majestuosa visión. La Triada estaba forjada, el pelinegro alzó su mentón y asintió hacia dos esclavos que entraban con amplias bandejas llenas de frutas, carnes y vinos, repartiendo claro esos bienes primero para sus invitadas que deseaba sin duda que se convirtieran en parte de su Templo, y así mismo él tomó una copa y algunas uvas y degustó una por una para luego acotar.

— [b]Por un nuevo y glorioso mañana en las tierras doradas. Y el ascenso de la triada más poderosa que Egipto haya conocido.[/b]—

Después de aquel brindis sonrió de modo cálido hacia ellas, asintiendo de modo profundo cual especie de reverencia, cosa que no era dada a nadie más, pues nadie estaba por encima de sí mismo, si bien había pocos que consideraba como "iguales", así fue que Ozymandias sorbió del vino dejando que ambas se acomodaran, y brindara o preguntaran lo que necesitaran, la gran oferta vendría después sin duda. [/c]
 
 
*Se sentó en el lecho, admirando sus alrededores. Estaba totalmente sorprendida de haber despertado de nuevo pero al ver a aquel varón en frente, hablándoles, tan cordial y familiar, no dudó que fuera precisamente quien hubiera realizado tal ritual de resucitación.

Correspondió a aquel gesto, de igual forma mientras exigía con señas a una de las esclavas, le acercaran una túnica. Sentía el cuerpo aún cubierto de algo ¿polvo? ¿Arena del desierto? Así que necesitaba quitarse las vendas y cubrirse con algo más. Una vez le hubieran proporcionado algo provisional para estar frente a todos los presentes, se dispuso a responder a tan calurosa bienvenida.

[c=#2D8080][b]—Por supuesto que sabemos frente a quien estamos[/b][/c] —dijo ella antes de concederle una nueva inclinación de cabeza en clara señal de respeto. — [b][c=#2D8080]Faraón[/c][/b].

Tomó una de las copas de vino que uno de los criados le acercara junto con las viandas y sin dudar la alzó en señal de brindis.
[b][c=#2D8080]
—Por Ramsés II, el más grande faraón que Egipto haya conocido. [/c][/b]

Y bebió. Bebió casi todo el contenido de la copa, saboreando el preciado elixir con tanto éxtasis, como si fuese el mismo vino de los dioses. No podía recordar cuando había disfrutado tanto una bebida. Oh, si, centurias. **
 
 
[code]**Observo un segundo ese templo, lugar donde quizás paso sus últimos momento adorando Anubis antes de fallecer, asi su belleza habia regresado, su cuerpo joven y hermoso tan suave como la seda, su mirada brillante y violeta se poso en quien le menciono mas aun como muestra de admiración, mostró una sonrisa, tomando de los esclavos una de las prendas para tan solo cubrir sus partes intimas, asi movio un poco el cuello, en muestra de recien despertar y sentir las orejas del chacal de la muerte sobre ella lo que causo algo de sorpresa**[/code]

[c=#8F60BF]Faraon....[/c]
[code]**Solo eso murmuro mostrando esa gracia y sabiduria que posee, ante los presentes, se levanto y apoyada en esa vieja lapida descansar al no estar acostumbrada de estar nuevamente en la tierra, tras tantos tiempos**[/code]

[c=#8F60BF]Dichosa soy al verle nuevamente mi rey.... [/c]

[code]**Acepto el vino tomando solo un sorbo del mismo, pero se inclino a tomar una uva sintiendo ese exquisito sabor en sus labios**
[/code]
 
1-6 of 6
1
La Triada del Antiguo Egipto. (Rol con Cleopatra y Nitocris.) | Ramesseum Tentyris: El Gran Templo Brillante. | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.