iOrbix
Email
Password
1-7 of 7
1
 
[center][b]«Todo lo que vive esta diseñado para morir.
Solo nosotros acabaremos con ese ciclo de muerte eterna.»[/b]
[/center]

Manchester, Inglaterra, la que era una de las ciudades más importantes del Reino Unido se encontraba en ruinas, la mayoría de los edificios y demás construcciones se encontraban en un estado lamentable debido la feroz lucha que se estaba llevando a cabo por toda la ciudad, un ejercito de androides con ropajes negros habían llegado al lugar, matando todo lo que vieran sin compasión alguna, el objetivo y la razón de la masacre era sencilla, eliminar a todos los magos de la zona sin importar el precio.

[b][c=#8F60BF]—¡No vamos a resistir mucho tiempo más! [/c][/b]—Exclamó mientras cerraba los ojos con fuerza, estaba asustada pero no podía darse el lujo de dejar caer el campo, ya que a sus espaldas se encontraban los pocos civiles que había podido regresar y dos importantes colegas que podían darle la vuelta al asunto del control mental de Deus Lux. [b]—Es nuestro deber aguantar, ¡Eric tiene que terminar de cargar maná![/b]—Contestó uno de los hombres que se encontraba combatiendo contra los androides, este se había colocado a espaldas de aquella defensa. [b]—¡Apúrate, ca..![/b]—Sus palabras fueron interrumpidas por uno de los androides que intentó cortarlo a la mitad con un mandoble, sin embargo aquel sujeto fue lo suficientemente ágil como para esquivar el ataque pero como consecuencia el mismo impacto contra el campo de fuerza, consiguiendo una pequeña grieta en el mismo.

La mirada de todos los magos presentes se fijó en el punto donde empezó a ceder la defensa, todos sabían lo critico que era eso, ¿acaso se estaba acercando su fin? Uno de los magos que se encontraba dentro del campo de fuerza se levantó con esfuerzo, Eric. Colocó su mano derecha sobre el hombro de su compañera. [b][c=#2D8056]—Aguanta un poco más, por fin pude acumular la suficiente energía para [i]eso[/i].[/c][/b]—La mirada de la dama se llenó de ilusión al escuchar sus palabras, aún no era nada concreto pero al menos era un pequeño rayo de esperanza.

El sujetó dio un paso hacía atrás mientras sonreía levemente, queriendo dándole a entender a sus demás amigos que había terminado de acumular poder mágico, por fin podrían pedir refuerzos, concentró todo el poder que había logrado acumular y tras unos segundos de concentración empezó a liberar todo ese poder, su intención era que alcanzara un radio monumental, por lo menos hasta Londres.

[center]❝¡𝑺𝒊 𝒎𝒆 𝒆𝒔𝒕𝒂́𝒏 𝒆𝒔𝒄𝒖𝒄𝒉𝒂𝒏𝒅𝒐 𝒆𝒏 𝒆𝒔𝒕𝒆 𝒎𝒐𝒎𝒆𝒏𝒕𝒐 𝒆𝒔 𝒑𝒐𝒓 𝒒𝒖𝒆 𝒕𝒊𝒆𝒏𝒆𝒏 𝒆𝒍 𝒑𝒐𝒅𝒆𝒓 𝒏𝒆𝒄𝒆𝒔𝒂𝒓𝒊𝒐 𝒑𝒂𝒓𝒂 𝒂𝒚𝒖𝒅𝒂𝒓𝒏𝒐𝒔! 𝑳𝒂 𝒂𝒔𝒐𝒄𝒊𝒂𝒄𝒊𝒐́𝒏 𝒅𝒆 𝒎𝒂𝒈𝒐𝒔 𝒇𝒖𝒆 𝒅𝒆𝒔𝒕𝒓𝒖𝒊𝒅𝒂, 𝒔𝒐𝒍𝒐 𝒒𝒖𝒆𝒅𝒂𝒎𝒐𝒔 𝒅𝒊𝒆𝒛 𝒚 𝒆𝒔𝒕𝒂𝒎𝒐𝒔 𝒊𝒏𝒕𝒆𝒏𝒕𝒂𝒏𝒅𝒐 𝒑𝒓𝒐𝒕𝒆𝒈𝒆𝒓 𝒂 𝒍𝒐𝒔 𝒑𝒐𝒄𝒐𝒔 𝒄𝒊𝒗𝒊𝒍𝒆𝒔 𝒒𝒖𝒆 𝒍𝒐𝒈𝒓𝒂𝒎𝒐𝒔 𝒓𝒆𝒔𝒄𝒂𝒕𝒂𝒓, 𝒔𝒆 𝒑𝒆𝒓𝒇𝒆𝒄𝒕𝒂𝒎𝒆𝒏𝒕𝒆 𝒒𝒖𝒆 𝒔𝒊 𝒆𝒔𝒕𝒆 𝒎𝒆𝒏𝒔𝒂𝒋𝒆 𝒍𝒍𝒆𝒈𝒂 𝒂 𝒔𝒆𝒓 𝒓𝒆𝒄𝒊𝒃𝒊𝒅𝒐 𝒑𝒐𝒓 𝒑𝒆𝒓𝒔𝒐𝒏𝒂𝒔 𝒆𝒙𝒕𝒓𝒂𝒐𝒓𝒅𝒊𝒏𝒂𝒓𝒊𝒂𝒔 𝒆𝒔𝒕𝒂𝒔 𝒅𝒖𝒅𝒂𝒓𝒂𝒏 𝒆𝒏 𝒗𝒆𝒏𝒊𝒓 𝒂 𝒂𝒚𝒖𝒅𝒂𝒓𝒏𝒐𝒔, 𝒆𝒔 𝒏𝒐𝒓𝒎𝒂𝒍; 𝒔𝒊𝒏 𝒆𝒎𝒃𝒂𝒓𝒈𝒐 𝒕𝒊𝒆𝒏𝒆𝒏 𝒒𝒖𝒆 𝒔𝒂𝒃𝒆𝒓 𝒒𝒖𝒆 𝒕𝒆𝒏𝒈𝒐 𝒆𝒏 𝒎𝒊 𝒑𝒐𝒅𝒆𝒓 𝒍𝒂 𝒔𝒐𝒍𝒖𝒄𝒊𝒐́𝒏 𝒂𝒍 𝒄𝒐𝒏𝒕𝒓𝒐𝒍 𝒎𝒆𝒏𝒕𝒂𝒍 𝒂 𝒍𝒂 𝒄𝒂𝒍𝒂𝒎𝒊𝒅𝒂𝒅 𝒒𝒖𝒆 𝒄𝒂𝒚𝒐́ 𝒆𝒏 𝑨𝒍𝒆𝒎𝒂𝒏𝒊𝒂, ¡𝒆𝒔𝒆 𝒄𝒐𝒏𝒐𝒄𝒊𝒎𝒊𝒆𝒏𝒕𝒐 𝒔𝒆 𝒑𝒖𝒆𝒅𝒆 𝒑𝒆𝒓𝒅𝒆𝒓! 𝑬𝒔𝒕𝒂𝒎𝒐𝒔 𝒆𝒏 𝒆𝒍 𝒄𝒆𝒏𝒕𝒓𝒐 𝒅𝒆 𝑴𝒂𝒏𝒄𝒉𝒆𝒔𝒕𝒆𝒓, 𝒄𝒐𝒏𝒕𝒂𝒎𝒐𝒔 𝒄𝒐𝒏 𝒖𝒔𝒕𝒆𝒅𝒆𝒔.❞[/center]

A pesar de que el mensaje fue transmitido telepaticamente en el área anteriormente mencionada, el poder del mismo era demasiado bajo y solamente personas sensibles a la magia y lo "sobrenatural" serían capaces de escucharlo. Por esa razón el transmisor estaba tan convencido de que quienes escucharan el mensaje serían capaces de ayudar.

[sep]
● ' ; 𝑬𝒔𝒕𝒂 𝒔𝒆𝒓𝒂́ 𝒖𝒏𝒂 𝒎𝒊𝒏𝒊 𝒔𝒂𝒈𝒂 𝒅𝒆 𝒕𝒂𝒏 𝒔𝒐𝒍𝒐 𝒕𝒓𝒆𝒔 𝒑𝒆𝒓𝒔𝒐𝒏𝒂𝒋𝒆𝒔, por lo que únicamente hay tres cupos disponibles a llenar.
● ' ; 𝑳𝒐𝒔 𝒑𝒂𝒓𝒕𝒊𝒄𝒊𝒑𝒂𝒏𝒕𝒆𝒔 𝒅𝒆𝒃𝒆𝒓𝒂𝒏 𝒉𝒂𝒃𝒆𝒓 𝒆𝒔𝒄𝒖𝒄𝒉𝒂𝒅𝒐 𝒆𝒍 𝒎𝒆𝒏𝒔𝒂𝒋𝒆 𝒅𝒆 𝑬𝒓𝒊𝒄 y tras eso ir al rescate de todos los sobrevivientes de Manchester.
● ' ; 𝑪𝒐𝒏 𝒓𝒆𝒔𝒑𝒆𝒄𝒕𝒐 𝒂 𝒄𝒖𝒂𝒏𝒅𝒐 𝒔𝒆 𝒊𝒏𝒊𝒄𝒊𝒆𝒏 𝒑𝒆𝒍𝒆𝒂𝒔; solo habrán dos reglas, solo se podrá realizar una sola acción ofensiva por turno, la misma puede ser acompañada por una defensa o evasión. Para realizar ataques de gran poder deberán "cargar" —castear para los entendidos— energía, dependiendo de que clase de técnica vayan a realizar deberán cargar por dos o más turnos.
● ' ; 𝑪𝒖𝒂𝒍𝒒𝒖𝒊𝒆𝒓 𝒅𝒖𝒅𝒂 𝒐 𝒔𝒖𝒈𝒆𝒓𝒆𝒏𝒄𝒊𝒂 podrá ser planteada al master por mensaje privado.
● ' ; 𝑼𝒏𝒂 𝒗𝒆𝒛 𝒍𝒂 𝒔𝒂𝒈𝒂 𝒅𝒆 𝒊𝒏𝒊𝒄𝒊𝒐 tendrán 48 horas para contestar, si no se responde en ese tiempo inmediatamente el turno pasara al siguiente jugador.

● ' ; 𝑨𝒑𝒂𝒓𝒊𝒆𝒏𝒄𝒊𝒂 𝒅𝒆 𝒍𝒐𝒔 𝒂𝒏𝒅𝒓𝒐𝒊𝒅𝒆𝒔 𝒃𝒂𝒔𝒊𝒄𝒐𝒔:: https://goo.gl/AHtUUr.
 
 
[i]**Más allá de las altas montañas escarpan los cielos con sus filosas puntas, más allá de los profundos mares que albergan un sin fin de secretos, hay una tierra lejana. Dicho escenario es un sitio que no puede sostener la vida con gran facilidad, donde ni si quiera la más mísera flor puede crecer sobre la tierra del frio extremo; durante el invierno los días son en total oscuridad en la mitad de un año terrestre, un largo tiempo de espera en el que la escasa vida que sostiene por los próximos rayos de sol. Afortunadamente, es la primavera en tan desolado lugar, presentando un bello panorama de un blanco y frio desierto.

Solo, vagando en medio de un gran pedazo de glaciar, quizá uno de los gigantes que rondan en la región, se encontraba aquel joven de clara cabellera, tan solo sus ropas y cuerpo permanecían cubiertos por una larga capa azul marino que incluso cubría sus pies, sin miedo a los posibles quiebres del hielo o a hundirse en la nieve. Su rostro se mantenía sereno al igual que aquel gran glaciar por el que caminaba sin rumbo hasta repentinamente detenerse ¿Qué le habrá hecho detenerse?... Había escuchado una voz, una voz pidiendo ayuda. [b][c=#0073E5]– Esto es… telepatía amplificada, pero se percibe muy mediocre, no… están forzándola. – [/c][/b]Comento, a pesar de no haber nadie quien le hiciera compañía. Sus parpados se abrieron en sorpresa al escuchar los detalles de la situación, sin embargo, era debatible si creer en tal llamado. [b][c=#0073E5]“La Asociación de Magos… cierto, ahora se hacen llamar de ese modo.”[/c][/b] Pensó por un instante. [b][c=#0073E5]“No espero su perdón y mucho menos su simpatía, sin embargo, no puedo abandonarlos…”[/c][/b]

Había sido convencido, a pesar de no poder creer lo que sucedía en Inglaterra ¿Cómo era posible que La Asociación de Magos haya caído tan pronto? ¿Qué tipo de calamidad hablaba ese sujeto? Todas estas preguntas rondaban en su cabeza, así mismo que su sentido de justicia comenzaba a arder. Corrió a toda prisa hasta un claro en el que se erguían cuatro pequeños obeliscos tallados en piedra, no más grandes que un poste del servicio de iluminación pública, estos se encontraban acomodados a manera de formar un cuadrado perfecto.
[b][c=#0073E5]
– Preparar un hechizo de transporte es muy laborioso, pero creo que no hay opción si quiero llegar rápido. –[/c][/b] Dijo, así mismo este se coloco en medio de aquellos cuatro obeliscos, comenzó a dibujar un circulo dentro del perímetro de los obeliscos trazando las runas necesarias para practicar el hechizo de transportación. Mas tarde, al finalizar, se colocó en el centro de este círculo y comenzó concentrase reuniendo el maná necesario al grado de verse rodeado de un aura azulada. [b][c=#0073E5]– Es bringt mich nach ¡Manchester! –[/c][/b] dijo, y aquellos obeliscos comenzaron a reaccionar ante su energía mágica cargándose y emitiendo algunos relámpagos en sus puntas, para finalmente ser disparados hacia la humanidad de aquel joven haciéndolo desaparecer del lugar en un haz de luz, transportando al muchacho hacia el centro de Manchester, Inglaterra.

El concreto en la vía publica se comenzaba a cuartear, mostrando el trazo del circulo de transporte; el hechizo funcionó llevando al joven peli azulado hasta Albert Square justamente atrás de la estatua de John Bright, frente al Manchester Town Hall. La vista que captaron sus ojos fue uno de los horrores que jamás pensó volver a ver en su vida, destrucción, fuego, así mismo una gran rabia e impotencia surgieron desde su interior. Un par de lagrimas corrieron por su tersa y blanca piel, lamentando y maldiciendo la primera vez que su memoria se vio afectada por una escena similar. [b][c=#0073E5]– ¿Que es esto? ¿Llegue tarde? ¡No! Aun puedo sentir varias presencias, diez en total, al menos los que pueden defenderse. ¿Que esta pasando? –[/c][/b] Espetó para si mismo, expresando lo que sus sentidos podían percibir. Tenía que encontrar a los sobrevivientes.**
[/i]
 
 
[center]-Una sala llena de máquinas, computadoras, sensores y demás objetos tecnológicos seria el ambiente donde nuestro personaje se encontraba, el aspecto del lugar era similar en gran medida al de un laboratorio o alguna oficina típica de organizaciones gubernamentales, en el centro del lugar se podía observar la figura de un hombre adulto de pie, sus ojos grises observaban hacia una de las pantallas por debajo de sus lentes, al parecer estaba monitoreando algo. El ser que se encontraba ahí vestía una gabardina de color blanco la cual encubre una suerte de camisa color negro la cual a pesar de su apariencia ofrece una resistencia similar a la de una armadura, de cabellos blancos y mirada penetrante este observaría la pantalla pues estaba en una investigación, nuestro personaje en cuestión se trataba de un ángel o mas bien el contenedor del alma de uno , Azrael el ángel de la muerte autonombrado como Mobius, el ser aun con su ahora “corpóreo” estatus debía continuar sus labores de mantener un equilibrio sobre la vida y la muerte al igual que el castigo de los malvados pues su sentido de justicia era algo que siempre se mantuvo en su naturaleza.-

[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/52/34/75/Mobius-Seigi-7tjOc1WFX-b.jpg]

-El motivo de su investigación quedaría en un misterio pues mientras este se encontraba en el desarrollo de esta una voz pudo ser escuchada en su cabeza- [b][c=#0000E5]Eh?[/c][/b] -La voz era de una persona desconocida por lo cual al inicio pensó que se trataba de un error o alguna coincidencia más las palabras expresadas por quien fuese la persona que se comunicaba con el denotaban que era algo mayor que solo un error sin importancia, la persona estaba haciendo un llamado de auxilio, desconocía la asociación de magos que esta persona mencionaba pero estaba seguro que si una organización que sonaba tan importante estaba siendo diezmada es porque se trataba de alguna amenaza de gran tamaño , era recalcable que el ser no estaba enterado de algunos acontecimientos pues apenas hacia unos dias su presencia al igual que la de su pareja habia regresado a la tierra luego de un viaje importante hacia otra dimensión y apenas se estaba actualizando de hechos ocurridos en la tierra. Estando dispuesto a contestar el llamado de auxilio el ángel movió su mirada a un arma que siempre cargaba consigo, una hoz de gran tamaño la cual posee una forma y composición peculiares , se acercaria a esta y tomándola en sus manos observo por unos segundos su propio reflejo en la hoja de esta- [b][c=#0000E5]A trabajar[/c][/b] - Dicho esto la hoz cambio de forma dividiéndose en dos mitades , una similar a una lanza de colores negros y con ciertos toques dorados y la otra similar a una suerte de sable con ciertos toques tecnológicos, hecho esto el albino caminaría hasta el centro de la habitación y clavando la lanza en el suelo este flexionaria sus piernas sin decir nada mas, su cuerpo seria encerrado en una esfera color amarillo con un aura eléctrica y en cuestión de segundos esta se consumiría con el dentro haciéndole desaparecer del lugar-

[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/51/64/08/Mobius-Seigi-FZxrtDMQN-b.jpg]


[med][b]Manchester, Inglaterra.[/b][/med]

-En medio de una de las calles de la ciudad nombrada unos leves destellos aparecerian, estos en tan solo unos segundos terminarían por formar la esfera de energia anteriormente usada , el angel haria entonces su aparición, saliendo de la esfera, su cuerpo regresaria a una posición recta mas por un momento este se turbaria pues varias voces entrarian en su cabeza , voces de los que han fallecido en medio de la destrucción , gritos de miedo, de furia , de tristeza todos mezclados en su cabeza , estos seguirian hasta calmarse por fin al quedar en silencio cosa que permitio al angel regresar a su posicion normal- [b][c=#0000E5]La situacion es peor de lo que me esperaba , no puedo distraerme [/c][/b]-Miraría a su alrededor siendo sus ojos testigos del ambiente de muerte y destrucción que rodeaba la ciudad, en medio de todo pudo sentir varias energías elevarse, debían ser las de los supervivientes que habían pedido ayuda anteriormente por lo cual sus pies no dudarian en moverse, iniciando una carrera en busqueda de las energías para salvarles en orden de evitar mas muerte de inocentes-
[/center]
 
 
Stella llevaba mucho tiempo sin ser una persona ocupada. Desearía afirmar que ello sólo era porque estaba de vacaciones o había decidido tomarse un descanso, pero desafortunadamente no era así. La bruja no había encontrado mucho trabajo en aquella ciudad; además de un par de pociones de amor o hechizos para la buena suerte en el examen de algún colegial curioso, la albina no había logrado gran cosa. Extrañaba a Haru, su pareja, y se aburría terriblemente sin tener a nadie a quien molestar en el medio tiempo en que el joven no estaba en casa. Por ello había decidido que empezaría un nuevo hobbie. ¡Era tiempo, después de todo! Había un dicho que expresaba que un perro viejo no aprende nuevos trucos. Pero ella se negaba a entrar en esa fatídica categoría y por ello hacía todo lo posible para aprender cosas nuevas cada cierto tiempo.

La última vez, aprendió macramé –cosa que no fue ni de cerca tan emocionante como lo pensaba– y la vez anterior a esa había aprendido chino mandarín. Cuanta información útil le brindaban esas pequeñas prácticas esporádicas. Y ahora, estaba decidida en que aprender a tocar un instrumento sería el movimiento correcto. ¡Todos amaban la música! Y quizá, si algún día los humanos dejaban de necesitar su magia, podría convertirse en una celebridad por su talento musical.

[center]Una chica puede soñar. [/center]

No le gastó mucha energía el materializar una guitarra acústica que seguro echarían de menos en alguna tienda de instrumentos, tomándola como si fuera un objeto que se rompería en cualquier momento. [b]— A ver. . . ¿Cómo se empieza con esta cosa? —[/b] Intentó pasar sus dedos por las cuerdas, pero no sonó ni de cerca tan bonito como ella lo había imaginado. Suspiró, entonces, no tenía el talento innato. ¡Que fastidio! Eso sería más difícil de lo que creyó.

Se dispuso a intentarlo nuevamente, y. . . ❝¡𝑺𝒊 𝒎𝒆 𝒆𝒔𝒕𝒂́𝒏 𝒆𝒔𝒄𝒖𝒄𝒉𝒂𝒏𝒅𝒐 𝒆𝒏 𝒆𝒔𝒕𝒆 𝒎𝒐𝒎𝒆𝒏𝒕𝒐 𝒆𝒔 𝒑𝒐𝒓 𝒒𝒖𝒆 𝒕𝒊𝒆𝒏𝒆𝒏 𝒆𝒍 𝒑𝒐𝒅𝒆𝒓 𝒏𝒆𝒄𝒆𝒔𝒂𝒓𝒊𝒐 𝒑𝒂𝒓𝒂 𝒂𝒚𝒖𝒅𝒂𝒓𝒏𝒐𝒔! 𝑳𝒂 𝒂𝒔𝒐𝒄𝒊𝒂𝒄𝒊𝒐́𝒏 𝒅𝒆 𝒎𝒂𝒈𝒐𝒔 𝒇𝒖𝒆 𝒅𝒆𝒔𝒕𝒓𝒖𝒊𝒅𝒂, 𝒔𝒐𝒍𝒐 𝒒𝒖𝒆𝒅𝒂𝒎𝒐𝒔 𝒅𝒊𝒆𝒛 𝒚 𝒆𝒔𝒕𝒂𝒎𝒐𝒔 𝒊𝒏𝒕𝒆𝒏𝒕𝒂𝒏𝒅𝒐 𝒑𝒓𝒐𝒕𝒆𝒈𝒆𝒓 𝒂 𝒍𝒐𝒔 𝒑𝒐𝒄𝒐𝒔 𝒄𝒊𝒗𝒊𝒍𝒆𝒔 𝒒𝒖𝒆 𝒍𝒐𝒈𝒓𝒂𝒎𝒐𝒔 𝒓𝒆𝒔𝒄𝒂𝒕𝒂𝒓, 𝒔𝒆 𝒑𝒆𝒓𝒇𝒆𝒄𝒕𝒂𝒎𝒆𝒏𝒕𝒆 𝒒𝒖𝒆 𝒔𝒊 𝒆𝒔𝒕𝒆 𝒎𝒆𝒏𝒔𝒂𝒋𝒆 𝒍𝒍𝒆𝒈𝒂 𝒂 𝒔𝒆𝒓 𝒓𝒆𝒄𝒊𝒃𝒊𝒅𝒐 𝒑𝒐𝒓 𝒑𝒆𝒓𝒔𝒐𝒏𝒂𝒔 𝒆𝒙𝒕𝒓𝒂𝒐𝒓𝒅𝒊𝒏𝒂𝒓𝒊𝒂𝒔 𝒆𝒔𝒕𝒂𝒔 𝒅𝒖𝒅𝒂𝒓𝒂𝒏 𝒆𝒏 𝒗𝒆𝒏𝒊𝒓 𝒂 𝒂𝒚𝒖𝒅𝒂𝒓𝒏𝒐𝒔, 𝒆𝒔 𝒏𝒐𝒓𝒎𝒂𝒍; 𝒔𝒊𝒏 𝒆𝒎𝒃𝒂𝒓𝒈𝒐 𝒕𝒊𝒆𝒏𝒆𝒏 𝒒𝒖𝒆 𝒔𝒂𝒃𝒆𝒓 𝒒𝒖𝒆 𝒕𝒆𝒏𝒈𝒐 𝒆𝒏 𝒎𝒊 𝒑𝒐𝒅𝒆𝒓 𝒍𝒂 𝒔𝒐𝒍𝒖𝒄𝒊𝒐́𝒏 𝒂𝒍 𝒄𝒐𝒏𝒕𝒓𝒐𝒍 𝒎𝒆𝒏𝒕𝒂𝒍 𝒂 𝒍𝒂 𝒄𝒂𝒍𝒂𝒎𝒊𝒅𝒂𝒅 𝒒𝒖𝒆 𝒄𝒂𝒚𝒐́ 𝒆𝒏 𝑨𝒍𝒆𝒎𝒂𝒏𝒊𝒂, ¡𝒆𝒔𝒆 𝒄𝒐𝒏𝒐𝒄𝒊𝒎𝒊𝒆𝒏𝒕𝒐 𝒔𝒆 𝒑𝒖𝒆𝒅𝒆 𝒑𝒆𝒓𝒅𝒆𝒓! 𝑬𝒔𝒕𝒂𝒎𝒐𝒔 𝒆𝒏 𝒆𝒍 𝒄𝒆𝒏𝒕𝒓𝒐 𝒅𝒆 𝑴𝒂𝒏𝒄𝒉𝒆𝒔𝒕𝒆𝒓, 𝒄𝒐𝒏𝒕𝒂𝒎𝒐𝒔 𝒄𝒐𝒏 𝒖𝒔𝒕𝒆𝒅𝒆𝒔.❞

¿Qué había sido eso? Todos los sentidos de la bruja se pusieron alertas de inmediato, obligándola a dejar el objeto de su entretenimiento a un lado para levantarse del sofá con prisas. Ni siquiera cuestionó el cómo había llegado ese mensaje hasta ella, eso no era lo importante.

[center][b][i]"La asociación de magos fue destruida."[/i][/b][/center]

Stella sabía perfectamente por qué esas palabras la habían aterrado tanto. Y a pesar de que sabía que su pareja no se hallaba allí, sentía la obligación moral hacia él de atender el llamado. –Porque seamos sinceros, si fuera otra ocasión, probablemente se quedaría en casa comiendo algo e intentando con la guitarra–. Oh, claro, y también porque la idea de ir y salvarle la vida a alguien sonaba más interesante que luchar con un instrumento.

[center]Se convencería de eso en el camino. [/center]

[center][image=https://media.giphy.com/media/ts6Bgck6Bx9yo/giphy.gif][/center]

Un chasquido de sus dedos bastó para cambiar su atuendo en un par de segundos a uno más apropiado para luchar, con unos jeans oscuros y ajustados, una camiseta blanca, una chaqueta de cuero, botas militares y los blancos cabellos recogidos en una cola para que no se interpusieran en su visión.

Si realmente iba a acudir al llamado de auxilio era ahora o nunca, antes de que se arrepintiera. La caprichosa bruja entró a la habitación de Haru para rebuscar entre sus cajones algo que le pudiera servir en caso de emergencia, y acabó por sacar una caja roja de tamaño mediano, que contenía un regalo que la bruja le había dado y él no solía utilizar. Una daga de hoja negra, sellada con runas que la bruja había elegido cuidadosamente. Sonrió, la enfundó y se la colocó en un cinto del muslo, ahora sí lista para tomar manos en el grave asunto que se desenvolvía no muy lejos de allí.

La albina tomó cenizas que mantenía sobre la mesa de café, haciendo sobre la pared vacía un par de runas en forma de arco, que después de unos segundos abrieron un portal en el muro, la imagen de un espejo líquido como el agua. Cerró los ojos y concentró sus pensamientos en aquella voz desconocida que había aclamado por la ayuda de alguien extraordinario. Y con esa idea en mente, Stella cruzó.

Cuando abrió los ojos, el paisaje era completamente diferente. Ya no estaba en la comodidad de su casa, eso era claro. [b]Caos, ruinas, la imagen en carne viva de la destrucción y la miseria.[/b] La mujer apretó los puños, casi ofendida por la visión que se desenvolvía frente a ella.

Ya no era cuestión de hacerlo por aburrimiento. Las vidas de otras personas estaban en riesgo, y otras tantas no podían haberse perdido en vano. La albina tomó aire, y con energías renovadas, empezó a avanzar entre los escombros, sus habilidades permitiéndole detectar señales de vida con cierta facilidad. Sin embargo, era más difícil de lo que pensaba el ignorar toda el aura de muerte que aquel lugar emanaba. Inició su búsqueda, esperando encontrar, principalmente, al hombre origen de aquel mensaje telepático.

Aquella batalla no sería fácil, lo presentía. Pero tenía ser fuerte; ella era [b]Stella Caelestis[/b], y rendirse no estaba en su vocabulario.
 
 
En una de las torres que aún permanecían en píe a los alrededores del área donde se desabollara la acción permanecían dos figuras que la distancia parecían borrosas, pero viendo lo suficientemente cera podía ser confundidos fácilmente con figuras humanas sin problema. [b][c=#000000]—Los humanos son muy interesantes, ¿no le parece, señorita? —[/c][/b]Comentó una e las figuras, claramente era un androide pero de aspecto mucho más humanoide que los demás, tenía la apariencia de un chico de no más quince años, de cabello lacio de color gris, su vestimenta correspondía a los trajes asignados paras las unidades de su tipo, atuendos negros que solo hacían que destacara más su cabello platinado y sus ojos azules. A su lado se encontraba un androide de apariencia muy femenina, porte serió, pero de increíble belleza, de uniforme negro por igual solo que ella poseía un vestido de media pierna abierta, resaltando muy bien sus estilizadas curvas. [b][c=#8C8C8C]—Tenemos una misión que debe ser cumplida, Nines. —[/c][/b]Se cruzó de brazos mientras fijaba sus ojos azules en el escenario del combate de los magos contra los demás androides. [b][c=#8C8C8C]—Hay tres individuos con un poder que superan a los humanos que acorralamos, esa debería ser nuestra prioridad. —[/c][/b]Le dedicó una mirada de reojo a su acompañante antes de regresar sus orbes al punto de inicio. [b][c=#000000]—Lo sé, lo sé ¿pero no sería interesante analizar primero de que son capaces? —[/c][/b]Dibujó una sonrisa sutil el androide de apariencia de un muchacho. [b][c=#000000]—Es una oportunidad perfecta para saber con que nos enfrentamos, y... —[/c][/b]Hizo una pequeña pausa, la chica albina volvió su mirar hacía su acompañante nuevamente. [b][c=#000000]—Saber por que nuestro dios nos dio una apariencia tan similar a la de los humanos, ¿o eso solo me intriga a mi?—[/c][/b]La mujer cerró sus ojos, permanecía estoica hasta que finalmente se digno a responder. [b][c=#8C8C8C]—Como sea.—[/c][/b]

[sep]
Los minutos pasaron, el campo de fuerza que protegía a los civiles y a los magos heridos y/o sin maná empezaba a ceder, los magos que se encontraban fuera de este combatiendo empezaban a debilitarse, ya no podían mantener sus aumentos de poder físico por mucho tiempo más, Eric, quien había realizado el llamado empezaba a preguntarse si la ayuda iba a llegar, si su mensaje había podido ser detectado por alguien pues aún existía la posibilidad de que aquellos androides hubieran exterminado a cualquier ente sobrenatural del área.

[b][c=#802D2D]—¡Maldición! —[/c][/b]Exclamó uno de los peleadores al destruir por poco apenas uno de los diez androides, ahora solo quedaban nueve, obviamente no iban a aguantar mucho más. [b][c=#802D2D]—¿Donde se supone que esta ese Clairt? ¡O Kozakura! Deberían ser los primeros en llegar a ayudarnos, ¡todo nuestro legado esta peligro! —[/c][/b]Su intención no era comunicarse con alguien era simplemente expresar sus pensamientos en voz alta mientras se encontraba esquivando como podía los ataques de los androides, que cada vez parecían ser más rapidos y conocer mejor las habilidades y aptitudes de cada uno de los miembros, después de todo habían sido dotados de una capacidad de análisis superior a la humana.

Uno de aquellas maquinas poseía un enorme espadón que lo estaba sujetado con fuerza, amenazando con dar otro potente golpe al campo de fuerza que aún se mantenía en pie apenas, cuando por fin estaba preparándose para dar el golpe de gracia los ojos rojos de todos los androides presentes empezaron a brillar, como si hubieran recibido un mensaje o una señal, estos habían sido programados especialmente para sentir presencias de seres poderosos, por lo cual era normal que al sentir como los individuos hacían acto de presencia en el área cercana al campo de batalla sus sensores se activaran, sabían muy bien que no podían abandonar el área pero eso no significaba que no podían prepararse, sabían que se iban a dirigir hacía ellos, ¿habría otra razón lógica para estar ahí?

[b]«Destruir.»[/b] Fue la palabra que empezaron a decir al unisono, con un tono de voz artificial, con cierto aire desquiciado después de todo a pesar de su aspecto similar al humano no eran más que maquinas homicidas. Cada uno de los androides empezó a cubrir alguna posible entrada del lugar, por lo que al divisar a alguno de los individuos darían la señal y la ubicación exacta a las otras unidades, de esa forma podrían coordinarse mucho mejor.

¿Acaso aquellos sujetos serán suficientes para detener a los androides?, ¿o acaso sucumbirán ante el poder de estos y a las ordenes de Deus Lux?

[sep]
● ' ; El orden de los post será el ya establecido.
● ' ; Cada jugador tiene 48 horas para responder, de lo contrarió seguirá el turno del siguiente jugador.
● ' ; Apariencia de los Androides que observan:
   https://goo.gl/baqLg1
   https://goo.gl/WY1yrG
 
 
[i]**No habían pasado ni cinco minutos tras su llegada, por un instante la ansiedad y la melancolía habían inundado su ser, su respiración comenzaba a agitarse, pero – este no era momento para entregarse al sentimentalismo – al menos eso se repetía una y otra vez hasta calmarse.[b][c=#0073E5] “¡Rayos! He permitido que mi cabeza se caliente por un instante”[/c][/b] Pensó para si mismo, después comenzó a respirar profundo hasta calmarse usando el clásico conteo regresivo desde diez. [b][c=#0073E5]– Al centro, debo ir al centro. Aunque… ha pasado tiempo desde que visite este lugar. –[/c][/b] musitó.

Una vez en calma, aquel joven cerró sus ojos por un par de segundos, no solo su cuerpo estaba en calma sino todo su ser, incluyendo el espíritu y su mente: sus sentidos comenzaron a agudizarse al grado de poder percibir la mas suave brisa de viento correr por las destrozadas calles de Manchester, rápidamente sus oídos podían percibir hasta e mas leve crujir de la tierra por aquellos que se escondían entre los escombros; su olfato creció hasta el grado que el plástico quemado por las llamas causadas por el ataque, y los cadáveres pudriéndose se volviesen tan insoportables al grado de causar una intensa nausea, sin embargo, él pudo soportar tales sensaciones, pronto tenía una imagen visual de todo el panorama en su mente, recorriendo cada calle como si lo hiciese personalmente así, hasta que finalmente encontró aquellos aromas, ruido y casi el tacto que el provenían del punto central de un conflicto; sus energías comenzaban a decaer y sus presencias a debilitarse. Abrió sus parpados lentamente, ahora con total determinación en su rostro. Los había encontrado.

[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/01/07/49/21/--gjDhhdmTH-b.jpg][/center]

Cubrió su cabeza con la capucha incluida en su capa. Rápidamente comenzó a correr por aquel desolado panorama, no había tiempo para seguir cada calle y dirección. Corrió, esto no le cansaba debido a que Kai gozaba de una óptima condición atlética. [b][c=#0073E5]– Est ist Groß, est ist Klein. –[/c][/b] conjuró mientras corría acumulando una ínfima cantidad de maná en su cuerpo, especialmente en sus piernas para correr a una velocidad sobre humana, mas que velocidad, su cuerpo se había vuelto mas ligero. Con gran facilidad este escaló algunos de los edificios que aun se mantenían en pie y, llegando al techo de estos, este comenzó a correr y saltar entre edificios manteniendo aquel simple hechizo [b][c=#0073E5]– Puedo sentir su desesperación, puedo escuchar sus lamentos… puedo ver una pizca de esperanza. –[/c][/b] Se decía así mismo. De vez en vez este ascendía o descendía dependiendo del edificio.

No transcurrieron mas de tres minutos en su recorrido y finalmente, este descendió a las calles anulando aquel hechizo sin musitar palabra alguna. A tan solo veinte metros este comenzó a caminar tranquilamente, observando aquella perfecta formación de androides que custodiaban el flanco derecho de aquella resistencia que estaba próxima a sucumbir. Todo su cuerpo estaba cubierto por aquella larga y azulada capa, se acercaba, no le importaba que estos comenzaran a atacarle pues estaba totalmente preparado. Dentro de aquella capa, este metió su mano derecha a su bolsillo y lo que extrajo serían tres rubíes del mismo tamaño que el pulgar de un adulto, los acercó a sus labios para susurrarles en secreto, provocando un brillo en el interior de cada joya.

No dejaba de caminar, y al estar a diez metros, con fuerza lanzó aquellos rubíes a los pies de las primeras filas de androides que bloqueaban el paso: al tocar el suelo, instantáneamente aquellas gemas hicieron reacción liberando, cada una, una moderada cantidad de maná comprimido en una potente descarga eléctrica que, a quien se encontrase dentro de un radio de diez metros, recibirá una descarga lo suficientemente potente para calcinar los huesos de cualquier ser vivo o en su defecto, freír cada circuito de cualquier aparato electrónico y/o hacerlo estallar.

Por ningún motivo él se detenía, aún si aquellas maquinas decidieran cargar contra Kai en respuesta ante su hostil maniobra, tras esto, posó su diestra en su cadera izquierda, ejecutando un movimiento de desenvaine de, al parecer una espada. Efectivamente, se trataba de una espada de obscura tonalidad y cuidadoso trabajo, una cadena se cruzaba en la guarnición dándole un agresivo aspecto.

[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/11/07/39/--e-ce-and-e-Wzard-QlrcjnYzq-b.jpg][/center]

No resignaba su avance, estaba totalmente dispuesto a golpear con aquella espada a cualquiera que se acercase, su confianza estaba totalmente puesta en esta espada de nombre Arondight. Así mismo, mientras avanzaba este comenzó a reunir maná y acumularlo sobre la hoja de su espada, la cual posee la propiedad de acumular cualquier energía y potencializar los golpes propinados por ésta. Mientras este se preparaba para el ataque, no pudo ignorar el hecho de que otros dos individuos habían llegado, [b][c=#0073E5]“¿A caso serán enemigos?”[/c][/b] pensó frunciendo el ceño, percibiendo a los recién llegados, sin desviar su azulada mirada de sus múltiples oponentes.**
[/i]
 
 
[center]-La carrera del angel de cabellos blancos había sido continua, aun con la destrucción en frente suyo, aun con el aroma a muerte que rodeaba el lugar su semblante no se rompía por nada del mundo, parecía un ser inconmovible e indiferente ante tanta muerte y destrucción que los seres invasores habían causado en la ciudad inglesa o al menos eso aparentaba. La verdad era que, Mobius era un ser incapaz de mostrar emociones como los demás seres vivos, un hombre frio y de enfoque total en su objetivo el cual no se arriesgaría a perder el tiempo por nada cuando se trataba de una misión de suma importancia como la que estaba desarrollándose después de todo dejarse llevar por indignación causada por la destrucción no llevaría a que los caídos se levanten de nuevo pero eso si, en sus interiores era algo sumamente distinto-
[center][i]
“Vengame.....
Vengame………
Vengame…..
VENGANOS!”[/i][/center]

-Miles de voces podían escucharse en su cabeza, las voces de todos los muertos en la invasión se encontraban atormentando la mente del angel. Mobius era la encarnacion corpórea de Azrael, el angel de la muerte del judaísmo y demás corrientes judeocristianas por lo cual tendría entre sus capacidades el poder escuchar el clamor de los muertos , clamores de dolor, de justicia y de miedo , usualmente esto no le afectaba cuando se trataba de grupos no muy numerosos pero siendo casi toda una ciudad sin duda hasta el ser con la mente mas capaz podría verse afectado. El albino hacia lo posible por ignorar sus voces pero sin duda estas se hacían cada vez mayores , no era la primera vez que aguantaba tal tortura psicológica mas aun asi era todo un reto ignorar esas voces , debía concentrarse en alcanzar a los vivos no podía perder el tiempo con los muertos por lo cual en orden de no tardarse mas en su movimiento este empezó a elevar su energía levemente-
[c=#00E500]
Voy a traerles la justicia , de eso no duden pero todo será a su tiempo, por ahora …. Silencio![/c]

-Callo todas esas voces con sus palabras y luego de eso un aura de energía pura de colores blancos emergería de su cuerpo, el aura cubriría toda la figura del peliblanco y luego de unos muy pocos segundos la misma empezaría a tomar una forma diferente a la amorfa que normalmente emanaba cualquier ser, esta se contraería en su espalda dividiéndose en dos mitades las cuales terminarían de ajustarse formando dos apéndices que terminarían por revelarse como dos alas blancas creadas a base de la misma energía, las mismas parecían emanar incluso por encima de la ropa pero eran lo suficientemente firmes como para alzar el vuelo sin problemas. Fue asi como el angel se elevo desde el suelo hasta el aire, buscando cubrir mas terreno mientras seguía la fuente de las firmas de energía de aquellos supervivientes, esperando que aun no fuese tarde para salvar a los atrapados-

[c=#00E500]Aquí estamos…[/c]

-No tardo mucho en alcanzar su destino, a unos metros pudo divisar lo que parecían ser unas maquinas que rodaban a un grupo de personas que imaginaba eran los supervivientes de la batalla, seria peligroso llegar volando por lo cual antes de alcanzarlos descendió grácilmente en el suelo , poso su pies sobre el asfalto de las calles y sus alas desparecieron en ese instante sin dejar rastro, sus ojos grises se enfocaron por debajo de los lentes en su objetivo, pudo ver como la pasada era cubierta por el grupo de maquinas dispuestas a atacar cosa que le confirmo al angel que quizá lo estaban esperando-

[c=#00E500]Narukami…[/c]

[image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/73/46/47/Mobius-Seigi-Wax25iiJn-b.jpg]

-Musito el nombre de su arma y emprendiendo camino este fue recargando energía en esta misma, una carga no muy tardada la cual al ya estar lista liberaría con un zarpazo al aire el cual emanaba una luz amarillenta de aura eléctrica cuyo voltaje seria tan alto que podría freir los circuitos de las maquinas atacantes-

[c=#00E500]Alejense![/c][/center]

||Una sincera disculpa a todos por mi tardanza en responder a la saga, y asi mismo les agradesco enormemente el que hallan esperado para retomarla.
 
1-7 of 7
1
Last Hope — Mni Saga de E.A | Flawless Wings | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.