iOrbix
Email
Password
1-2 of 2
1
 
[center][image=https://photos1.iorbix.com/00/00/00/00/02/48/65/60/Azrael-Belphonte-7b35UtABj-b.jpg][/center]

[center][code][c=#2D8080]Alado ser sin albedrío, de la misma belleza concebido, guardián de lo divino, parecía un ser de afligida mirada, de esperanza aletargada, de grises alas cansadas. Azrael, milenario soldado de Dios, genocida de hermanos caídos, era una insensible alma sin dolor, venerado en el plano físico, su exilio fue por convicción y amor al empíreo, él era un habitante del eterno limbo entre cielos e infiernos, entre la obediencia y el deseo. Azrail, Ashriel, Azaril, Azriel, Baltazar, Ozryel, tenía muchos nombres, sin embargo, gran parte de la población lo reconocían y lo idolatraban como el [b]Arcángel de la Muerte[/b].

[sep]

Era el día señalado, de pie en lo alto de una montaña de cumbre esmaltada, el somnoliento Arcángel tranquilo reposaba, levantaba sus pesados párpados murmurando rezos, mientras la luna danzaba con hermosura junto a la foránea luz alcanzando su culminación en el cielo.
Fue así que se erigió desde esas alturas la fulgurante presencia del ser alado, aquel que decidió descender a campo abierto para llevar a cabo dicho enfrentamiento.

Su apariencia era Terrenal, su verdadera esencia se ocultaba de la presencia mundana. Portaba una armadura celestial liviana, de una aleación más dura y resistente que el titanio, ataviado por una coraza ornamentada por refulgentes grafías espirituales tipo lorica segmentada, compuesta en tres partes principales, la primera protegía el alto del busto, constaba de un peto y una espaldera, la segunda desde las axilas hasta la cintura formada por seis bandas unidas por hebillas, y la tercera de cuatro bandas formando los hombros, todas estas piezas cubriendo su torso, acopladas por detrás y abrochadas por delante. Añadido a ello un conjunto de escarcelas que tenían por objeto cubrir el punto débil de la armadura comprendido entre el volante del peto y los quijotes, sus extremidades superiores revestidas con hombreras, guardabrazos, sobaqueras, codales, brazales, manoplas y guanteletes, sus extremidades inferiores se protegían con los quijotes, las rodilleras, las grebas y los escarpes, una indumentaria hecha a la medida, ceñida a la fisonomía de su cuerpo, esta le permitía libre movilidad y articulación a la hora de ejecutar sin inconveniente alguno la destreza de sus movimientos.

Sumado a la indumentaria vestía un tahalí de cuero repujado, un correaje para sujetar y portar su armamento similar al talabarte, este diseño ofrecía una adaptación y mayor apoyo al resguardar sus tres armas: [i]Jé·rev, Rhom·fái·a y Má·kjai·ra[/i]. Sin restringir por ello el movimiento de sus brazos, al mismo tiempo que le permitiría un fácil acceso a ellas, ubicadas en el cinto de su costado derecho, el flujo de energía Divina en su interior se mantenía latente canalizándose por todo su cuerpo a modo de casteo.

Azrael amaba el sonido de la naturaleza deleitarse en la noche estival, testigo del gris crepúsculo, se mantenía impertérrito cual sigiloso murmullo, apreciando a los astros aún contemplativo con mirada fija en la umbrosa distancia a la espera de la hora del Juicio Final. [/c][/code][/center]
 
 
[b][c][ Tema cerrado ][/c][/b]
 
1-2 of 2
1
La senda del desvanecimiento. [Combate a Muerte] | Flawless Wings | iOrbix
JavaScript is disabled on your browser.
iOrbix won't work properly if your browser doesn't have JavaScript enabled.
Please enable JavaScript, or alternatively, access iOrbix Mobile.